Dermatitis seborreica infantil

Perspectiva general

La costra láctea provoca la aparición de placas escamosas, resecas o aceitosas en el cuero cabelludo del bebé. Esta enfermedad no causa dolor ni picazón. Sin embargo, puede provocar escamas gruesas de color blanco o amarillo que son difíciles de eliminar.

La costra láctea normalmente desaparece por sí sola en algunas semanas o unos pocos meses. Las medidas de cuidados caseros comprenden lavar el cuero cabelludo del bebé a diario con un champú suave. Esto puede ayudar a aflojar y eliminar las escamas. No raspes la costra láctea.

Si la costra láctea continúa o parece grave, el médico puede sugerirte un champú medicado, una loción u otro tratamiento.

Costra láctea en piel clara

La costra láctea se caracteriza por la aparición de placas escamosas en el cuero cabelludo del bebé. Puedes notar placas gruesas y amarillentas en la piel. Las placas pueden ser secas o grasosas.

Costra láctea en pieles oscuras

La costra láctea aparece como placas escamosas o costras gruesas en el cuero cabelludo y piel grasa cubierta por escamas blancas o amarillas. La costra láctea no suele molestar al bebé.

Síntomas

Los signos comunes de la costra láctea incluyen los siguientes:

  • Escamas irregulares o costras gruesas en el cuero cabelludo
  • Piel grasa o seca cubierta de escamas blancas o amarillas
  • Escamas de piel
  • Posible enrojecimiento moderado

También pueden aparecer escamas similares en las orejas, los párpados, la nariz y la ingle.

La costra láctea es común en los recién nacidos. Por lo general, no pica.

La costra láctea es el término común para la dermatitis seborreica infantil. En ocasiones, se confunde con otra afección cutánea, la dermatitis atópica. Una diferencia importante entre estas dos afecciones es que la dermatitis atópica generalmente causa un picazón importante.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico de tu bebé en los siguientes casos:

  • Has intentado tratarlo en casa sin éxito.
  • Las manchas se extienden hacia la cara o el cuerpo del bebé.

Causas

Se desconoce la causa de la costra láctea. Un factor que podría contribuir son las hormonas que pasan de la madre al bebé antes del nacimiento. Estas hormonas pueden causar demasiada producción de aceite (sebo) en las glándulas sebáceas y los folículos del vello.

Otro factor podría ser una levadura (hongo) denominada «malassezia» que crece en el sebo junto con bacterias. Los tratamientos antifúngicos, como el ketoconazol, suelen ser efectivos, y respaldan la idea de que la levadura es un factor que contribuye a esta afección.

La costra láctea no es contagiosa y no se debe a una mala higiene.

Prevención

Lavarle el pelo a tu bebé cada varios días ayuda a prevenir la costra láctea. Usa un champú suave para bebés a menos que el médico de tu bebé recomiende usar algo más fuerte.

Tratamiento

Generalmente, la costra láctea no requiere tratamiento médico, ya que normalmente desaparece por sí sola. Mientras tanto, lava el cabello de tu bebé una vez al día con un champú suave para bebés. Si la costra es gruesa, aplica aceite mineral en el cuero cabelludo durante un par de horas antes de lavar con champú. Luego lava el cabello como de costumbre y cepilla el cuero cabelludo ligeramente con un cepillo suave para aflojar la costra.

Si el lavado con champú frecuente no ayuda, habla con el médico de tu bebé acerca de los productos que podrían ayudarlo, como una crema de hidrocortisona de baja potencia o un champú con 2 por ciento de medicación antimicótica de ketoconazol. Asegúrate de que el champú no alcance los ojos de tu bebé, ya que puede causar irritación.

No utilices cortisona o cremas antimicóticas de venta libre sin consultar con el médico de tu bebé, ya que algunos de estos productos pueden ser tóxicos cuando se absorben a través de la piel del bebé. Los champús para la caspa que contienen ácido salicílico tampoco se recomiendan para uso en bebés, ya que pueden absorberse a través de la piel.

Estilo de vida y remedios caseros

Los siguientes tratamientos con medicamentos de venta libre y consejos para el cuidado en el hogar pueden ayudarte a controlar la costra láctea.

  • Frota suavemente el cuero cabelludo de tu bebé con los dedos o un paño para aflojar las escamas. No lo rasques.
  • Lava el cabello de tu bebé una vez al día con un champú suave para bebés. Afloja las escamas con un cepillo pequeño de cerdas suaves o un peine de dientes finos antes de enjuagar el champú.
  • Si las escamas no se aflojan fácilmente, frota vaselina o unas gotas de aceite mineral en el cuero cabelludo de tu bebé. Deja que penetre en las escamas durante unos minutos u horas, de ser necesario. Luego, cepilla y lava el cabello de tu bebé como de costumbre. Si dejas el aceite en el cabello de tu bebé, la costra láctea puede empeorar.
  • Una vez que las escamas hayan desaparecido, lava el cabello de tu bebé cada dos o tres días con un champú suave para evitar la acumulación de escamas.

Preparación antes de la cita

Si la costra láctea de tu bebé no mejora con las medidas de cuidados caseros o comienza a extenderse, pide una consulta con el pediatra de tu bebé. A continuación, te presentamos información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

El médico de tu bebé querrá saber:

  • Hace cuánto tiempo tu bebé tiene una costra láctea
  • Qué has hecho para tratarla
  • Con qué frecuencia le lavas el pelo a tu bebé con champú
  • Qué productos has probado

Last Updated Feb 5, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use