Dermatofibrosarcoma protuberante

Perspectiva general

El dermatofibrosarcoma protuberante es un tipo muy raro de cáncer de piel que comienza en las células del tejido conjuntivo, en la capa media de la piel (dermis).

Al principio, el dermatofibrosarcoma protuberante puede parecer un hematoma o una cicatriz. A medida que crece, se pueden formar bultos de tejido (protuberancias) cerca de la superficie de la piel. Este cáncer de piel suele formarse en los brazos, las piernas y el tronco.

El dermatofibrosarcoma protuberante crece lentamente y, rara vez, se disemina más allá de la piel.

Dermatofibrosarcoma protuberante

A medida que un dermatofibrosarcoma protuberante crece, se pueden formar bultos de tejido (protuberancias) cerca de la superficie de la piel.

Capas de la piel

Tu piel tiene tres capas que almacenan tus glándulas sudoríparas y sebáceas, folículos capilares, melanocitos y vasos sanguíneos.

Diagnóstico

Algunos de los procedimientos y las pruebas que se utilizan para diagnosticar el dermatofibrosarcoma protuberante son:

  • Examen de la piel. El médico examinará la piel detenidamente para entender tu afección.
  • Biopsia de piel. El médico extraerá una pequeña cantidad de tejido para analizarla. Con análisis de laboratorio especiales, se puede determinar la presencia de células cancerosas.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. En ciertos casos, es posible que el médico recomiende pruebas de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética, para comprender mejor la extensión del cáncer y como ayuda para planificar el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento del dermatofibrosarcoma protuberante suele incluir una cirugía para extirpar el cáncer. Se pueden utilizar otros tratamientos para eliminar las células cancerosas que puedan quedar después de la cirugía.

Entre las opciones de tratamiento, se incluyen las siguientes:

  • Cirugía para extirpar el cáncer. Para la mayoría de los cánceres, el médico puede recomendar un procedimiento para extirpar el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea (cirugía de escisión con un margen de tejido normal). Esto hace que sea más probable que todas las células cancerosas sean removidas durante la cirugía.
  • Cirugía de Mohs. La cirugía de Mohs es un tipo de cirugía especializada que consiste en la eliminación progresiva de capas finas de piel cancerosa hasta que solo quede tejido libre de cáncer. Después de que cada capa de piel es removida, es examinada para detectar signos de cáncer. El proceso continúa hasta que no hay signos de cáncer.

    La cirugía de Mohs puede ser particularmente útil para el tratamiento de cánceres más grandes porque los protuberantes del dermatofibrosarcoma tienden a crecer en una forma irregular que dificulta su remoción completa.

  • Radioterapia. La terapia de radiación utiliza haces de energía potentes, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. El médico puede recomendar la radioterapia si no se pudo extirpar todo el cáncer durante la cirugía.
  • Terapia dirigida. La terapia dirigida utiliza medicamentos que atacan a las células cancerosas centrándose en rasgos particulares que las hacen vulnerables. Algunas personas con dermatofibrosarcoma protuberante tienen células cancerosas que producen un exceso de proteína. Una droga llamada imatinib (Gleevec) puede dirigirse a esas células y hacer que mueran. El médico puede recomendar este tratamiento si el cáncer regresa después de la cirugía.
  • Ensayos clínicos. Los ensayos clínicos para probar nuevos tratamientos pueden ser una opción. Pregúntale al médico si eres elegible para participar en un ensayo clínico.

Last Updated Jan 31, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use