Desgarro del labrum de la cadera

Perspectiva general

Un desgarro del labrum de la cadera afecta al anillo de cartílago (labrum) que se encuentra en el borde exterior de la cavidad de la articulación de la cadera. Además de amortiguar la articulación de la cadera, el labrum actúa como un sello o junta de goma para ayudar a sostener la cabeza del fémur (que se encuentra en su extremo superior) de forma segura dentro de la cavidad de la cadera.

Los atletas que participan en deportes como hockey sobre hielo, fútbol, fútbol americano, golf y ballet corren un mayor riesgo de desarrollar desgarros del labrum de la cadera. Las anomalías estructurales de la cadera también pueden producir un desgarro del labrum de la cadera.

Desgarro del labrum de la cadera

Los desgarros del labrum de la cadera son comunes en personas que practican deportes o que poseen anomalías estructurales en la cadera. Si los tratamientos tradicionales no funcionan, tu médico puede sugerir una cirugía para extirpar o reparar el labrum desgarrado.

Síntomas

Muchos desgarros del labrum de la cadera no causan signos ni síntomas. Algunas personas, sin embargo, tienen uno o más de los siguientes:

  • Dolor en la cadera o en la ingle, a menudo empeorado por largos períodos de estar de pie, sentado o caminando
  • Una sensación de bloqueo, crujido o trabado en la articulación de la cadera
  • Rigidez o rango de movimiento limitado en la articulación de la cadera

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si los síntomas empeoran o no mejoran en un período de seis semanas.

Causas

Un desgarro del labrum de la cadera puede deberse a lo siguiente:

  • Traumatismo. Las lesiones o la dislocación de la articulación de la cadera (que pueden producirse durante accidentes automovilísticos o en la práctica de deportes de contacto, como fútbol americano o hockey) pueden provocar un desgarro del labrum de la cadera.
  • Anomalías estructurales. Algunas personas nacen con problemas de cadera que pueden acelerar el desgaste de la articulación y con el tiempo provocar un desgarro del labrum de la cadera.
  • Movimientos repetitivos. Las actividades deportivas y otras actividades físicas (como correr largas distancias, los movimientos de torsión o giro repentinos frecuentes en el golf o el sóftbol) pueden desgastar la articulación hasta ocasionar el desgarro del labrum de la cadera.

Complicaciones

Un desgarro del labrum de la cadera puede favorecer el desarrollo de osteoartritis en esa articulación en el futuro.

Prevención

Si los deportes que practicas te ponen mucha tensión en las caderas, acondiciona los músculos circundantes con ejercicios de fuerza y flexibilidad.

Diagnóstico

El médico tomará un historial de tus molestias. Durante la exploración físico, el médico moverá tu pierna, y especialmente la articulación de la cadera, en varias posiciones para comprobar si hay dolor y evaluar la amplitud de movimiento de la cadera. Podría, además, pedirte que camines.

Exploraciones de diagnóstico por imágenes

El desgarro del labrum de la cadera no suele suceder de manera aislada. En la mayoría de los casos, otras estructuras dentro de la articulación de la cadera también tienen lesiones. Las radiografías son una excelente forma de visualizar los huesos. A través de ellas se pueden detectar fracturas y anomalías estructurales.

Una resonancia magnética puede ofrecer imágenes detalladas de los tejidos blandos de la cadera. Se puede inyectar un medio de contraste en el espacio de la articulación de la cadera para lograr ver mejor el desgarro del labrum.

Inyección de anestesia

El dolor en la cadera puede ser causado por problemas dentro de la articulación o fuera de ella. Tu médico podría sugerir inyectar un anestésico en el espacio articular. Si esto alivia el dolor, es probable que el problema se encuentre dentro de la articulación de la cadera.

Tratamiento

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas. Algunas personas se recuperan con tratamientos conservadores en unas pocas semanas; otras necesitan cirugía artroscópica para reparar o extirpar la porción desgarrada del labrum.

Medicamentos

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) y el naproxeno sódico (Aleve), pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. También es posible controlar temporalmente el dolor con una inyección de corticoesteroides en la articulación.

Terapia

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para maximizar la amplitud de movimiento de la cadera, así como la fuerza y la estabilidad de la cadera y el torso. Los terapeutas también pueden enseñarte a evitar los movimientos que ejercen presión sobre la articulación de la cadera.

Cirugía y otros procedimientos

Si los tratamientos conservadores no alivian tus síntomas, tu médico podría recomendar cirugía artroscópica; en esta se inserta una cámara de fibra óptica e instrumentos quirúrgicos a través de pequeñas incisiones en la piel.

De acuerdo con la causa y la extensión del desgarro, el cirujano podría quitar el trozo de labrum desgarrado o reparar el tejido desgarrado cosiéndolo de nuevo.

Las complicaciones de la cirugía pueden incluir infección, sangrado, lesión nerviosa y síntomas recurrentes si la reparación no se cura adecuadamente. El regreso a los deportes puede llevar de semanas a meses.

Preparación antes de la cita

El médico de cabecera podría remitirte a un médico especializado en trastornos de la cadera o en medicina del deporte.

Lo que puedes hacer

Haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas y cuándo comenzaron
  • Otros problemas médicos que hayas tenido
  • Actividades que pueden contribuir a tu dolor de cadera
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y otros suplementos dietéticos que tomas, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacer al médico

Qué esperar de tu médico

El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Dónde le duele exactamente?
  • ¿Es consciente de lo que estaba haciendo cuando empezó?
  • ¿Hay algo que mejore o empeore el dolor?

Last Updated Dec 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use