Diarrea del viajero

Perspectiva general

La diarrea del viajero es un trastorno del tracto digestivo que generalmente produce heces blandas y calambres abdominales. Aparece al comer alimentos contaminados o al beber agua contaminada. Por suerte, la diarrea del viajero normalmente no es grave, sino que simplemente es molesta.

Cuando visites un lugar donde el clima o las prácticas sanitarias sean diferentes de las de tu hogar, tienes un mayor riesgo de desarrollar diarrea del viajero.

A fin de reducir el riesgo de tener diarrea del viajero, ten cuidado con lo que comes y bebes mientras estés de viaje. Si no desarrollas diarrea del viajero, tienes la posibilidad de que se resuelva sin tratamiento. Sin embargo, es una buena idea llevar los medicamentos aprobados por el médico cuando viajes a zonas de alto riesgo en el caso de que la diarrea persista.

Tracto gastrointestinal

Tu sistema digestivo se extiende desde la boca hasta el ano. Incluye todos los órganos necesarios para digerir los alimentos y procesar los desechos.

Síntomas

La diarrea del viajero usualmente comienza de forma abrupta durante un viaje o a tu regreso. La mayoría de los casos mejoran en el plazo de uno o dos días sin tratamiento y desaparecen por completo en una semana. Sin embargo, puedes tener varios episodios de diarrea del viajero durante un mismo viaje.

Los signos y síntomas más comunes de diarrea del viajero son los siguientes:

  • Comienzo abrupto de episodios de diarrea tres o más veces al día
  • Una necesidad urgente de defecar
  • Calambres abdominales
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fiebre

En algunos casos, quienes la sufren pueden experimentar deshidratación moderada a grave, vómitos persistentes, fiebre alta, heces con sangre o fuertes dolores en el abdomen o el recto. Si tú o uno de tus hijos sufre cualquiera de estos signos o síntomas, o si la diarrea dura más de un par de días, es tiempo de ver a un médico.

Cuándo debes consultar con un médico

La diarrea de viajero usualmente se retira sola en el plazo de unos días. Los signos y síntomas pueden tener durar más y ser más graves si el trastorno es causado por organismos diferentes a bacterias comunes. En esos casos, puede que necesites medicamentos de venta bajo receta para mejorar.

Para los adultos

Si eres adulto, consulta con tu médico si sucede lo siguiente:

  • La diarrea persiste durante más de dos días
  • Te deshidratas
  • Sientes dolor intenso en la zona abdominal o rectal
  • Presentas sangre en las heces o heces oscuras
  • Tienes fiebre superior a los 102 °F (39 °C)

La embajada o el consulado local podrían ayudarte a encontrar un médico profesional de buena reputación que hable tu idioma.

Para los niños

Sé especialmente cauto con los niños, ya que la diarrea del viajero puede ocasionar deshidratación grave en poco tiempo. Llama a un médico si tú o tu hijo están enfermos y tienen alguno de los siguientes signos o síntomas:

  • Vómitos constantes
  • Fiebre de 102 °F (39 °C) o más
  • Heces con sangre o diarrea grave
  • Boca seca o llanto sin lágrimas
  • Signos de estar inusualmente adormilado, soñoliento o inconsciente
  • Disminución en el volumen de orina, incluso menos pañales mojados en el caso de niños pequeños

Causas

Es posible que la diarrea del viajero se produzca por el estrés del viaje o por una cambio en la alimentación. Pero por lo general, la culpa es de un agente infeccioso, que incluye varias bacterias, virus y parásitos. Por lo general, la diarrea de viajero se produce luego de la ingesta de alimentos o agua contaminados con organismos provenientes de las heces.

Entonces, ¿por qué los habitantes nativos de los países de alto riesgo no se ven afectados de la misma forma? Por lo general, sus cuerpos se han habituado a la bacteria y han desarrollado inmunidad en su contra.

Tracto gastrointestinal

Tu sistema digestivo se extiende desde la boca hasta el ano. Incluye todos los órganos necesarios para digerir los alimentos y procesar los desechos.

Factores de riesgo

Cada año, millones de viajeros internacionales sufren diarrea del viajero. Los destinos que plantean alto riesgo de sufrir diarrea del viajero incluyen áreas de los siguientes lugares:

  • Centroamérica
  • Sudamérica
  • México
  • África
  • Medio Oriente
  • Asia

Viajar a Europa del Este, Sudáfrica y algunas islas del Caribe también representa un riesgo. Sin embargo, el riesgo de contraer diarrea del viajero suele ser bajo en Europa del Norte y del Oeste, Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

Tu probabilidad de enfermarte de diarrea del viajero es determinada principalmente por tu destino de viaje. Sin embargo, algunos grupos de personas tienen un riesgo mayor de desarrollar esta afección. Algunas de ellas son:

  • Jóvenes adultos. El trastorno es levemente más común en los turistas adultos jóvenes. Si bien las razones no están claras, es posible que los adultos jóvenes carezcan de inmunidad adquirida. También pueden ser más aventureros que las personas de mayor edad en sus viajes y elecciones de alimentos o pueden estar menos atentos a evitar alimentos contaminados.
  • Personas con sistemas inmunitarios debilitados. Un sistema inmunitario débil aumenta la vulnerabilidad a las infecciones.
  • Personas con diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal o cirrosis hepática. Estas afecciones pueden hacerte más propenso a la infección o aumentar tu riesgo de padecer una infección más grave.
  • Personas que toman bloqueadores de ácido o antiácidos. El ácido del estómago tiende a destruir los organismos, por lo que una reducción del ácido estomacal puede aumentar la probabilidad de supervivencia de las bacterias.
  • Personas que viajan durante ciertas temporadas. El riesgo de enfermar de diarrea del viajero varía de acuerdo con la estación en ciertas partes del mundo. Por ejemplo, el riesgo es mayor en el sur de Asia durante los meses cálidos que preceden a los monzones.

Complicaciones

Debido a que pierdes líquidos, sales y minerales vitales durante un episodio de diarrea del viajero, es posible que te deshidrates. La deshidratación es particularmente peligrosa en el caso de los niños, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

La deshidratación que es consecuencia de tener diarrea puede acarrear complicaciones graves, entre ellas, daño de un órgano, choque o coma. Entre los signos y los síntomas de la deshidratación se incluyen sequedad excesiva de la boca, sed intensa, micción escasa o nula, y debilidad extrema.

Prevención

Cuida lo que comes

La regla general cuando viajas a otro país es la siguiente: hervirlo, cocinarlo, pelarlo u olvidarlo. Sin embargo, es posible enfermarse incluso si se siguen estas reglas.

Otros consejos que pueden ayudar a disminuir tu riesgo de enfermarte incluyen lo siguiente:

  • No consumas alimentos de vendedores ambulantes.
  • Evita la leche y los lácteos sin pasteurizar, incluidos los helados.
  • Evita la carne, los pescados y los mariscos crudos o poco cocidos.
  • Mantente alejado de los alimentos húmedos a temperatura ambiente, como salsas y ofertas de bufé.
  • Come alimentos que estén bien cocidos y que se sirvan calientes.
  • Consume frutas y vegetales que puedas pelar, tales como las bananas, las naranjas y los aguacates. Mantente alejado de ensaladas y frutas que no puedas pelar, como uvas y bayas.
  • Sé consciente de que el alcohol en una bebida no te mantendrá a salvo de agua o hielo contaminados.

Sigue los consejos adicionales

A continuación se incluyen otras formas de reducir el riesgo de sufrir diarrea del viajero:

  • Asegúrate de que los platos y los cubiertos estén limpios y secos antes de usarlos.
  • Lávate las manos a menudo y siempre antes de comer. Si no es posible que te laves las manos, utiliza un desinfectante para manos a base de alcohol, con al menos un 60 % de alcohol para limpiarte las manos antes de comer.
  • Busca alimentos que requieran una manipulación mínima durante su preparación.
  • Evita que los niños se lleven objetos a la boca, incluso sus manos sucias. De ser posible, evita que los infantes gateen sobre pisos sucios.
  • Ata una cinta de color a la canilla del baño para recordar no beber agua de la canilla ni cepillarte los dientes con esa agua.

Otras medidas de prevención

Por lo general, los expertos en salud pública no recomiendan tomar antibióticos para prevenir la diarrea del viajero, porque eso puede contribuir al desarrollo de una bacteria resistente a los antibióticos.

Los antibióticos no proporcionan protección contra virus y parásitos, pero pueden proporcionarles a los viajeros una falsa sensación de seguridad con respecto a los riesgos al consumir alimentos y bebidas locales. Además pueden tener efectos secundarios desagradables como erupciones cutáneas, reacciones de la piel al sol y candidiasis vaginal.

Como medida preventiva, algunos médicos sugieren tomar subsalicilato de bismuto, que ha demostrado disminuir la probabilidad de diarrea. Sin embargo, no tomes este medicamento durante más de tres semanas y no lo tomes en absoluto si estás embarazada o tienes alergia a la aspirina. Consulta al médico antes de tomar subsalicilato de bismuto si estás tomando ciertos medicamentos, como anticoagulantes.

Entre los efectos secundarios del subsalicilato de bismuto se incluyen el ennegrecimiento de la lengua y las heces oscuras. En algunos casos puede provocar estreñimiento, náuseas y, muy raramente, hormigueo en los oídos (acúfenos).

Tratamiento

La diarrea del viajero puede mejorar sin ningún tratamiento. Pero, mientras esperas, es importante que te mantengas hidratado con líquidos seguros, como agua embotellada. Si no pareces estar mejorando rápidamente, hay varios medicamentos disponibles para ayudar a aliviar los síntomas.

  • Agentes antimotilidad. Estos medicamentos, que incluyen loperamida y medicamentos que contienen difenoxilato, proporcionan un alivio rápido pero temporal al reducir los espasmos musculares en el tracto gastrointestinal, disminuir el tiempo de tránsito a través del sistema digestivo y permitir más tiempo para la absorción.

    Los medicamentos antimotilidad no se recomiendan para niños pequeños o personas con fiebre o diarrea con sangre, ya que pueden retrasar la eliminación de los organismos infecciosos y empeorar la enfermedad.

    Además, si tienes dolor abdominal o los signos y síntomas empeoran y la diarrea continúa luego de 48 horas de utilizar agentes antimotilidad, deja de consumirlos. En esos casos, consulta a un médico.

  • Subsalicilato de bismuto. Este medicamento de venta libre puede disminuir la frecuencia de las deposiciones y reducir la duración de la enfermedad. Sin embargo, no se recomienda para niños, mujeres embarazadas o personas alérgicas a la aspirina.
  • Antibióticos. Un médico puede recetarte un ciclo de antibióticos si tienes más de cuatro episodios de diarrea al día o síntomas graves, entre ellos fiebre o presencia de sangre, pus o mucosidad en las heces.

Antes de salir de viaje, habla con tu médico sobre la posibilidad de llevar contigo una receta en caso de que tengas un episodio grave de diarrea del viajero.

Cómo evitar la deshidratación

La deshidratación es la complicación más probable de la diarrea del viajero, por lo que es importante que trates de mantenerte bien hidratado.

Una solución con sales de rehidratación oral es la mejor forma de reemplazar los fluidos perdidos. Estas soluciones contienen agua y sales en cantidades específicas para reponer tanto los líquidos como los electrolitos. Además, contienen glucosa para incrementar la absorción en el conducto intestinal.

Los productos de rehidratación oral embotellados se encuentran disponibles en farmacias en áreas desarrolladas y muchas farmacias tienen sus propias marcas. Puedes encontrar paquetes de sales de rehidratación oral en polvo, con la etiqueta de sal de rehidratación oral (SRO) recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en tiendas, farmacias y agencias de salud en la mayoría de los países. Reconstituye el polvo en agua embotellada o hervida de acuerdo con las indicaciones del paquete.

Si estos productos no están disponibles, puedes preparar tu propia solución de rehidratación de emergencia al mezclar lo siguiente:

  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 litro de agua potable

Tú o tu hijo pueden beber esta solución en pequeñas cantidades a lo largo del día como complemento de alimentos sólidos o fórmula, mientras la deshidratación persista. Las pequeñas cantidades reducen el riesgo de vómitos. Los lactantes también pueden beber esta solución, pero deben continuar amamantándose siempre que lo demanden.

Si los síntomas de deshidratación no disminuyen, busca atención médica de inmediato. Las soluciones de rehidratación oral están pensadas solo para usos urgentes a corto plazo.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes diarrea del viajero, evita la cafeína y los lácteos, que pueden empeorar los síntomas o aumentar la pérdida de fluidos. Sin embargo, continúa bebiendo líquidos.

Bebe jugos de fruta envasados, té liviano, caldo de sopa, gaseosas descafeinadas o bebidas deportivas para reemplazar los fluidos y minerales perdidos. Además, a medida que mejore la diarrea, prueba con una dieta de hidratos de carbono complejos fáciles de comer, como galletas saladas, cereales, bananas, salsa de manzana, tostadas o pan, arroz, papas y fideos blancos.

Puedes regresar a tu dieta normal a medida que sientas que puedes tolerarla. Incorpora con precaución productos lácteos, bebidas con cafeína y alimentos ricos en fibra.

Preparación antes de la cita

Llama al médico si tu diarrea es grave, dura más de unos pocos días o tiene sangre. Si estás viajando, llama a una embajada o consulado para que te ayuden a localizar un médico. Otras señales de que debes buscar atención médica incluyen lo siguiente:

  • Fiebre de 102 °F (39 °C) o más alta
  • Vómitos constantes
  • Signos de deshidratación grave, incluidos resequedad en la boca, calambres musculares, disminución de la diuresis o fatiga

Si tienes diarrea y acabas de regresar de un viaje al extranjero, comparte la información del viaje con tu médico cuando lo llames para programar una consulta.

La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Información a recopilar con anticipación

  • Instrucciones previas a la consulta. Al momento de programar la consulta, pregunta si hay pasos de cuidado personal inmediatos que puedas seguir para recuperarte de manera más rápida.
  • Antecedentes de los síntomas. Anota los síntomas que hayas experimentado y su duración.
  • Historia clínica. Haz una lista con tu información médica importante, como otras enfermedades para las cuales estés recibiendo tratamiento y cualquier medicamento, vitamina o suplemento que estés tomando.
  • Preguntas para hacerle al médico. Anota una lista de preguntas con anticipación para que puedas aprovechar al máximo tu tiempo con el médico.

La lista a continuación sugiere preguntas sobre la diarrea del viajero para hacerle a tu médico.

  • ¿Cuál es la causa de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Hay posibles efectos secundarios de los medicamentos que voy a tomar?
  • ¿Afectará la diarrea o su tratamiento a las otras afecciones que tengo? ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Cuál es la forma más segura de rehidratarme?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la alimentación y por cuánto tiempo?
  • ¿Cuánto tiempo después de iniciar el tratamiento comenzaré a sentirme mejor?
  • ¿Cuánto tiempo cree usted que me llevará recuperarme por completo?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de contagiarle mi enfermedad a los demás?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de contraer esta afección en el futuro?

Además de las preguntas que has preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle preguntas a medida que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Has viajado últimamente?
  • ¿A dónde fuiste?
  • ¿Los síntomas han mejorado o empeorado?
  • ¿Has observado sangre en las heces?
  • ¿Has tenido síntomas de deshidratación, como calambres musculares o fatiga?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta el momento?
  • ¿Has podido comer o beber sin vomitar?
  • ¿Estás embarazada?
  • ¿Te están tratando por alguna otra enfermedad?

Last Updated May 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use