Dishidrosis

Perspectiva general

La dishidrosis es una afección de la piel que provoca la formación de pequeñas ampollas llenas de líquido en las palmas de las manos y los lados de los dedos. A veces, la parte inferior de los pies también se ve afectada.

DishidrosisLas ampollas que se producen en la dishidrosis generalmente duran alrededor de tres semanas y causan picazón intensa. Luego de que las ampollas de la dishidrosis se secan, tu piel puede parecer escamosa. Las ampollas suelen reaparecer, a veces antes de que la piel se recupere completamente de las ampollas anteriores.

El tratamiento que se usa más frecuentemente para tratar la dishidrosis incluye cremas o ungüentos que se frotan sobre la piel afectada. En casos graves, el médico puede recomendar pastillas de corticosteroides, como prednisona, o inyecciones. La dishidrosis también se llama dermatosis eccematosa y pomfólix.

Fotografía de la dishidrosis

La dishidrosis provoca la formación de ampollas muy pequeñas y llenas de líquido en las plantas de los pies, palmas de las manos y lados de los dedos.

Síntomas

Las ampollas asociadas con la dishidrosis se producen más frecuentemente en los lados de los dedos y en las palmas de las manos. Algunas veces las plantas de los pies también pueden verse afectadas. Las ampollas suelen ser pequeñas (aproximadamente del ancho de una mina de lápiz estándar) y se agrupan en racimos, con una apariencia similar a la de la tapioca.

En casos más graves, las ampollas pequeñas pueden fusionarse para formar ampollas más grandes. La piel afectada por la dishidrosis puede ser dolorosa y causar mucha comezón. Una vez que las ampollas se secan y se descaman, lo cual ocurre en aproximadamente tres semanas, la piel subyacente puede estar enrojecida y sensible.

La dishidrosis tiende a reaparecer periódicamente durante meses o años.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes una erupción en las manos o los pies que no desaparece por sí sola, consulta con el médico.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la dishidrosis. Puede estar asociada con un trastorno cutáneo similar llamado "dermatitis atópica" (eccema), así como con afecciones alérgicas, como la fiebre del heno. Las erupciones pueden ser estacionales en personas con alergias nasales.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la dishidrosis incluyen los siguientes:

  • Estrés. La dishidrosis parece ser más común durante los momentos de estrés emocional o físico.
  • Exposición a ciertos metales. Estos incluyen el cobalto y el níquel, generalmente en un entorno industrial.
  • Piel sensible. Las personas a las que les aparece un sarpullido después del contacto con ciertos irritantes son más propensas a tener dishidrosis.
  • Dermatitis atópica. Algunas personas con dermatitis atópica pueden padecer dermatosis eccematosa.

Complicaciones

Para la mayoría de las personas con dishidrosis o eccema dishidrótico, simplemente se trata de una molestia que causa picazón. Para otras, el dolor y la picazón pueden limitar el uso de las manos o de los pies. Las ganas intensas de rascarte pueden aumentar el riesgo de contraer una infección bacteriana en la zona afectada de la piel.

Prevención

Debido a que la causa de la dishidrosis en general se desconoce, no existe una manera comprobada de prevenir la enfermedad. Puedes adoptar medidas útiles para la prevención, como controlar el estrés y evitar la exposición a sales de metales, como el cobalto y el níquel.

Las buenas prácticas de cuidado de la piel también pueden ayudar a proteger la piel. Estas incluyen:

  • Usar limpiadores suaves y agua tibia para lavarte las manos, y secarte bien las manos
  • Humectarte la piel habitualmente
  • Usar guantes

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, el médico puede diagnosticar la dishidrosis sobre la base de un examen físico. Ninguna prueba de laboratorio puede confirmar específicamente un diagnóstico de dishidrosis, pero el médico puede sugerir pruebas para descartar otros problemas de la piel que presentan síntomas similares.

Por ejemplo, se puede examinar un raspado de la piel para determinar el tipo de hongo que causa el pie de atleta. Las alergias y sensibilidades de la piel se pueden revelar exponiendo parches de la piel a diversas sustancias.

Tratamiento

Según la intensidad de tus signos y síntomas, las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Corticoesteroides. Las cremas y los ungüentos con contenido elevado de corticoesteroides pueden ayudar a acelerar la desaparición de las ampollas. Envolver la zona tratada con papel film plástico puede mejorar la absorción. También pueden aplicarse compresas húmedas después del corticoesteroide para mejorar la absorción del medicamento.

    En casos graves, el médico puede recetar corticoesteroides en comprimidos, como la prednisona. El uso de esteroides a largo plazo puede provocar efectos secundarios graves.

  • Fototerapia. Si otros tratamientos no resultan eficaces, el médico puede recomendar una clase especial de fototerapia (terapia de luz) que combina exposición a la luz ultravioleta con medicamentos que ayudan a volver la piel más receptiva a los efectos de ese tipo de luz.
  • Ungüentos con agentes inmunosupresores. Medicamentos como el tacrolimus (Protopic) y el pimecrolimus (Elidel) pueden ser útiles para personas que desean limitar su exposición a los esteroides. Un efecto secundario de estos medicamentos es un mayor riesgo de padecer infecciones de la piel.
  • Inyecciones de toxina botulínica. Algunos médicos pueden considerar recomendar inyecciones de toxina botulínica para tratar casos graves de dishidrosis o eccema dishidrótico.

Estilo de vida y remedios caseros

El tratamiento en el hogar podría incluir lo siguiente:

  • Aplicarse compresas. Las compresas húmedas, frías, pueden ayudar a reducir la picazón.
  • Tomar medicamentos para aliviar la picazón. Los medicamentos antihistamínicos de venta libre, como difenhidramina (Benadryl) o loratadina (Claritin, Alavert, otros), pueden ayudar a aliviar la picazón.
  • Aplicarse hamamelis. Sumergir las zonas afectadas en hamamelis puede ayudar a que se curen más rápidamente.

Preparación antes de la cita

Es probable que empieces por consultar con el médico de cabecera. El médico puede derivarte a otro que se especialice en el tratamiento de trastornos de la piel (dermatólogo). A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, quizás quieras preparar una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Has tenido este problema anteriormente?
  • ¿Eres alérgico a determinadas sustancias, como el caucho, los pegamentos, las fragancias o el níquel?
  • ¿Últimamente has estado más estresado?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas en forma regular?
  • ¿Estás expuesto a determinados metales o sustancias químicas en el entorno laboral o por tus pasatiempos?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Estás expuesto a sustancias químicas o metales en el trabajo o debido a un pasatiempo?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use