Distonía focal

Perspectiva general

La distonía focal consiste en espasmos involuntarios de la muñeca que ocurren más frecuentemente cuando los golfistas intentan dar un golpe. Sin embargo, los espasmos también pueden afectar a las personas que practican otros deportes como el cricket, los dardos y el béisbol.

Antes se creía que estos espasmos estaban relacionados con la ansiedad por el rendimiento. Sin embargo, ahora parece que algunas personas sufren estos espasmos debido a una enfermedad neurológica que afecta músculos específicos (distonía focal).

Cambiar la forma en que se realiza la tarea afectada podría ayudar a encontrar alivio con los espasmos. Por ejemplo, un golfista diestro podría intentar usar la mano izquierda.

Síntomas

El síntoma más frecuente asociado con la distonía focal es la sacudida involuntaria de los músculos, aunque algunas personas también tienen temblores, contracciones, espasmos o bloqueo.

Causas

En algunas personas, los yips son un tipo de distonía focal, una enfermedad que provoca contracciones musculares involuntarias durante una tarea específica. Es más probable que estén relacionados con la sobrecarga de ciertos grupos de músculos, similar al calambre del escritor. La ansiedad empeora el efecto.

Algunos deportistas se ponen tan ansiosos y centrados en sí mismos (pensando demasiado, hasta el punto de la distracción) que se ve afectada su capacidad de ejecutar una destreza, como un golpe corto en el golf. El atragantamiento es una forma extrema de la ansiedad sobre el desempeño que puede comprometer el juego de un golfista o de cualquier atleta.

Factores de riesgo

Los “yips” suelen asociarse a lo siguiente:

  • Edad avanzada
  • Más experiencia jugando al golf
  • Participación en un torneo

Tratamiento

Debido a que el trastorno puede estar relacionado con el uso en exceso de músculos específicos, un cambio de técnica o equipo podría ayudar. Entre las posibles estrategias se incluyen las siguientes:

  • Cambia de agarre. Esta técnica funciona para muchos jugadores de golf, ya que cambia los músculos que utilizas para hacer tu golpe de putt.
  • Utiliza un palo putter diferente. Un palo putter más largo hará que tengas que usar más los brazos y los hombros, y menos las manos y las muñecas al hacer un golpe de putt. Otros palos de golpe corto están diseñados con un agarre especial para ayudar a estabilizar las manos y las muñecas.
  • Entrenamiento para las habilidades mentales. Las técnicas como la relajación, la visualización o el pensamiento positivo pueden ayudar a reducir la ansiedad, aumentar la concentración y aliviar el miedo a que se presente distonía focal.
  • Inyección de bótox. Una inyección cuidadosa de onabotulinumtoxinA (Bótox) en los músculos que están sobreactuando puede ayudar a limitar las contracciones musculares y calmar la distonía focal.

Preparación antes de la cita

Si bien en un principio puedes consultar con el médico de cabecera, te puede derivar con un médico especialista en medicina deportiva.

Lo que puedes hacer

Puedes elaborar una lista que incluya lo siguiente:

  • descripciones detalladas de tus síntomas;
  • información acerca de los problemas médicos que has padecido anteriormente;
  • información acerca de los problemas médicos de tus padres o hermanos;
  • todos los medicamentos y suplementos dietarios que consumes;
  • preguntas que desees hacerle al médico.

Para la distonía focal, las siguientes son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Cuál podría ser la causa de mis síntomas?
  • ¿Existe algún tratamiento para mis síntomas?
  • ¿Siempre tendré distonía focal?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda para obtener información?

Qué esperar de tu médico

El médico puede hacerte preguntas detalladas sobre cómo y cuándo se producen tus síntomas. Además, es posible que quiera observar cómo haces tu golpe de putt. Sin embargo, dado que es más frecuente que la distonía focal se produzca en situaciones de competencia, podría resultar imposible demostrarla a voluntad.

Las siguientes son preguntas que el médico podría hacerte:

  • ¿Cuándo se producen normalmente tus síntomas?
  • ¿Hace cuánto tiempo que tienes síntomas?
  • ¿Tus síntomas se producen con otras actividades?
  • ¿Existe algo que haga que tus síntomas mejoren?
  • ¿Existe algo que haga que tus síntomas empeoren?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use