Distrofia de Fuchs

Perspectiva general

La distrofia de Fuchs provoca que la capa transparente (córnea) ubicada en la parte de adelante del ojo se inflame. Este trastorno puede provocar reflejos, visión borrosa y malestar ocular.

Por lo general, la distrofia de Fuchs afecta los dos ojos y puede causar que la visión empeore gradualmente con el paso del tiempo. Sin embargo, la mayoría de las personas con distrofia de Fuchs no presentan síntomas hasta los 50 o los 60 años de edad.

Algunos medicamentos y medidas de cuidado personal pueden ayudarte a aliviar los signos y síntomas de la distrofia de Fuchs. Pero cuando este trastorno está avanzado y has perdido la visión, la única manera de recuperarla es a través de una cirugía de trasplante de córnea.

Distrofia de Fuchs

En el caso de la distrofia de Fuchs , la estructura de la córnea (estroma) comienza a engrosarse y la córnea se enturbia.

Síntomas

A medida que la enfermedad avanza, algunos síntomas de la distrofia de Fuchs que, por lo general, afecta ambos ojos pueden ser:

  • Destellos que pueden disminuir la visión si hay luz tenue o brillante.
  • Visión borrosa, que ocurre en la mañana, después de despertarse, pero mejora gradualmente durante el día. A medida que la enfermedad avanza, la visión borrosa puede demorar más tiempo en mejorar o es posible que no mejore.
  • Dolor o sensación arenosa debido a las ampollas diminutas que se forman en la superficie de la córnea.

Otros síntomas pueden ser visión distorsionada, sensibilidad a la luz, dificultad para ver de noche y ver halos alrededor de la luz.

Cuándo consultar al médico

Si presentas algunos de estos síntomas y, en especial, si empeoran con el tiempo, consulta con un profesional de la vista quien podría derivarte a un especialista en córnea. Si los síntomas aparecen repentinamente, solicita una cita médica de urgencia. Otras afecciones oculares que provocan los mismos síntomas que la distrofia de Fuchs también requieren tratamiento inmediato.

Causas

Normalmente, las células que recubren la parte interna de la córnea (células endoteliales) ayudan a mantener un equilibrio normal de los líquidos en su interior y evitan que se inflame. Pero, con la distrofia de Fuchs, las células endoteliales mueren poco a poco, y, como consecuencia, se produce una acumulación de líquido (edema) dentro de la córnea. Esto provoca el engrosamiento de la córnea y visión borrosa.

La distrofia de Fuchs puede ser hereditaria. La base genética de la enfermedad es compleja: los familiares pueden verse afectados en distintas medidas o no verse afectados en absoluto.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer distrofia de Fuchs son los siguientes:

  • Sexo. La distrofia de Fuchs es ligeramente más frecuente en mujeres que en hombres.
  • Genética. Tener antecedentes familiares de distrofia de Fuchs aumenta el riesgo de que la padezcas.
  • Edad. Aunque existe un tipo poco frecuente de distrofia de Fuchs de aparición temprana que aparece durante la niñez; por lo general, la enfermedad comienza entre los 20 y 40 años, y los síntomas se manifiestan entre los 50 y 70 años.

El tabaquismo y la diabetes también pueden generar un mayor riesgo de que padezcas la enfermedad.

Diagnóstico

Además de evaluar tu visión, el médico también te puede pedir que te sometas a las siguientes pruebas para determinar si tienes distrofia de Fuchs:

  • Estadificación. El médico intentará determinar el estadio de tu enfermedad examinando el ojo con un microscopio óptico (lámpara de hendidura). Después estudiará las células que recubren la parte posterior de la córnea (células endoteliales). Los bultos irregulares (gotas) en la parte posterior de la córnea pueden indicar distrofia de Fuchs.
  • Prueba de presión de la córnea. Después de insensibilizar los ojos con gotas, el médico tocará brevemente los ojos con un instrumento especial que mide la presión ocular. Esta prueba puede ayudar a distinguir entre una enfermedad que aumenta la presión ocular (glaucoma) y la distrofia de Fuchs.
  • Espesor de la córnea. El médico puede utilizar un instrumento especial para medir el espesor de la córnea.
  • Recuento de células de la córnea. A veces, el médico puede utilizar otro instrumento especial para registrar la cantidad, la forma y el tamaño de las células que recubren la parte posterior de la córnea.

Tratamiento

Algunos tratamientos no quirúrgicos y estrategias de cuidado personal pueden ayudarte a aliviar los síntomas de la distrofia de Fuchs. Si tienes una enfermedad grave, el médico puede recomendarte que te sometas a una cirugía.

Medicamentos y otras terapias

  • Medicamentos para los ojos. Los colirios o ungüentos pueden ayudar a reducir la cantidad de líquido en la córnea.
  • Lentes de contacto blandas. Funcionan como cobertura para aliviar el dolor.

Cirugía

Las personas que se someten a una cirugía a causa de la distrofia de Fuchs avanzada pueden tener una mejor visión y no presentar síntomas durante años. Las opciones quirúrgicas son las siguientes:

  • Reemplazar la capa interna de la córnea. Se reemplaza la capa posterior de la córnea por el tejido sano de un donante. Por lo general, el procedimiento se realiza con anestesia local de forma ambulatoria.
  • Trasplante de córnea. Este procedimiento quirúrgico, conocido como «queratoplastia penetrante», reemplaza el grosor completo de la córnea por la córnea sana de un donante. Aunque ya no se utiliza demasiado para la distrofia de Fuchs, en algunos casos, podría ser la mejor opción.

Posibles tratamientos futuros

Se están investigando nuevas formas de tratar la distrofia de Fuchs. Pregúntale al médico si eres elegible para los ensayos clínicos.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de seguir las instrucciones de atención médica que te haya dado tu médico, puedes probar estas técnicas para ayudar a reducir los destellos o aliviar los ojos.

  • Aplica gotas para los ojos de solución salina (5 por ciento de cloruro de sodio) o un ungüento de venta libre (sin receta médica).
  • Utiliza gafas de sol envolventes con protección ultravioleta.
  • Sécate los ojos con un secador de cabello. Sostenlo a la altura de los brazos y apunta aire templado, no caliente, hacia el rostro dos o tres veces al día. Esto ayuda a eliminar el exceso de líquido en la córnea, lo cual disminuye la hinchazón.

Preparación antes de la cita

Si sospechas que padeces distrofia de Fuchs, solicita una consulta con un especialista en ojos (oftalmólogo). En algunos casos, podrían derivarte a un oftalmólogo que se especializa en enfermedades corneales.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas y cuándo comenzaron
  • Información personal importante, como antecedentes familiares de trastornos oculares
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes, y las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, lleva a un familiar o un amigo. Es posible que no quieras conducir de regreso si te dilataron las pupilas para el examen, y la persona que te acompaña te puede ayudar a recordar la información que recibiste en la consulta.

Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico sobre la distrofia de Fuchs son las siguientes:

  • ¿Qué más podría causar los síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Cuán rápido va a avanzar mi enfermedad?
  • ¿Cómo afectará mi visión?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Tengo que restringir mis actividades?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Los síntomas cambian a lo largo del día?
  • ¿Has notado algún cambio en la visión?
  • ¿Tu visión parece empeorar por la mañana y mejorar durante el día?

Last Updated Jun 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use