Endometriosis

Perspectiva general

La endometriosis es un trastorno a menudo doloroso en el cual el tejido similar al tejido que normalmente recubre el interior del útero —el endometrio— crece fuera del útero. La endometriosis afecta más comúnmente a los ovarios, las trompas de Falopio y el tejido que recubre la pelvis. En raras ocasiones, el tejido endometrial se puede diseminar más allá de los órganos pélvicos.

Con la endometriosis, el tejido similar al endometrio actúa como lo haría el tejido endometrial: se engrosa, se descompone y sangra con cada ciclo menstrual. Pero debido a que este tejido no tiene forma de salir del cuerpo, queda atrapado. Cuando la endometriosis afecta a los ovarios, se pueden formar quistes llamados endometriomas. El tejido circundante puede irritarse y eventualmente desarrollar tejido cicatricial y adherencias, es decir, bandas anormales de tejido fibroso que pueden hacer que los tejidos y órganos pélvicos se peguen entre sí.

La endometriosis puede causar dolor, a veces intenso, especialmente durante los períodos menstruales. También se pueden presentar problemas de fertilidad. Afortunadamente, hay tratamientos eficaces disponibles.

Depósitos de endometriosis en el útero y en los ovarios

La endometriosis se produce cuando pequeñas partes del tejido que recubren el útero (endometrio) crecen en otros órganos pélvicos, como en los ovarios o las trompas de Falopio. Fuera del útero, el tejido endometrial se engrosa y sangra al igual que el endometrio normal durante el ciclo menstrual.

Síntomas

El síntoma principal de la endometriosis es el dolor pélvico, a menudo asociado con los períodos menstruales. Aunque muchas tienen cólicos durante sus períodos menstruales, las mujeres con endometriosis suelen describir un dolor menstrual que es mucho peor de lo habitual. El dolor también puede aumentar con el tiempo.

Los signos y síntomas comunes de la endometriosis incluyen los siguientes:

  • Períodos dolorosos (dismenorrea). El dolor pélvico y los cólicos pueden comenzar antes y continuar durante varios días del período menstrual. También puedes tener dolor en la parte baja de la espalda y en el abdomen.
  • Dolor al tener relaciones sexuales. El dolor durante las relaciones sexuales o después de estas es común con la endometriosis.
  • Dolor al defecar o al orinar. Es más probable que tengas estos síntomas durante un período menstrual.
  • Sangrado excesivo. Puedes tener períodos menstruales abundantes esporádicos o sangrado entre períodos (sangrado intermenstrual).
  • Esterilidad. Algunas veces, la endometriosis se diagnostica primero en aquellas personas que buscan tratamiento para la infertilidad.
  • Otros signos y síntomas. Puedes presentar fatiga, diarrea, estreñimiento, hinchazón o náuseas, especialmente durante los períodos menstruales.

La intensidad del dolor no es necesariamente un indicador confiable de la extensión de la afección. Podrías tener endometriosis leve con dolor intenso o podrías tener endometriosis avanzada con poco o ningún dolor.

La endometriosis a veces se confunde con otras afecciones que pueden causar dolor pélvico, como la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) o los quistes ováricos. Puede confundirse con el síndrome del intestino irritable (SII), una afección que causa episodios de diarrea, estreñimiento y calambres abdominales. El SII puede acompañar a la endometriosis, lo que puede complicar el diagnóstico.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes signos y síntomas que pueden indicar endometriosis, consulta con tu médico.

La endometriosis puede ser una afección difícil de tratar. El control de los síntomas podría mejorar con un diagnóstico temprano, un equipo médico multidisciplinario y la comprensión del diagnóstico.

Causas

Aunque la causa exacta de la endometriosis no es clara, las posibles explicaciones incluyen las siguientes:

  • Menstruación retrógrada. En la menstruación retrógrada, la sangre menstrual que contiene células endometriales regresa a través de las trompas de Falopio hacia la cavidad pélvica en lugar de salir del cuerpo. Estas células endometriales se adhieren a las paredes pélvicas y a las superficies de los órganos pélvicos, donde crecen y continúan engrosando y sangrando a lo largo de cada ciclo menstrual.
  • Transformación de células peritoneales. En lo que se conoce como la "teoría de inducción", los expertos postulan que las hormonas o los factores inmunitarios promueven la transformación de las células peritoneales —las células que recubren el lado interno del abdomen— en células similares a las del endometrio.
  • Transformación de células embrionarias. Hormonas tales como el estrógeno pueden transformar las células embrionarias —células en las primeras etapas de desarrollo— en implantes celulares similares a los del endometrio durante la pubertad.
  • Implantación de cicatrices quirúrgicas. Después de una cirugía, como una histerectomía o una cesárea, las células endometriales pueden adherirse a una incisión quirúrgica.
  • Transporte de células endometriales. Los vasos sanguíneos o el sistema de líquido intersticial (linfático) pueden transportar células endometriales a otras partes del cuerpo.
  • Trastorno del sistema inmunitario. Un problema con el sistema inmunitario puede hacer que el cuerpo sea incapaz de reconocer y destruir el tejido endometrial que está creciendo fuera del útero.

Factores de riesgo

Hay factores que te ponen en mayor riesgo de desarrollar endometriosis, tales como los siguientes:

  • Nunca dar a luz
  • Comenzar el período a una edad temprana
  • Pasar por la menopausia a una edad avanzada
  • Ciclos menstruales cortos, p. ej., menos de 27 días
  • Períodos menstruales intensos que duran más de siete días
  • Tener niveles más altos de estrógeno en el cuerpo o una mayor exposición durante toda la vida al estrógeno que produce tu cuerpo
  • Bajo índice de masa corporal
  • Uno o más familiares (madre, tía o hermana) con endometriosis
  • Cualquier afección médica que impida el paso normal del flujo menstrual fuera del cuerpo
  • Anomalías del aparato reproductor

La endometriosis generalmente se desarrolla varios años después del inicio de la menstruación (menarquia). Los signos y síntomas de la endometriosis pueden mejorar temporalmente con el embarazo y pueden desaparecer por completo con la menopausia, a menos que estés tomando estrógeno.

Complicaciones

Esterilidad

La principal complicación de la endometriosis es el deterioro de la fertilidad. Entre un tercio y la mitad de las mujeres con endometriosis tienen dificultad para quedar embarazadas.

Para que se produzca el embarazo, un ovario debe liberar un óvulo, este debe viajar a través de la trompa de Falopio vecina, ser fertilizado por un espermatozoide y adherirse a la pared uterina para comenzar el desarrollo. La endometriosis puede obstruir la trompa e impedir que el óvulo y el espermatozoide se unan. Pero la afección también parece afectar la fertilidad de formas menos directas, como al dañar el esperma o el óvulo.

Aún así, muchas personas con endometriosis de leve a moderada pueden concebir y llevar un embarazo a término. Los médicos a veces aconsejan a las personas con endometriosis que no demoren en tener hijos porque la afección puede empeorar con el tiempo.

Cáncer

El cáncer de ovarios se presenta en tasas más altas de las esperadas en mujeres con endometriosis. Sin embargo, en primer lugar, el riesgo general de por vida de cáncer de ovario es bajo. Algunos estudios sugieren que la endometriosis aumenta ese riesgo, pero todavía es relativamente bajo. Aunque es raro, otro tipo de cáncer, el adenocarcinoma asociado con la endometriosis, puede desarrollarse más tarde en la vida en las personas que han tenido endometriosis.

Fecundación de un óvulo e implantación en el útero

Durante la fertilización, el esperma y el óvulo se unen en una de las trompas de Falopio para formar un cigoto. Después, el cigoto pasa por la trompa de Falopio, en donde se convierte en una mórula. Una vez que llega al útero, la mórula se convierte en un blastocisto. Después, el blastocisto se adhiere a la pared uterina — a este proceso se le llama implantación.

Diagnóstico

Para diagnosticar la endometriosis y otras afecciones que pueden causar dolor pélvico, el médico te pedirá que describas tus síntomas, incluida la ubicación del dolor y cuándo se presenta.

Algunos de los exámenes para verificar si hay indicios físicos de endometriosis son:

  • Examen pélvico. Durante un examen pélvico, el médico palpa las áreas de la pelvis en busca de anormalidades, como quistes en los órganos reproductores o cicatrices detrás del útero. A menudo no es posible palpar pequeñas áreas de endometriosis, a menos que hayan causado la formación de un quiste.
  • Ecografía. Este examen usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes del interior del cuerpo. Para capturar las imágenes, se presiona un dispositivo llamado "transductor" contra el abdomen o se inserta en la vagina (ecografía transvaginal). Para obtener la mejor visión de los órganos reproductores se pueden realizar ambos tipos de ultrasonido. Una prueba de diagnóstico por imágenes mediante ecografía estándar no le indicará definitivamente al médico si tienes endometriosis, pero puede identificar quistes asociados con la endometriosis (endometriomas).
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética es un examen que usa un campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas de los órganos y tejidos dentro del cuerpo. Para algunos casos, una resonancia magnética ayuda a la planificación quirúrgica, ya que proporciona información detallada al cirujano acerca de la ubicación y el tamaño de los implantes endometriales.
  • Laparoscopia. En algunos casos, el médico puede remitirte a un cirujano para que te realice un procedimiento que le permita ver el interior del abdomen (laparoscopia). Mientras estás bajo anestesia general, el cirujano hace una pequeña incisión cerca del ombligo e inserta un instrumento de visualización delgado (laparoscopio), buscando signos de tejido endometrial fuera del útero.

    Una laparoscopia puede proporcionar información sobre la ubicación, la extensión y el tamaño de los implantes endometriales. El cirujano puede tomar una muestra de tejido (biopsia) para realizar pruebas adicionales. A menudo, con una planificación quirúrgica adecuada, el cirujano puede tratar completamente la endometriosis durante la laparoscopia, de manera que solo necesitas una cirugía.

Cómo se hace un examen pélvico

Durante un examen pélvico, el médico inserta dos dedos enguantados dentro de su vagina. Mientras que al mismo tiempo presionando sobre el abdomen, él o ella puede evaluar tu útero, ovarios y otros órganos pélvicos.

Ecografía transvaginal

Durante una ecografía transvaginal, mientras usted está acostada de espalda sobre una mesa de exploración, su médico o un técnico médico introduce en su vagina un dispositivo parecido a una varita mágica llamado transductor. El transductor emite ondas sonoras que generan imágenes de sus órganos pélvicos.

Tratamiento

El tratamiento para la endometriosis generalmente incluye medicamentos o cirugía. El enfoque que elijas con el médico dependerá de la gravedad de tus signos y síntomas y de si deseas quedar embarazada.

Los médicos generalmente recomiendan probar primero el tratamiento conservador y optan por la cirugía si el tratamiento inicial fracasa.

Analgésicos

Para ayudar a aliviar los cólicos menstruales dolorosos, el médico te puede recomendar que tomes un analgésico de venta libre, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o naproxeno sódico (Aleve).

El médico puede recomendar tratamiento hormonal en combinación con analgésicos si no estás tratando de quedar embarazada.

Terapia hormonal

Los suplementos de hormonas a veces son efectivos para reducir y eliminar el dolor en la endometriosis. El aumento y la disminución de hormonas durante el ciclo menstrual causa engrosamiento, descomposición y sangrado de los implantes endometriales. Los medicamentos hormonales pueden retardar el crecimiento del tejido endometrial y evitar nuevos implantes de tejido endometrial.

La terapia hormonal no acaba con la endometriosis en forma permanente. Los síntomas podrían reaparecer después de suspender el tratamiento.

Entre los medicamentos para tratar la endometriosis se incluyen los siguientes:

  • Anticonceptivos hormonales. Las píldoras anticonceptivas, los parches y los anillos vaginales ayudan a controlar las hormonas responsables de la formación del tejido endometrial cada mes. Cuando usan anticonceptivos hormonales, muchas mujeres tienen un flujo menstrual más liviano y breve. El uso de anticonceptivos hormonales, especialmente los regímenes de ciclo continuo, puede reducir o eliminar el dolor en algunos casos.
  • Agonistas y antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (Gn-RH). Estos medicamentos bloquean la producción de hormonas de estimulación ovárica, reducen los niveles de estrógenos e impiden la menstruación. Esto hace que el tejido endometrial se reduzca. Debido a que estos medicamentos generan una menopausia artificial, la toma de una dosis baja de estrógeno o progestina junto con los agonistas y los antagonistas de la Gn-RH puede disminuir los efectos secundarios menopáusicos, como los sofocos, la sequedad vaginal y la pérdida de masa ósea. Cuando suspendas la medicación, volverán tus períodos menstruales y podrás quedar embarazada.
  • Terapia con progestina. Una variedad de terapias con progestina, que incluyen dispositivos intrauterinos con levonorgestrel (Mirena, Skyla), implantes anticonceptivos (Nexplanon), inyecciones anticonceptivas (Depo-Provera) o pastillas de progestina (Camila), pueden interrumpir los períodos menstruales y el crecimiento de los implantes endometriales, lo cual puede aliviar los signos y síntomas de la endometriosis.
  • Inhibidores de la aromatasa. Los inhibidores de la aromatasa son un tipo de medicamentos que reducen los niveles de estrógeno del cuerpo. El médico puede recomendarte un inhibidor de la aromatasa junto con progestina o anticonceptivos hormonales combinados para tratar la endometriosis.

Cirugía de conservación

Si tienes endometriosis y estás intentando quedar embarazada, la cirugía para extirpar los implantes de endometriosis y preservar el útero y los ovarios (cirugía conservadora) puede aumentar tus probabilidades de éxito. Si sufres dolores intensos a causa de la endometriosis, también puedes beneficiarte con la cirugía; sin embargo, es posible que la endometriosis y el dolor vuelvan a presentarse.

El médico puede realizar este procedimiento por vía laparoscópica o, con menor frecuencia, mediante una cirugía abdominal tradicional, en los casos más extensos. Incluso en los casos graves de endometriosis, la mayoría de las mujeres pueden ser tratadas con una cirugía laparoscópica.

En una cirugía laparoscópica, el cirujano inserta un instrumento delgado de visualización (laparoscopio) a través de una incisión pequeña cerca del ombligo e introduce instrumentos para extirpar el tejido endometrial a través de otra incisión pequeña. Después de la cirugía, el médico puede recomendar un tratamiento hormonal para aliviar el dolor.

Tratamiento de fertilidad

La endometriosis puede causar problemas para concebir. Si tienes dificultades para quedar embarazada, el médico puede recomendarte un tratamiento de fertilidad supervisado por un especialista en fertilidad. El tratamiento de la fertilidad va desde la estimulación de los ovarios para producir más óvulos hasta la fertilización in vitro. El tratamiento adecuado para ti dependerá de tu situación personal.

Histerectomía con extirpación de los ovarios.

En el pasado, la cirugía para extirpar el útero (histerectomía) y los ovarios (ooforectomía) se consideraba el tratamiento más eficaz para la endometriosis. Pero los expertos en endometriosis se están alejando de este enfoque y se centran en la eliminación cuidadosa y completa de todo el tejido de la endometriosis.

La extirpación de los ovarios deriva en menopausia. En algunos casos, la falta de hormonas producidas por los ovarios puede mejorar el dolor de la endometriosis, pero en otros, la endometriosis que permanece después de la cirugía continúa causando síntomas. La menopausia temprana también conlleva un riesgo de padecer enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos (cardiovasculares), ciertas afecciones metabólicas y la muerte prematura.

A veces, la extirpación del útero (histerectomía) se puede usar para tratar signos y síntomas asociados con la endometriosis, como sangrado menstrual abundante y menstruaciones dolorosas debido a cólicos uterinos, en las personas que no desean quedar embarazadas. Incluso cuando se dejan los ovarios, una histerectomía puede tener un efecto a largo plazo en tu salud, especialmente si te sometes a la cirugía antes de los 35 años.

Encontrar un médico con quien te sientas cómoda es fundamental para controlar y tratar la endometriosis. Es posible que desees obtener una segunda opinión antes de comenzar cualquier tratamiento para asegurarte de que conoces todas tus opciones y los posibles resultados.

Estilo de vida y remedios caseros

Si el dolor persiste y encontrar un tratamiento que funcione lleva tiempo, puedes adoptar ciertas medidas en tu casa para aliviar el malestar.

  • Los baños calientes y una compresa caliente pueden ayudar a relajar los músculos de la pelvis y, de este modo, reducir los calambres y el dolor.
  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o el naproxeno sódico (Aleve), pueden ayudar a aliviar los cólicos menstruales dolorosos.

Medicina alternativa

Algunos informan alivio del dolor de la endometriosis después del tratamiento de acupuntura. Sin embargo, hay poca investigación disponible sobre este, o cualquier otro, tratamiento alternativo de la endometriosis. Si te interesa continuar con esta terapia con la esperanza de que te pueda ayudar, pídele a tu médico que te recomiende a un acupunturista de buena reputación. Consulta con tu compañía de seguros para ver si el gasto será cubierto.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Si estás lidiando con la endometriosis o sus complicaciones, considera unirte a un grupo de apoyo para mujeres con endometriosis o problemas de fertilidad. A veces ayuda simplemente hablar con otras mujeres que pueden relacionarse con tus sentimientos y experiencias. Si no puedes encontrar un grupo de apoyo en tu comunidad, busca uno en línea.

Preparación antes de la cita

Tu primera consulta probablemente sea con el médico de atención primaria o con un ginecólogo. Si buscas tratamientos contra la esterilidad, es posible que se te remita a un médico especializado en las hormonas reproductivas y en la optimización de la fecundidad (endocrinólogo reproductivo).

Dado que las consultas pueden ser breves, y es difícil recordar todos los temas que quieres tratar, es recomendable que te prepares con anticipación.

Qué puedes hacer

  • Haz una lista de todos los síntomas que experimentas. Menciona todos los síntomas, aunque creas que no estén relacionados.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, remedios a base de hierbas o suplementos de vitaminas que tomas. Incluye con qué frecuencia los tomas y las dosis.
  • En lo posible, pídele a un familiar o a un amigo cercano que te acompañe. Es posible que recibas mucha información durante la consulta, y puede ser difícil recordarlo todo.
  • Lleva un bloc de notas o un dispositivo electrónico. Úsalo para tomar notas de la información importante durante tu consulta.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. Coloca primero las preguntas más importantes, para asegurarte de abordar esos temas.

Para la endometriosis, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cómo se diagnostica la endometriosis?
  • ¿Qué medicamentos existen para tratar la endometriosis? ¿Existe algún medicamento que pueda mejorar mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de los medicamentos que puedo esperar?
  • ¿En qué circunstancias se recomienda la cirugía?
  • ¿Voy a tener que tomar algún medicamento antes de la cirugía o después?
  • ¿La endometriosis afectará mi capacidad para quedar embarazada?
  • ¿El tratamiento para la endometriosis puede mejorar mi fertilidad?
  • ¿Puede recomendarme algún tratamiento alternativo que pueda probar?

Asegúrate de comprender todo lo que te dice el médico. No dudes en pedirle al médico que repita la información o en hacer preguntas de seguimiento para aclararla.

Qué esperar del médico

Algunas preguntas que el médico podría hacerte incluyen:

  • ¿Con qué frecuencia tienes estos síntomas?
  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido estos síntomas?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Te parece que los síntomas están relacionados con el ciclo menstrual?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore los síntomas?

Last Updated Oct 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use