Enfermedad de De la Peyronie

Perspectiva general

La enfermedad de De la Peyronie es el desarrollo de tejido fibroso cicatricial dentro del pene que causa erecciones curvas y dolorosas. Los penes tienen distintas formas y tamaños, y tener una erección curva no necesariamente debe ser una preocupación. Sin embargo, en algunos hombres, la enfermedad de De la Peyronie causa una curvatura significativa o dolor.

Esto puede evitar que tengas relaciones sexuales, o que te sea difícil lograr o mantener una erección (disfunción eréctil). Para muchos hombres, la enfermedad de De la Peyronie también causa estrés y ansiedad.

En ocasiones, la enfermedad de De la Peyronie desaparece sola. Pero, en la mayoría de los casos, se mantendrá estable o empeorará. Puede ser necesario realizar un tratamiento si la curvatura es lo suficientemente grave para evitar tener relaciones sexuales satisfactorias.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad de De la Peyronie pueden aparecer de repente o presentarse de manera gradual. Los signos y síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Tejido cicatricial. El tejido cicatricial (placas) asociado con la enfermedad de De la Peyronie puede sentirse debajo de la piel del pene como bultos planos o una banda de tejido duro.
  • Una curvatura significativa del pene. El pene puede curvarse hacia arriba, hacia abajo o doblarse hacia un costado. En algunos casos, el pene erecto puede tener una apariencia estrecha, con surcos o en forma de reloj de arena, con una banda ajustada y angosta alrededor del cuerpo del pene.
  • Problemas de erección. La enfermedad de De la Peyronie puede causar problemas para alcanzar o mantener una erección (disfunción eréctil).
  • Acortamiento del pene. El pene podría acortarse como resultado de la enfermedad de De la Peyronie.
  • Dolor. Puedes tener dolor peniano, con o sin una erección.

La curvatura asociada con la enfermedad de De la Peyronie puede empeorar gradualmente. Sin embargo, es común que, en algún momento, se estabilice.

Por lo general, el dolor durante las erecciones mejora en un plazo de uno a dos años, aunque el tejido cicatricial y la curvatura suelen permanecer. En algunos casos, tanto la curvatura como el dolor asociados con la enfermedad de De la Peyronie mejoran sin tratamiento.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si el dolor o la curvatura del pene impide que tengas relaciones sexuales o te causa ansiedad.

Causas

La causa de la enfermedad de De la Peyronie no es exactamente clara, aunque, al parecer, intervienen varios factores.

Se cree que la enfermedad de De la Peyronie suele ser causa de lesiones reiteradas en el pene. Por ejemplo, el pene podría sufrir daños durante las relaciones sexuales, la actividad atlética o como consecuencia de un accidente. Sin embargo, muy a menudo, no se recuerda ningún traumatismo específico en el pene.

Durante el proceso de curación, se forma tejido cicatricial de manera desorganizada, lo cual puede producir un nódulo palpable o el desarrollo de una curvatura.

Cada lado del pene contiene un tubo como una esponja (cuerpo cavernoso) con muchos vasos sanguíneos pequeños. Cada uno de los cuerpos cavernosos está recubierto por una vaina de tejido elástico llamada «túnica albugínea», que se estira durante una erección.

Cuando te excitas, aumenta el flujo sanguíneo hacia estas cavidades. A medida que las cavidades se llenan de sangre, el pene se expande, se endereza y se endurece en una erección.

En la enfermedad de De la Peyronie, cuando el pene se pone erecto, la zona con tejido cicatricial no se estira, y el pene se dobla o se deforma, lo cual puede ser doloroso.

En algunos hombres, la enfermedad de De la Peyronie aparece gradualmente y no parece estar relacionada con una lesión. Los investigadores están estudiando si la enfermedad de De la Peyronie podría estar relacionada con un rasgo hereditario o con ciertas afecciones médicas.

Pene erecto y pene flácido

El pene contiene dos estructuras cilíndricas como esponjas (cuerpos cavernosos). Cuando un hombre se excita, los impulsos nerviosos aumentan el flujo sanguíneo a los dos cilindros. Esta afluencia repentina de sangre causa una erección al expandir, estirar y endurecer el pene.

Factores de riesgo

Una lesión leve en el pene no siempre conduce a la enfermedad de De la Peyronie. Sin embargo, varios factores pueden contribuir a una curación deficiente de las heridas y a la acumulación de tejido cicatricial, que pueden intervenir en la enfermedad de De la Peyronie. Algunos de ellos son:

  • Factor hereditario. Si tu padre o tu hermano tienen la enfermedad de De la Peyronie, tienes un mayor riesgo de sufrirla.
  • Trastornos del tejido conjuntivo. Los hombres que tienen un trastorno del tejido conjuntivo parecen tener mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de De la Peyronie. Por ejemplo, algunos hombres que padecen la enfermedad de De la Peyronie también tienen un engrosamiento similar a un cordón que atraviesa la palma de la mano y que hace que los dedos queden flexionados hacia adentro (contractura de Dupuytren).
  • Edad. La prevalencia de la enfermedad de De la Peyronie aumenta con la edad, especialmente, en hombres mayores de 55 años.

Otros factores —entre ellos, ciertos trastornos de salud, fumar y algunos tipos de cirugía de próstata— podrían estar relacionados con la enfermedad de De la Peyronie.

Complicaciones

Las complicaciones de la enfermedad de De la Peyronie podrían comprender:

  • Incapacidad para tener relaciones sexuales
  • Dificultad para alcanzar o mantener una erección (disfunción eréctil)
  • Ansiedad o estrés sobre las capacidades sexuales o la apariencia del pene
  • Problemas en la relación con tu pareja sexual
  • Dificultad para concebir un hijo porque las relaciones sexuales son difíciles o imposibles

Diagnóstico

Una exploración física suele ser suficiente para identificar la presencia de tejido cicatricial en el pene y diagnosticar la enfermedad de De la Peyronie. En raras ocasiones, otras afecciones causan síntomas similares y tienen que descartarse.

Las pruebas para diagnosticar la enfermedad de De la Peyronie y comprender exactamente qué está causando los síntomas pueden comprender las siguientes:

  • Exploración física. El médico puede tocar (palpar) el pene cuando no está erecto para identificar la ubicación y la cantidad de tejido cicatricial. También podría medir el largo del pene. Si la afección continúa empeorando, esta medición inicial ayuda a determinar si el pene se ha acortado.

    El médico también puede pedirte que traigas fotografías de tu pene erecto tomadas en tu hogar. Esto puede determinar el grado de curvatura, la ubicación del tejido cicatricial u otros detalles que podrían ayudar a identificar el mejor enfoque de tratamiento.

  • Otras pruebas. El médico puede pedir una ecografía u otras pruebas para examinar el pene cuando está erecto. Antes de tomar imágenes del pene, es probable que recibas una inyección directamente en el pene que provoque la erección.

    La ecografía es la prueba usada con más frecuencia para detectar las anomalías del pene. Las pruebas por ecografía usan ondas sonoras para producir imágenes de los tejidos blandos. Estas pruebas pueden mostrar la presencia de tejido cicatricial, el flujo de sangre hacia el pene y cualquier otra anomalía.

Tratamiento

El médico podría recomendarte un enfoque que consiste en esperar y ver (conducta expectante) si:

  • La curvatura del pene no es grave y no sigue empeorando
  • Tienes erecciones y relaciones sexuales sin dolor o con dolor leve
  • Tienes una buena función eréctil

Si los síntomas son graves o empeoran con el tiempo, el médico podría recomendarte medicamentos o cirugía.

Medicamentos

Se han probado varios medicamentos orales para tratar la enfermedad de De la Peyronie, pero no se ha demostrado que resulten eficaces de forma constante y no son tan eficaces como la cirugía.

La pentoxifilina es un medicamento oral que se utiliza para tratar la enfermedad de De la Peyronie. Cuando se toma durante varios meses, el medicamento puede reducir la cantidad de tejido cicatricial; sin embargo, no se sabe exactamente cómo lo hace.

En algunos casos, el hecho de inyectar medicamentos directamente en el pene puede reducir tanto la curvatura como el dolor asociados con la enfermedad de De la Peyronie. En función del tratamiento, es posible que se te administre un anestésico local para prevenir el dolor durante las inyecciones.

Si te sometes a uno de estos tratamientos, es probable que recibas varias inyecciones durante varios meses. La evidencia sobre la eficacia de las inyecciones penianas es limitada. Estos medicamentos también se pueden utilizar en combinación con medicamentos orales.

Algunos medicamentos son los siguientes:

  • Colagenasa. El único medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de la enfermedad de De la Peyronie es la colagenasa de Clostridium histolyticum (Xiaflex). Este medicamento se aprobó para su uso en hombres adultos con curvaturas moderadas a intensas y un nódulo palpable.

    Se demostró que este tratamiento mejora la curvatura y las molestias relacionadas con la enfermedad de De la Peyronie. El tratamiento funciona destruyendo la acumulación de colágeno que causa la curvatura peniana. La colagenasa parece ser más eficaz cuando se la utiliza en combinación con el «modelado», que consiste en forzar el pene a doblarse en la dirección opuesta a la de la curvatura.

  • Verapamilo. Este es un medicamento que habitualmente se utiliza para tratar la presión arterial alta. Parece alterar la producción de colágeno, una proteína que puede ser un factor clave en la formación del tejido cicatricial en la enfermedad de De la Peyronie. El medicamento se tolera bien y también parece reducir el dolor.
  • Interferón. Es un tipo de proteína que parece alterar la producción de tejido fibroso y ayudar a romperlo. En un ensayo controlado con placebo, se observó una mejoría al utilizar este tratamiento en comparación con un placebo.

Cirugía

El médico te podría recomendar una cirugía si la deformidad del pene es grave, lo suficientemente molesta o no te permite tener relaciones sexuales. La cirugía no suele recomendarse hasta que no hayas tenido la afección durante, al menos, un año, y la curvatura del pene deje de aumentar y se estabilice durante, por lo menos, seis meses.

Los métodos quirúrgicos frecuentes son:

  • Sutura (plicatura) del costado no afectado. Se pueden usar varios procedimientos para realizar una sutura (plicatura) del costado más largo del pene (el lado que no tiene tejido cicatricial). Esto endereza el pene, aunque se suele limitar a curvaturas menos graves y podría producir un mayor acortamiento peniano real o aparente.

    La plicatura de Nesbit es un ejemplo de ese tipo de procedimiento. En algunos casos, este tipo de cirugía causa disfunción eréctil.

  • Incisión o escisión e injerto. Con este tipo de cirugía, el cirujano realiza un corte o más en el tejido cicatricial, lo que permite que el prepucio se estire y el pene se enderece. El cirujano puede retirar parte del tejido cicatricial.

    Por lo general, se cose un trozo de tejido (injerto) para tapar los orificios en la túnica albugínea. El injerto puede ser de tu propio cuerpo, de tejido humano o animal, o de un material sintético.

    En general, este procedimiento se utiliza en casos de curvaturas o deformidades más graves, como las hendiduras. Este procedimiento se relaciona con riesgos mayores de empeorar la disfunción eréctil cuando se compara con los procedimientos de plicatura.

  • Implantes penianos. Los implantes penianos insertados quirúrgicamente reemplazan el tejido esponjoso que se llena con sangre durante una erección. Los implantes pueden ser semirrígidos, que se doblan manualmente hacia abajo la mayoría del tiempo y se levantan para las relaciones sexuales.

    Otro tipo de implante se infla con una bomba implantada en el escroto. Se pueden considerar los implantes penianos si tienes la enfermedad de De la Peyronie y disfunción eréctil.

    Cuando coloca los implantes, el cirujano puede realizar procedimientos adicionales para mejorar la curvatura, si fuera necesario.

El tipo de cirugía que se realice dependerá de tu trastorno. El médico considerará la ubicación del tejido cicatricial, la gravedad de los síntomas y otros factores. Si no estás circuncidado, el médico podría recomendarte que te realices una circuncisión durante la cirugía.

En función del tipo de cirugía que te realicen, es posible que puedas abandonar el hospital el mismo día o, tal vez, debas quedarte hasta el día siguiente. El cirujano te informará cuánto deberás esperar para regresar al trabajo, pero, en la mayoría de los casos, son unos pocos días. Después de la cirugía para tratar la enfermedad de De la Peyronie, deberás esperar entre cuatro y ocho semanas para volver a tener actividad sexual.

Otros tratamientos

Una técnica conocida como «iontoforesis» usa corriente eléctrica para administrar una combinación de verapamilo y un esteroide de manera no invasiva a través de la piel. Las investigaciones disponibles han demostrado resultados contradictorios sobre la curvatura peniana y la función eréctil.

Se están investigando varios tratamientos sin fármacos para la enfermedad de De la Peyronie, pero la evidencia sobre su eficacia y posibles efectos secundarios es escasa. Entre ellos, se encuentran el uso de ondas sonoras intensas para destruir el tejido cicatricial (terapia con onda de choque), dispositivos para estirar el pene (terapia de tracción peniana) y radioterapia.

Ilustración del procedimiento de plicatura de Nesbit

La plicatura de Nesbit es un tipo de procedimiento para suturar (plegar) el lado del pene que no posee tejido cicatrizal. Se produce una erección artificial mediante una inyección de una solución salina o de medicamentos seleccionados. Se retira la capa de piel externa del pene. Se endereza el pene y el exceso de tejidos de la capa de piel externa de la curvatura se extrae o se cincha. La longitud final del pene dependerá de la longitud del lado más corto.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

La enfermedad de De la Peyronie puede originar ansiedad significativa y crear tensión entre tú y tu pareja sexual. Medidas para enfrentar la enfermedad de De la Peyronie:

  • Explícale a tu pareja qué es la enfermedad de De la Peyronie y cómo afecta tu capacidad para tener relaciones sexuales.
  • Dile a tu pareja cómo te sientes sobre el aspecto de tu pene y tu capacidad para tener relaciones sexuales.
  • Habla con tu pareja sobre cómo ambos pueden mantener la intimidad sexual y física.
  • Habla con un profesional de salud mental que se especialice en relaciones familiares y asuntos sexuales.

Preparación antes de la cita

Si tienes los síntomas de la enfermedad de De la Peyronie, es probable que comiences por ver a tu médico de cabecera o a un médico general. Podría derivarte a un especialista en trastornos sexuales masculinos (urólogo).

Prepararte para la consulta te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo.

Qué puedes hacer

Haz una lista con anticipación para compartirla con tu médico. La lista debería comprender lo siguiente:

  • Los síntomas que tienes, incluso los que puedan parecer no tener relación con la enfermedad de De la Peyronie
  • Tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida
  • Los medicamentos que tomas, incluidas las vitaminas o los suplementos
  • Antecedente de lesiones en el pene
  • Antecedentes familiares de la enfermedad de De la Peyronie si los hubiera
  • Preguntas para hacerle al médico

Haz una lista de preguntas para tu médico y ordénalas de las más importantes a las menos importantes por si se acaba el tiempo. Es recomendable que hagas algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Me puedes decir si es probable que los síntomas empeoren o mejoren?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para consultar acerca de cualquier punto sobre el que quieras debatir más. El médico te puede preguntar:

  • ¿Cuándo notaste una curva en el pene o un tejido cicatricial debajo de la piel del pene por primera vez?
  • ¿La curvatura del pene empeoró con el tiempo?
  • ¿Tienes dolor durante las erecciones y, si lo tienes, empeoró o mejoró con el tiempo?
  • ¿Recuerdas haber tenido una lesión en el pene?
  • ¿Los síntomas limitan tu capacidad para tener relaciones sexuales?

Tu médico también podría pedirte que completes una encuesta, como el Índice Internacional de Función Eréctil, que te ayudará a identificar cómo afecta la enfermedad tu capacidad para tener relaciones sexuales.

Last Updated Aug 7, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use