Enfermedad de la válvula aórtica

Perspectiva general

La enfermedad de la válvula aórtica es una afección en la cual la válvula que se encuentra entre la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) y la arteria principal del cuerpo (aorta) no funciona de manera correcta. La enfermedad de la válvula aórtica puede estar presente desde el nacimiento (enfermedad cardíaca congénita) o puede tener otras causas.

Algunos de los tipos de enfermedad de la válvula aórtica son los siguientes:

Estenosis de la válvula aórtica

En el caso de esta afección, las valvas (aletas) de la válvula aórtica pueden engrosarse y volverse rígidas o bien pueden fusionarse. Esto produce estrechamiento de la abertura de la válvula aórtica. La válvula estrechada no puede abrirse totalmente, lo que reduce u obstruye el flujo sanguíneo del corazón a la aorta y hacia el resto del cuerpo.

Insuficiencia valvular aórtica

En el caso de esta enfermedad, la válvula aórtica no se cierra de forma correcta, lo que causa que la sangre fluya hacia atrás hasta el ventrículo izquierdo.

El tratamiento depende del tipo y la gravedad de la enfermedad de la válvula aórtica. En algunos casos, es posible que se necesite una cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica.

Estenosis de la válvula aórtica

La estenosis de la válvula aórtica es un defecto que estrecha u obstruye la abertura de la válvula aórtica, lo cual dificulta el bombeo de sangre del corazón a la aorta. Los casos leves pueden no tener síntomas al principio, pero pueden empeorar con el tiempo. Comúnmente, la válvula aórtica tiene tres valvas (válvula aórtica tricúspide), pero algunas personas nacen con una válvula aórtica que tiene dos valvas (válvula aórtica bicúspide).

Insuficiencia valvular aórtica

En el caso de la insuficiencia valvular, la válvula aórtica no se cierra correctamente, lo que provoca que la sangre se filtre en el sentido inverso desde la aorta hasta el ventrículo izquierdo.

Síntomas

Es posible que algunas personas que padecen la enfermedad de la válvula aórtica no tengan síntomas durante muchos años. Los signos y síntomas de la enfermedad de la válvula aórtica pueden ser:

  • Sonido cardíaco anormal (soplo cardíaco) que se puede escuchar con un estetoscopio
  • Dificultad para respirar, especialmente cuando estuviste muy activo o cuando te acuestas
  • Mareos
  • Desmayo
  • Dolor o presión en el pecho
  • Latidos del corazón irregulares
  • Fatiga después de haber estado activo o menos capacidad de mantenerte activo
  • No comer lo suficiente (especialmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)
  • No aumentar de peso lo suficiente (especialmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)
  • Hinchazón de los tobillos y los pies

Cuándo consultar al médico

Si tienes un soplo cardíaco, el médico puede recomendarte una consulta con un cardiólogo. Si tienes algún síntoma que pudiera indicar enfermedad de la válvula aórtica, consulta de inmediato con tu médico.

Causas

El corazón tiene cuatro válvulas que mantienen el flujo de sangre en la dirección correcta. Estas son las válvulas mitral, tricúspide, pulmonar y aórtica. Cada válvula tiene aletas (valvas) que se abren y se cierran una vez por cada latido del corazón. A veces, las válvulas no se abren o cierran adecuadamente, lo cual altera el flujo de sangre que pasa por el corazón y puede afectar la capacidad de bombear sangre al cuerpo.

En la enfermedad de la válvula aórtica, esa válvula, que está ubicada entre la cavidad cardíaca inferior izquierda (ventrículo izquierdo) y la arteria principal que transporta sangre del corazón al resto del cuerpo (aorta), no funciona adecuadamente. Es posible que la válvula no se cierre como corresponde, lo cual provoca que la sangre se filtre en sentido inverso hacia el ventrículo izquierdo (insuficiencia), o que se haya estrechado (estenosis).

La enfermedad de la válvula aórtica puede deberse a un defecto cardíaco presente desde el nacimiento (congénito). También se puede presentar a causa de otras afecciones, como cambios en el corazón relacionados con la edad, infecciones, presión arterial alta o lesiones en el corazón.

Cámaras del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Estrechamiento de la válvula aórtica en la estenosis de la válvula aórtica

En la estenosis de la válvula aórtica, hay un estrechamiento progresivo de la abertura de la válvula aórtica (fila superior), que produce un aumento de la presión dentro del corazón y reduce la capacidad de bombear sangre al cuerpo. Esto es similar a colocar boquillas cada vez más pequeñas en el extremo de una manguera de jardín (fila inferior). El estrechamiento que producen las boquillas reduce el flujo de agua y produce una acumulación progresiva de presión dentro de la manguera.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la enfermedad de la válvula aórtica comprenden:

  • Edad avanzada
  • Determinadas enfermedades cardíacas presentes al momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas)
  • Antecedentes de infecciones que pueden afectar el corazón
  • Enfermedad renal crónica
  • Antecedentes de radioterapia en el tórax

Complicaciones

La enfermedad de la válvula aórtica puede causar complicaciones, entre ellas:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Coágulos sanguíneos
  • Anomalías en el ritmo cardíaco
  • Muerte

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad de la válvula aórtica, el médico podría evaluar tus signos y síntomas, analizar tu historia clínica y realizar una exploración física. El médico puede escucharte el corazón con un estetoscopio para determinar si tienes un soplo cardíaco que indique una enfermedad de la válvula aórtica. Es posible que te evalúe un médico capacitado en enfermedades del corazón (cardiólogo).

El médico puede solicitar varias pruebas para diagnosticar tu trastorno, tales como las siguientes:

  • Ecocardiograma. Esta prueba usa ondas sonoras para proporcionar imágenes de video del corazón en movimiento. Durante esta prueba, los especialistas sostienen un dispositivo con forma de varilla (transductor) sobre tu pecho. Los médicos pueden usar esta prueba para evaluar las cavidades cardíacas, la válvula aórtica y el flujo sanguíneo a través del corazón.

    Esta prueba puede ayudar a los médicos a analizar en detalle la afección de la válvula aórtica, así como su causa y gravedad. También puede ayudarlos a determinar si tienes otras afecciones de las válvulas cardíacas. Además, los médicos pueden utilizar un ecocardiograma tridimensional.

    Los médicos pueden realizar otro tipo de ecocardiograma que se denomina «ecocardiograma transesofágico» para examinar la válvula aórtica con mayor detalle. En esta prueba, un pequeño transductor adherido a la punta de un tubo se inserta en el tubo que va de la boca al estómago (esófago).

  • Electrocardiograma (ECG). En esta prueba, se registra la actividad eléctrica del corazón mediante unos cables (electrodos) adheridos a unos parches que te colocan en la piel. El electrocardiograma sirve para detectar si hay agrandamiento de las cavidades cardíacas, enfermedades del corazón y alteraciones del ritmo cardíaco.
  • Radiografía de tórax. Una radiografía de tórax puede ayudar al médico a determinar si tienes el corazón dilatado, lo cual puede indicar ciertos tipos de enfermedad de la válvula aórtica. También puede indicar si tienes dilatado el vaso sanguíneo (aorta) que sale del corazón o alguna acumulación de calcio en la válvula aórtica. Una radiografía de tórax también puede ayudar a los médicos a determinar el estado de los pulmones.
  • Exploración por tomografía computarizada cardíaca. Una exploración cardíaca por tomografía computarizada utiliza una serie de radiografías para crear imágenes detalladas del corazón y de las válvulas cardíacas. Los médicos pueden utilizar esta técnica de diagnóstico por imágenes para medir el tamaño de la aorta y observar la válvula aórtica más de cerca.
  • Resonancia magnética cardíaca. La resonancia magnética cardíaca utiliza campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes detalladas del corazón. Esta prueba puede utilizarse para determinar la gravedad de la enfermedad y evaluar el tamaño de la aorta.
  • Pruebas de ejercicio o pruebas de esfuerzo. Las pruebas de ejercicio ayudan a los médicos a determinar si tienes signos y síntomas de enfermedad de la válvula aórtica durante la actividad física, así como a establecer la gravedad de tu afección. Si no puedes hacer ejercicio, se pueden utilizar medicamentos que tienen efectos similares a los que tiene el ejercicio sobre el corazón.
  • Cateterismo cardíaco. Esta prueba no se suele usar para diagnosticar la enfermedad de la válvula aórtica, pero puede utilizarse cuando otras pruebas no logran diagnosticar la afección o determinar su gravedad.

    En este procedimiento, un médico inserta una sonda delgada (catéter) en un vaso sanguíneo del brazo o de la ingle, la guía hasta una arteria del corazón e inyecta un tinte a través del catéter para que la arteria sea visible en una radiografía. Esto le proporciona al médico una imagen detallada de las arterias y del funcionamiento del corazón. También sirve para medir la presión dentro de las cavidades cardíacas.

Tratamiento

El tratamiento para la enfermedad de la válvula aórtica depende de la gravedad de tu afección, de si tienes signos y síntomas, y de si la afección está empeorando.

Si tienes síntomas leves o no presentas síntomas, el médico puede supervisar el trastorno mediante consultas de seguimiento periódicas. El médico te puede recomendar que realices cambios saludables en tu estilo de vida y que tomes medicamentos para tratar los síntomas o reducir el riesgo de tener complicaciones.

Con el tiempo, es posible que necesites cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica enferma. En algunos casos, el médico puede recomendarte que te realices una cirugía aun si no tienes síntomas. Si vas a someterte a otra cirugía del corazón, los médicos pueden llevar a cabo la cirugía de la válvula aórtica al mismo tiempo.

Si tienes la enfermedad de la válvula aórtica, considera que te evalúen y te traten en un centro médico que cuente con un equipo multidisciplinario de cardiólogos y otros médicos, así como personal médico capacitado y con experiencia tanto en la evaluación como en el tratamiento de la enfermedad de las válvulas cardíacas. Este equipo puede trabajar estrechamente contigo para determinar cuál es el tratamiento más adecuado para tu enfermedad.

La cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica se suele llevar a cabo a través de un corte (una incisión) en el pecho. En algunos casos, los médicos pueden realizar una cirugía cardíaca mínimamente invasiva que supone incisiones más pequeñas que las que se realizan en una cirugía a corazón abierto.

Las opciones de cirugía comprenden las siguientes:

Reparación de válvula aórtica

Para reparar una válvula aórtica, los cirujanos pueden llevar a cabo diferentes tipos de reparaciones, entre ellas, separar las aletas de la válvula (valvas) que se hayan fusionado, extraer el exceso de tejido de las válvulas para que las valvas puedan cerrarse bien o emparchar los orificios de la válvula.

Los médicos pueden realizar un procedimiento con un tubo largo y delgado (catéter) para reparar una válvula con una abertura estrechada (estenosis de la válvula aórtica). En este procedimiento, denominado «valvuloplastia con balón», el médico inserta un catéter con un balón en la punta dentro de una arteria del brazo o la ingle y lo conduce hasta la válvula aórtica. Luego el médico infla el balón, que expande la abertura de la válvula. A continuación, se desinfla el balón y se retira, junto con el catéter.

Con este procedimiento, se puede tratar la estenosis de la válvula aórtica en bebés y niños. Sin embargo, la válvula tiende a volver a estrecharse en los adultos que se someten al procedimiento; por eso, en general, solo se realiza en aquellos adultos que están demasiado enfermos como para someterse a una cirugía o en quienes están esperando un reemplazo de la válvula, dado que suelen necesitar procedimientos adicionales para tratar el estrechamiento de la válvula con el tiempo.

Es posible que los médicos también utilicen un procedimiento con catéter para insertar un tapón o un dispositivo en pos de reparar una válvula aórtica de reemplazo con filtraciones.

Reemplazo de la válvula aórtica

El reemplazo de la válvula aórtica generalmente es necesario para tratar la enfermedad de la válvula aórtica. En un reemplazo de válvula aórtica, el cirujano extrae la válvula aórtica dañada y la reemplaza con una válvula mecánica o de tejido de corazón de vaca, de cerdo o humano (válvula de tejido biológico). A veces es posible hacer otro tipo de reemplazo de la válvula con tejido biológico en el que se usa tu propia válvula pulmonar.

Las válvulas de tejido biológico se deterioran con el tiempo y es posible que, a la larga, deban reemplazarse. Las personas con válvulas mecánicas necesitarán tomar medicamentos anticoagulantes de por vida para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. El médico hablará contigo acerca de los riesgos y beneficios de cada tipo de válvula y analizará qué válvula puede ser adecuada para ti.

Los médicos pueden llevar a cabo un procedimiento menos invasivo que se llama «reemplazo de la válvula aórtica mediante tecnología transcatéter» para reemplazar una válvula aórtica estrechada. El reemplazo de la válvula aórtica mediante tecnología transcatéter puede ser una opción para las personas que se considera que tienen un riesgo intermedio o elevado de sufrir complicaciones en el reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica.

En el reemplazo de la válvula aórtica mediante tecnología transcatéter, los médicos insertan un catéter en la pierna o el pecho y lo guían hacia el corazón. Luego, se inserta una válvula de reemplazo a través del catéter y se guía hacia el corazón. La válvula se puede expandir con un balón o se puede utilizar una válvula autoexpandible. Una vez que la válvula está implantada, los médicos retiran el catéter del vaso sanguíneo.

También es posible que los médicos lleven a cabo un procedimiento con catéter para insertar una válvula de reemplazo a fin de cambiar una válvula de tejido biológico defectuosa cuando ya no funciona de manera adecuada. Continúan investigándose otros procedimientos con catéter para reparar o reemplazar válvulas aórticas.

Reemplazo con válvula biológica

En el reemplazo con válvula biológica, una válvula biológica o de tejido reemplaza la válvula dañada.

Reemplazo con válvula mecánica

En un reemplazo con válvula mecánica, se reemplaza la válvula dañada con una mecánica.

Sustitución de válvula aórtica mediante transcatéter

La sustitución de válvula aórtica mediante transcatéter (TAVR) es un procedimiento mínimamente invasivo que reemplaza una válvula aórtica estrecha que no puede abrirse adecuadamente (estenosis de válvula aórtica). En este procedimiento, los médicos insertan un catéter en tu pierna o pecho y lo guían hasta tu corazón. Se inserta una válvula de reemplazo mediante un catéter y se la guía hasta tu corazón. Se expande un balón para hacer presión sobre la válvula y que esta se posicione. Algunas válvulas de TAVR se autoexpanden.

Estilo de vida y remedios caseros

Tendrás consultas de seguimiento periódicas con el médico para controlar la enfermedad.

El médico puede sugerirte que incorpores varios cambios saludables para el corazón en tu estilo de vida, entre ellos:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón. Consume una variedad de frutas y vegetales, lácteos con bajo contenido de grasa o sin grasa, carne de ave, pescado y cereales integrales. Evita las grasas saturadas y las grasas trans, y el exceso de sal y azúcar.
  • Mantener un peso saludable. Procura mantener un peso saludable. Si tienes sobrepeso u obesidad, el médico puede recomendarte que bajes de peso.
  • Realizar actividad física de forma regular. Intenta incorporar aproximadamente 30 minutos de actividad física, como caminatas rápidas, a tu rutina de ejercicio diaria.
  • Controlar el estrés. Busca recursos que te ayuden a controlar el estrés, como actividades de relajación, meditación, actividad física y pasar tiempo con tu familia y tus amigos.
  • Evitar el tabaco. Si fumas, deja de hacerlo. Pregúntale al médico acerca de recursos que te puedan ayudar a dejar de fumar. Unirte a un grupo de apoyo puede ser de ayuda.

Es importante que las mujeres que tienen enfermedad de la válvula aórtica hablen con el médico antes de quedar embarazadas. El médico puede hablar contigo acerca de los medicamentos que puedes tomar de forma segura, y de si podrías necesitar un procedimiento para tratar la enfermedad valvular antes de quedar embarazada.

Es probable que el médico deba realizarte un control minucioso durante el embarazo. Los médicos pueden recomendar que las mujeres con enfermedades valvulares graves eviten quedar embarazadas para prevenir el riesgo de complicaciones.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

A continuación, te ofrecemos algunas medidas que te pueden ayudar a enfrentar la enfermedad de la válvula aórtica:

  • Toma los medicamentos según la indicación médica. Toma los medicamentos respetando las indicaciones del médico.
  • Busca apoyo. El apoyo de tus familiares y amigos puede ayudarte a enfrentar tu enfermedad. Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo que puedan ser útiles para ti.
  • Mantente activo. Intenta mantenerte físicamente activo. El médico puede darte recomendaciones acerca de cuánto ejercicio y qué tipo de actividad física son adecuados para ti.

Preparación antes de la cita

Si crees que tienes la enfermedad de la válvula aórtica, pide una consulta con el médico. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación.
  • Toma nota de tus síntomas, incluso de los que parezcan no tener relación con la enfermedad de las válvulas cardíacas.
  • Anota tu información personal más importante, como antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, y cualquier causa de estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar información.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos de alimentación y ejercicio. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con el médico acerca de los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

En el caso de la enfermedad de la válvula aórtica, algunas de las preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • Si fuera necesario someterme a una cirugía, ¿qué cirujano me recomiendas para la cirugía de las válvulas cardíacas?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Mar 8, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use