Enfermedad de la válvula mitral

Perspectiva general

En el caso de la enfermedad de la válvula mitral, dicha válvula, que está ubicada entre las cavidades cardíacas del lado izquierdo (aurícula izquierda y ventrículo izquierdo), no funciona adecuadamente.

Los tipos de enfermedad de la válvula mitral comprenden los siguientes:

Insuficiencia de la válvula mitral

En las personas con esta afección, las aletas (valvas) de la válvula mitral no se cierran correctamente, lo que provoca fugas de sangre de regreso a la aurícula izquierda del corazón. Si no se trata, puede producir daño en el músculo cardíaco.

La causa más frecuente de esta enfermedad es el prolapso de la válvula mitral, que hace que las valvas sobresalgan hacia la aurícula izquierda cuando se contrae el corazón.

Estenosis mitral

En el caso de esta afección, las aletas de la válvula mitral se engrosan o se vuelven rígidas, y pueden fusionarse. Esto provoca una abertura estrecha de la válvula y una disminución del flujo sanguíneo de la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo.

El tratamiento para la enfermedad de la válvula mitral depende de la gravedad de la afección y de si está empeorando. Finalmente, el médico puede recomendarte que te sometas a una cirugía para reparar o reemplazar la válvula mitral.

Corazón que presenta prolapso e insuficiencia de la válvula mitral

La válvula mitral separa las dos cámaras (aurícula y ventrículo) del lado izquierdo del corazón. En un prolapso de la válvula mitral, las valvas de la válvula sobresalen (prolapsan) dentro de la aurícula izquierda como un paracaídas durante la contracción del corazón. En ocasiones, el prolapso de la válvula mitral provoca que se pierda sangre hacia el atrio del ventrículo, lo que se denomina insuficiencia valvular mitral.

Estenosis mitral

La estenosis de la válvula mitral, que se muestra en el corazón de la derecha, es una enfermedad por la cual se produce el estrechamiento de esta válvula del corazón. Esta válvula anormal no se abre adecuadamente y bloquea el flujo de sangre que ingresa al ventrículo izquierdo, la principal cavidad de bombeo del corazón. El corazón normal se muestra a la izquierda.

Síntomas

Es posible que algunas personas con enfermedad de la válvula mitral no experimenten síntomas durante muchos años. Los signos y síntomas de la enfermedad de la válvula mitral pueden incluir:

  • Sonido cardíaco anómalo (soplo cardíaco) que se escucha a través de un estetoscopio
  • Fatiga
  • Falta de aire, particularmente cuando has estado muy activo o cuando te acuestas
  • Ritmo cardiaco irregular

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes un soplo cardíaco, el médico puede recomendarte que visites a un cardiólogo. Si desarrollas algún síntoma que pueda sugerir una enfermedad de la válvula mitral, consulta al médico.

Causas

El corazón tiene cuatro válvulas que mantienen el flujo de sangre en la dirección correcta. Estas son las válvulas mitral, tricúspide, pulmonar y aórtica. Cada válvula tiene aletas (valvas) que se abren y se cierran una vez por cada latido del corazón. A veces, las válvulas no se abren o se cierran adecuadamente, lo cual altera el flujo de sangre que pasa por el corazón hacia el resto del cuerpo.

En la enfermedad de la válvula mitral, dicha válvula, que está ubicada entre la cavidad cardíaca superior izquierda (aurícula izquierda) y la cavidad cardíaca inferior izquierda (ventrículo izquierdo), no funciona correctamente. Puede ser que la válvula no se cierre como corresponde, lo cual provoca que la sangre se filtre en sentido inverso hacia la aurícula izquierda (insuficiencia), o que se haya estrechado (estenosis).

La enfermedad de la válvula mitral tiene muchas causas. Algunas formas de la enfermedad de la válvula mitral pueden estar presentes al momento del nacimiento (defecto cardíaco congénito).

La insuficiencia de la válvula mitral puede generarse a partir de problemas en la válvula mitral, también llamada «insuficiencia de la válvula mitral primaria». A menudo, la causa de la insuficiencia de la válvula mitral es el prolapso de la válvula mitral, en el cual las valvas (aletas) de la válvula mitral sobresalen hacia la aurícula izquierda. Las enfermedades del ventrículo izquierdo pueden provocar la insuficiencia de la válvula mitral secundaria.

En general, la causa de la estenosis mitral es la fiebre reumática, complicación de una infección por estreptococo que puede afectar el corazón.

Cavidades y válvulas del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Factores de riesgo

Varios factores pueden aumentar el riesgo de enfermedad de la válvula mitral, incluidos los siguientes:

  • Edad avanzada
  • Antecedentes de ciertas infecciones que pueden afectar al corazón
  • Antecedentes de ciertas formas de enfermedades cardíacas o ataques cardíacos
  • Antecedentes de uso de ciertas drogas
  • Afecciones cardíacas presentes al nacer (enfermedad cardíaca congénita)
  • Radiación en el pecho

Complicaciones

La enfermedad de la válvula mitral puede causar varias complicaciones, entre ellas:

  • Ritmo cardíaco irregular en las cavidades cardíacas superiores (fibrilación auricular)
  • Presión arterial alta que afecta los vasos sanguíneos de los pulmones (hipertensión pulmonar)
  • Coágulos sanguíneos
  • Insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular

Diagnóstico

El médico puede evaluar los signos y síntomas, y realizar un examen físico. En un examen físico, el médico probablemente buscará detectar un soplo cardíaco, ya que puede ser un signo de una afección de la válvula mitral. El médico puede solicitar varias pruebas para diagnosticar tu afección.

Entre las pruebas, se pueden incluir las siguientes:

  • Ecocardiografía. Se utilizan ondas sonoras para producir una imagen de video del corazón en movimiento. Esta prueba ayuda al médico a observar de cerca la válvula mitral y a evaluar cómo funciona. Los médicos también pueden utilizar un ecocardiograma 3D u otro tipo de ecocardiograma llamado ecocardiograma transesofágico. En esta prueba, se inserta un pequeño transductor conectado al extremo de un tubo desde la boca hasta el estómago (esófago). Esta prueba le da al médico una visión más cercana de la válvula mitral de lo que es posible con un ecocardiograma regular.
  • Electrocardiograma (ECG). Los cables (electrodos) conectados a los parches adheridos a la piel miden las señales eléctricas del corazón. El electrocardiograma sirve para detectar si hay agrandamiento de las cavidades cardíacas, enfermedades cardíacas y anomalías en el ritmo cardíaco.
  • Radiografía de tórax. Una radiografía de tórax puede ayudar al médico a determinar si el corazón está agrandado, lo que puede ser un signo de ciertos tipos de enfermedad de las válvulas cardíacas. Una radiografía de tórax también puede ayudar a determinar el estado de los pulmones.
  • Resonancia magnética cardíaca. La resonancia magnética cardíaca utiliza campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes detalladas del corazón. Esta prueba puede realizarse para determinar la gravedad de tu afección.
  • Pruebas de ejercicio o pruebas de esfuerzo. Diferentes pruebas de ejercicio ayudan a medir la tolerancia a la actividad y a controlar la respuesta del corazón al ejercicio. Si no puedes hacer ejercicio, es posible utilizar medicamentos para imitar el efecto del ejercicio en tu corazón.
  • Cateterismo cardíaco. En este procedimiento, el médico introduce un tubo delgado (catéter) a través de un vaso sanguíneo en el brazo o la ingle hasta una arteria del corazón e inyecta un tinte a través del catéter. Esto hace que la arteria sea visible en una radiografía y proporciona al médico una imagen detallada de las arterias del corazón. El cateterismo cardíaco no se suele utilizar para diagnosticar la enfermedad de la válvula mitral, pero se puede utilizar si otros exámenes no han diagnosticado la afección o para comprobar si existe una enfermedad de las arterias coronarias.

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de la válvula mitral depende de tus síntomas, la gravedad de la afección y si esta está empeorando.

Un médico capacitado en enfermedades cardíacas (cardiólogo) te proporcionará atención médica. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Controlar tu afección con citas de seguimiento regulares
  • Hacer cambios saludables en el estilo de vida
  • Tomar medicamentos para tratar los síntomas
  • Tomar anticoagulantes para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos si tiene un cierto ritmo cardíaco irregular llamado fibrilación auricular

Cirugía u otros procedimientos

Tu válvula mitral podría en algún momento necesitar ser reparada o reemplazada. Los médicos pueden sugerir la reparación o el reemplazo de la válvula mitral incluso si no tienes síntomas, ya que esto puede prevenir complicaciones y mejorar los resultados. Si necesitas cirugía para tratar otra afección cardiaca, el médico podría reparar o reemplazar la válvula mitral afectada al mismo tiempo.

La cirugía de válvula mitral suele realizarse a través de un corte (incisión) en el pecho. En algunos casos, los médicos pueden realizar una cirugía cardiaca mínimamente invasiva, que implica el uso de incisiones más pequeñas que las de la cirugía a corazón abierto.

Los médicos de algunos centros médicos pueden realizar una cirugía cardiaca asistida por robot, un tipo de cirugía cardiaca mínimamente invasiva en la que los cirujanos utilizan brazos robóticos para realizar el procedimiento.

Las opciones de cirugía comprenden las siguientes:

Reparación de válvula mitral

Se recomienda la reparación de la válvula mitral cuando sea posible, ya que preserva la válvula cardíaca y puede preservar la función cardíaca. Para reparar una válvula mitral, los cirujanos pueden emparchar los orificios de una válvula, reconectar las aletas de la válvula (valvas), separar las valvas que se han fusionado, reemplazar los cordones que soportan la válvula o eliminar el exceso de tejido de la válvula para que las valvas puedan cerrar herméticamente. Los cirujanos a menudo pueden apretar o reforzar el anillo alrededor de una válvula (anillo) implantando un anillo artificial.

La válvula mitral puede repararse con un tubo largo y delgado (catéter) y con clips, tapones u otros dispositivos.

En un procedimiento de catéter, los médicos introducen un catéter con un clip en una arteria de la ingle y lo guían hasta la válvula mitral. Los médicos usan el clip para remodelar la válvula mitral. Las personas que tienen síntomas graves de regurgitación de la válvula mitral y que no son candidatos para la cirugía o que tienen un alto riesgo quirúrgico pueden ser consideradas para este procedimiento.

En otro procedimiento con catéter, los médicos pueden reparar una válvula mitral previamente reemplazada con una fuga a su alrededor insertando un dispositivo para tapar la fuga.

A veces, los médicos usan un catéter con un globo en la punta para reparar una válvula mitral con una abertura estrecha. El catéter es guiado suavemente a la ubicación dentro de la arteria. El doctor entonces infla el globo, que expande la apertura de la válvula. Luego se desinfla el globo, y se retiran el catéter y el globo. Es posible que con el tiempo necesites procedimientos adicionales para tratar el estrechamiento de la válvula.

Reemplazo de la válvula mitral

Si tu válvula mitral no puede ser reparada, los cirujanos pueden reemplazarla. En el reemplazo de la válvula mitral, el cirujano retira la válvula dañada y la reemplaza con una válvula mecánica o una válvula hecha de tejido cardíaco de vaca o cerdo (válvula de tejido biológico).

Las válvulas de tejido biológico se descomponen con el tiempo y a menudo necesitan ser reemplazadas. Se puede utilizar un procedimiento de catéter para insertar una válvula de reemplazo en lugar de una válvula de reemplazo de tejido biológico que ya no funciona correctamente.

Las personas con válvulas mecánicas necesitarán tomar medicamentos anticoagulantes de por vida para prevenir los coágulos sanguíneos. Tu médico te explicará los beneficios y los riesgos de cada tipo de válvula, y te indicará qué válvula puede ser la adecuada para ti.

Posibles tratamientos futuros

Los médicos siguen investigando otros procedimientos de catéteres para reparar o reemplazar las válvulas mitrales. Algunos centros médicos pueden ofrecer el reemplazo de la válvula mitral durante un procedimiento de catéter como parte de un ensayo clínico para personas con enfermedad grave de la válvula mitral que no sean candidatas para la cirugía.

Cirugía cardíaca mínimamente invasiva

En una cirugía cardiaca mínimamente invasiva, los cirujanos realizan pequeñas incisiones en el costado del tórax, entre las costillas, para llegar hasta el corazón. Los cirujanos realizan el procedimiento utilizando instrumentos largos.

Reparación de la válvula mitral

En la reparación de la válvula mitral, el cirujano extrae y repara parte de la válvula mitral dañada para que la válvula se cierre por completo y deje de filtrar. El cirujano puede tensar o reforzar el anillo que está alrededor de una válvula colocando un anillo artificial (anillo de anuloplastia).

Reparación de la válvula mitral robótica

En la reparación de la válvula mitral, el médico retira la parte de la válvula mitral que no cierra correctamente, como se muestra en la imagen superior. A continuación, un médico sutura los bordes y ajusta la circunferencia de la válvula con una banda de anuloplastia para sujetar dicha válvula, como se muestra en la imagen inferior.

Reparación de válvula reemplazada anteriormente

Los médicos pueden reparar una válvula mitral previamente reemplazada que tenga una fuga alrededor insertando un dispositivo para tapar la filtración.

Estilo de vida y remedios caseros

Tendrás consultas de seguimiento periódicas con el médico para controlar la enfermedad.

El médico puede sugerirte que incorpores varios cambios saludables para el corazón en tu estilo de vida, entre ellos:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón. Consume una variedad de frutas y vegetales, lácteos con bajo contenido de grasa o sin grasa, carne de ave, pescado y cereales integrales. Evita las grasas saturadas y las grasas trans, y el exceso de sal y azúcar.
  • Mantener un peso saludable. Procura mantener un peso saludable. Si tienes sobrepeso u obesidad, el médico puede recomendarte que bajes de peso.
  • Realizar actividad física de forma regular. Intenta incorporar aproximadamente 30 minutos de actividad física, como caminatas rápidas, a tu rutina de ejercicio diaria.
  • Controla el estrés. Busca recursos que te ayuden a controlar el estrés, como actividades de relajación, meditación, actividad física y pasar tiempo con tu familia y tus amigos.
  • Evitar el tabaco. Si fumas, deja de hacerlo. Pregúntale al médico acerca de recursos que te puedan ayudar a dejar de fumar. Unirte a un grupo de apoyo puede ser de ayuda.

Es importante que las mujeres que tienen enfermedad de la válvula mitral hablen con el médico antes de quedar embarazadas. El médico puede hablar contigo acerca de los medicamentos que puedes tomar de forma segura, y de si podrías necesitar un procedimiento para tratar la enfermedad valvular antes de quedar embarazada. Es probable que el médico deba realizarte un control minucioso durante el embarazo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

A continuación, te ofrecemos algunas medidas que te pueden ayudar para enfrentar la enfermedad de la válvula mitral:

  • Toma los medicamentos según la indicación médica. Toma los medicamentos respetando las indicaciones del médico.
  • Busca apoyo. El apoyo de tus familiares y amigos puede ayudarte a enfrentar tu enfermedad. Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo que puedan ser útiles para ti.
  • Mantente activo. Mantenerse activo físicamente es una buena idea. El médico puede darte recomendaciones acerca de cuánto ejercicio y qué tipo de actividad física son adecuados para ti.

Preparación antes de la cita

Si crees que tienes la enfermedad de la válvula mitral, pide una consulta con tu médico. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación.
  • Toma nota de tus síntomas, incluso de los que parezcan no tener relación con la enfermedad de las válvulas cardíacas.
  • Anota tu información personal más importante, como antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, y cualquier causa de estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar información.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos de alimentación y ejercicio. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con el médico acerca de los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

En el caso de la enfermedad de la válvula mitral, algunas de las preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • Si fuera necesario someterme a una cirugía, ¿qué cirujano me recomiendas para la cirugía de las válvulas cardíacas?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use