Ependimoma

Perspectiva general

El ependimoma es un tipo de tumor que se puede formar en el cerebro o en la médula espinal. El ependimoma comienza en las células ependimarias del cerebro y la médula espinal que recubren los conductos donde fluye el líquido (líquido cefalorraquídeo) que alimenta el cerebro.

El ependimoma puede aparecer a cualquier edad, aunque, en general, aparece en niños pequeños. Los niños con ependimoma pueden padecer convulsiones y dolores de cabeza. El ependimoma que se presenta en adultos tiene más probabilidades de formarse en la médula espinal y puede provocar debilidad en la parte del cuerpo que controlan los nervios afectados por el tumor.

El tratamiento primario para el ependimoma es la cirugía. Con respecto a los tumores más agresivos o que no se pueden extirpar por completo con la cirugía, es posible que recomienden otros tratamientos, como la radioterapia o la quimioterapia.

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar ependimoma incluyen los siguientes:

  • Examen neurológico. Durante un examen neurológico, el médico te preguntará acerca de los signos y síntomas de tu hijo. Puede evaluar la visión, la audición, el equilibrio, la coordinación, la fuerza y los reflejos de tu hijo. Los problemas en una o más de estas áreas pueden proporcionar pistas sobre la parte del cerebro de tu hijo que podría estar afectada por un tumor cerebral.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudar a los médicos a determinar la ubicación y el tamaño del tumor cerebral. La resonancia magnética se utiliza para diagnosticar tumores cerebrales, y se puede usar junto con el diagnóstico por imágenes por RM especializada, como una angiografía por resonancia magnética. Debido a que el ependimoma puede suceder tanto en el cerebro como en la columna vertebral, se deben utilizar pruebas de diagnóstico por imágenes para crear imágenes de las dos zonas cuando se sospecha un diagnóstico de ependimoma.
  • Extracción de líquido cefalorraquídeo para análisis (punción lumbar). Este procedimiento consiste en introducir una aguja entre dos huesos en la columna vertebral baja para retirar líquido de la médula espinal. Se analiza el líquido en busca de células tumorales y otras anomalías.

Conforme a los resultados de la prueba de tu hijo, el médico puede sospechar la presencia de un ependimoma y recomendar una cirugía para extraer el tumor. Una vez que se retire el tumor, se analizarán las células tumorales en un laboratorio para confirmar el diagnóstico. Se usan pruebas especializadas para determinar los tipos de células y su nivel de agresividad. El médico puede tener en cuenta esta información para guiar las decisiones de tratamiento.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento del ependimoma comprenden las siguientes:

  • Cirugía para extirpar el ependimoma. Los cirujanos cerebrales (neurocirujanos) trabajarán para extraer la mayor cantidad posible del ependimoma. El objetivo es extirpar el tumor entero, pero, a veces, el ependimoma está ubicado cerca de tejido cerebral o medular delicado, lo que hace que esto sea demasiado riesgoso.

    Si se extirpa el tumor entero durante la cirugía, es posible que tu hijo no necesite ningún tratamiento adicional. Si queda algo del tumor, el neurocirujano podría recomendar otra operación para intentar extraer el resto. Es posible que se recomienden tratamientos adicionales, como la radioterapia, para tratar los tumores más agresivos o en caso de que no pueda extraerse todo el tumor.

  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de alta energía, como rayos X o protones, para matar las células cancerosas. Durante la radioterapia, el niño se recuesta en una camilla mientras una máquina se mueve a su alrededor y dirige haces a puntos precisos del cerebro.

    La radioterapia podría recomendarse después de una cirugía para ayudar a prevenir la recurrencia de tumores más agresivos o si los cirujanos no pudieron extraer el tumor por completo.

    El uso de técnicas especializadas puede ayudar a asegurar que el tratamiento envíe radiación a las células tumorales y evite el tejido sano circundante tanto como sea posible. La radioterapia conformada, la radioterapia de intensidad modulada y la terapia de protones son tipos de radioterapia que les permiten a los médicos enviar radiación de manera precisa y cuidadosa.

  • Radiocirugía. Si bien técnicamente es un tipo de radiación y no una operación, la radiocirugía estereotáctica concentra múltiples haces de radiación en puntos específicos para destruir las células del tumor. A veces, se utiliza la radiocirugía cuando un ependimoma recurre después de la cirugía y la radiación.
  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia no es muy efectiva en la mayoría de los casos de ependimoma. La función de la quimioterapia aún es, en gran medida, experimental y está reservada para determinadas situaciones, como cuando el tumor vuelve a crecer a pesar de la cirugía y la radiación.
  • Ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son estudios de tratamientos nuevos. Estos estudios te brindan la oportunidad de probar las últimas opciones de tratamiento, pero los riesgos y los efectos secundarios podrían no conocerse. Pregúntale al médico si tu hijo podría ser candidato para participar en un ensayo clínico.

Last Updated Aug 2, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use