Eritema infeccioso

Perspectiva general

Una infección por parvovirus es una enfermedad de la infancia muy frecuente y sumamente contagiosa, a veces llamada «enfermedad de la bofetada» debido a la erupción cutánea roja que presentan las mejillas. A la infección por parvovirus también se la conoce como la «quinta enfermedad» porque, históricamente, fue una de las cinco enfermedades frecuentes durante la infancia caracterizadas por una erupción.

En la mayoría de los niños, la infección por parvovirus es leve y requiere poco tratamiento. Sin embargo, en los adultos la infección puede ser grave. La infección por parvovirus en algunas mujeres embarazadas puede llevar a graves problemas de salud para el feto. La infección por parvovirus es más grave en las personas que padecen algún tipo de anemia o que tienen el sistema inmunitario deprimido.

Fotografía de un sarpullido en la cara por infección de parvovirus

Un sarpullido rojo brillante en las mejillas es un signo distintivo de una infección por parvovirus.

Síntomas

La mayoría de las personas con una infección por parvovirus no presenta signos ni síntomas. Cuando los síntomas aparecen, varían en gran medida según la edad de la persona que tiene la enfermedad.

Síntomas de infección por parvovirus en los niños

Los primeros signos y síntomas de la infección por parvovirus en niños incluyen:

  • Fiebre
  • Malestar estomacal
  • Dolor de cabeza
  • Resfrío

Erupción cutánea facial característica.

Varios días después de la aparición de los primeros síntomas, puede producirse una erupción cutánea facial característica, de color rojo brillante, generalmente en ambas mejillas. Con el tiempo, se puede extender a los brazos, el tronco, los muslos y los glúteos, donde la erupción adquiere un aspecto rosa, reticulado y levemente en relieve. La erupción puede picar, especialmente en la planta de los pies.

Por lo general, la erupción se produce casi al final de la enfermedad. Es posible confundirla con otras erupciones virales o con el sarpullido producido por un medicamento. La erupción puede aparecer y desaparecer durante un plazo de hasta tres semanas, y volverse más visible cuando el niño está expuesto a temperaturas extremas o pasa tiempo bajo el sol.

Síntomas del parvovirus en adultos

No es común que los adultos manifiesten el sarpullido de la “enfermedad de la bofetada”. En su lugar, el síntoma más notorio de la infección por parvovirus entre los adultos es la sensibilidad en las articulaciones, que puede durar días o semanas. Las articulaciones que se ven afectadas de forma más frecuente son las manos, las muñecas, las rodillas y los tobillos.

Cuándo debes consultar con un médico

Por lo general, no es necesario consultar con el médico a causa de una infección por parvovirus. Sin embargo, si tu hijo tiene un trastorno oculto que puede aumentar el riesgo de que se presenten complicaciones, pide una consulta con el médico. Estos trastornos incluyen lo siguiente:

  • Anemia drepanocítica
  • Sistema inmunitario deteriorado
  • Embarazo

Causas

El parvovirus B19 humano provoca la infección por parvovirus. Difiere del parvovirus que afecta a perros y gatos, por lo que no es posible que te contagies la infección de un perro o viceversa.

La infección por parvovirus humano es muy frecuente en niños que cursan la primaria durante los brotes en los meses de invierno y primavera, pero cualquiera puede contagiarse en cualquier momento del año. Se transmite de persona a persona, como si fuera un resfrío, a menudo a través de las secreciones respiratorias y por el contacto directo.

La infección del parvovirus también puede transmitirse a través de la sangre. Una mujer embarazada que esté infectada puede transmitirle el virus a su bebé.

La enfermedad es contagiosa en la semana previa a que aparezca la erupción cutánea. Una vez que aparece la erupción cutánea, la persona que padece la enfermedad ya no se considera contagiosa y ya no es necesario su aislamiento.

Complicaciones

El parvovirus y la anemia

La infección causada por el parvovirus puede ocasionar complicaciones graves para aquellas personas que tienen anemia, una afección en la que los glóbulos rojos (que llevan oxígeno a todo el cuerpo) se usan más rápido de lo que la médula ósea puede reemplazarlos. La infección del parvovirus presente en personas con anemia puede detener la producción de glóbulos rojos y ocasionar una crisis anémica. Aquellos que tienen anemia drepanocítica tienen mayor riesgo.

El parvovirus también puede causar anemia y complicaciones relacionadas en los siguientes casos:

  • En niños por nacer de mujeres infectadas con el parvovirus durante el embarazo
  • En personas con sistemas inmunitarios debilitados

La infección de parvovirus en el embarazo

La infección de parvovirus durante el embarazo a veces afecta los glóbulos rojos del feto. Aunque es poco frecuente, esto puede provocar anemia grave, que podría causar aborto espontáneo o muerte fetal. El riesgo fetal podría ser mayor durante la primera mitad del embarazo.

Parvovirus en personas con sistemas inmunitarios debilitados

La infección causada por el parvovirus también puede provocar anemia grave en aquellas personas con el sistema inmunitario comprometido, que puede tener las siguientes causas:

  • Infección por VIH
  • Tratamientos oncológicos
  • Medicamentos anti rechazo administrados luego de un trasplante de órganos

Prevención

No hay vacuna para prevenir la infección por parvovirus humano. Una vez que te infectaste con parvovirus, adquieres inmunidad de por vida. Si te lavas las manos y las manos de tus hijos con frecuencia, y no compartes alimentos o bebidas con otras personas, puedes disminuir las posibilidades de infectarte.

Diagnóstico

Aproximadamente la mitad de los adultos son inmunes a la infección por parvovirus, muy probablemente debido a una infección anterior durante la niñez, que pasó desapercibida. Las personas que están en riesgo de complicaciones graves del parvovirus podrían beneficiarse de los análisis de sangre, que pueden ayudar a determinar si son inmunes al parvovirus o si se infectaron recientemente.

Tratamiento

En el caso de una infección de parvovirus no complicada, el tratamiento de cuidado personal en el hogar es suficiente. Es posible que las personas que sufren de anemia grave deban internarse para que reciban transfusiones de sangre. Es posible que las personas que posean un sistema inmunitario debilitado reciban anticuerpos, por medio de inyecciones de inmunoglobulina, para tratar la infección.

Estilo de vida y remedios caseros

Las medidas de cuidado personal tienen como objetivo principal aliviar los signos y síntomas y calmar cualquier malestar. Asegúrate de que tú o tu hijo descansen mucho y beban muchos líquidos. El paracetamol (Tylenol y otros) podría ayudar a bajar las temperaturas de más de 102 °F (39 °C) o calmar molestias menores y dolores.

Ten cuidado cuando les des aspirinas a los niños o a los adolescentes. Si bien la aspirina está aprobada para su uso en niños mayores de 3 años de edad, los niños y adolescentes que se recuperan de la varicela o de síntomas parecidos a la influenza nunca deben tomar aspirina. Esto es porque la aspirina ha sido asociada al síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente, que puede poner en riesgo la vida de esos niños.

No es práctico y es innecesario aislar a tu hijo si está enfermo. No sabrás si tu hijo tiene una infección por parvovirus hasta que aparezca la erupción y, para ese momento, tu hijo ya no contagiará la enfermedad.

Preparación antes de la cita

La mayoría de las personas que padecen la infección por parvovirus no buscan atención médica. Es posible que debas hablar con tu médico familiar si tú o tu hijo han estado expuestos al parvovirus y tienen una enfermedad oculta que aumenta el riesgo de complicaciones.

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Cuándo y cómo tú o tu hijo se expusieron al parvovirus
  • Descripción detallada de los síntomas
  • Problemas médicos presentes en la familia
  • Problemas médicos que tú o tu hijo presentaron en el pasado
  • Todos los medicamentos y suplementos que tú o tu hijo consumen

Qué esperar de tu médico

Durante el examen físico, el médico prestará especial atención a la presencia de sarpullidos en la piel. Si eres mujer y has atravesado la pubertad, el médico te preguntará si hay posibilidades de que estés embarazada.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use