Escoliosis

Perspectiva general

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Aunque puede presentarse a causa de afecciones como la parálisis cerebral infantil y la distrofia muscular, se desconoce la causa de la mayoría de los casos de escoliosis. Aproximadamente el 3 % de los adolescentes tienen escoliosis.

La mayoría de los casos de escoliosis son leves, pero algunas deformidades de la columna vertebral continúan empeorando a medida que los niños crecen. La escoliosis grave puede ser incapacitante. Una curvatura especialmente grave en la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones.

Se realiza un control minucioso, generalmente mediante radiografías, en los niños que tienen escoliosis leve para ver si la curvatura empeora. En muchos casos, no es necesario un tratamiento. Algunos niños deben usar dispositivos de inmovilización para suspender la progresión de la curvatura. Otros pueden necesitar cirugía para evitar que empeore la escoliosis y para enderezar los casos graves de escoliosis.

Comparación de las curvas normales de la columna vertebral con la escoliosis

Desde una vista lateral, la forma de la columna vertebral normal es de una S alargada: la parte superior de la espalda se arquea hacia afuera y la parte inferior se curva levemente hacia adentro. Sin embargo, desde una vista trasera, la columna vertebral parece una línea recta desde la base del cuello hasta el coxis. La escoliosis es una desviación lateral de la columna vertebral.

Síntomas

Los signos y síntomas de la escoliosis pueden ser:

  • Hombros desparejos
  • Un omóplato que parece más prominente que el otro
  • Cintura despareja
  • Un lado de la cintura parece más alto que el otro

Si la curvatura producida por la escoliosis empeora, la columna vertebral también rotará o girará, además de encorvarse de un lado a otro. Esto hace que las costillas de un lado del cuerpo sobresalgan más de un lado que del otro.

Cuándo consultar al médico

Visita al médico si notas signos o síntomas de escoliosis en tu hijo. Sin embargo, las curvaturas leves pueden formarse sin que el padre o el mismo niño lo sepan, dado que se manifiestan gradualmente y, por lo general, no producen dolor. En ocasiones, los maestros, los amigos y los compañeros de equipo deportivo son los primeros en notar la escoliosis en un niño.

Causas

Los médicos no conocen las causas del tipo más frecuente de la escoliosis —aunque, al parecer, supone factores hereditarios, debido a que este trastorno suele venir de familia—. Los tipos menos frecuentes de escoliosis pueden ser a causa de:

  • Afecciones neuromusculares, como la parálisis cerebral infantil o la distrofia muscular
  • Defectos de nacimiento que afectan la formación de los huesos de la columna vertebral
  • Lesiones o infecciones de la columna vertebral

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de padecer el tipo más frecuente de escoliosis son:

  • La edad. Los signos y síntomas, a menudo, empiezan durante el período de crecimiento ("estirón") que ocurre justo antes de la pubertad.
  • Sexo. Aunque tanto los niños como las niñas padezcan escoliosis leve en la misma proporción, aproximadamente, estas últimas corren un mayor riesgo de que la curvatura empeore y requiera tratamiento.
  • Antecedentes familiares. La escoliosis puede ser hereditaria, pero la mayoría de los niños que la padecen no tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Complicaciones

Si bien la mayoría de las personas que padece escoliosis tiene una forma leve del trastorno, a menudo, puede producir complicaciones, entre ellas:

  • Daño cardíaco y pulmonar. En la escoliosis grave, la caja torácica puede presionar los pulmones y el corazón, lo que dificulta la respiración y el bombeo del corazón.
  • Problemas en la espalda. Los adultos que tuvieron escoliosis en la infancia tienen mayor probabilidad de sufrir dolor crónico en la espalda que la población en general.
  • Aspecto. A medida que la escoliosis empeora, puede causar cambios más notorios, incluidos caderas y hombros desiguales, costillas prominentes y un desplazamiento de la cintura y el tronco hacia un lado. Las personas que padecen escoliosis suelen sentir vergüenza de su aspecto.

Diagnóstico

Al principio, el médico realiza una historia clínica detallada y es posible que haga preguntas sobre su crecimiento reciente. Durante la exploración física, el médico podría pedirle a tu hijo que se ponga de pie y luego se agache desde la cintura, dejando los brazos sueltos, para ver si un lado de la caja torácica es más prominente que el otro.

El médico también puede realizar un examen neurológico para determinar lo siguiente:

  • Debilidad muscular
  • Entumecimiento
  • Reflejos anormales

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Las radiografías simples pueden confirmar el diagnóstico de escoliosis y revelar la gravedad de la curvatura de la columna vertebral. Si un médico sospecha que una enfermedad no diagnosticada, como un tumor, es la causante de la escoliosis, este podría recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes adicionales, como una resonancia magnética.

Tratamiento

La mayoría de los niños con escoliosis tienen una leve curvatura y, probablemente, no necesiten tratarse con un dispositivo de inmovilización o cirugía. Los niños que tienen escoliosis leve pueden requerir exámenes periódicos para evaluar si hay cambios en la curvatura de su columna a medida que crecen.

Aunque existan pautas para las curvaturas leves, moderadas y graves, la decisión de comenzar un tratamiento siempre se toma según el caso en particular. Entre los factores para tener en cuenta, se encuentran los siguientes:

  • Sexo. Las niñas tienen mucho más riesgo de que progrese la enfermedad, con respecto a los niños.
  • Gravedad de la curvatura. Es más probable que las curvaturas más pronunciadas empeoren con el paso del tiempo.
  • Patrón de curvatura. Las curvaturas dobles, también conocidas como "curvaturas con forma de S", tienden a empeorar con mayor frecuencia que las curvaturas con forma de C.
  • Ubicación de la curvatura. Las curvaturas ubicadas en el centro (región torácica) de la columna vertebral empeoran con mayor frecuencia que aquellas ubicadas en la parte superior o inferior de la columna vertebral.
  • Madurez. Si los huesos de un niño han dejado de crecer, el riesgo de que progrese la curvatura es bajo. Esto también significa que los dispositivos de inmovilización tienen mayor efecto en los niños cuyos huesos aún están en crecimiento.

Dispositivos de inmovilización

Si tu hijo sufre escoliosis moderada y los huesos aún están en desarrollo, el médico podría recomendar el uso de un dispositivo de inmovilización. Esto no cura la escoliosis ni corrige la curvatura, pero suele evitar el avance de dicha curvatura.

El tipo de dispositivo de inmovilización más frecuente está hecho de plástico y tiene un contorno que se adapta al cuerpo. Este dispositivo casi no se ve bajo la ropa, ya que se ajusta debajo de los brazos y alrededor de la caja torácica, la parte inferior de la espalda y las caderas.

La mayoría de los dispositivos de inmovilización se usan de día y de noche. La efectividad de un dispositivo de inmovilización aumenta con la cantidad de horas al día que se usa. Los niños que usan dispositivos de inmovilización, a menudo, pueden practicar la mayoría de las actividades y tienen pocas restricciones. Si es necesario, los niños pueden quitarse el dispositivo de inmovilización para practicar deportes u otras actividades físicas.

Los dispositivos de inmovilización no se usan una vez que los huesos dejan de crecer. Esto generalmente ocurre:

  • En las niñas, alrededor de dos años después de que empiezan a menstruar
  • Cuando los niños se deben afeitar a diario
  • Cuando ya no hay más cambios de estatura

Cirugía

La escoliosis grave suele avanzar con el paso del tiempo, por lo que el médico podría sugerir una cirugía para reducir la gravedad de la curvatura de la columna vertebral y evitar que empeore. El tipo de cirugía más frecuente para la escoliosis se denomina "fusión espinal".

Durante la fusión espinal, los cirujanos unen dos o más huesos de la columna vertebral (vértebras) para que no puedan moverse de forma independiente. Se colocan piezas óseas o huesos artificiales entre las vértebras. Las barras, los ganchos, los tornillos o los cables de metal generalmente mantienen derecha e inmóvil esa parte de la columna vertebral mientras se fusionan los huesos con el nuevo material que se colocó.

Si la escoliosis avanza con rapidez a una corta edad, los cirujanos pueden colocar una barra cuya altura puede ajustarse a medida que el niño crece. Este tipo de barra se ajusta en las partes superiores e inferiores de la curvatura de la columna vertebral, y, a menudo, se alarga cada seis meses.

Las complicaciones de la cirugía de la columna vertebral pueden comprender sangrado, infección, dolor y lesión a los nervios. En raras ocasiones, el hueso no sana y es necesario que se realice otra cirugía.

Dispositivo de inmovilización para la escoliosis

Este dispositivo de inmovilización de bajo perfil está compuesto por materiales plásticos y está contorneado de manera tal para adaptarse al cuerpo.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque los ejercicios de fisioterapia no puedan detener la escoliosis, realizar ejercicios generales o practicar deportes podría tener el beneficio de mejorar la salud y el bienestar en general.

Medicina alternativa

Los estudios indican que los siguientes tratamientos para la escoliosis no son efectivos:

  • Manipulación quiropráctica
  • Estimulación eléctrica de los músculos
  • Suplementos alimentarios

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Afrontar la escoliosis es difícil para una persona joven que se encuentra en una etapa de la vida que, en sí misma, ya es complicada. Los adolescentes sufren innumerables cambios físicos y desafíos tanto emocionales como sociales. Si le agregamos un diagnóstico de escoliosis, pueden sentir enojo, inseguridad y temor.

Un grupo de compañeros sólido y comprensivo puede provocar un fuerte impacto en el hecho de que un niño o un adolescente acepte que tiene escoliosis, un dispositivo de inmovilización o un tratamiento quirúrgico. Alienta a tu hijo a que hable con sus amigos y que les pida apoyo.

Considera unirte a un grupo de apoyo para padres e hijos que padecen escoliosis. Los miembros de un grupo de apoyo pueden brindar consejos, compartir experiencias de la vida real y ayudarte a conectarte con otras personas que afrontan desafíos similares.

Preparación antes de la cita

Es posible que el médico de tu hijo realice una prueba para determinar la presencia de escoliosis en una consulta de rutina del niño sano. Muchas escuelas también cuentan con programas de examen para detección de escoliosis. Las exploraciones físicas que se realizan antes de practicar deportes generalmente ayudan a detectar la escoliosis. Si te informan que tu hijo podría tener escoliosis, consulta con el médico para confirmar la presencia de la enfermedad.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, escribe una lista con lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de los signos y síntomas de tu hijo, en caso de haberlos
  • Información sobre problemas de salud que tu hijo haya tenido en el pasado
  • Información sobre problemas de salud que tienden a ser de herencia familiar
  • Preguntas que desees hacerle al médico

Qué esperar del médico

Es posible que el médico te haga las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez el problema en tu hijo?
  • ¿Le está causando dolor a tu hijo?
  • ¿Tu hijo está teniendo dificultad para respirar?
  • ¿Algún familiar ha recibido tratamiento para la escoliosis?
  • ¿Tu hijo ha crecido rápidamente durante los últimos seis meses?
  • ¿Tu hija ha comenzado a menstruar? ¿Durante cuánto tiempo?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use