Espermatocele

Perspectiva general

Un espermatocele es un saco anormal (quiste) que se forma en el epidídimo, el pequeño tubo en espiral ubicado en la parte superior del testículo que recoge y transporta el semen. Un espermatocele, que, generalmente, es indoloro y no canceroso, con frecuencia, está lleno de un líquido lechoso o transparente que contiene esperma.

La causa exacta de los espermatoceles no está clara, pero podría deberse a una obstrucción en uno de los conductos que transporta el semen.

Los espermatoceles, algunas veces llamados «quistes espermáticos», son una afección frecuente. Comúnmente, no reducen la fertilidad ni requieren tratamiento. Si un espermatocele crece lo suficiente como para causar molestias, el médico podría recomendar una cirugía.

Ilustración de un espermatocele

Un espermatocele, también conocido como quiste espermático, es una bolsa llena de fluido; por lo general, indolora y no cancerosa (benigna), que crece por encima de un testículo.

Síntomas

Un espermatocele no suele causar síntomas o signos y puede permanecer en un tamaño estable. De agrandarse lo suficiente, puedes sentir lo siguiente:

  • Dolor o molestia en el testículo afectado
  • Pesadez en el testículo afectado con espermatocele
  • Hinchazón detrás y sobre el testículo

Cuándo consultar al médico

Debido a que el espermatocele usualmente no causa síntomas, lo puedes descubrir en un autoexamen o tu médico lo puede detectar en una exploración física de rutina.

Es una buena idea permitir que el médico evalúe cualquier masa en el escroto para descartar afecciones graves, como el cáncer testicular. Además, llama al médico si tienes dolor o hinchazón en el escroto. Una serie de afecciones pueden causar dolor testicular y algunas requieren tratamiento de inmediato.

Causas

No se sabe cuál es la causa del espermatocele. Los espermatoceles pueden ser el resultado de una obstrucción en uno de los tantos tubos dentro del epidídimo que transportan y almacenan esperma de los testículos.

Factores de riesgo

No se conocen muchos factores de riesgo para padecer espermatocele. Al parecer, los hombres a cuyas madres se les administró el medicamento dietilestilbestrol durante el embarazo para evitar un aborto espontáneo y otras complicaciones en el embarazo presentan un mayor riesgo de espermatocele. El uso de este medicamento se suspendió en el año 1971 debido a preocupaciones por un aumento del riesgo de un cáncer vaginal poco frecuente en las mujeres.

Complicaciones

No es probable que un espermatocele cause complicaciones.

Sin embargo, si el espermatocele es doloroso o creció tanto que provoca molestias, es posible que debas operarte para extirparlo. La extirpación quirúrgica puede dañar el epidídimo o el conducto deferente, un tubo que trasporta esperma desde el epidídimo hasta el pene. Si se daña alguno, puede reducir la fertilidad. Otra posible complicación después de una cirugía es que el espermatocele reaparezca, aunque es algo poco frecuente.

Sistema reproductivo masculino

El aparato reproductor masculino produce, almacena y transporta espermatozoides. Los testículos producen espermatozoides. El líquido proveniente de las vesículas seminales y la glándula prostática se combina con los espermatozoides para producir semen. El pene eyacula semen durante las relaciones sexuales.

Prevención

Aunque no hay manera de prevenir un espermatocele, es importante realizar los autoexámenes del escroto al menos una vez al mes para detectar cambios, como masas, en el escroto. Las masas nuevas presentes en el escroto deben evaluarse de inmediato.

El médico puede mostrarte cómo realizar un autoexamen testicular, lo cual puede aumentar las posibilidades de hallar una masa.

Cómo examinar los testículos

Un buen momento para examinar los testículos es durante o después de un baño o una ducha caliente. El calor del agua relaja el escroto, lo que te hace más fácil detectar algo inusual. Luego sigue estos pasos:

  • Párate delante de un espejo. Busca alguna inflamación en la piel del escroto.
  • Examina cada testículo con ambas manos. Coloca el dedo índice y el dedo mayor debajo del testículo y los pulgares en la parte de arriba.
  • Desliza suavemente el testículo entre los pulgares y los otros dedos. Recuerda que los testículos por lo general son suaves, de forma ovalada y algo firmes. Es normal que un testículo sea ligeramente más grande que el otro. Además, el cordón que va hacia arriba desde la parte superior del testículo (epidídimo) es una parte normal del escroto.

Al realizar regularmente este examen, te familiarizarás con los testículos y notarás los cambios que pueden ser una preocupación. Si encuentras un nódulo, consulta con tu médico lo antes posible.

El autoexamen regular es un hábito importante de la salud. Pero no puede reemplazar el examen del médico. Normalmente, el médico revisará los testículos siempre que te hagas una exploración física.

Diagnóstico

Para diagnosticar un espermatocele, tendrán que hacerte una exploración física. Aunque el espermatocele no suele ser doloroso, es posible que sientas molestias cuando el médico examina (palpa) el bulto.

También es posible que debas someterte a las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • Transiluminación. El médico ilumina el escroto con una luz. Si tienes espermatocele, la luz indica que el bulto está lleno de líquido en lugar de ser sólido.
  • Ecografía. Si la transiluminación no muestra claramente un quiste, se podría determinar qué es con una ecografía. Esta prueba, que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes de las estructuras, podría usarse para descartar un tumor testicular u otra causa de inflamación del escroto.

Tratamiento

Si bien es probable que tu espermatocele no desaparezca por sí solo, la mayoría de los espermatoceles no necesitan tratamiento. Por lo general, no producen dolor ni complicaciones. Si el tuyo es doloroso, el médico puede recomendarte analgésicos de venta libre, como paracetamol/acetaminofeno (Tylenol y otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros).

Tratamiento quirúrgico

Un procedimiento denominado «espermatocelectomía» por lo general se realiza de manera ambulatoria, con anestesia local o general. El cirujano hace una incisión en el escroto y separa el espermatocele del epidídimo.

Después de la cirugía, es posible que necesites usar un suspensorio deportivo relleno de gasa para aplicar presión y proteger el sitio de la incisión. El médico también te puede pedir lo siguiente:

  • Que te apliques hielo durante dos o tres días para controlar la hinchazón
  • Que tomes analgésicos por vía oral durante uno o dos días
  • Que regreses para un examen de seguimiento entre una y tres semanas después de la cirugía

Algunas posibles complicaciones de la extracción quirúrgica que pueden afectar la fertilidad son los daños del epidídimo o del tubo que transporta el esperma (conductos deferentes). También es posible que el espermatocele reaparezca, incluso después de la cirugía.

Aspiración, con o sin escleroterapia

Otros tratamientos son la aspiración y la escleroterapia, aunque se usan con poca frecuencia. Durante la aspiración, se inserta una aguja especial en el espermatocele y se extrae líquido (se aspira).

Si el espermatocele reaparece, es posible que el médico recomiende volver a aspirar el líquido y, a continuación, inyectar una sustancia química irritante en el saco (escleroterapia). La sustancia irritante hace que el saco del espermatocele cicatrice, con lo cual se rellena el espacio que ocupaba el líquido y se reduce el riesgo de que reaparezca el espermatocele.

Una posible complicación de la escleroterapia es el daño del epidídimo. También es posible que el espermatocele reaparezca.

Cómo preservar la fertilidad

La cirugía puede dañar el epidídimo o los conductos deferentes, y la escleroterapia podría dañar el epidídimo, lo que puede afectar la fertilidad. Debido a esta inquietud, estos procedimientos podrían postergarse hasta el momento en que decidas no tener más hijos. Si el espermatocele te provoca demasiada molestia y no quieres esperar más tiempo, habla con tu médico sobre los riesgos y beneficios de los bancos de esperma.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por ver al médico de familia o a un médico general. Sin embargo, pueden derivarte a un médico que se especializa en tratar las vías urinarias o los órganos sexuales masculinos (urólogo).

Debido a que las citas médicas pueden ser breves y usualmente hay mucho que recordar, es una buena idea el llegar bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita médica y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la cita médica.
  • Anota tu información personal más importante, como también cualquier lesión testicular.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con tu médico es limitado, por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar el tiempo al máximo. En caso de espermatocele, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta afección es temporal o de larga duración?
  • ¿El espermatocele afectará mi capacidad para mantener relaciones sexuales?
  • ¿Esta afección afectará mi fertilidad?
  • ¿Necesito recibir tratamiento?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo después de la cirugía necesito esperar antes de retornar a mis actividades normales?
  • ¿Cuánto tiempo después de la cirugía necesito esperar antes de retomar mi actividad sexual?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la cita médica.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para consultar sobre cualquier punto al que quieras dedicarle más tiempo. El médico te puede preguntar:

  • ¿Qué tipos de síntomas estás experimentando?
  • ¿Con qué frecuencia tienes estos síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo hace desde que comenzaron tus síntomas?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Has padecido algún traumatismo en el área del escroto?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si el espermatocele causa dolor, la mayoría de las personas toma analgésicos de venta libre, como paracetamol/acetaminofeno (Tylenol, otros), aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), para aliviar el malestar.

Last Updated Jun 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use