Espolones óseos

Perspectiva general

Los espolones óseos son protuberancias óseas que aparecen a lo largo de los bordes de los huesos. Los espolones óseos (osteofitos), a menudo, se forman donde los huesos se unen unos con otros, en las articulaciones. También pueden formarse en los huesos de la columna vertebral.

La principal causa de los espolones óseos es el daño en las articulaciones asociado con la osteoartritis. La mayoría de los espolones óseos no producen síntomas y pueden pasar inadvertidos durante años. Es probable que no requieran tratamiento. Si se requiere tratamiento, este dependerá de dónde se encuentren ubicados los espolones y cómo afectan tu salud.

Síntomas

La mayoría de los espolones óseos no causan signos ni síntomas. Es posible que no te des cuenta de que tienes espolones óseos hasta que una radiografía que te hagas por otra afección revele esos crecimientos. Sin embargo, en algunos casos, los espolones óseos pueden provocar dolor y pérdida de movimiento de las articulaciones.

Los síntomas específicos dependen de dónde se encuentren los espolones óseos. Por ejemplo:

  • Rodilla. Los espolones óseos de la rodilla pueden causar dolor al extender o doblar la pierna.
  • Columna vertebral. En las vértebras, los espolones óseos pueden reducir el espacio donde se encuentra la médula espinal. Esos espolones óseos pueden comprimir la médula espinal o sus raíces nerviosas y pueden provocar debilidad o entumecimiento en los brazos o en las piernas.
  • Cadera. Los espolones óseos pueden generar dolor cuando mueves la cadera, aunque es posible que sientas el dolor en la rodilla. Según dónde se ubiquen, los espolones óseos pueden disminuir la amplitud de movimiento de la articulación de la cadera.

Cuándo consultar al médico

Pide una cita con tu médico si tienes dolor o hinchazón en una o más articulaciones, o si te resulta difícil mover una articulación.

Osteoartritis en la cadera

La articulación de la cadera que se muestra en el lado izquierdo de la imagen es normal, pero la articulación de la cadera en el lado derecho de la imagen muestra un deterioro de cartílago y una formación de espolones óseos debido a la osteoartritis.

Espolones óseos y discos estrechos en la columna vertebral

A medida que tu columna vertebral envejece, existen más posibilidades de que se desarrollen espolones óseos o hernias de disco. Estos problemas pueden reducir la cantidad de espacio disponible para tu médula espinal y los nervios que derivan de ella.

Causas

El daño articular de la artrosis es la causa más frecuente de los espolones óseos. A medida que la artrosis degrada el cartílago que amortigua los extremos de los huesos, el organismo intenta reparar la pérdida generando espolones óseos cerca de la zona dañada.

Factores de riesgo

El riesgo de tener osteofitos es mayor en las personas que tienen artritis.

Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico puede palpar alrededor de la articulación para localizar el dolor. El médico también puede pedirte radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes para ver las articulaciones y los huesos.

Tratamiento

Si los espolones óseos te causan dolor, el médico puede recomendarte analgésicos de venta libre, como paracetamol (acetaminofeno) (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve u otros).

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar con el médico de familia, quien podría derivarte a un médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de trastornos de las articulaciones (reumatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita médica.

Qué puedes hacer

  • Haz una lista de los síntomas y hace cuánto tiempo que los tienes.
  • Anota la información médica más importante, como otras afecciones que tengas, todos los medicamentos y los suplementos que tomas, así como los antecedentes familiares de enfermedades de huesos o de articulaciones.
  • Menciona las lesiones recientes que hayan afectado una articulación.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Estas son algunas de las preguntas para hacerle al médico. No dudes en hacer otras.

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis signos y síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento recomiendas?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿La cirugía es una opción en mi caso? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal puedo tomar para controlar mis síntomas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, entre ellas:

  • ¿Qué tan intenso es el dolor?
  • ¿Tienes problemas para mover la articulación o las articulaciones afectadas?
  • ¿Los síntomas afectan tu capacidad para hacer las tareas diarias?
  • Si ya probaste algún tratamiento casero, ¿alguno de ellos te sirvió?
  • ¿Cuál es tu rutina de ejercicios habitual?

Last Updated Dec 14, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use