Estenosis pilórica

Perspectiva general

La estenosis pilórica es una afección poco frecuente en bebés, que obstruye el tránsito de los alimentos al intestino delgado.

Normalmente, una válvula muscular (píloro), que se encuentra entre el estómago y el intestino delgado, mantiene los alimentos en el estómago hasta que están listos para la próxima etapa del proceso digestivo. Cuando hay una estenosis pilórica, los músculos del píloro se engrosan y adquieren un tamaño anormal impidiendo que los alimentos lleguen al intestino delgado.

La estenosis pilórica puede resultar en vómitos forzosos, deshidratación y pérdida de peso. Los bebés con estenosis pilórica parecen tener hambre todo el tiempo.

La cirugía cura la estenosis pilórica.

Ilustración del píloro, estómago e intestino delgado de un niño joven

El píloro es una válvula muscular que mantiene el alimento en el estómago hasta que esté listo para la próxima etapa del proceso digestivo.

Ilustración del píloro ensanchado

En la estenosis pilórica, los músculos pilóricos se ensanchan bloqueando el ingreso de comida al intestino delgado del bebé.

Síntomas

Los signos y síntomas de la estenosis pilórica suelen aparecer entre tres y cinco semanas después del nacimiento. La estenosis pilórica es poco frecuente en bebés con más de 3 meses de edad.

Los signos incluyen:

  • Vómitos después de la alimentación. Puede que el bebé vomite con fuerza y que expulse la leche materna o la fórmula hasta varios metros de distancia (vómito explosivo). Los vómitos pueden ser leves al principio y gradualmente se vuelven más intensos a medida que la abertura del píloro se vuelve más estrecha. El vómito algunas veces puede tener sangre.
  • Hambre constante. Los bebés que sufren de estenosis pilórica suelen querer comer poco después de vomitar.
  • Contracciones estomacales. Tal vez observes contracciones ondulatorias (peristalsis) que se extienden por la parte superior del abdomen del bebé poco después de la alimentación, pero antes de vomitar. Esto se debe a que los músculos del estómago intentan forzar el alimento a través del píloro que está más estrecho.
  • Deshidratación El bebé puede llorar sin lágrimas o ponerse letárgico. Posiblemente cambies menos pañales mojados o pañales que no están tan mojados como esperabas.
  • Cambios en las deposiciones. Como la estenosis pilórica impide que los alimentos lleguen a los intestinos, los bebés con esta enfermedad podrían estar estreñidos.
  • Problemas de peso. La estenosis pilórica puede impedir que el bebé aumente de peso y, a veces, puede causar pérdida de peso.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico del bebé si tu hijo:

  • Tiene vómitos explosivos luego de ingerir alimentos
  • Parece menos activo o inusualmente irritable
  • Orina con una frecuencia mucho menor o la evacuación intestinal se redujo considerablemente
  • No aumenta de peso o baja de peso

Causas

The causes of pyloric stenosis are unknown, but genetic and environmental factors might play a role. Pyloric stenosis usually isn't present at birth and probably develops afterward.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la estenosis pilórica, se incluyen los siguientes:

  • Sexo. La estenosis pilórica es más habitual en los niños, especialmente en los primogénitos, que en las niñas.
  • La raza. La estenosis pilórica es más común en las personas blancas con ascendencia del norte de Europa, menos común en las personas afroamericanas y poco frecuente en las personas asiáticas.
  • Nacimiento prematuro. La estenosis pilórica es más común en los bebés prematuros que en los bebés nacidos a término.
  • Antecedentes familiares. Algunos estudios han determinado que existen tasas más altas de este trastorno entre ciertas familias. La estenosis pilórica se desarrolla en alrededor del 20 % de los descendientes varones y 10 % de las descendientes mujeres de madres que tuvieron la enfermedad.
  • Fumar durante el embarazo. Este comportamiento casi duplica el riesgo de estenosis pilórica.
  • Administración de antibióticos en las primeras etapas de vida. Los bebés que reciben ciertos antibióticos en las primeras semanas de vida (por ejemplo, eritromicina para tratar la tos ferina) tienen un mayor riesgo de padecer estenosis pilórica. Además, los bebés nacidos de madres que tomaron ciertos antibióticos en las últimas etapas del embarazo pueden tener un mayor riesgo de padecer estenosis pilórica.
  • Lactancia artificial. Según se sugiere en algunos estudios, la lactancia artificial (en lugar de la lactancia materna) puede aumentar el riesgo de tener estenosis pilórica. La mayoría de las personas que participaron en estos estudios utilizaron fórmula para lactantes en lugar de leche materna; por lo tanto, no se sabe con claridad si el aumento del riesgo se relaciona con la fórmula para lactantes o con el mecanismo de la lactancia artificial.

Complicaciones

La estenosis pilórica puede causar:

  • Problemas de crecimiento y desarrollo.
  • Deshidratación. Los vómitos frecuentes pueden causar deshidratación y un desequilibrio mineral (electrolítico). Los electrolitos ayudan a regular muchas funciones vitales.
  • Irritación estomacal. Los vómitos repetidos pueden irritar el estómago del bebé y pueden causar un sangrado leve.
  • Ictericia. Rara vez, se puede producir la acumulación de una sustancia segregada por el hígado (bilirrubina), lo que causa una decoloración amarillenta de la piel y los ojos.

Diagnóstico

El médico de tu bebé comenzará con un examen físico. En ocasiones, el médico puede sentir una masa en forma de aceituna (el músculo pilórico engrosado) al examinar el abdomen del bebé. Las ondas peristálticas en el abdomen del bebé son otro signo de estenosis pilórica.

El médico también puede recomendar lo siguiente:

  • Análisis de sangre para controlar si existe deshidratación o desequilibrio electrolítico o ambos
  • Una ecografía para ver el píloro y confirmar el diagnóstico de estenosis pilórica
  • Una radiografía del sistema digestivo del bebé, si los resultados de la ecografía no son claros

Tratamiento

Se necesita una cirugía para tratar la estenosis pilórica. El procedimiento (piloromiotomía) se suele programar el mismo día del diagnóstico. Si el bebé está deshidratado o tiene un desequilibrio de electrolitos, se le realizará un reemplazo de líquidos antes de la cirugía.

En la piloromiotomía, el cirujano corta solo la capa externa del músculo pilórico ensanchado, lo que permite que sobresalga el revestimiento interno. Esto abre un canal para que los alimentos pasen a través del intestino delgado.

La piloromiotomía suele realizarse a través de una cirugía mínimamente invasiva. Se introduce un instrumento de visualización delgado (laparoscopio) a través de una pequeña incisión cerca del ombligo del bebé. La recuperación del procedimiento laparoscópico suele ser más rápida que la de una cirugía tradicional, y el procedimiento deja una cicatriz más pequeña.

Después de la cirugía, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Se le deben administrar líquidos intravenosos al bebé durante unas horas. Puedes comenzar a amamantar al bebé en un plazo de 12 y 24 horas.
  • Es posible que el bebé desee alimentarse con más frecuencia.
  • Los vómitos pueden continuar durante algunos días.

Las posibles complicaciones de la cirugía de estenosis pilórica incluyen sangrado e infección. Sin embargo, no es común que se presenten complicaciones y los resultados de la cirugía, en general, son satisfactorios.

Ilustración del procedimiento de piloromiotomía

En un cirugía para tratar la estenosis pilórica (piloromiotomía), el cirujano realiza una incisión en la pared del píloro. El revestimiento del píloro sobresale por la incisión y abre un canal desde el estómago hasta el intestino delgado.

Preparación antes de la cita

Pueden derivarte a un médico que se especializa en las afecciones del sistema digestivo (gastroenterólogo) o a un cirujano pediátrico.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas de tu bebé, entre ellos, si tiene vómitos y con qué frecuencia, si el vómito es explosivo y si parece contener la mayor parte de lo que comió o solo una porción.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Preguntas para hacerle a tu médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de los síntomas de mi bebé?
  • ¿Qué estudios necesita el bebé? ¿Requieren alguna preparación especial?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿El bebé necesita una cirugía?
  • ¿Habrá alguna limitación para que lo alimente después de la cirugía?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos sobre los que quieres dedicarle más tiempo. Te pueden preguntar:

  • ¿Cuándo comenzó el bebé a presentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas son continuos u ocasionales? ¿Solo ocurren después de comer?
  • ¿El bebé parece hambriento luego de vomitar?
  • ¿El vómito se produce con fuerza?
  • ¿Debes cambiar el pañal del bebé cuatro o más veces por día?
  • ¿Hay sangre en las heces del bebé?
  • ¿Cuál fue el último peso registrado del bebé?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use