Esterilidad masculina

Perspectiva general

Casi 1 de cada 7 parejas es infértil, lo que significa que no han podido concebir un niño, aunque hayan tenido relaciones sexuales frecuentes y sin protección durante un año o más. En hasta la mitad de estas parejas, la infertilidad masculina juega al menos un papel parcial.

La infertilidad masculina se debe a una baja producción de esperma, a anomalías en la función del esperma o a obstrucciones que impiden su salida. Las enfermedades, las lesiones, los problemas de salud crónicos, las elecciones de estilo de vida y otros factores pueden contribuir a la infertilidad masculina.

La incapacidad de concebir un hijo puede ser estresante y frustrante, pero existen varios tratamientos para la infertilidad masculina.

Síntomas

El signo principal de infertilidad masculina es la incapacidad para engendrar un hijo. Es probable que no haya otros signos ni síntomas evidentes.

No obstante, en algunos casos, un problema subyacente, como un trastorno heredado, un desequilibrio hormonal, la dilatación de las venas alrededor del testículo u otra afección que obstruya la salida del esperma, puede provocar signos y síntomas. Los signos y síntomas que quizás notes son los siguientes:

  • Problemas de la función sexual. Por ejemplo, dificultad para eyacular o bajo volumen de líquido eyaculado, disminución del deseo sexual o dificultad para mantener la erección (disfunción eréctil)
  • Dolor, inflamación o bultos en la zona testicular
  • Infecciones respiratorias recurrentes
  • Incapacidad para oler
  • Crecimiento anormal de las mamas (ginecomastia)
  • Vello facial o corporal escaso u otros signos de anomalía cromosómica u hormonal
  • Conteo de espermatozoides por debajo de lo normal (menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro de esperma o un conteo total de espermatozoides de menos de 39 millones por eyaculación)

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si, después de un año de mantener relaciones sexuales sin protección de forma regular, no logras concebir un hijo, o antes, si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Problemas de erección o de eyaculación, poco deseo sexual u otros problemas de la función sexual
  • Dolor, molestias, un bulto o hinchazón en la zona testicular
  • Una historia clínica de problemas testiculares, prostáticos o sexuales
  • Una cirugía en la ingle, los testículos, el pene o el escroto
  • Una pareja de más de 35 años

Causas

La fertilidad masculina es un proceso complejo. Para embarazar a tu pareja, debe ocurrir lo siguiente:

  • Debes producir esperma saludable. En un principio, supone el crecimiento y la formación de los órganos reproductores masculinos durante la pubertad. Al menos uno de los testículos debe funcionar correctamente, y el organismo debe producir testosterona y otras hormonas para desencadenar y mantener la producción de esperma.
  • El esperma debe ser transportado en el semen. Una vez que se produce esperma en los testículos, unos tubos delicados lo transportan hasta que se mezcla con el semen y se eyacula a través del pene.
  • Debe haber suficiente cantidad de esperma en el semen. Si la cantidad de esperma en el semen (recuento de esperma) es baja, se reducen las probabilidades de que un espermatozoide fertilice el óvulo de tu pareja. Un recuento bajo de esperma es menor que 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen o menos que 39 millones por eyaculación.
  • El esperma debe ser funcional y poder moverse. Si el movimiento (la motilidad) o la función del esperma es anormal, es posible que no alcance ni penetre el óvulo de tu pareja.

Causas médicas

Los problemas de fertilidad masculina pueden deberse a varios problemas de salud y tratamientos médicos:

  • Varicocele. Es una hinchazón de las venas que drenan el testículo. Es la causa reversible más frecuente de la infertilidad masculina. Aunque se desconoce el motivo exacto por el que los varicoceles causan infertilidad, puede estar relacionado con el flujo sanguíneo anormal. Los varicoceles reducen la cantidad y la calidad del esperma.
  • Infección. Algunas infecciones pueden interferir en la producción o en la salud de los espermatozoides, o provocar cicatrices que bloquean su paso. Estas incluyen la inflamación del epidídimo (epididimitis) o de los testículos (orquitis), y algunas infecciones de transmisión sexual, como gonorrea o VIH. Aunque algunas infecciones pueden provocar daño testicular permanente, es más frecuente que se puedan recuperar los espermatozoides.
  • Problemas de eyaculación. La eyaculación retrógrada se produce cuando el semen entra en la vejiga durante el orgasmo en lugar de emerger por la punta del pene. Diversos trastornos de salud pueden ocasionar eyaculación retrógrada, entre ellos, diabetes, lesiones espinales, medicamentos y cirugía de vejiga, próstata o uretra.
  • Anticuerpos que atacan los espermatozoides. Los anticuerpos antiespermatozoides son células del sistema inmunitario que identifican de forma errónea a los espermatozoides como invasores dañinos e intentan eliminarlos.
  • Tumores. El cáncer y los tumores no malignos pueden afectar directamente los órganos genitales masculinos a través de las glándulas que liberan hormonas asociadas con la reproducción, como la glándula pituitaria, o por causas desconocidas.  En algunos casos, la cirugía, la radiación o la quimioterapia para tratar tumores pueden afectar la fertilidad masculina.
  • Testículos no descendidos. En algunos hombres, un testículo o ambos no descienden desde el abdomen hasta el saco que normalmente contiene los testículos (escroto) durante el desarrollo fetal. La disminución de la fertilidad es más probable en los hombres que tuvieron esta afección.
  • Desequilibrios hormonales. La infertilidad puede deberse a trastornos de los testículos o a una anomalía que afecta los sistemas hormonales, como el hipotálamo, la glándula hipófisis y las glándulas suprarrenales y tiroides. Los niveles bajos de testosterona (hipogonadismo masculino) y otros problemas hormonales tienen diversas causas subyacentes.
  • Defectos de los túbulos que transportan los espermatozoides. Los espermatozoides son transportados por varios conductos diferentes. Estos pueden bloquearse debido a diversas causas, por ejemplo, una lesión inadvertida durante una cirugía, infecciones previas, un traumatismo o desarrollo anormal, como fibrosis quística o trastornos hereditarios similares.

    La obstrucción puede ocurrir en cualquier nivel: dentro del testículo, en los conductos que lo drenan, en el epidídimo, en los conductos deferentes, cerca de los conductos eyaculadores o en la uretra.

  • Defectos cromosómicos. Los trastornos hereditarios, como el síndrome de Klinefelter, en el que un hombre nace con dos cromosomas X y un cromosoma Y (en lugar de uno X y uno Y), causan el desarrollo anormal de los órganos genitales masculinos. Otros síndromes genéticos asociados con la infertilidad son la fibrosis quística y el síndrome de Kallmann.
  • Problemas con las relaciones sexuales. Estos incluyen problemas para conservar o mantener una erección suficiente para el acto sexual (disfunción eréctil), eyaculación precoz, relaciones sexuales dolorosas, anomalías anatómicas, como tener una abertura de la uretra debajo del pene (hipospadias), o problemas psicológicos o en las relaciones que interfieren en las relaciones sexuales.
  • Enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca es un trastorno digestivo ocasionado por la sensibilidad a una proteína que se encuentra en el gluten. Esta afección puede contribuir a la infertilidad masculina. La fertilidad puede mejorar después de implementar una dieta sin gluten.
  • Ciertos medicamentos. La terapia para reemplazo de la testosterona, el uso de esteroides anabólicos a largo plazo, los medicamentos oncológicos (quimioterapia), algunos medicamentos para las úlceras, algunos medicamentos para la artritis y otros medicamentos pueden afectar la producción de espermatozoides y disminuir la fertilidad masculina.
  • Cirugías previas. Determinadas cirugías pueden evitar que tengas espermatozoides en la eyaculación, entre ellas, la vasectomía, cirugías del escroto o de los testículos, cirugías de la próstata y cirugías abdominales mayores realizadas para tipos de cáncer testicular y del recto, entre otras.

Causas ambientales

La exposición excesiva a determinados elementos ambientales, como calor, toxinas y sustancias químicas, puede reducir la producción o función de los espermatozoides. Entre las causas específicas se incluyen las siguientes:

  • Sustancias químicas industriales. La exposición prolongada a ciertas sustancias químicas, pesticidas, herbicidas, solventes orgánicos y materiales de pintura puede contribuir a disminuir el conteo de espermatozoides.
  • Exposición a metales pesados. La exposición al plomo u otros metales pesados también puede causar infertilidad.
  • Radiación o rayos X. La exposición a la radiación puede reducir la producción de espermatozoides, aunque con frecuencia a la larga volverá a la normalidad. Con dosis altas de radiación, la producción de espermatozoides puede disminuir de forma permanente.
  • Calor excesivo en los testículos. Las temperaturas elevadas pueden afectar la producción y función de los espermatozoides. Aunque los estudios son limitados y no son concluyentes, el uso frecuente de saunas o jacuzzis puede afectar, de forma temporal, el conteo de espermatozoides.

    Permanecer sentado durante períodos prolongados, usar ropa ceñida o trabajar con una computadora portátil durante largos períodos también puede aumentar la temperatura del escroto y reducir ligeramente la producción de espermatozoides. Sin embargo, la investigación no es concluyente.

Salud, estilo de vida y otras causas

Otras causas de infertilidad masculina incluyen las siguientes:

  • Consumo de drogas. Los esteroides anabólicos que se usan para estimular la fortaleza y el crecimiento muscular pueden ocasionar que los testículos se contraigan y disminuyan la producción de esperma. Asimismo, el consumo de cocaína o marihuana puede reducir temporalmente el número y la calidad del esperma.
  • Consumo de alcohol. El consumo de alcohol puede provocar una disminución en los niveles de testosterona, puede causar disfunción eréctil y disminuir la producción de esperma. La enfermedad hepática provocada por consumo excesivo de alcohol también puede causar problemas de fertilidad.
  • Fumar tabaco. Los hombres que fuman son más propensos a tener un conteo de espermatozoides bajo en comparación con los que no fuman. Es posible que el tabaquismo pasivo también afecte la fertilidad masculina.
  • Peso. La obesidad puede perjudicar la fertilidad de varias maneras: puede hacer que los espermatozoides impacten directamente contra ellos mismos, o bien causar cambios hormonales que reduzcan la fertilidad masculina.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo vinculados con la esterilidad masculina comprenden:

  • Fumar tabaco
  • Consumir alcohol
  • Consumir ciertas drogas ilegales
  • Tener sobrepeso
  • Infecciones pasadas o presentes
  • Exposición a toxinas
  • Calor excesivo en los testículos
  • Haber sufrido una lesión en los testículos
  • Haberse sometido a una vasectomía, o a cirugías abdominales o pélvicas importantes
  • Tener antecedentes de testículos no descendidos
  • Tener un trastorno de fertilidad congénito o tener un pariente consanguíneo con un trastorno de fertilidad
  • Padecer ciertas enfermedades, entre ellas tumores y enfermedades crónicas, como enfermedad de células falciformes
  • Tomar ciertos medicamentos o someterse a tratamientos médicos, como cirugía o radioterapia para tratar el cáncer

Complicaciones

Las complicaciones de la infertilidad masculina pueden incluir lo siguiente:

  • Estrés y problemas de pareja relacionados con la incapacidad para tener hijos
  • Técnicas de reproducción costosas y complicadas
  • Mayor riesgo de cáncer testicular, melanoma, cáncer de colon y cáncer de próstata

Prevención

La infertilidad masculina no siempre puede prevenirse. Sin embargo, puedes evitar algunas de las causas conocidas. Por ejemplo:

  • No fumes.
  • Limita o elimina el consumo de alcohol.
  • No consumas drogas ilícitas.
  • Mantén un peso saludable.
  • No te sometas a una vasectomía.
  • Evita los factores por los cuales los testículos quedan expuestos al calor por mucho tiempo.
  • Reduce el estrés.
  • Evita la exposición a pesticidas, metales pesados y otras toxinas.

Diagnóstico

La infertilidad de muchas parejas se debe a más de una causa, por lo que es probable que ambos tengan que consultar a un médico. Puede que tengan que realizarse varios exámenes para determinar la causa de la infertilidad. En algunos casos, nunca se identifica la causa.

Las pruebas de infertilidad pueden ser caras y tal vez el seguro no las cubra: averigua con antelación qué cubre tu plan médico.

El diagnóstico de problemas de infertilidad masculina generalmente consiste en:

  • Exploración física general y antecedentes médicos. Comprende un examen de los genitales y hacer preguntas sobre trastornos hereditarios, problemas de salud crónicos, enfermedades, lesiones o cirugías que podrían afectar la fecundidad. Puede que el médico también te pregunte sobre tus hábitos sexuales y tu desarrollo sexual durante la pubertad.
  • Análisis del semen. Las muestras de semen se pueden obtener de dos formas diferentes. Puedes suministrar una muestra de semen obtenida al masturbarte y eyacular en un recipiente especial en el consultorio del médico. Debido a creencias religiosas o culturales, algunos hombres prefieren un método alternativo de recolección de semen. En tales casos, el semen se puede recolectar usando un condón especial durante el coito.

Luego, se envía el semen a un laboratorio para contar la cantidad de espermatozoides presentes y para buscar alguna anomalía en la forma (morfología) y el movimiento (motilidad) de los espermatozoides. El laboratorio también analizará el semen para ver si presenta signos de problemas, como infecciones.

A menudo, el conteo de espermatozoides varía significativamente de un espécimen al siguiente. En la mayoría de los casos se realizan varios análisis de semen dentro de un período para asegurar resultados precisos. Si los resultados del análisis de espermatozoides son normales, es probable que el médico recomiende que tu pareja se realice pruebas exhaustivas antes de realizar cualquier otra prueba de infertilidad masculina.

El médico puede recomendarte que realices pruebas adicionales para identificar la causa de la infertilidad. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Ecografía escrotal. Este examen usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes del interior del cuerpo. Mediante una ecografía escrotal, el médico puede ver si tienes varicocele u otros problemas en los testículos y en las estructuras de apoyo.
  • Ecografía transrectal. Se inserta una varilla pequeña lubricada en el recto. Esto le permite al médico revisar la próstata y ver si hay obstrucciones de los canales que transportan el semen.
  • Análisis de hormonas. Las hormonas producidas por la glándula pituitaria, el hipotálamo y los testículos desempeñan una función clave en el desarrollo sexual y en la producción de esperma. Las anomalías en otros sistemas hormonales o de órganos también pueden contribuir a causar la infertilidad. Un análisis de sangre mide el nivel de testosterona y otras hormonas.
  • Análisis de orina después de la eyaculación. El semen en la orina puede indicar que el esperma se libera en la vejiga en vez de salir del pene durante la eyaculación (eyaculación retrógrada).
  • Pruebas genéticas. Una concentración de espermatozoides muy baja se puede deber a una causa genética. Un análisis de sangre puede revelar si hay cambios sutiles en el cromosoma Y (signos de una anomalía genética). Los análisis genéticos pueden solicitarse para diagnosticar diversos síndromes congénitos o heredados.
  • Biopsia testicular. Este examen consiste en tomar muestras de un testículo con una aguja. Si los resultados de la biopsia testicular muestran que la producción de esperma es normal, es probable que tu problema se deba a una obstrucción u otro problema relacionado con el transporte de semen.
  • Análisis especializados de la función seminal. Se puede recurrir a diversos análisis para analizar la capacidad de supervivencia de los espermatozoides después de la eyaculación, la capacidad de penetrar un óvulo y si presentan algún problema para unirse al óvulo. Estos análisis no se utilizan con frecuencia y por lo general no cambian significativamente las recomendaciones para el tratamiento.

Tratamiento

Generalmente, no se puede identificar la causa exacta de la infertilidad. Incluso si la causa exacta no está clara, el médico podría recomendarte tratamientos o procedimientos que puedan dar lugar a la concepción.

En casos de infertilidad, también se recomienda que la pareja femenina se realice un control. Es posible que se recomienden tratamientos específicos para tu pareja. O puedes descubrir que proceder con técnicas de reproducción asistida es apropiado en tu situación.

Los tratamientos para la infertilidad masculina comprenden:

  • Cirugía. Por ejemplo, con cirugía, a menudo es posible corregir el varicocele o reparar una obstrucción de los conductos deferentes. Las vasectomías anteriores pueden revertirse. En los casos en los que no hay esperma presente en la eyaculación, en general, los espermatozoides pueden recuperarse directamente de los testículos o del epidídimo con técnicas de recuperación de espermatozoides.
  • Tratamiento de infecciones. Un tratamiento con antibióticos podría curar una infección del aparato reproductor, pero no siempre restablece la fertilidad.
  • Tratamientos para los problemas en las relaciones sexuales. Los medicamentos o el asesoramiento pueden ayudar a mejorar la fertilidad en el caso de trastornos como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz.
  • Tratamientos y medicamentos hormonales. El médico podría recomendar un reemplazo o medicamentos hormonales en los casos de infertilidad causados por niveles altos o bajos de determinadas hormonas o problemas con la forma en la que el cuerpo las utiliza.
  • Técnicas de reproducción asistida. Los tratamientos de técnicas de reproducción asistida consisten en obtener esperma a través de la eyaculación normal, de la extracción quirúrgica o de donantes individuales, según tu caso específico y tus preferencias. Luego, los espermatozoides se insertan en el aparato genital femenino o se utilizan para realizar una fertilización in vitro o una inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

Cuando el tratamiento no funciona

En casos poco frecuentes, los problemas de fertilidad masculinos no pueden tratarse, y es imposible que un hombre sea el padre de un niño. El médico podría sugerir que tú y tu pareja consideren utilizar el esperma de un donante o adoptar un niño.

Estilo de vida y remedios caseros

Hay algunas medidas que puedes tomar en casa para aumentar las probabilidades de lograr el embarazo:

  • Aumenta la frecuencia de la actividad sexual. Tener relaciones sexuales todos los días o día por medio, si empiezas al menos cinco días antes de la ovulación, aumenta las probabilidades de que tu pareja quede embarazada.
  • Ten relaciones sexuales cuando la fecundación sea posible. Es más probable que una mujer quede embarazada durante la ovulación, que se produce en la mitad del ciclo menstrual, entre los períodos menstruales. Esto asegurará que los espermatozoides, que pueden vivir varios días, estén presentes cuando sea posible la concepción.
  • Evita el uso de lubricantes. Los productos como Astroglide o el gel K-Y, las lociones y la saliva pueden deteriorar el movimiento y la función de los espermatozoides. Consulta con el médico sobre los lubricantes que no afectan a los espermatozoides.
  • Mantén un estilo de vida saludable. Come una variedad de alimentos saludables, mantén un peso saludable, duerme lo suficiente y haz ejercicio con regularidad.
  • Evita las cosas que puedan afectar tu salud en general. Deja o reduce el consumo de alcohol, deja de fumar y no consumas drogas ilícitas.

Medicina alternativa

La evidencia sobre si las hierbas medicinales o los suplementos podrían ayudar a aumentar la fertilidad masculina o en qué medida lo hacen es limitada. Ninguno de estos suplementos trata una causa subyacente específica de infertilidad, como un defecto del conducto espermático o un trastorno cromosómico.

Los suplementos con estudios que muestran beneficios posibles para mejorar el conteo o la calidad de los espermatozoides incluyen:

  • Coenzima Q10.
  • Combinación de ácido fólico y zinc.
  • L-carnitina.
  • Selenio.
  • Vitamina C.
  • Vitamina E.

Habla con el médico antes de tomar suplementos alimentarios para la infertilidad masculina. No hay evidencia clara de que funcionen, y algunos suplementos pueden causar efectos secundarios o interactuar de manera adversa con los medicamentos que tomas.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Enfrentar la infertilidad puede ser difícil. Es un problema repleto de incógnitas; no puedes predecir cuánto durará ni cuál será el resultado. La infertilidad no se resuelve necesariamente con un gran esfuerzo. La carga emocional para la pareja es importante y puede ayudar utilizar planes para enfrentarla.

Planifica para el desorden emocional

  • Establece límites. Decide de antemano cuántos y qué tipo de procedimientos son aceptables para ti y tu pareja desde el punto de vista emocional y económico, y determina un límite final. Los tratamientos para la fertilidad pueden ser caros y a menudo los seguros no los cubren.
  • Considera otras opciones. Determina alternativas (adopción o un donante de esperma o de óvulos) tan pronto como sea posible en el proceso de fertilidad. Esto puede reducir la ansiedad durante los tratamientos y el sentimiento de desesperanza si la concepción no se produce.
  • Habla sobre tus sentimientos. Encuentra grupos de apoyo o servicios de asesoramiento que provean ayuda antes y después del tratamiento para tolerar el proceso y aliviar el sufrimiento si el tratamiento falla.

Manejo del estrés emocional durante el tratamiento

  • Practica técnicas de reducción de estrés, como yoga, meditación y terapia de masajes.
  • Considera ir a la terapia. La terapia, como la terapia cognitivo-conductual, utiliza métodos que incluyen entrenamiento de relajación y manejo del estrés, podría ayudar a aliviar el estrés.
  • Exprésate. Comunícate con otras personas en vez de mantener sentimientos de culpa o ira.
  • Mantente en contacto con tus seres queridos. Hablar con tu pareja, tus familiares y tus amigos puede ser útil.

Preparación antes de la cita

Si nunca te ha evaluado un médico, puedes comenzar haciendo una consulta con el médico de cabecera. Sin embargo, si tienes una enfermedad conocida que provoca infertilidad o tienes alguna anomalía en los exámenes que llevó a cabo tu médico de atención primaria, entonces es posible que te deriven a un especialista.

A continuación, presentamos información para ayudarte a que te prepares para la consulta y para que sepas qué debes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación. Si se programa un análisis del semen, no podrás eyacular por lo menos entre dos y cinco días antes de la recolección.
  • Anota los síntomas que tengas, incluso aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Averigua si tienes antecedentes familiares de problemas de fecundidad. Tener un pariente consanguíneo, como tu hermano o padre, con problemas de fecundidad u otros problemas reproductivos podría darte pistas de la causa de estos problemas.
  • Pregunta a tus padres si tuviste testículos no descendidos u otros problemas al nacer o en la primera infancia.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes. Esto comprende el uso de sustancias para aumentar la masa muscular y el consumo de alcohol, tabaco, marihuana u otras drogas recreativas en el pasado.
  • Pídele a tu pareja que te acompañe. Es posible que tu pareja también tenga que hacerse pruebas para verificar si tiene algún problema de fecundidad que pudiera impedirle quedar embarazada. También es bueno que tu pareja te acompañe para ayudarte a registrar todas las instrucciones que te dé el médico o para hacer preguntas que quizás no se te ocurran.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

Algunas preguntas para hacer son las siguientes:

  • ¿Qué cree que podría estar interfiriendo en mi capacidad para tener un hijo?
  • Aparte de la causa más probable, ¿cuáles son otras razones posibles por las que mi pareja y yo no pudimos concebir un hijo?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Mi pareja también deberá hacerse pruebas?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mi afección?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indican?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

No dudes en hacer más preguntas durante tu cita.

Qué esperar de tu médico

Prepárate para responder preguntas que probablemente te hará el médico, que incluyen:

  • ¿A qué edad comenzaste la pubertad?
  • ¿Has tenido problemas sexuales en esta relación, como dificultad para mantener una erección, eyaculación precoz o incapacidad de eyacular?
  • ¿Alguna vez fuiste padre?
  • ¿Te han realizado una vasectomía u otro tipo de cirugía abdominal, pélvica o del escroto?
  • ¿Usas drogas ilegales, como marihuana, cocaína o corticoides anabólicos?
  • ¿Has estado expuesto a toxinas, como productos químicos, pesticidas, radiación o plomo, especialmente de forma periódica?
  • ¿Actualmente tomas algunos medicamentos, incluidos suplementos dietarios?
  • ¿Tienes antecedentes de testículos no descendidos?

Last Updated Apr 13, 2021


© 2023 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use