Fiebres hemorrágicas virales

Perspectiva general

Las fiebres hemorrágicas virales son enfermedades infecciosas que pueden causar una enfermedad grave, potencialmente mortal. Pueden dañar las paredes de pequeñísimos vasos sanguíneos, haciendo que filtren. También pueden interferir con la capacidad de coagulación de la sangre. El sangrado interno que resulta puede variar de relativamente sin importancia a fatal.

Algunas fiebres hemorrágicas virales incluyen:

  • Dengue
  • Ébola
  • Lassa
  • Marburgo
  • Fiebre amarilla

Estas enfermedades se presentan más comúnmente en las áreas tropicales del mundo. Cuando se producen fiebres hemorrágicas virales en los Estados Unidos, por lo general se encuentran en personas que han viajado recientemente al exterior.

Las fiebres hemorrágicas virales se contagian a través del contacto con animales, personas o insectos infectados. Actualmente no hay ningún tratamiento que pueda curar la fiebre hemorrágica viral. El medicamento antiviral ribavirina (Rebetol, Virazole, otros) quizás ayude a reducir el curso de algunas infecciones y, en algunos casos, a prevenir complicaciones. Existen vacunas solo para algunos tipos de fiebres hemorrágicas virales. Hasta que se desarrollen vacunas adicionales, lo mejor es la prevención.

Síntomas

Los signos y síntomas de las fiebres hemorrágicas virales varían según la enfermedad. En general, los signos y síntomas iniciales pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre alta
  • Fatiga
  • Mareos
  • Dolores musculares, óseos o articulares
  • Debilidad

Los síntomas pueden volverse fatales

Los casos graves de algunos tipos de fiebres hemorrágicas virales pueden provocar sangrado, pero es poco frecuente que las personas mueran por la pérdida de sangre. El sangrado puede ocurrir:

  • Debajo de la piel
  • En los órganos internos
  • De la boca, ojos u oídos

Otros signos y síntomas de infecciones graves pueden incluir:

  • Choque séptico
  • Fallo del sistema nervioso
  • Coma
  • Delirio
  • Insuficiencia renal
  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia hepática

Cuándo consultar con el médico

El mejor momento para visitar al médico es antes de viajar a un país en vías de desarrollo para asegurarte de tener todas las vacunas necesarias y recibir consejos antes del viaje para mantenerte sano.

Si una vez que regreses a casa presentas signos y síntomas consulta a un doctor, de preferencia uno que se especialice en medicina internacional o enfermedades infecciosas. Un especialista quizás pueda reconocer y tratar tu enfermedad más rápidamente. Asegúrate de que tu médico sepa si te hicieron alguna cirugía abdominal.

Causas

Los virus que causan fiebres hemorrágicas virales viven naturalmente en diversos animales e insectos huéspedes — con más frecuencia en mosquitos, garrapatas, roedores o murciélagos.

Cada uno de estos huéspedes vive en una zona geográfica específica, por lo que la enfermedad individual suele aparecer solamente donde vive habitualmente el huésped de ese virus. Algunas fiebres hemorrágicas virales también pueden transmitirse de una persona a la otra y propagarse si una persona infectada viaja de una zona a otra.

¿Cómo se trasmite?

La manera de contagio varía según el virus específico. Algunas fiebres hemorrágicas virales se contagian a traves de picaduras de mosquito o de garrapatas. Otras se trasmiten por contacto con sangre o semen infectados. Algunas variedades pueden ser inhadalas de las heces u orina infectadas de ratas.

Si viajas a un área donde una fiebre hemorrágica viral es común, tal vez te infectes allí y luego presentes síntomas una vez que vuelvas a casa. Puede llevar hasta 21 días para que se presenten los síntomas.

Factores de riesgo

El solo hecho de vivir o viajar a un área donde una fiebre hemorrágica viral en particular es frecuente aumenta el riesgo de infección con ese virus específico. Muchos otros factores pueden aumentar el riesgo aún más; estos incluyen:

  • Trabajar con los enfermos
  • Sacrificar animales infectados
  • Compartir agujas para el uso de drogas intravenosas
  • Tener relaciones sexuales sin protección
  • Trabajar al aire libre o en edificios infestados de ratas
  • Estar expuesto a sangre u otros fluidos corporales infectados

Complicaciones

Las fiebres hemorrágicas virales pueden causar daño :

  • Al cerebro
  • A los ojos
  • Al corazón
  • A los riñones
  • Al hígado
  • A los pulmones
  • Al bazo

En ciertos casos, el daño es tan grave que resulta en la muerte.

Prevención

La prevención de las fiebres hemorrágicas virales, especialmente en los países en vías de desarrollo, supone grandes desafíos. Muchos de los factores sociales, económicos y ecológicos que contribuyen a la repentina aparición y propagación de enfermedades infecciosas — guerras, desplazamiento, destrucción de hábitats, falta de higiene y atención médica adecuada — son problemas cuya solución no es fácil.

Si vives o trabajas en regiones donde las fiebres hemorrágicas virales son frecuentes, o si viajas a ellas, toma medidas para protegerte de una infección. Esto puede incluir el uso de barreras protectoras adecuadas, como guantes, protectores para los ojos y la cara, y batas, cuando se prevee el contacto con sangre y líquidos corporales. Entre las precauciones también se pueden incluir el cuidado en el manejo, la desinfección y la eliminación de muestras y desechos de laboratorio.

Vacúnate.

La vacuna contra la fiebre amarilla generalmente se considera segura y eficaz, aunque en casos raros puedan presentarse efectos secundarios graves. Verifica con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre el estatus de los países que vas a visitar — algunos requieren certificados de vacunación para el ingreso. La vacuna contra la fiebre amarilla no se recomienda para los niños menores de 9 meses o para las mujeres embarazadas, especialmente durante el primer trimestre de embarazo. En el momento se están desarrollando vacunas para varios de los tipos menos comunes de fiebres hemorrágicas virales.

Evita los mosquitos y las garrapatas

Haz el mayor esfuerzo posible para evitar los mosquitos y las garrapatas, especialmente cuando viajes a regiones donde hay brotes de fiebres hemorrágicas virales. Usa pantalones largos y camisas de manga larga de colores claros, o, mejor aún, usa prendas de vestir tratadas con permetrina. No apliques permetrina directamente sobre la piel. Evita las actividades innecesarias durante el atardecer y el amanecer (cuando los mosquitos están más activos) y aplica repelente de mosquitos DEET con una concentración de entre 20 y 25 por ciento en la piel y las prendas de vestir. Si te alojas en campamentos con carpas u hoteles locales, utiliza redes para camas y espirales antimosquitos.

Ten cuidado con los roedores

Si vives en una región donde hay brotes de fiebres hemorrágicas virales, toma estas medidas para evitar invasiones de roedores en tu hogar:

  • Mantén la comida para mascotas protegida y almacenada en recipientes antiroedores.
  • Pon la basura en contenedores antiroedores, y límpialos con frecuencia.
  • Elimina los desechos en forma regular.
  • Asegúrate de que las puertas y ventanas tengan pantallas bien colocadas.
  • Coloca las pilas de leñas y ladrillos o demás materiales al menos a 100 pies (30 metros) de tu hogar.
  • Corta bien el césped y mantenlo a una altura baja en un perímetro de 100 pies (30 metros) alrededor de tu hogar.

Diagnóstico

El diagnóstico de fiebres hemorrágicas virales específicas durante los primeros días de la enfermedad puede ser difícil debido a que los signos y síntomas iniciales — fiebre elevada, dolores musculares, dolor de cabeza y fatiga extrema — son comunes a muchas otras enfermedades.

Para ayudar en el diagnóstico, es posible que el médico te pregunte sobre tus antecedentes médicos y de viajes y cualquier exposición a roedores y mosquitos. Asegúrate de describir en detalle los viajes internacionales, incluidos los países que visitaste y las fechas, además de cualquier otro contacto que puedas haber tenido con posibles fuentes de infección.

Se necesitan análisis de laboratorio, que por lo general utilizan una muestra de sangre, para confirmar el diagnóstico. Como las fiebres hemorrágicas virales son particularmente virulentas y contagiosas, estas pruebas suelen realizarse en laboratorios diseñados especialmente y que utilizan precauciones estrictas.

Tratamiento

Medicamentos

No existen tratamientos específicos para la mayoría de las fiebres hemorrágicas virales, pero el medicamento antiviral ribavirin (Rebetol, Virazole, otros) quizás ayude a reducir el curso de algunas infecciones y, en algunos casos, a prevenir complicaciones.

Terapia

El cuidado de apoyo es esencial. Para prevenir la deshidratación, quizás necesites líquidos para ayudarte a mantener el equilibrio de los electrolitos — minerales esenciales para la función de los nervios y los músculos.

Cirugías y otros procedimientos

Algunas personas pueden beneficiarse de la diálisis renal, una manera artificial de quitar los desechos de la sangre si hay insuficiencia en los riñones.

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use