Fracturas del cartílago de crecimiento

Perspectiva general

La fractura del cartílago de crecimiento afecta las capas de tejido próximas a los extremos de los huesos del niño. Los cartílagos de crecimiento son las secciones más suaves y débiles del esqueleto. A veces, son incluso más débiles que los ligamentos y los tendones circundantes. Una lesión que podría causar un esguince articular en un adulto puede causar una fractura del cartílago de crecimiento en un niño.

Las fracturas del cartílago de crecimiento a menudo necesitan tratamiento inmediato, porque pueden afectar la forma en que crecerá el hueso. Una fractura del cartílago de crecimiento tratada incorrectamente podría dar lugar a que un hueso fracturado quede más torcido o más corto que su miembro opuesto. Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las fracturas del cartílago de crecimiento se curan sin complicaciones.

Ilustración de una fractura de cartílago de crecimiento

Los cartílagos de crecimiento se encuentran cerca de los extremos de los huesos del niño. Si se produce una fractura en un cartílago de crecimiento, se puede tener como resultado una extremidad más corta o torcida.

Síntomas

La mayoría de las fracturas en los cartílagos de crecimiento se producen en los huesos de los dedos de la mano, el antebrazo y la parte inferior de las piernas. Los signos y síntomas de una fractura en el cartílago de crecimiento pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor con o sin palpación, especialmente en respuesta a la presión sobre el cartílago de crecimiento
  • Imposibilidad de mover el área afectada, o de apoyar peso o hacer presión sobre la extremidad
  • Calor e hinchazón en el extremo de un hueso, cerca de una articulación

Cuándo consultar con el médico

Si sospechas que el niño tiene una fractura, llévalo al médico para que lo examine. También deben examinarlo si notas una deformidad visible en sus brazos o piernas, o si el niño tiene problemas para practicar deportes debido al dolor persistente.

Causas

Las fracturas del cartílago de crecimiento suelen ser causa de caídas o golpes en la extremidad, como podría ocurrir en:

  • Un accidente automovilístico
  • Deportes competitivos, como fútbol americano, básquetbol, correr, baile o gimnasia
  • Actividades recreativas, como andar en bicicleta, trineo o monopatín, o esquiar

En ocasiones, las fracturas del cartílago de crecimiento pueden ser causa de un uso excesivo, que puede ocurrir durante el entrenamiento deportivo o movimientos repetitivos de lanzamiento.

Factores de riesgo

La fractura del cartílago del crecimiento es más frecuente en niños que en niñas (el doble de casos), porque las niñas terminan de crecer antes que los niños. A los 12 años, la mayoría de los cartílagos del crecimiento de las niñas han madurado naturalmente y han sido reemplazados por huesos sólidos.

Complicaciones

La mayoría de las fracturas del cartílago de crecimiento sanan sin complicaciones. Pero los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de crecimiento óseo deformado, acelerado o retrasado.

  • Gravedad de la lesión. Si el cartílago de crecimiento se desplazó, quebró o aplastó, el riesgo de deformidad de la extremidad es mayor.
  • Edad del niño. Los niños más pequeños tienen más años de crecimiento por delante, de modo que si el cartílago de crecimiento sufre daño permanente, existe más posibilidad de que se produzca una deformidad. Si un niño ya casi terminó de crecer, es posible que el daño permanente del cartílago de crecimiento provoque solamente una deformidad mínima.
  • Ubicación de la lesión. Los cartílagos de crecimiento alrededor de la rodilla son más sensibles a las lesiones. Una fractura del cartílago de crecimiento en la rodilla puede hacer que la pierna quede más corta, más larga o torcida si el cartílago de crecimiento sufre daño permanente. Las lesiones del cartílago de crecimiento alrededor de la muñeca y el hombro normalmente sanan sin problemas.

Diagnóstico

Debido a que los cartílagos del crecimiento no se han consolidado en huesos sólidos, es difícil examinarlos con radiografías. Los médicos pueden indicar radiografías tanto de la extremidad lesionada como de la opuesta para compararlas.

A veces, una fractura de cartílago del crecimiento no se puede ver con radiografías. Si el niño siente dolor con la palpación en el lugar del cartílago del crecimiento, el médico podrá recomendar un yeso o una férula para proteger la extremidad. Las radiografías se vuelven a tomar en tres o cuatro semanas, y si hubo una fractura, el nuevo hueso recuperado generalmente se puede ver en ese momento.

En caso de lesiones más graves, se pueden indicar exploraciones para visualizar los tejidos blandos, como una resonancia magnética (RM), una tomografía computarizada (TC) o una ecografía.

Tratamiento

El tratamiento de las fracturas del cartílago de crecimiento depende de la gravedad de la fractura. Las fracturas menos graves suelen requerir solo un yeso o una férula. Si la fractura atraviesa el cartílago de crecimiento o se extiende a la articulación y no está bien alineada, es posible que se necesite una cirugía. El cartílago de crecimiento puede tener más posibilidades de recuperarse y crecer nuevamente si el paciente se somete a una cirugía de realineación, a diferencia de lo que sucede si los cartílagos de crecimiento se dejan en una mala posición.

En el momento de la lesión es difícil determinar si el cartílago de crecimiento sufrió daño permanente. Es posible que el médico recomiende tomar radiografías durante varios años luego de la fractura para asegurarse de que el cartílago de crecimiento se esté desarrollando de forma adecuada. Según la ubicación y la gravedad de la fractura, es posible que el niño deba asistir a consultas de seguimiento hasta que los huesos terminen de crecer.

Preparación antes de la cita

Si tu hijo tiene lesiones, es posible que te dirijas directamente a una sala de urgencias o a una clínica de atención inmediata. Según la gravedad de la fractura, el primer médico que examina al niño podría recomendar realizar una consulta con un cirujano ortopédico pediátrico.

Qué puedes hacer

Para prepararte para tu consulta con el médico, tal vez desees escribir una lista que incluya:

  • Los síntomas del niño
  • Cómo se produjo la lesión
  • La información clave de la salud del niño, incluidos otros problemas médicos y los nombres de todos los medicamentos y vitaminas que toma.
  • Los deportes o actividades recreacionales que el niño practica regularmente
  • Preguntas que desees hacerle al médico

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cómo ocurrió la lesión?
  • ¿Dónde es el dolor?
  • ¿Qué intensidad tiene el dolor?
  • ¿Hay algo que ayude a aliviar el dolor?
  • ¿Había aparecido algún dolor en la zona afectada antes de la lesión, por ejemplo, al hacer un deporte o una actividad recreativa?
  • ¿Qué te preocupa acerca de que el niño vuelva a practicar un deporte o a jugar?
  • ¿Ha habido alguna fractura anterior?

Last Updated Mar 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use