Fracturas por sobrecarga

Perspectiva general

Las fracturas por sobrecarga son pequeñas grietas en un hueso. Son causadas por la fuerza repetitiva, a menudo por el uso excesivo, como saltar repetidamente de un lado a otro o correr largas distancias. Las fracturas por sobrecarga también se pueden desarrollar por el uso normal de un hueso debilitado por una afección como la osteoporosis.

Las fracturas por sobrecarga son más comunes en los huesos que soportan el peso de la parte inferior de la pierna y el pie. Los atletas de pista y los reclutas militares que transportan paquetes pesados largas distancias corren el mayor riesgo, pero cualquier persona puede sufrir una fractura por sobrecarga. Si comienzas un nuevo programa de ejercicios, por ejemplo, podrías desarrollar fracturas por sobrecarga si lo haces en exceso y demasiado pronto.

Fractura por estrés

Las fracturas por estrés son pequeñas grietas en un hueso, más comúnmente, en los huesos de la parte inferior de la pierna y pie que soportan peso.

Síntomas

Es posible que al principio apenas notes el dolor asociado con una fractura por sobrecarga, pero este tiende a empeorar con el tiempo. La sensibilidad generalmente comienza en un punto específico y disminuye durante el reposo. Es posible que tengas hinchazón alrededor del área dolorosa.

Cuándo debes consultar con un médico

Ponte en contacto con el médico si tu dolor se vuelve intenso o si sientes dolor incluso cuando estás en reposo o por la noche.

Causas

Las fracturas por sobrecarga suelen ser consecuencia del aumento de la cantidad o la intensidad de una actividad demasiado rápido.

Los huesos se adaptan gradualmente a cargas de mayor peso a través de la remodelación, un proceso normal que se acelera cuando la carga sobre los huesos aumenta. Durante la remodelación, el tejido óseo se destruye (reabsorción) y luego vuelve a formarse.

Los huesos que se someten a fuerzas a las que no están acostumbrados sin el suficiente tiempo para la recuperación reabsorben células más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlas, lo que te hace más propenso a fracturas por sobrecarga.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir fracturas por sobrecarga incluyen lo siguiente:

  • Determinados deportes. Las fracturas por sobrecarga son más comunes en personas que practican deportes de alto impacto, como atletismo, baloncesto, tenis, danza o gimnasia.
  • Aumento de la actividad. Las fracturas por sobrecarga se producen a menudo en personas que cambian repentinamente de un estilo de vida sedentario a un régimen de entrenamiento activo o que aumentan rápidamente la intensidad, la duración o la frecuencia de las sesiones de entrenamiento.
  • Sexo. Las mujeres, especialmente aquellas que tienen períodos menstruales anormales o ausentes, están en mayor riesgo de desarrollar fracturas por sobrecarga.
  • Problemas en los pies. Las personas que tienen pies planos o arcos altos y rígidos son más propensas a desarrollar fracturas por sobrecarga. El calzado desgastado contribuye al problema.
  • Huesos debilitados. Las afecciones como la osteoporosis pueden debilitar tus huesos y facilitar la aparición de fracturas por sobrecarga.
  • Fracturas por sobrecarga previas. El hecho de haber tenido una o más fracturas por sobrecarga te pone en mayor riesgo de tener más.
  • Falta de nutrientes. Los trastornos alimentarios y la falta de vitamina D y calcio pueden hacer que los huesos sean más propensos a desarrollar fracturas por sobrecarga.

Complicaciones

Algunas fracturas por sobrecarga no se recuperan adecuadamente, lo que puede causar problemas crónicos. Si no se atienden las causas de fondo, puedes estar en mayor riesgo de sufrir fracturas por sobrecarga adicionales.

Prevención

Unos pasos sencillos pueden ayudarte a prevenir las fracturas por sobrecarga.

  • Haz los cambios lentamente. Comienza cualquier programa de ejercicio nuevo lentamente y progresa gradualmente. Evita aumentar la cantidad de ejercicio en más de un 10 % a la semana.
  • Usa calzado adecuado. Asegúrate de que el calzado te quede bien y sea apropiado para la actividad. Si tienes pies planos, pregúntale a tu médico acerca de los soportes para el arco del calzado.
  • Haz entrenamientos cruzados. Agrega actividades de bajo impacto a tu régimen de ejercicios para evitar el estrés repetitivo en una parte particular de tu cuerpo.
  • Obtén una nutrición adecuada. Para mantener los huesos fuertes, asegúrate de que tu dieta incluya suficiente calcio, vitamina D y otros nutrientes.

Diagnóstico

Los médicos a veces pueden diagnosticar una fractura por sobrecarga a partir de una historia clínica y un examen físico, pero con frecuencia se necesitan pruebas por imágenes.

  • Radiografías. Las fracturas por sobrecarga a menudo no se pueden ver en las radiografías habituales que se toman poco después de que comienza el dolor. Puede tomar varias semanas, y a veces más de un mes, que en las radiografías se pueda ver evidencia de fracturas por sobrecarga.
  • Gammagrafía ósea. Unas horas antes de una gammagrafía ósea, recibirás una pequeña dosis de material radioactivo a través de una vía intravenosa. La sustancia radioactiva es absorbida en gran medida por las áreas donde se están reparando los huesos y aparece en la imagen de exploración como un punto blanco brillante. Sin embargo, muchos tipos de problemas óseos se parecen en las gammagrafías óseas, por lo que la prueba no es específica para las fracturas por sobrecarga.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para crear imágenes pormenorizadas de los huesos y los tejidos blandos. Una resonancia magnética se considera la mejor manera de diagnosticar las fracturas por sobrecarga. Puede visualizar lesiones por sobrecarga de menor grado (reacciones a la sobrecarga) antes de que una radiografía muestre cambios. Este tipo de prueba también es más capaz de distinguir mejor entre fracturas por sobrecarga y lesiones de tejidos blandos.

Tratamiento

Para reducir la carga de soporte de peso del hueso hasta que se produzca la cicatrización, es posible que necesites usar una bota o un dispositivo ortopédico para caminar, o usar muletas.

Aunque es inusual, la cirugía a veces es necesaria para asegurar la curación completa de algunos tipos de fracturas por sobrecarga, especialmente aquellas que ocurren en áreas con un suministro sanguíneo deficiente. La cirugía también puede ser una opción para ayudar a sanar a los atletas de élite que desean regresar a su deporte más rápidamente o a los trabajadores cuya labor implica el sitio de la fractura por sobrecarga.

Estilo de vida y remedios caseros

Es importante darle tiempo al hueso para que sane. Esto puede tomar varios meses o incluso más tiempo. Mientras tanto, debes hacer lo siguiente:

  • Descansa. Evita forzar la extremidad afectada según las indicaciones del médico hasta que puedas soportar un peso normal.
  • Aplícate hielo. Para reducir la hinchazón y aliviar el dolor, el médico podría recomendar aplicar compresas de hielo en el área lesionada según sea necesario: 15 minutos cada tres horas.
  • Reanuda la actividad lentamente. Cuando el médico te dé el visto bueno, pasa lentamente de las actividades sin soporte de peso, como la natación, a las actividades habituales. Vuelve a correr o a realizar otras actividades de alto impacto gradualmente, aumentando el tiempo y la distancia lentamente.

Preparación antes de la cita

Es probable que empieces por consultar con el médico de atención primaria. Si eres un atleta de competición, puedes ir directamente a un especialista en problemas musculoesqueléticos.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal clave, incluso el nivel y el tipo de actividad física que realizas y si has aumentado tu entrenamiento recientemente
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico sobre las fracturas por sobrecarga:

  • ¿Cuál es la causa probable de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Necesito detener mi actividad? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Debería consultar con un especialista?

No dudes en hacer otras preguntas.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use