Frenillo corto (anquiloglosia)

Perspectiva general

La lengua anclada (anquiloglosia) es un trastorno presente en el nacimiento que restringe el rango de movimiento de la lengua.

En la anquiloglosia, una banda inusualmente corta, gruesa o densa de tejido (frenillo lingual) une la parte inferior de la punta de la lengua a la base de la boca, por lo que podría interferir en la lactancia materna. Una persona con lengua anclada podría tener dificultad para sacar la lengua. La lengua anclada también puede afectar la forma en que un niño come, habla y traga.

En ocasiones, la lengua anclada no causa problemas. Algunos casos pueden requerir corrección mediante un procedimiento quirúrgico simple.

Una lengua anclada y liberación del frenillo lingual

La lengua anclada (anquiloglosia) es un trastorno en la cual una banda de tejido corto, grueso o tenso de manera inusual (frenillo lingual) pega la parte de abajo de la punta de la lengua a la base de la boca. Si es necesario, la lengua anclada se puede tratar con un corte quirúrgico para liberar el frenillo (frenotomía). Si se necesita una reparación adicional o si el frenillo es demasiado grueso para una frenotomía, otra opción puede ser un procedimiento más extensivo denominado frenuloplastia.

Síntomas

Los signos y síntomas de la lengua anclada incluyen los siguientes:

  • Dificultad para levantar la lengua hasta los dientes superiores o moverla de un lado a otro
  • Problemas para sacar la lengua más allá de los dientes anteriores inferiores
  • Una lengua que, cuando se saca, muestra una hendidura o tiene forma de corazón

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico en los siguientes casos:

  • Si tu bebé tiene signos de frenillo corto que causan problemas, por ejemplo, al momento de amamantar
  • Si un patólogo del habla y del lenguaje cree que el habla de tu hijo se ve afectada por el frenillo corto
  • Si el niño ya mayor se queja acerca de problemas que interfieren con su alimentación, habla o alcance de las muelas
  • Si te molestan tus propios síntomas de frenillo corto

Causas

Por lo general, el frenillo de la lengua se separa antes del nacimiento para que la lengua tenga un rango de movimiento libre. Cuando el frenillo es corto, el frenillo de la lengua permanece adherido al fondo de la lengua. Se desconoce en gran medida el motivo de esto, aunque en algunos casos se ha asociado el frenillo corto con algunos factores genéticos.

Factores de riesgo

Aunque la anquiloglosia puede afectar a cualquier persona, es más frecuente en los niños que en las niñas. En algunos casos, la anquiloglosia es hereditaria.

Complicaciones

La lengua anclada puede afectar el desarrollo bucal del bebé, además de la manera en que come, habla y traga.

Por ejemplo, la lengua anclada puede producir lo siguiente:

  • Problemas para mamar. Al mamar, el bebé debe mantener la lengua sobre la encía inferior mientras succiona. Si no puede mover la lengua ni mantenerla en la posición correcta, el bebé podría masticar en lugar de succionar el pezón. Esto puede causar dolor significativo en el pezón e interferir en la capacidad del bebé de obtener leche materna. En última instancia, la lactancia deficiente puede provocar una alimentación inadecuada y falta de crecimiento.
  • Dificultades del habla. La lengua anclada puede interferir en la capacidad de emitir determinados sonidos, como "t", "d", "z", "s", "th", "r" y "l".
  • Mala higiene bucal. En el caso de los niños mayores o los adultos, la lengua anclada puede hacer que resulte difícil quitar los restos de alimentos de los dientes. Esto puede contribuir a la aparición de caries y a la inflamación de las encías (gingivitis). La lengua anclada también puede causar la formación de una brecha o espacio entre los dientes delanteros inferiores.
  • Dificultades con otras actividades orales. La lengua anclada puede interferir en actividades como lamer un cono de helado, lamerse los labios, besar o tocar un instrumento de viento.

Diagnóstico

Habitualmente, la anquiloglosia se diagnostica durante una exploración física. En el caso de bebés, el médico puede usar una herramienta de detección para calificar diversos aspectos de la apariencia de la lengua y su capacidad de movimiento.

Tratamiento

El tratamiento para la lengua anclada es controvertido. Algunos médicos y asesores en lactancia materna recomiendan corregirla de inmediato, incluso antes de que le den el alta del hospital al recién nacido. Otros prefieren adoptar un enfoque expectante.

Es posible que el frenillo lingual se distienda con el tiempo, lo que resolvería la lengua anclada. En otros casos, la lengua anclada persiste sin causar problemas. En algunos casos, realizar una consulta con un asesor en lactancia puede ayudar con la lactancia, y la terapia del habla con un patólogo del habla y del lenguaje puede ayudar a mejorar los sonidos del lenguaje.

El tratamiento quirúrgico contra la lengua anclada puede hacerse a bebés, niños o adultos si esta causa problemas. Los procedimientos quirúrgicos incluyen la frenotomía o la frenuloplastia.

Frenotomía

Un procedimiento quirúrgico simple llamado “frenotomía” puede realizarse con o sin anestesia en la sala de recién nacidos del hospital o en el consultorio del médico.

El médico examina el frenillo lingual y luego utiliza tijeras esterilizadas para cortar y liberar el frenillo. El procedimiento es rápido y las molestias son mínimas, ya que hay pocas terminaciones nerviosas o vasos sanguíneos en el frenillo lingual.

Si se presenta sangrado, es probable que solo se trate de una o dos gotas de sangre. Tras el procedimiento, puede amamantarse al bebé de inmediato.

Las complicaciones de la frenotomía son poco frecuentes, pero podrían comprender sangrado o infección, o daño a la lengua o a las glándulas salivales. También es posible que se formen cicatrices o el frenillo se vuelva a unir a la base de la lengua.

Frenuloplastia

Es posible que se recomiende un procedimiento más exhaustivo conocido como “frenuloplastia” si se necesita una reparación adicional o si el frenillo lingual es demasiado grueso para realizar una frenotomía.

La frenuloplastia se realiza bajo anestesia general con instrumentos quirúrgicos. Después de que se libera el frenillo, la herida se cierra, por lo general, con suturas que se absorben solas a medida que la lengua sana.

Las posibles complicaciones de la frenuloplastia son similares a las de la frenotomía y son poco frecuentes: sangrado o infección, o daño a la lengua o a las glándulas salivales. Es posible que se formen cicatrices debido a la naturaleza más dimensionada del procedimiento, como también podría haber reacciones a la anestesia.

Después de la frenuloplastia, se podrían recomendar ejercicios para la lengua a fin de mejorar su movimiento y reducir las posibilidades de que se formen cicatrices.

Una lengua anclada y liberación del frenillo lingual

La lengua anclada (anquiloglosia) es un trastorno en la cual una banda de tejido corto, grueso o tenso de manera inusual (frenillo lingual) pega la parte de abajo de la punta de la lengua a la base de la boca. Si es necesario, la lengua anclada se puede tratar con un corte quirúrgico para liberar el frenillo (frenotomía). Si se necesita una reparación adicional o si el frenillo es demasiado grueso para una frenotomía, otra opción puede ser un procedimiento más extensivo denominado frenuloplastia.

Preparación antes de la cita

A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Lo que puedes hacer

Prepara una lista de preguntas con anticipación, como las siguientes:

  • ¿Qué tan grave es la anquiloglosia?
  • ¿Se necesita tratamiento?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
  • ¿Debo considerar corrección quirúrgica?
  • ¿Qué implica una corrección quirúrgica? ¿Cuáles son los riesgos?
  • ¿Se necesita anestesia?
  • ¿La corrección quirúrgica mejorará la capacidad de mi hijo de incorporar más leche durante la lactancia?
  • ¿El procedimiento puede hacerse en el consultorio o en la sala de maternidad?
  • ¿Debo consultar con un otorrinolaringólogo u otro especialista?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Por ejemplo:

  • Si el bebé tiene frenillo corto ¿tienes problemas para darle de mamar?
  • Si el niño mayor tiene frenillo corto ¿tiene problemas para hacer ciertos sonidos o para cuidarse los dientes?
  • ¿Se está formando una grieta entre los dos dientes frontales de abajo de tu hijo?
  • Si tienes el frenillo corto ¿te preocupas sobre ciertas actividades que no puedes hacer a causa del movimiento limitado de la lengua?

Preparar y anticipar las preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use