Galactorrea

Perspectiva general

La galactorrea es una secreción de leche por el pezón que no está relacionada con la producción normal de leche para la lactancia. La galactorrea por sí sola no es una enfermedad, pero puede ser un signo de un problema no diagnosticado. Generalmente, se produce en mujeres, incluso en aquellas que nunca han tenido hijos o después de la menopausia. Pero la galactorrea se puede producir en hombres e incluso en bebés.

La estimulación excesiva de las mamas, los efectos secundarios de los medicamentos o los trastornos de la hipófisis pueden todos ellos contribuir a la aparición de galactorrea. Por lo general, la galactorrea se genera por mayores niveles de prolactina, la hormona que estimula la producción de leche.

A veces, no se puede determinar la causa de la galactorrea. Es posible que el trastorno se resuelva por sí solo.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas que se asocian con la galactorrea son:

  • Secreción de leche persistente o intermitente por el pezón
  • Secreción por el pezón con múltiples conductos galactóforos afectados
  • Secreción por el pezón causada manualmente o que se fuga de manera espontánea
  • Una o ambas mamas afectadas
  • Períodos menstruales irregulares o que no se presentan
  • Dolores de cabeza o problemas de visión

Cuándo consultar al médico

Si tienes una secreción de leche por el pezón persistente y espontánea de una de tus mamas o de ambas y no estás embarazada ni amamantando, pide una consulta para visitar a tu médico.

Si la estimulación de las mamas, como la manipulación excesiva de los pezones durante las relaciones sexuales, causa la secreción de múltiples conductos, no tienes de qué preocuparte. La secreción probablemente no indique nada fuera de lo normal y esta secreción a menudo se resuelve por sí sola. Si tienes una secreción persistente que no desaparece, pide una consulta con tu médico para que la examine.

La secreción por el pezón que no sea de leche, en especial una secreción espontánea con sangre, amarilla o transparente que proviene de un conducto o que está asociada con un nódulo que puedas sentir, requiere de una atención médica inmediata, ya que puede ser un signo de cáncer de mama no diagnosticado.

Causas

La galactorrea, generalmente, se produce por tener demasiada prolactina, que es la hormona responsable de la producción de leche cuando tienes un bebé. La prolactina es producida por la hipófisis, una glándula con forma de frijol que está en la base del cerebro y que segrega y regula varias hormonas.

Las posibles causas de la galactorrea son:

  • Medicamentos, como ciertos sedantes, antidepresivos, antipsicóticos y medicamentos para la presión arterial alta
  • Consumo de opioides
  • Suplementos de hierbas, como hinojo, anís o semilla de fenogreco
  • Píldoras anticonceptivas
  • Tumor hipofisario no canceroso (prolactinoma) u otro trastorno de la hipófisis
  • Baja actividad de la tiroides (hipotiroidismo)
  • Enfermedad renal crónica
  • Estimulación excesiva de las mamas, que puede estar relacionada con la actividad sexual, con los autoexámenes de mamas frecuentes que incluyen manipulación de los pezones o con la fricción prolongada con la ropa
  • Lesión a los nervios de la pared torácica por una cirugía, quemaduras u otras lesiones en el tórax
  • Cirugía, lesión o tumores de la médula espinal
  • Estrés

Galactorrea idiopática

A veces, los médicos no pueden encontrar la causa de la galactorrea. Cuando esto sucede, se llama «galactorrea idiopática», y suele referirse al tejido mamario que es particularmente sensible a la prolactina, la hormona de la sangre encargada de producir la leche. Si te ha aumentado la sensibilidad a la prolactina, incluso los niveles normales de prolactina pueden provocarte galactorrea.

Galactorrea en los hombres

En los hombres, la galactorrea puede estar relacionada con la falta de testosterona (hipogonadismo masculino) y generalmente se produce con el agrandamiento o la sensibilidad de las mamas (ginecomastia). La disfunción eréctil y la falta de deseo sexual también están relacionadas con la falta de testosterona.

Galactorrea en los recién nacidos

A veces la galactorrea se produce en los recién nacidos. Los altos niveles de estrógeno materno atraviesan la placenta hasta llegar a la sangre del bebé. Esto puede provocar el agrandamiento del tejido mamario del bebé, lo que puede estar relacionado con una secreción de leche por el pezón. Esta secreción lechosa es temporaria y se resuelve por sí sola. Si la secreción es persistente, el recién nacido debe ser evaluado por un médico.

Glándula hipófisis y el hipotálamo

La hipófisis y el hipotálamo están dentro del cerebro y controlan la producción de hormonas.

Diagnóstico

Encontrar la causa de fondo de la galactorrea puede ser una tarea compleja porque existen muchas posibilidades.

El análisis puede comprender:

  • Una exploración física, durante la cual el médico puede intentar extraer un poco de fluido del pezón examinando suavemente la zona alrededor del pezón. El médico también puede examinar si existen nódulos mamarios u otras zonas sospechosas con tejido mamario engrosado.
  • Análisis del fluido secretado por el pezón, para ver si existen gotas de grasa en el fluido, que puede ayudar a confirmar el diagnóstico de la galactorrea.
  • Un análisis de sangre, para verificar el nivel de prolactina en el organismo. Si el nivel de prolactina es elevado, el médico probablemente también controle el nivel de la hormona estimulante de la tiroides.
  • Un análisis de embarazo, para descartar el embarazo como una causa posible de la secreción por el pezón.
  • Mamografía, ecografía o ambas, para obtener imágenes del tejido mamario si el médico encuentra un nódulo u observa otro cambio sospechoso en la mama o en el pezón durante la exploración física.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM) del cerebro, para verificar si hay un tumor u otra anormalidad de la hipófisis si el análisis de sangre revela un nivel elevado de prolactina.

Si el médico sospecha que un medicamento que estás tomando puede ser la causa de la galactorrea, puede indicarte que suspendas el medicamento por un breve periodo para evaluar esta causa posible.

Tratamiento

Cuando es necesario, el tratamiento de la galactorrea se focaliza en resolver la causa oculta.

A veces, los médicos no pueden determinar una causa exacta de la galactorrea. De todas formas, el médico podría recomendarte un tratamiento si tienes molestias o secreción persistente por el pezón. Un medicamento que bloquea los efectos de la prolactina o reduce el nivel de prolactina de tu cuerpo podría ayudar a eliminar la galactorrea.

Causa oculta Posible tratamiento
Toma de medicamentos Suspende la toma de medicamentos, cambia la dosis o reemplázalo por otro medicamento. Cambia de medicamento solo si tu médico está de acuerdo en que es correcto hacerlo.
Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) Toma un medicamento, como levotiroxina (Levothroid, Synthroid, otros), para contrarrestar la producción insuficiente de hormonas de la glándula tiroides (terapia de reemplazo de tiroides).
Tumor hipofisario (prolactinoma) Toma un medicamento para reducir el tumor o realízate una cirugía para extraerlo.
Causa desconocida Prueba un medicamento, como la bromocriptina (Cycloset) o la cabergolina, para reducir el nivel de prolactina y minimizar o detener la secreción lechosa del pezón. Los efectos secundarios de estos medicamentos, por lo general, son las náuseas, los mareos y el dolor de cabeza.

Estilo de vida y remedios caseros

Por lo general, la secreción lechosa relacionada con la galactorrea idiopática desaparece por sí sola, particularmente, si puedes evitar la estimulación de las mamas o los medicamentos que se sabe que provocan la secreción por el pezón.

Para disminuir la estimulación de las mamas:

  • No sobreestimules los pezones durante la actividad sexual
  • Evita apretar, pellizcar o manipular tus pezones de alguna otra manera
  • Usa ropa que reduzca al mínimo la fricción entre el tejido y los pezones

Preparación antes de la cita

Probablemente, consultes en primer lugar con tu médico de cabecera o con el ginecólogo. Sin embargo, es posible que te deriven a un especialista en mamas.

Qué puedes hacer

Para prepararte para la consulta:

  • Anota todos los síntomas, incluso los que parecen no estar relacionados con el motivo por el que programaste la consulta.
  • Revisa tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas.
  • Anota las preguntas que quieras hacer, señalando en cuáles es más importantes recibir una respuesta.

Para la galactorrea, las posibles preguntas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué tipo de pruebas podría necesitar?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • ¿Existe algún equivalente genérico del medicamento que me recetas?
  • ¿Existe algún remedio casero que podría probar?

Qué esperar del médico

El médico te puede realizar preguntas como las siguientes:

  • ¿De qué color es la secreción por el pezón?
  • ¿La secreción por el pezón ocurre en una mama o en ambas?
  • ¿Tienes otros signos y síntomas en las mamas, tales como un bulto o una zona de engrosamiento?
  • ¿Tienes dolor en las mamas?
  • ¿Con qué frecuencia te realizas autoexámenes de mamas?
  • ¿Has notado algún cambio en las mamas?
  • ¿Estás embarazada o amamantando?
  • ¿Todavía tienes períodos menstruales regulares?
  • ¿Tienes problemas para quedar embarazada?
  • ¿Qué medicamentos tomas?
  • ¿Tienes dolores de cabeza o problemas de visión?

Qué puedes hacer mientras tanto

Hasta tu consulta, sigue estas sugerencias para enfrentar la secreción no deseada de los pezones:

  • Evita la estimulación de las mamas para reducir o suspender la secreción de los pezones. Por ejemplo, evita estimular los pezones durante la actividad sexual. No uses ropa que cause mucha fricción sobre los pezones.
  • Usa protectores mamarios para evitar la secreción de los pezones y evitar que filtren a través de la ropa.

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use