Ganglión

Perspectiva general

Los quistes ganglionares son bultos no cancerosos (benignos) que con frecuencia se forman a lo largo de los tendones o de las articulaciones de las muñecas o de las manos. También pueden aparecer en los tobillos y en los pies. Por lo general, los quistes ganglionares son redondos u ovalados y están llenos de un líquido gelatinoso.

Los quistes ganglionares pequeños pueden tener el tamaño de un guisante, pero los más grandes pueden llegar a medir 1 pulgada (2,5 centímetros) de diámetro. Los quistes ganglionares pueden ser dolorosos si comprimen un nervio cercano. Su ubicación a veces puede afectar el movimiento articular.

Si un quiste ganglionar te causa problemas, el médico puede sugerir drenarlo con una aguja. Otra opción consiste en extirpar el quiste mediante cirugía. Pero si no tienes síntomas, no es necesario ningún tratamiento. En muchos casos, los quistes desaparecen por sí solos.

Quiste ganglionar

Los quistes ganglionares son bultos que se suelen desarrollar en la muñeca. Por lo general son redondos u ovalados y están llenos de un fluido similar a una gelatina.

Síntomas

Los bultos asociados con los quistes ganglionares pueden caracterizarse por lo siguiente:

  • Ubicación. Los quistes ganglionares con frecuencia se forman a lo largo de los tendones o de las articulaciones de las muñecas o de las manos. Después de las muñecas y las manos, los lugares más frecuentes son los tobillos y los pies. Estos quistes también pueden aparecer cerca de otras articulaciones.
  • Forma y tamaño. Los quistes ganglionares son redondos u ovalados y por lo general miden menos de 1 pulgada (2,5 centímetros) de diámetro. Algunos son tan pequeños que no pueden palparse. El tamaño de un quiste puede variar, a menudo se agranda cuando usas la articulación afectada para movimientos repetidos.
  • Dolor. Por lo general, los quistes ganglionares son indoloros. Pero si un quiste comprime un nervio, incluso si es demasiado pequeño para formar un bulto perceptible, puede causar dolor, hormigueo, entumecimiento o debilidad muscular.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con el médico si tienes un bulto perceptible o si sientes dolor en la muñeca, en la mano, en el tobillo o en el pie. El médico puede diagnosticarte y determinar si necesitas tratamiento.

Causas

No se sabe exactamente por qué aparecen los quistes ganglionares. Estos quistes se forman a partir de una articulación o del revestimiento de un tendón y parecen un pequeño globo de agua con un tallo. Se cree que se producen cuando el tejido que rodea una articulación o un tendón se sale fuera de lugar. Dentro del quiste hay un líquido lubricante espeso similar al que se encuentra en las articulaciones o alrededor de los tendones.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer quistes ganglionares son los siguientes:

  • El sexo y la edad. Los quistes ganglionares pueden desarrollarse en cualquier persona, pero ocurren con mayor frecuencia en mujeres entre 20 y 40 años.
  • Osteoartritis. Las personas que tienen artritis por desgaste en las articulaciones de los dedos más cercanas a las uñas tienen un mayor riesgo de desarrollar quistes ganglionares cerca de esas articulaciones.
  • Lesión de articulaciones o tendones. Las articulaciones o los tendones que se lesionaron en el pasado son más propensos a desarrollar quistes ganglionares.

Diagnóstico

Durante el examen físico, es posible que el médico aplique presión en el quiste para evaluar si sientes dolor con la palpación o molestia. Puede iluminar en quiste con una luz para determinar si es una masa sólida o llena de líquido.

También podría recomendar que te realices pruebas de diagnóstico por imágenes, tales como radiografías, ecografías o resonancias magnéticas (RM), para descartar otras enfermedades, tales como artritis o un tumor. Las RM y las ecografías también pueden encontrar quistes escondidos (ocultos).

Un diagnóstico de ganglión puede confirmarse mediante aspiración, un proceso en el cual el médico utiliza una aguja y una jeringa para extraer (aspirar) el líquido del quiste. El líquido de un ganglión es espeso y transparente o translúcido.

Tratamiento

Los quistes ganglionares (gangliones) no suelen ser dolorosos y no requieren tratamiento. El médico puede sugerir un enfoque de observar y esperar. Si el quiste es doloroso o afecta el movimiento de las articulaciones, el médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Inmovilización. Debido a que la actividad puede causar el agrandamiento del quiste, puede ser útil inmovilizar temporalmente el área con un dispositivo de inmovilización o férula. A medida que el quiste se reduce, puede dejar de comprimir los nervios, lo que alivia el dolor. Evita usar el dispositivo de inmovilización o férula por mucho tiempo, ya que puede causar el debilitamiento de los músculos cercanos.
  • Aspiración. En este procedimiento, el médico usa una aguja para drenar el líquido del quiste. El quiste puede volver a aparecer.
  • Cirugía. Esta puede ser una opción si otros enfoques no funcionaron. Durante este procedimiento, el médico extirpa el quiste y el tallo que lo une a la articulación o al tendón. Rara vez, la cirugía puede dañar los nervios, los vasos sanguíneos o los tendones circundantes. Y el quiste puede volver a aparecer, incluso después de la cirugía.

Estilo de vida y remedios caseros

Para aliviar el dolor, toma un analgésico de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve). En algunos casos, modificar el calzado o la forma de atar los cordones puede aliviar el dolor asociado con los gangliones en los tobillos o los pies.

Lo que no se debe hacer

Un viejo remedio casero para el ganglión consistía en golpear el quiste con un objeto pesado. Esta solución no es buena, porque la fuerza del golpe puede dañar las estructuras circundantes de la mano o el pie. Tampoco debes tratar de pinchar el quiste con una aguja para que “reviente”. Esto probablemente no sea eficaz y puede causar una infección.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar a tu médico de atención primaria. El médico puede derivarte a un cirujano especializado en manos.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, tal vez quieras escribir las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto hace que tienes el bulto? ¿Aparece y desaparece?
  • ¿Alguna vez te lesionaste la articulación más cercana al bulto?
  • ¿Tienes artritis?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas regularmente?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Sientes dolor o sensibilidad?
  • ¿Esto interfiere en tu capacidad de usar la articulación?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore tus síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore tus síntomas?

Last Updated Jan 9, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use