Ganglios linfáticos inflamados

Perspectiva general

Los ganglios linfáticos inflamados generalmente ocurren como resultado de una infección por bacterias o virus. En raras ocasiones, los ganglios linfáticos inflamados son causados por el cáncer.

Tus ganglios linfáticos, también llamados glándulas linfáticas, juegan un papel vital en la capacidad de tu cuerpo para combatir las infecciones. Funcionan como filtros puesto que atrapan virus, bacterias y otras causas de enfermedades antes de que puedan infectar otras partes del cuerpo. Las áreas comunes en las que podrías notar inflamación de los ganglios linfáticos incluyen el cuello, debajo de la barbilla, en las axilas y en la ingle.

En algunos casos, el paso del tiempo y las compresas calientes pueden ser todo lo que necesitas para tratar los ganglios linfáticos inflamados. Si una infección causa inflamación de los ganglios linfáticos, el tratamiento depende de la causa.

Inflamación de ganglios linfáticos

Uno de los lugares más comunes donde encontrar ganglios linfáticos hinchados es el cuello. En el diagrama se muestran tres ganglios linfáticos hinchados debajo de la mandíbula inferior.

Síntomas

Tu sistema linfático es una red de órganos, vasos y ganglios linfáticos situados en todo el cuerpo. Muchos ganglios linfáticos están localizados en la región de la cabeza y el cuello. Los ganglios linfáticos que se hinchan con frecuencia están en esta área, así como en las axilas y en el área de la ingle.

Los ganglios linfáticos inflamados son un signo de que algo está mal en algún lugar del cuerpo. Cuando tus ganglios linfáticos se hinchen por primera vez, es posible que notes lo siguiente:

  • Sensibilidad y dolor en los ganglios linfáticos
  • Hinchazón que puede ser del tamaño de un guisante o un frijol, o incluso mayor en los ganglios linfáticos

Dependiendo de la causa de inflamación de los ganglios linfáticos, se pueden presentar otros signos y síntomas:

  • Secreción nasal, dolor de garganta, fiebre y otras indicaciones de una infección de las vías respiratorias superiores
  • Hinchazón general de los ganglios linfáticos en todo el cuerpo. Cuando esto ocurre, puede indicar una infección, como el VIH o la mononucleosis, o un trastorno del sistema inmunitario, como el lupus o la artritis reumatoide
  • Ganglios duros, fijos y de crecimiento rápido, lo que indica un posible cáncer o linfoma
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos

Cuándo debes consultar con un médico

Algunos ganglios linfáticos inflamados vuelven a la normalidad cuando la afección de fondo, como una infección menor, mejora. Consulta a tu médico si estás preocupado o si tus ganglios linfáticos están inflamados:

  • Han aparecido sin razón aparente
  • Continúan aumentando de tamaño o han estado presentes durante dos a cuatro semanas
  • Se sienten duros o gomosos, o no se mueven cuando los empuja
  • Están acompañados de fiebre persistente, sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable

Busca atención médica inmediata si tienes dificultad para tragar o respirar.

Causas

Los ganglios linfáticos son grupos de células pequeños, redondos o en forma de poroto. Dentro de los ganglios linfáticos hay una combinación de diferentes tipos de células del sistema inmunitario. Estas células especializadas filtran el líquido linfático a medida que viaja por el cuerpo y lo protegen destruyendo a los invasores.

Los ganglios linfáticos se ubican en grupos, y cada grupo drena un área específica de tu cuerpo. Es más probable que notes una hinchazón en ciertas áreas, como en los ganglios linfáticos del cuello, debajo del mentón, en las axilas y en la ingle. El sitio de los ganglios linfáticos inflamados puede ayudar a identificar la causa de fondo.

La causa más común de inflamación de los ganglios linfáticos es una infección, particularmente una infección viral, como el resfrío común. Otras posibles causas de inflamación de los ganglios linfáticos incluyen las siguientes:

Infecciones comunes

  • Faringitis por estreptococos
  • Sarampión
  • Infecciones de oído
  • Infección de diente (absceso)
  • Mononucleosis
  • Infecciones de la piel o de heridas, como celulitis
  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): el virus que causa el SIDA

Infecciones poco comunes

  • Tuberculosis
  • Ciertas infecciones de transmisión sexual, como la sífilis
  • Toxoplasmosis: una infección parasitaria resultante del contacto con el excremento de un gato infectado o de comer carne mal cocida
  • Enfermedad por arañazo de gato: una infección bacteriana causada por el arañazo o la mordida de un gato

Trastornos del sistema inmunitario

  • Lupus: una enfermedad inflamatoria crónica que afecta las articulaciones, la piel, los riñones, las células sanguíneas, el corazón y los pulmones
  • Artritis reumatoide: una enfermedad inflamatoria crónica que afecta el tejido que recubre las articulaciones (sinovio)

Cánceres

  • Linfoma: cáncer que se origina en el sistema linfático
  • Leucemia: cáncer del tejido que forma la sangre del cuerpo, incluidos la médula ósea y el sistema linfático
  • Otros cánceres que se han propagado (metastatizado) a los ganglios linfáticos

Otras causas posibles pero poco frecuentes incluyen ciertos medicamentos, como el medicamento anticonvulsivo fenitoína (Dilantin) y los medicamentos preventivos de la malaria.

Sistema linfático

El sistema linfático del cuerpo forma parte del sistema inmunitario, que lo protege de infecciones y enfermedades. El sistema linfático comprende el bazo, el timo, los canales y los ganglios linfáticos, así como también las amígdalas y las adenoides.

Complicaciones

Si la infección es la causa de la inflamación de los ganglios linfáticos y no se trata, se puede formar un absceso. Los abscesos son acumulaciones localizadas de pus causadas por infecciones. El pus contiene líquido, glóbulos blancos, tejido muerto y bacterias u otros invasores. Un absceso puede requerir drenaje y tratamiento con antibióticos.

Diagnóstico

Para diagnosticar lo que podría estar causando la inflamación de tus ganglios linfáticos, el médico puede necesitar lo siguiente:

  • Tus antecedentes médicos. Tu médico querrá saber cuándo y cómo se presentaron tus ganglios linfáticos inflamados y si tienes otros signos o síntomas.
  • Una exploración física. Tu médico también querrá revisar los ganglios linfáticos cerca de la superficie de tu piel para ver si hay tamaño, sensibilidad, calor y textura. El sitio de tus ganglios linfáticos inflamados y tus otros signos y síntomas te ofrecerán pistas sobre la causa de fondo.
  • Análisis de sangre. Ciertos análisis de sangre pueden ayudar a confirmar o excluir cualquier afección de fondo sospechosa. Los análisis específicos dependerán de la causa sospechada, pero lo más probable es que incluyan un hemograma completo. Este análisis ayuda a evaluar tu salud en general y a detectar una variedad de trastornos, tales como infecciones y leucemia.
  • Estudios por imágenes. Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) del área afectada pueden ayudar a determinar fuentes potenciales de infección o encontrar tumores.
  • Biopsia de ganglios linfáticos. Tu médico puede hacer que te sometas a una biopsia para asegurar el diagnóstico. El médico extirpará una muestra de un ganglio linfático o incluso un ganglio linfático entero para su examen microscópico.

Tratamiento

Los ganglios linfáticos inflamados causados por un virus generalmente vuelven a la normalidad después de que la infección viral se resuelve. Los antibióticos no son útiles para tratar las infecciones virales. El tratamiento para los ganglios linfáticos inflamados por otras causas depende de la causa:

  • Infección. El tratamiento más común para la inflamación de los ganglios linfáticos causada por una infección bacteriana son los antibióticos. Si los ganglios linfáticos hinchados se deben a una infección por VIH, recibirás tratamiento específico para esa afección.
  • Trastorno inmunitario. Si la inflamación de los ganglios linfáticos es el resultado de ciertas afecciones, como lupus o artritis reumatoide, el tratamiento se dirige a la afección de fondo.
  • Cáncer. Los ganglios inflamados causados por el cáncer requieren tratamiento para el cáncer. Según el tipo de cáncer, el tratamiento puede incluir cirugía, radiación o quimioterapia.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tus ganglios linfáticos inflamados están sensibles o dolorosos, podrías aliviarte un poco haciendo lo siguiente:

  • Aplicar una compresa tibia. Aplica una compresa tibia y húmeda en el área afectada, como por ejemplo una toallita humedecida en agua caliente y escurrida.
  • Tomar un analgésico de venta libre. Puede ser aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin y otros), naproxeno (Aleve) o paracetamol (Tylenol y otros). Ten cuidado cuando administres aspirina a niños o adolescentes. Si bien la aspirina está aprobada para su uso en niños mayores de 2 años, los niños y adolescentes que se recuperan de una varicela o de alguna enfermedad de síntomas similares a la gripe, nunca deben tomar aspirina. Consulta con tu médico si tienes alguna inquietud.
  • Descansar mucho. El descanso siempre ayuda con la recuperación de una enfermedad no diagnosticada.

Preparación antes de la cita

Si tienes los ganglios linfáticos inflamados, es probable que primero consultes con el médico de familia. Cuando llames para concertar una cita, es posible que te digan que busques atención médica inmediata si experimentas síntomas graves, como dificultad para respirar o para tragar.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la cita. Cuando programes la cita, pregunta si debes hacer algo con anticipación.
  • Anota cualquier síntoma que hayas tenido y durante cuánto tiempo. Entre otros síntomas, tu médico querrá saber si has tenido síntomas similares a los de la gripe, como fiebre o dolor de garganta, y puede preguntarte si has notado cambios en el peso. Incluye en tu lista todos los síntomas, de leves a graves, que hayas notado desde que tus ganglios linfáticos comenzaron a hincharse.
  • Haz una lista de todas las exposiciones recientes a posibles fuentes de infección. Estas pueden incluir viajes al extranjero, caminatas en áreas donde se sabe que hay garrapatas, comer carne mal cocida, recibir un arañazo de un gato, o tener un comportamiento sexual de alto riesgo o tener relaciones sexuales con una nueva pareja.
  • Haz una lista con la información médica importante, incluso otras afecciones para las cuales recibes tratamiento y los nombres de los medicamentos que estés tomando. Incluye todos los medicamentos recetados y de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) que uses, así como todas las vitaminas y los suplementos.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico.

Para los ganglios linfáticos inflamados, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa de mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuándo comenzaré a sentirme mejor?
  • ¿Puedo contagiar a otras personas? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de infectar a otros?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra en el futuro?
  • Tengo estas otras afecciones de salud. ¿Necesito cambiar los tratamientos que he estado usando?
  • ¿Existe una alternativa genérica al medicamento que me está recetando?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuáles son tus síntomas?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Se han agrandado los ganglios linfáticos afectados con el tiempo?
  • ¿Son sensibles los ganglios linfáticos afectados?
  • ¿Has estado experimentando fiebre o sudores nocturnos?
  • ¿Has perdido peso sin intentarlo?
  • ¿Tienes dolor de garganta o dificultad para tragar?
  • ¿Has experimentado alguna dificultad para respirar?
  • ¿Han cambiado tus hábitos intestinales?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando actualmente?
  • ¿Has viajado recientemente a otro país o a regiones habitadas por garrapatas? ¿Se enfermó alguien que viajó contigo?
  • ¿Has estado expuesto recientemente a nuevos animales? ¿Fuiste mordido o arañado?
  • ¿Has tenido relaciones sexuales recientemente con una nueva pareja?
  • ¿Practicas el sexo seguro? ¿Lo has hecho desde que comenzaste a tener relaciones sexuales?
  • ¿Fumas? ¿Durante cuánto tiempo?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas tu cita, si tus nódulos hinchados te duelen, trata de aliviar tu incomodidad usando compresas tibias y un analgésico de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o acetaminofén (Tylenol, otros).

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use