Granuloma anular

Perspectiva general

El granuloma anular es una enfermedad de la piel que produce protuberancias (lesiones) abultadas rojizas o del color de la piel con forma de anillo. Las protuberancias suelen aparecer en las manos y los pies.

Lesiones menores de la piel y algunos medicamentos pueden desencadenar la afección. Diferentes tipos afectan a los adultos y a los niños.

Las lesiones suelen desaparecer solas en un lapso de dos años sin tratamiento. Pero si te molesta cómo se ve o cómo se siente tu piel, el médico puede recetarte medicamentos que acelerarán la desaparición de la afección.

Granuloma anular

El granuloma anular es una afección crónica de la piel que causa protuberancias (lesiones) rojizas o de color de piel en forma de anillo, generalmente en las manos y los pies.

Síntomas

Los signos y síntomas del granuloma anular pueden variar según la variedad:

  • Localizado. Este es el tipo más frecuente de granuloma anular. Los bordes de la protuberancia (lesión) son circulares o semicirculares, con un diámetro de hasta 2 pulgadas (5 centímetros). Las protuberancias rojizas o del color de la piel aparecen con mayor frecuencia en las manos, los pies, las muñecas y los tobillos de los adultos jóvenes.
  • Generalizado. Con menos frecuencia, los adultos experimentan este tipo, que causa protuberancias rojizas o del color de la piel, con picazón, en la mayor parte del cuerpo, incluido el torso, los brazos y las piernas.
  • Debajo de la piel. Un tipo que generalmente afecta a los niños pequeños se llama granuloma anular subcutáneo. Produce protuberancias pequeñas y firmes debajo de la piel, en lugar de una erupción cutánea. Las protuberancias se forman en las manos, las espinillas y el cuero cabelludo.

Cuándo debes consultar con un médico

Ponte en contacto con tu médico si tu piel desarrolla protuberancias rojas (lesiones) en forma de anillos y no desaparecen luego de algunas semanas.

Causas

No son claras las causas del granuloma anular. A veces se desencadena por:

  • Picaduras de animales o insectos
  • Infecciones, como la hepatitis
  • Pruebas cutáneas de tuberculina
  • Vacunas.
  • Sun exposure
  • Lesiones menores de la piel
  • Medicamentos

El granuloma anular no es contagioso.

Factores de riesgo

El granuloma anular ocasionalmente se asocia a la diabetes o a la enfermedad de la tiroides, con mayor frecuencia cuando las lesiones son numerosas o están extendidas. Con poca frecuencia, puede estar relacionado con el cáncer, especialmente en personas mayores cuyo granuloma anular es grave; no responde al tratamiento o regresa después del tratamiento del cáncer.

Diagnóstico

Tu doctor quizás diagnostique el granuloma anular al examinar la piel afectada. Quizás tome una pequeña muestra de piel (biopsia) para examinarla bajo el microscopio.

Tratamiento

No suele ser necesario ningún tratamiento para el granuloma anular. La mayoría de las protuberancias suelen desaparecer solas en unos meses, y rara vez duran más de dos años. Pero si te molesta cómo se ve o cómo se siente tu piel, pregúntale a tu médico acerca del tratamiento, que puede ayudar a que desaparezcan más rápido.

Algunas opciones de tratamiento son:

  • Cremas o ungüentos con corticoesteroides. Los productos de venta bajo receta pueden ayudar a mejorar el aspecto de las protuberancias y acelerar su desaparición. El médico puede indicarte que cubras la crema con vendas o con un parche adhesivo para aumentar la eficacia de este tratamiento.
  • Inyecciones de corticoesteroides. Si las lesiones de la piel no desaparecen con el tratamiento tópico, el médico puede sugerir una inyección de corticoesteroides. Es posible que sea necesario repetir las inyecciones cada seis a ocho semanas hasta que la afección desaparezca.
  • Congelación. La aplicación de nitrógeno líquido en el área afectada puede ayudar a eliminar las lesiones.
  • Fototerapia. A veces, es útil exponer las lesiones a ciertos tipos de luz, incluso láser.
  • Medicamentos orales. En casos graves, especialmente cuando las lesiones se han generalizado, el médico quizás recete medicamentos por vía oral, tales como antibióticos, antimaláricos o medicamentos usados para prevenir las reacciones del sistema inmunitario.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero veas a tu médico de familia. El médico puede derivarte a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo).

Qué puedes hacer

Antes de tu consulta, quizás quieras preparar una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Recientemente viajaste a una región nueva o pasaste una importante cantidad de tiempo en exteriores?
  • ¿Tienes mascotas o recientemente estuviste en contacto con animales nuevos?
  • ¿Algún familiar o amigo presenta síntomas similares?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas regularmente?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • When did your skin condition first appear?
  • Does your rash cause any discomfort? ¿Pica?
  • Have your symptoms become worse or stayed the same over time?
  • Have you been treating your skin condition with any medications or creams?
  • Does anything seem to improve — or worsen — your symptoms?
  • Do you have any other health conditions, such as diabetes or thyroid problems?

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use