Hemorragia subconjuntival (rotura de un vaso sanguíneo en el ojo)

Perspectiva general

Una hemorragia subconjuntival se produce cuando un pequeño vaso sanguíneo se rompe justo debajo de la superficie transparente del ojo (conjuntiva). La conjuntiva no puede absorber la sangre con rapidez, entonces, la sangre queda atrapada. Es posible que no te des cuenta de que tienes una hemorragia subconjuntival hasta que te mires en el espejo y notes que la parte blanca del ojo se ve de color rojo brillante.

Una hemorragia subconjuntival, generalmente, se presenta sin daños evidentes en el ojo. Un estornudo o tos fuertes pueden ocasionar la rotura de un vaso sanguíneo del ojo. No es necesario tratarlo. Es posible que los síntomas te preocupen. Sin embargo, una hemorragia subconjuntival, normalmente, es una enfermedad inofensiva que desaparece en, aproximadamente, dos semanas.

Síntomas

El signo más evidente de una hemorragia subconjuntival es una mancha de color rojo brillante en la parte blanca (esclerótica) del ojo.

A pesar de que el ojo luce ensangrentado, una hemorragia subconjuntival no ocasiona modificaciones en la vista, secreciones del ojo ni dolor. La única molestia que puedes sentir es una sensación rasposa en la superficie del ojo.

Cuándo consultar al médico

Si presentas hemorragias subconjuntivales recurrentes u otros sangrados, consulta con el médico.

Causas

No siempre se conoce la causa de una hemorragia subconjuntival. Las siguientes acciones pueden ocasionar la rotura de un vaso sanguíneo pequeño en el ojo:

  • Tos muy fuerte
  • Estornudos muy potentes
  • Tensión
  • Vómitos

En algunos casos, una hemorragia subconjuntival puede ser el resultado de una lesión ocular, como las siguientes:

  • Frotar el ojo bruscamente
  • Un traumatismo, como una lesión ocular ocasionada por un objeto extraño

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo para una hemorragia subconjuntival, se encuentran:

  • Diabetes
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Ciertos medicamentos anticoagulantes, como la warfarina (Coumadin, Jantoven) y las aspirinas
  • Trastornos de coagulación sanguínea

Complicaciones

Las complicaciones médicas de una hemorragia subconjuntival son poco frecuentes. Si la afección se debe a un traumatismo, es posible que el médico evalúe tu ojo para estar seguro de que no tienes otras complicaciones o lesiones oculares.

Prevención

Si se puede identificar claramente la causa del sangrado en el ojo, como un trastorno hemorrágico o un medicamento anticoagulante, consulta con el médico si puedes tomar algunas medidas para reducir el riesgo de que se produzca una hemorragia subconjuntival.

Si necesitas frotarte los ojos, hazlo suavemente. Frotarte los ojos demasiado fuerte puede causarte traumatismos menores en los ojos que pueden derivar en una hemorragia subconjuntival.

Diagnóstico

El médico o el oculista, generalmente, diagnosticarán una hemorragia subconjuntival al observar el ojo. Probablemente no necesites otras pruebas.

Si presentas hemorragias subconjuntivales recurrentes, el médico puede:

  • Hacerte preguntas sobre tu salud general y sobre los síntomas
  • Realizar un examen del ojo
  • Medir la presión arterial
  • Realizar un análisis de sangre de rutina para asegurarse de que no tengas un trastorno hemorrágico potencialmente grave

Tratamiento

Se recomienda el uso de gotas para los ojos, como lágrimas artificiales, para aliviar la sensación rasposa en el ojo. Más allá de eso, la sangre en el ojo se absorberá al cabo de una o dos semanas, y no será necesario un tratamiento.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero veas a tu médico de cabecera. En algunos casos, cuando llames para solicitar una consulta, pueden derivarte directamente a un oculista (oftalmólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes y las dosis.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico si tienes una hemorragia subconjuntival son:

  • ¿Cuál puede ser la causa del problema?
  • ¿Me sucederá nuevamente?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿Hay algún tratamiento para esta enfermedad?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Es necesario que me deriven a un especialista?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Recomiendas que visite algún sitio web relacionado con este problema?

No dudes en hacer otras preguntas que te surjan durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez el problema?
  • ¿Tienes algunos síntomas asociados a esto?

Last Updated Oct 26, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use