Hidrocele

Perspectiva general

Un hidrocele es un tipo de inflamación del escroto que ocurre cuando se acumula líquido en el recubrimiento delgado que rodea el testículo. El hidrocele es frecuente en los recién nacidos y suele desaparecer sin tratamiento al año de vida. Los niños mayores y los hombres adultos pueden manifestar un hidrocele debido a inflamación o lesión dentro del escroto.

Un hidrocele no es usualmente doloroso o dañino y puede que no necesite ningún tratamiento. Sin embargo, si tienes hinchazón en el escroto, visita a tu médico para descartar otras causas.

Síntomas

Muchas veces, la única indicación de un hidrocele es una hinchazón sin dolor en ambos testículos.

Los hombres adultos con hidrocele pueden sufrir molestias debido al peso del escroto hinchado. El dolor, por lo general, es más intenso al aumentar el tamaño de la inflación. En ocasiones, las partes hinchadas pueden no estar tan hinchadas por la mañana y agrandarse durante el día.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si tú o tu hijo tienen inflamación escrotal. Es importante descartar otras causas de la hinchazón que puedan requerir tratamiento. Por ejemplo, un hidrocele puede asociarse a un punto débil en la pared abdominal que permite que un tramo del intestino se extienda hacia el escroto (hernia inguinal).

Normalmente, una hidrocele en bebés desaparece por sí sola. Sin embargo, si el hidrocele de tu bebé no desaparece después de un año o si aumenta de tamaño, pídele al médico de tu hijo que examine el hidrocele nuevamente.

Obtén tratamiento médico de inmediato si tú o tu hijo comienzan a padecer hinchazón o dolor grave y repentino en el escroto, especialmente después de varias horas de una lesión en el escroto. Estos signos y síntomas pueden ocurrir por varias afecciones, como el bloqueo del flujo sanguíneo en un testículo (torsión testicular). La torsión testicular se debe tratar a horas del comienzo de los signos y síntomas para poder salvar el testículo.

Causas

Bebés varones

El hidrocele puede manifestarse antes del nacimiento. Normalmente, los testículos descienden desde la cavidad abdominal del bebé en desarrollo hasta el escroto. Cada testículo tiene un saco, lo que permite que cada uno esté rodeado de líquido. Generalmente, cada saco se cierra y el líquido es absorbido.

A veces, el líquido permanece una vez que se cierra el saco (hidrocele no comunicante). El líquido generalmente se absorbe de forma gradual en el primer año de vida. Sin embargo, algunas veces, el saco queda abierto (hidrocele comunicante). El saco puede cambiar de tamaño o puede fluir líquido hacia el abdomen si está comprimido. El hidrocele comunicante, generalmente, está asociado a una hernia inguinal.

Hombres mayores

Un hidrocele se puede desarrollar como resultado de una lesión o de una inflamación dentro del escroto. La inflamación puede deberse a una infección en el testículo o en el pequeño tubo en espiral ubicado detrás de cada testículo (epididimitis).

Ilustración de un hidrocele

El hidrocele es un tipo de inflamación del escroto que se genera cuando se acumula líquido en la capa fina que rodea al testículo.

Factores de riesgo

La mayoría de los hidroceles están presentes al momento del nacimiento. Por lo menos, el 5 por ciento de los recién nacidos tiene hidrocele. Los bebés nacidos prematuramente presentan mayor riesgo de sufrir hidrocele.

Los factores de riesgo de desarrollar un hidrocele más adelante en la vida son:

  • Lesión o inflamación en el escroto
  • Infección, incluso una infección de transmisión sexual

Complicaciones

Un hidrocele no suele ser peligroso y, por lo general, no afecta a la fecundidad. Sin embargo, podría estar relacionado con alguna enfermedad testicular oculta que puede causar complicaciones graves, como:

  • Infección o tumores. Ambas pueden reducir la producción o la función del semen.
  • Hernia inguinal. El lazo intestinal atrapado en la pared abdominal puede conducir a complicaciones que ponen en riesgo la vida.

Diagnóstico

El médico comenzará con una exploración física. Es probable que comprenda lo siguiente:

  • Controlar si tienes sensibilidad en el escroto agrandado.
  • Aplicar presión en el abdomen y el escroto para verificar si padeces hernia inguinal.
  • Alumbrar una luz a través del escroto (transiluminación). Si tú o tu hijo padecen hidrocele, la transiluminación indicará la presencia de líquido transparente alrededor del testículo.

Después de eso, el médico podría recomendarte lo siguiente:

  • Análisis de sangre y orina para ayudar a determinar si tú o tu hijo tienen una infección, como la epididimitis
  • Ecografía para descartar una hernia, un tumor testicular u otra causa de inflamación en el escroto

Tratamiento

En los bebés varones, a veces, el hidrocele desaparece solo. Sin embargo, en varones de cualquier edad, es importante que un médico evalúe el hidrocele porque puede estar relacionado con un trastorno testicular preexistente.

Si el hidrocele no desaparece solo, es posible que sea necesario extraerlo quirúrgicamente, en general, con un procedimiento ambulatorio. La cirugía para extraer un hidrocele (hidrocelectomía) se puede llevar a cabo con anestesia general o anestesia regional. Se hace una incisión en el escroto o en la parte inferior del abdomen para extirpar la hidrocele. Si se encuentra una hidrocele durante una cirugía de reparación de una hernia inguinal, el cirujano podría extirparla incluso si no provoca molestias.

Después de una hidrocelectomía, es posible que te coloquen un tubo para drenar el líquido y un vendaje abultado por unos días. Es probable que el médico recomiende un examen de seguimiento ya que la hidrocele podría reaparecer.

Preparación antes de la cita

Es posible que te deriven a un urólogo. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que hayan tenido tú o tu hijo y su duración
  • Prepara una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomen tú o tu hijo, y sus dosis
  • Incluye información médica y personal importante, como otras afecciones, cambios de vida recientes y factores causantes de estrés
  • Prepara preguntas para hacerle al médico

En caso de hidrocele, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Qué crees que causa esta hinchazón? ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Qué tratamiento recomiendas?
  • ¿Qué signos o síntomas indicarán que es el momento de tratar esta enfermedad?
  • ¿Recomiendas alguna restricción de actividad?

No dudes en hacer otras preguntas que surjan durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas.

Si tu hijo es el afectado, el médico te puede preguntar:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez esta hinchazón? ¿Ha aumentado con el tiempo?
  • ¿Tu hijo siente dolor?
  • ¿Tu hijo tiene algún otro síntoma?

Si eres tú el afectado, el médico te puede preguntar:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez la hinchazón?
  • ¿Has tenido alguna secreción proveniente de tu pene o sangre en tu semen?
  • ¿Tienes malestar o dolor en el área afectada?
  • ¿Sientes dolor durante el acto sexual o cuando eyaculas?
  • ¿Tienes necesidad frecuente o urgente de orinar? ¿Sientes dolor al orinar?
  • ¿Se han realizado tú o tu pareja las pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual?
  • En tus pasatiempos o en tu trabajo, ¿tienes que levantar objetos pesados?
  • ¿Alguna vez tuviste una infección de las vías urinarias o de la próstata u otras enfermedades de la próstata?
  • ¿Alguna vez te han aplicado radiación u operado del área afectada?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si eres un adulto sexualmente activo, evita el contacto sexual que pudiera poner a tu pareja en riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, como las relaciones sexuales, el sexo oral y el contacto genital piel con piel.

Last Updated Mar 8, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use