Hiperextensión cervical

Perspectiva general

La lesión traumática del cuello por hiperflexión-hiperextensión es una lesión en el cuello que se produce por un movimiento rápido y enérgico de este, hacia atrás y hacia adelante, como el chasquido de un látigo. La mayoría de las veces, la lesión ocurre durante un accidente que afecta la parte trasera de un automóvil, pero también puede resultar de un accidente deportivo, maltrato físico u otro traumatismo.

Los signos y síntomas comunes de esta lesión son dolor de cuello, rigidez y dolor de cabeza. La mayoría de las personas con una lesión traumática del cuello por hiperflexión-hiperextensión mejoran en pocas semanas siguiendo un plan de tratamiento que incluye analgésicos y ejercicio. Sin embargo, algunas personas sufren dolor crónico de cuello y otras complicaciones de larga duración.

La lesión traumática del cuello por hiperflexión-hiperextensión también se conoce como esguince de cuello o distensión de cuello, pero estos términos también incluyen otros tipos de lesiones traumáticas del cuello.

Síntomas

Los signos y síntomas de la hiperextensión cervical a menudo, pero no siempre, se manifiestan dentro de las 24 horas de la lesión y pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor y rigidez de cuello
  • Intensificación del dolor al mover el cuello
  • Pérdida de la amplitud de movimiento en el cuello
  • Dolor de cabeza que generalmente empieza en la base del cráneo
  • Sensibilidad o dolor en los hombros, en la parte superior de la espalda o en los brazos
  • Hormigueo o entumecimiento en los brazos
  • Fatiga
  • Mareos

Algunas personas también presentan:

  • Visión borrosa
  • Zumbido en los oídos (tinnitus)
  • Alteraciones del sueño
  • Irritabilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas de memoria
  • Depresión

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta a tu médico si sientes dolor de cuello u otros síntomas de la hiperextensión cervical después de un accidente automovilístico, una lesión causadas por deportes u otra lesión traumática. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y descartar fracturas u otros daños en los tejidos que puedan causar o empeorar los síntomas.

Causas

La lesión se produce normalmente cuando la cabeza se desplaza hacia atrás y luego hacia adelante en un movimiento enérgico y rápido. Este movimiento puede dañar los huesos de la columna vertebral, los discos entre los huesos, los ligamentos, los músculos, los nervios y otros tejidos del cuello.

Este tipo de lesión puede deberse a lo siguiente:

  • Accidentes automovilísticos. Las colisiones traseras son la causa más frecuente de la lesión traumática del cuello por hiperflexión-hiperextensión.
  • Maltrato físico o agresión física. Esta lesión puede ocurrir si recibes un puñetazo o una sacudida. Es una de las lesiones que comúnmente se ven en el síndrome del bebé sacudido.
  • Deportes de contacto. A veces, los derribos del fútbol americano y otras colisiones relacionadas con el deporte pueden causar este tipo de lesión.

Complicaciones

La mayoría de las personas que tienen un latigazo cervical se sienten mejor en el plazo de algunas semanas. Sin embargo, algunas personas siguen sintiendo dolor durante varios meses o años después de que se produjo la lesión.

Es difícil predecir cómo se recuperará cada persona con un latigazo cervical. En general, tienes más probabilidades de tener dolor crónico si tus primeros síntomas fueron intensos, comenzaron rápidamente e incluyeron:

  • dolor de cuello intenso;
  • dolores de cabeza;
  • dolor que se extendió a los brazos.

Los siguientes factores de riesgo se han relacionado con un peor resultado:

  • haber tenido latigazo cervical anteriormente;
  • una edad avanzada;
  • dolor de cuello o en la zona lumbar.

Diagnóstico

El médico te hará preguntas sobre el episodio y tus síntomas. También te pueden hacer preguntas que ayudarán al médico a comprender más acerca de la frecuencia y la gravedad de los síntomas, y qué tan bien puedes llevar a cabo las actividades normales diarias.

Examen

Durante el examen, el médico deberá tocar y moverte la cabeza, el cuello y los brazos. El médico te pedirá que te muevas y realices tareas sencillas para poder determinar:

  • Rango de movimiento del cuello y los hombros
  • Grado de movimiento que causa dolor o aumento del dolor
  • Sensibilidad en el cuello, los hombros o la espalda
  • Reflejos, fuerza y sensibilidad en las extremidades

Estudios de diagnóstico por imágenes

Es posible que las pruebas de diagnóstico por imágenes no muestren ningún cambio anormal. Sin embargo, el médico probablemente indicará una o más pruebas de diagnóstico por imágenes para descartar otros trastornos que podrían empeorar el dolor de cuello.

  • Radiografías. Las radiografías del cuello tomadas desde varios ángulos permiten identificar fracturas, dislocaciones o artritis.
  • Tomografía computarizada (TC). Este tipo especial de radiografía puede producir imágenes transversales de los huesos y mostrar el posible daño óseo.
  • Resonancia magnética (RM). En esta prueba de diagnóstico por imágenes se utilizan ondas de radio y un campo magnético para producir imágenes tridimensionales. Además de las lesiones óseas, las resonancias magnéticas pueden detectar algunas lesiones de los tejidos blandos, como daños en la médula espinal, los discos o los ligamentos.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento para el latigazo cervical son los siguientes:

  • Controlar el dolor
  • Restaurar el rango normal de movimiento del cuello
  • Regresar a tus actividades normales

El plan de tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión por latigazo cervical. Algunas personas solo necesitan medicamentos de venta libre y cuidados domiciliarios. Otras pueden necesitar medicamentos de venta bajo receta, tratamiento para el dolor especializado o fisioterapia.

Manejo del dolor

Es posible que el médico te recomiende uno o más de los siguientes tratamientos para reducir el dolor:

  • Descanso. El descanso puede ser útil durante las primeras 24 horas posteriores a la lesión pero el exceso de reposo en cama puede retrasar la recuperación.
  • Calor o frío. La aplicación de calor o frío en el cuello durante 15 minutos hasta seis veces al día puede aliviarte.
  • Medicamentos para el dolor de venta libre. Los analgésicos de venta libre, como el acetaminofeno (Tylenol u otros) y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) pueden controlar el dolor leve a moderado causado por el latigazo cervical.
  • Medicamentos de venta bajo receta. Aquellas personas que tienen dolor más intenso pueden beneficiarse con el tratamiento con ciertos medicamentos antidepresivos que demostraron aliviar el dolor nervioso.
  • Relajantes musculares. Es posible que los médicos recomienden el consumo a corto plazo de estos medicamentos para relajar los músculos y aliviar el dolor. Es posible que el medicamento también te cause sueño. Se puede usar para restablecer el sueño normal si el dolor evita que descanses por la noche.
  • Inyecciones. Es posible usar una inyección de lidocaína (Xilocaína, un medicamento que adormece la zona) en las áreas musculares adoloridas para disminuir el dolor y permitir la fisioterapia.

Ejercicio

Es probable que el médico te recete una serie de ejercicios de estiramiento y movimiento para ayudarte a restablecer el rango de movimiento de tu cuello y volver a tus actividades normales. Los ejercicios pueden incluir los siguientes:

  • Girar el cuello en ambas direcciones
  • Inclinar la cabeza de lado a lado
  • Doblar el cuello hacia el pecho
  • Hacer girar los hombros

Se puede recomendar aplicar calor húmedo en el área adolorida o tomar una ducha tibia antes del ejercicio.

Fisioterapia

Si sientes dolor constante por hiperextensión cervical o si necesitas ayuda con los ejercicios de amplitud de movimiento, el médico podría recomendarte ver a un fisioterapeuta. La fisioterapia puede ayudarte a sentirte mejor y puede prevenir más lesiones.

Tu fisioterapeuta te guiará en los ejercicios para fortalecer los músculos, mejorar la postura y recuperar el movimiento normal. En algunos casos, puede usarse electroestimulación nerviosa transcutánea. La electroestimulación nerviosa transcutánea consiste en una corriente eléctrica leve en la piel. Algunas investigaciones limitadas sugieren que este tratamiento puede aliviar temporalmente el dolor de cuello. Es necesario realizar más investigaciones para determinar si ayuda en la recuperación a largo plazo.

La cantidad de sesiones de fisioterapia necesarias varía de una persona a otra. Tu fisioterapeuta también puede crear una rutina de ejercicios personalizada que puedas hacer en tu casa.

Collarines de gomaespuma

En una época se usaban con frecuencia collarines cervicales blandos de gomaespuma para inmovilizar el cuello y la cabeza tras lesiones por traumatismos cervicales. No obstante, los estudios han demostrado que la inmovilización del cuello durante períodos prolongados puede disminuir la fuerza muscular e interferir con la recuperación.

Las recomendaciones para usar un collarín varían. Algunos sugieren limitar el uso a no más de 72 horas, mientras que otros restringen el uso a no más de tres horas por día durante algunas semanas. El médico te indicará cómo usar el collarín correctamente y por cuánto tiempo. Si te ayuda a dormir por la noche, el médico también puede recomendarte el uso de un collarín.

Medicina alternativa

Se han administrado terapias no tradicionales para tratar el dolor de traumatismos cervicales pero es limitada la investigación acerca de qué tan bien funcionan. Algunas de ellas incluyen lo siguiente:

  • Acupuntura. La acupuntura conlleva la inserción de agujas ultradelgadas en puntos específicos de la piel. Puede proporcionar cierto alivio del dolor de cuello.
  • Atención quiropráctica. Un quiropráctico lleva a cabo técnicas de manipulación de las articulaciones. Hay evidencia que sostiene que la atención quiropráctica puede ofrecer alivio del dolor cuando se combina con el ejercicio o la fisioterapia. La manipulación de la columna vertebral puede ocasionar algunos problemas menores, como adormecimiento de la zona o mareos y, en pocas ocasiones, puede dañar los tejidos espinales.
  • Masajes. Los masajes en el cuello pueden proporcionar alivio a corto plazo del dolor en el cuello causado por traumatismos cervicales.

Preparación antes de la cita

Si tuviste un accidente automovilístico, es posible que recibas atención en el lugar o en una sala de emergencias. Sin embargo, un traumatismo cervical puede no causar síntomas inmediatos. Si tienes dolor de cuello y otros síntomas después de una lesión, consulta al médico o acude a una clínica de atención inmediata lo antes posible.

Prepárate para describir en detalle el episodio que puede haber causado los síntomas y para responder las siguientes preguntas.

  • ¿Cómo calificarías el dolor de cuello en una escala del 1 al 10?
  • ¿El movimiento empeora el dolor?
  • ¿Qué otros síntomas has tenido?
  • ¿Cuánto tardaron en aparecer los síntomas después del episodio?
  • ¿Has tenido dolor de cuello en el pasado, o lo tienes regularmente?
  • ¿Has tomado algún medicamento o usado otros tratamientos para disminuir el dolor? De ser así, ¿cuál fue el resultado?
  • ¿Qué medicamentos tomas regularmente, incluidos suplementos dietéticos y medicamentos a base de hierbas?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use