Hiperplasia atípica de la mama

Perspectiva general

La hiperplasia atípica es una enfermedad precancerosa que afecta las células de la mama. La hiperplasia atípica se caracteriza por una acumulación de células anómalas en la mama.

La hiperplasia atípica no es cáncer, pero puede ser un precursor de la aparición del cáncer de mama. A lo largo de tu vida, si las células de la hiperplasia atípica se siguen dividiendo y se vuelven más anómalas, esto puede convertirse en un cáncer de mama no invasivo (carcinoma localizado) o en un cáncer de mama invasivo.

Si te han diagnosticado hiperplasia atípica, tienes un riesgo mayor de padecer cáncer de mama en el futuro. Por este motivo, los médicos, generalmente, recomiendan análisis intensivos para la detección del cáncer de mama y medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Ilustración del desarrollo del cáncer de mama

Se cree que el cáncer de mama ductal comienza con el crecimiento de tejidos anormales en los conductos mamarios. A. Se puede observar un conducto mamario normal. B. Se puede desarrollar un crecimiento excesivo de células normales en el conducto mamario (hiperplasia). C. Con el paso del tiempo, las células desarrollan anomalías y siguen acumulándose (hiperplasia atípica). D. Las células normales pueden cambiar en apariencia y cantidad, y transformarse en carcinoma ductal in situ. E. Finalmente, las células cancerosas crecen fuera del conducto mamario (carcinoma ductal invasivo) y pueden extenderse a otras áreas del cuerpo.

Síntomas

La hiperplasia atípica generalmente no provoca ningún síntoma específico.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe.

La hiperplasia atípica por lo general no provoca síntomas, aunque puede hacer que aparezcan cambios en una mamografía. A menudo, la hiperplasia atípica se descubre con una biopsia de la mama, que se realiza para investigar una anomalía detectada en una mamografía. En ocasiones, la hiperplasia atípica se detecta en una biopsia que se realiza para una enfermedad diferente.

Causas

Las causas de la hiperplasia atípica no están claras.

La hiperplasia atípica se produce cuando las células de la mama se vuelven anómalas en cantidad, tamaño, forma, patrón de crecimiento y apariencia. La apariencia de las células anómalas determina el tipo de hiperplasia atípica:

  • La hiperplasia ductal atípica genera células anómalas que tienen una apariencia similar a las de las células de los conductos mamarios.
  • La hiperplasia lobulillar atípica genera células anómalas que tienen una apariencia similar a las de las células de los lobulillos mamarios.

Se cree que la hiperplasia atípica es parte de la transición compleja de células que pueden convertirse en cáncer de mama. La progresión hasta convertirse en cáncer de mama generalmente comprende lo siguiente:

  • Hiperplasia. El proceso comienza cuando el desarrollo y crecimiento normal de las células se alteran, lo que genera una producción excesiva de células que parecen normales (hiperplasia).
  • Hiperplasia atípica. Las células excedentes se apilan una sobre la otra y comienzan a adquirir una apariencia anómala. En este punto, las células presentan algunos de los cambios necesarios, aunque no todos, para convertirse en cáncer.
  • Cáncer no invasivo (in situ). Las células anómalas continúan cambiando de apariencia y multiplicándose y se transforman en un cáncer in situ en el que las células cancerosas quedan confinadas en la zona en donde empezaron a crecer.
  • Cáncer invasivo. Si no se tratan, las células cancerosas se pueden convertir con el tiempo en un cáncer invasivo que afecta tejidos, vasos sanguíneos o canales linfáticos cercanos.

Complicaciones

Mayor riesgo de padecer cáncer de mama

Si te han diagnosticado hiperplasia atípica, tienes un riesgo mayor de padecer cáncer de mama en el futuro.

Las mujeres con hiperplasia atípica tienen un riesgo de por vida de padecer cáncer de mama que es aproximadamente cuatro veces mayor que el de las mujeres que no tienen hiperplasia atípica. En mujeres con hiperplasia ductal atípica y mujeres con hiperplasia lobulillar atípica, el riesgo de padecer cáncer de mama es el mismo.

Investigaciones recientes revelaron que el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta en los años siguientes a un diagnóstico de hiperplasia atípica:

  • Cinco años después del diagnóstico, aproximadamente el 7 por ciento de las mujeres con hiperplasia atípica pueden padecer cáncer de mama. Dicho de otra manera, de cada 100 mujeres con diagnóstico de hiperplasia atípica, puede esperarse que 7 padezcan cáncer de mama cinco años después del diagnóstico. Y a 93 de ellas no se les diagnosticará cáncer de mama.
  • Diez años después del diagnóstico, aproximadamente el 13 por ciento de las mujeres con hiperplasia atípica puede padecer cáncer de mama. Eso significa que de cada 100 mujeres con diagnóstico de hiperplasia atípica, puede esperarse que 13 de ellas padezcan cáncer de mama 10 años después del diagnóstico. Y 87 de ellas no tendrán cáncer de mama.
  • Veinticinco años después del diagnóstico, aproximadamente el 30 por ciento de las mujeres con hiperplasia atípica puede padecer cáncer de mama. Dicho de otra manera, de cada 100 mujeres con diagnóstico de hiperplasia atípica, puede esperarse que 30 de ellas padezcan cáncer de mama 25 años después del diagnóstico. Y 70 de ellas no tendrán cáncer de mama.

Recibir un diagnóstico de hiperplasia atípica a una edad más temprana puede aumentar aún más el riesgo de padecer cáncer de mama. Por ejemplo, las mujeres con diagnóstico de hiperplasia atípica antes de los 45 años parecen tener un mayor riesgo de padecer cáncer de mama durante sus vidas.

Habla con el médico acerca de tu riesgo de padecer cáncer de mama. Comprender tu riesgo puede ayudarte a tomar decisiones sobre el análisis para la detección de cáncer de mama y los medicamentos que reducen el riesgo.

Diagnóstico

Generalmente, la hiperplasia atípica se descubre después de una biopsia realizada para evaluar una zona sospechosa hallada en una mamografía o durante un examen de mama clínico. Durante la biopsia, se extraen muestras de tejido y se envían a analizar por un médico especialmente capacitado (patólogo). Las muestras de tejido se examinan con un microscopio, y el patólogo identifica la hiperplasia atípica si esta se encuentra presente.

Para evaluar la hiperplasia atípica en mayor profundidad, el médico puede recomendarte cirugía para extirpar una muestra de tejido más grande en busca de cáncer de mama. Un diagnóstico de hiperplasia atípica puede conducir a una biopsia quirúrgica (escisión local amplia o tumorectomía) para extirpar todo el tejido afectado. El patólogo observa el espécimen más grande en busca de evidencia de cáncer localizado o invasivo.

Tratamiento

La hiperplasia atípica generalmente se trata con cirugía para extraer las células anormales y asegurarse de que no haya cáncer in situ o invasivo en la zona. Con frecuencia, los médicos recomiendan análisis más intensivos para detectar cáncer de mama y medicamentos para reducir el riesgo de sufrir este tipo de cáncer.

Pruebas de seguimiento para supervisar la presencia del cáncer de mama

El médico puede recomendarte que te sometas a pruebas para detectar cáncer de mama. Esto puede aumentar la posibilidad de detectarlo precozmente, cuando es más probable curarlo. Analiza las opciones de análisis para la detección del cáncer de mama con el médico. Estas pueden comprender las siguientes:

  • Autoexploraciones para conocer las mamas, familiarizarte con ellas y descubrir cualquier cambio inusual
  • Exámenes de mamas clínicos anuales a cargo del proveedor de atención médica
  • Mamografías anuales
  • Resonancia magnética de mamas, cuya realización depende de otros factores de riesgo, como mamas densas, antecedentes familiares concretos o predisposición genética al cáncer de mama

Cómo reducir el riesgo de tener cáncer de mama

Para reducir este riesgo, el médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Toma medicamentos preventivos. El tratamiento con un modulador selectivo del receptor de estrógeno, como el tamoxifeno o el raloxifeno (Evista), durante cinco años puede reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama.

    Estos medicamentos actúan impidiendo que el estrógeno se una a los receptores estrogénicos en el tejido mamario. Se cree que el estrógeno promueve el crecimiento de algunos tipos de cáncer de mama.

    El tamoxifeno es el único medicamento aprobado para usar en mujeres premenopáusicas.

    Otra opción para las mujeres posmenopáusicas pueden ser los inhibidores de la aromatasa, por ejemplo, el exemestano (Aromasin) y el anastrozol (Arimidex), que disminuyen la producción de estrógeno en el organismo.

  • Evita la terapia hormonal para la menopausia. Algunos investigadores concluyeron en que la terapia hormonal combinada (estrógeno más progesterona) para tratar los síntomas de la menopausia aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas. Muchos tipos de cáncer de mama dependen de las hormonas para crecer.
  • Participa en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos estudian nuevos tratamientos que aún no están disponibles para el público en general y que pueden resultar efectivos para reducir el riesgo de tener cáncer de mama asociado a la hiperplasia atípica. Pregúntale al médico si eres elegible para algún ensayo clínico.
  • Considera la posibilidad de hacerte una mastectomía para reducir el riesgo (profiláctica). Para las mujeres que corren un riesgo muy elevado de tener cáncer de mama, la mastectomía profiláctica (una cirugía para extraer una o ambas mamas) reduce el riesgo de padecer cáncer de mama en el futuro.

    Podrían considerar que corres un riesgo muy elevado de padecer cáncer de mama si tienes una mutación en uno de los genes que codifican el cáncer de mama o si tienes antecedentes familiares muy importantes de cáncer de mama que sugieran la probabilidad de tener dicha mutación genética.

    Sin embargo, esta cirugía no es adecuada para todas las pacientes. Analiza con el médico los riesgos, los beneficios y las limitaciones de esta cirugía para reducir el riesgo frente a tus circunstancias especiales.

    Si tienes antecedentes familiares concretos de cáncer de mama, probablemente resulte beneficioso que consultes a un asesor en genética para evaluar el riesgo de portar una mutación genética y la utilidad de los análisis genéticos en tu situación.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El diagnóstico de hiperplasia atípica puede ser estresante, ya que aumenta el riesgo de cáncer de mama. No saber lo que te depara el futuro puede hacer que temas por tu salud.

Con el tiempo, cada mujer desarrolla su propio modo de afrontar la hiperplasia atípica y el alto riesgo de padecer cáncer de mama. Hasta que encuentres tu modo de afrontarla, considera intentar lo siguiente:

  • Conoce tu riesgo personal de padecer cáncer de mama. Las estadísticas de cáncer de mama pueden ser abrumadoras y aterradoras. Se elaboran realizando un seguimiento de muchas mujeres con hiperplasia atípica y controlando si contraen cáncer de mama. Si bien las estadísticas pueden darte una idea de tu pronóstico, no pueden asegurar el riesgo que tienes de padecer cáncer de mama.

    Pídele al médico que te explique tu riesgo personal de padecer cáncer de mama. Una vez que conozcas tu riesgo personal de padecer cáncer de mama, puedes sentirte más cómoda para tomar decisiones con respecto al tratamiento.

  • Asiste a todas las consultas de seguimiento. Si te han diagnosticado hiperplasia atípica, el médico podría recomendarte exámenes y pruebas más frecuentes para la detección de cáncer de mama. Es posible que estés preocupada antes de cada examen debido a que tienes miedo de que el médico descubra un cáncer de mama.

    No dejes que el miedo te impida ir a las consultas. En lugar de ello, acepta que el miedo es algo normal y encuentra modos de enfrentarlo. Relájate, escribe tus sentimientos en un diario y pasa tiempo con un amigo cercano que pueda levantarte el ánimo.

  • Cuida tu salud. Elige un estilo de vida saludable para mantenerte sana. Por ejemplo, mantén un peso saludable, sigue una dieta saludable con muchas frutas y vegetales, duerme lo suficiente para que te despiertes descansada y, si eliges beber alcohol, limita la cantidad.

    No puedes controlar si tendrás o no cáncer de mama, pero puedes mantenerte saludable para estar lo suficientemente bien para el tratamiento de cáncer de mama en caso de que lo necesites.

  • Habla con otras mujeres que se encuentran en tu situación. Habla con otras mujeres a las que se les haya diagnosticado hiperplasia atípica. Pídele información al médico acerca de los grupos de apoyo de tu comunidad.

    Otra opción son los tableros de mensajes en línea. Las organizaciones de lucha contra el cáncer de mama, como BreastCancer.org, ofrecen tableros de mensajes para mujeres con alto riesgo de padecer cáncer de mama para que puedan comunicarse entre ellas.

Preparación antes de la cita

Si una mamografía revela una zona sospechosa en tu mama, el médico puede derivarte a un especialista en salud mamaria o a un centro especializado de atención mamaria.

Qué puedes hacer

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. Para prepararte para la consulta, intenta lo siguiente:

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. A veces puede ser difícil asimilar toda la información que se brinda durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.

Preguntas para hacer

El tiempo con el médico es limitado, así que prepara una lista de preguntas con anticipación. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso de la hiperplasia atípica, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Puedes explicarme mi informe de patología?
  • ¿Tengo que hacerme más pruebas?
  • ¿Necesitaré cirugía para la hiperplasia atípica?
  • ¿Hay medicamentos que pueda tomar para disminuir el riesgo de cáncer de mama?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de cáncer de mama?
  • ¿A qué signos y síntomas del cáncer de mama debo estar atenta?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme una mamografía para la detección de cáncer de mama?
  • ¿También debería hacerme una resonancia magnética para la detección de cáncer de mama?
  • ¿Qué le recomendarías a un amigo o familiar en mi situación?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista en salud mamaria? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Debo considerar asesoramiento en genética?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte más tiempo para abordar los puntos que quieras tratar. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Tienes antecedentes familiares de cáncer de mama?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de otros tipos de cáncer?
  • ¿Te han hecho una biopsia de mama anteriormente? ¿Conoces los resultados de las biopsias de mama anteriores?

Last Updated Oct 31, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use