Hiponatremia

Perspectiva general

La hiponatremia se produce cuando la concentración de sodio en la sangre es anormalmente baja. El sodio es un electrolito y ayuda a regular la cantidad de agua que hay dentro y alrededor de las células.

En la hiponatremia, uno o más factores, desde una enfermedad oculta hasta beber demasiada agua, hacen que el sodio de tu cuerpo se diluya. Cuando esto sucede, los niveles de agua de tu cuerpo aumentan y las células comienzan a hincharse. Esta hinchazón puede provocar muchos problemas de salud, desde problemas leves hasta problemas que ponen en riesgo la vida.

El tratamiento de la hiponatremia tiene como objetivo resolver la enfermedad no diagnosticada. Según la causa de la hiponatremia, es posible que solo tengas que beber menos líquido. En otros casos de hiponatremia, es posible que necesites soluciones electrolíticas intravenosas y medicamentos.

Síntomas

Los signos y síntomas de la hiponatremia pueden incluir lo siguiente:

  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Desorientación
  • Pérdida de energía, somnolencia y cansancio
  • Agitación e irritabilidad
  • Debilidad, espasmos o calambres musculares
  • Convulsiones
  • Coma

Cuándo debes consultar a un médico

Busca atención de emergencia para cualquiera que manifieste signos y síntomas graves de hiponatremia, como náuseas y vómitos, desorientación, convulsiones o pérdida de la consciencia.

Llama al médico si sabes que estás en riesgo de tener hiponatremia y sientes náuseas, dolor de cabeza, calambres o debilidad. Según el grado y la duración de estos signos y síntomas, el médico puede recomendar que busques atención médica de inmediato.

Causas

El sodio tiene una función clave en el cuerpo. Ayuda a mantener una presión arterial normal y apoya el trabajo de los nervios y músculos, a la vez que regula el equilibrio de líquidos en el cuerpo.

Un nivel normal de sodio en la sangre oscila entre 135 y 145 miliequivalentes por litro (mEq/L). La hiponatremia se produce cuando el sodio en el cuerpo se encuentra por debajo de 135 mEq/L.

Muchas enfermedades posibles y factores del estilo de vida pueden causar hiponatremia, incluidos los siguientes:

  • Algunos medicamentos. Algunos medicamentos, como algunas píldoras de agua (diuréticos), antidepresivos y analgésicos, pueden interferir en los procesos renales y hormonales normales que mantienen las concentraciones de sodio dentro del nivel normal saludable.
  • Problemas cardíacos, renales y hepáticos. La insuficiencia cardíaca congestiva y determinadas enfermedades que afectan los riñones o el hígado pueden provocar la acumulación de líquidos en el cuerpo, lo que diluye el sodio en el cuerpo, y disminuye el nivel total.
  • Síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética. En este trastorno, se producen niveles altos de la hormona antidiurética (HAD), lo que hace que el cuerpo retenga agua en lugar de excretarla con normalidad en la orina.
  • Vómitos o diarrea crónicos o intensos y otras causas de deshidratación. Esto hace que el cuerpo pierda electrolitos, como el sodio, y también aumenta los niveles de la HAD.
  • Beber demasiada agua. Beber una cantidad excesiva de agua puede provocar un nivel bajo de sodio, ya que la capacidad de los riñones de excretar agua se ve sobrepasada. Debido a que se pierde sodio a través de la sudoración, beber demasiada agua durante las actividades de resistencia, como maratones y triatlones, también puede diluir el contenido de sodio en la sangre.
  • Cambios hormonales. La insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison) afecta la capacidad de las glándulas suprarrenales de producir hormonas que ayudan a mantener el equilibrio de sodio, potasio y agua en el cuerpo. Los niveles bajos de la hormona tiroidea también pueden provocar un nivel bajo de sodio en la sangre.
  • La droga recreativa éxtasis. Esta anfetamina aumenta el riesgo de los casos graves e incluso fatales de hiponatremia.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar tu riesgo de sufrir hiponatremia:

  • La edad. Los adultos mayores pueden tener más factores que contribuyen a causar hiponatremia, incluidos cambios relacionados con la edad, tomar ciertos medicamentos y tener mayor probabilidad de padecer una enfermedad crónica que altere el equilibrio de sodio en el cuerpo.
  • Algunos medicamentos. Los medicamentos que aumentan el riesgo de sufrir hiponatremia comprenden diuréticos de tiazida, y algunos antidepresivos y analgésicos. Además, se ha vinculado a la droga recreativa “éxtasis” con casos mortales de hiponatremia.
  • Trastornos que reducen la eliminación de agua del cuerpo. Las enfermedades que pueden aumentar el riesgo de padecer hiponatremia incluyen la enfermedad renal, el síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética e insuficiencia cardíaca, entre otros.
  • Actividades físicas intensas. Las personas que beben demasiada agua mientras participan en maratones, ultramaratones, triatlones y otras actividades muy intensas en las que se recorren grandes distancias corren un riesgo mayor de padecer hiponatremia.

Complicaciones

En la hiponatremia crónica, los niveles de sodio disminuyen gradualmente durante 48 horas o más, y los síntomas y las complicaciones suelen ser más moderados.

En la hiponatremia aguda, los niveles de sodio disminuyen rápidamente, lo que da como resultado efectos potencialmente peligrosos, como una rápida inflamación cerebral, que puede provocar un coma y la muerte.

Las mujeres premenopáusicas parecen tener el mayor riesgo de daño cerebral relacionado con la hiponatremia. Esto puede estar relacionado con el efecto de las hormonas sexuales de las mujeres en la capacidad del cuerpo para equilibrar los niveles de sodio.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudarte a evitar la hiponatremia:

  • Trata las enfermedades relacionadas. Al tratar las enfermedades que contribuyen a la hiponatremia, como la insuficiencia de la glándula suprarrenal, se puede evitar el descenso del sodio en sangre.
  • Infórmate. Si tienes una enfermedad que aumenta tu riesgo de tener hiponatremia o si tomas medicamentos diuréticos, sé consciente de los signos y síntomas de la disminución del sodio en sangre. Habla siempre con el médico sobre los riesgos de un medicamento nuevo.
  • Toma precauciones cuando hagas actividades de alta intensidad. Los atletas solamente deben beber la cantidad de líquido que pierden en la transpiración durante una carrera. La sed es un buen indicador de cuánta agua u otros líquidos son necesarios.
  • Considera tomar bebidas deportivas durante las actividades intensas. Pregunta al médico si puedes reemplazar el agua con bebidas deportivas que contengan electrolitos cuando participas en eventos de resistencia como maratones, triatlones u otras actividades de intensidad.
  • Bebe agua con moderación. El agua es vital para la salud, de manera que debes asegurarte de beber la cantidad suficiente de líquidos. Sin embargo, no debes excederte. La sed y el color de la orina suelen ser los mejores indicadores de cuánta agua necesitas. Si no tienes sed y tu orina es de color amarillo pálido, es posible que estés bebiendo la cantidad suficiente de agua.

Diagnóstico

Para comenzar, el médico te preguntará sobre tu historia clínica y te realizará un examen físico.

Sin embargo, debido a que los signos y síntomas de la hiponatremia se manifiestan en muchas enfermedades, es imposible diagnosticarla solo con un examen físico. Para confirmar el bajo nivel de sodio en la sangre, el médico te solicitará análisis de sangre y orina.

Tratamiento

El tratamiento de la hiponatremia está orientado a la causa de base, cuando es posible.

Si tienes hiponatremia moderada y crónica a causa de la alimentación, los diuréticos o el consumo excesivo de agua, es posible que el médico te recomiende la disminución del consumo de líquidos. También puede sugerir que ajustes el consumo de diuréticos para así aumentar el nivel de sodio en sangre.

Si tienes hiponatremia grave y aguda, necesitarás un tratamiento más agresivo. Entre algunas opciones se incluyen las siguientes:

  • Líquidos intravenosos. Es posible que el médico recomiende la administración de una solución intravenosa de sodio para aumentar lentamente los niveles de sodio en sangre. Para esto debes permanecer en el hospital para controlar de forma frecuente los niveles de sodio ya que una corrección de estos demasiado rápida puede ser peligrosa.
  • Medicamentos. Es posible que tengas que tomar medicamentos para controlar los signos y síntomas de la hiponatremia, como los dolores de cabeza, las náuseas y las convulsiones.

Preparación antes de la cita

Busca atención de emergencia para cualquiera que manifieste signos y síntomas graves de hiponatremia, como náuseas y vómitos, desorientación, convulsiones o pérdida de la consciencia.

Llama al médico si sabes que estás en riesgo de tener hiponatremia y sientes náuseas, dolor de cabeza, calambres o debilidad. Según el grado y la duración de estos signos y síntomas, el médico puede recomendar que busques atención médica de inmediato.

Si tienes tiempo para prepararte, a continuación, presentamos información para ayudarte a que te prepares para la consulta y para que sepas qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Haz una lista de los signos y síntomas que tú o tu ser querido ha tenido e incluye la duración de estos.
  • Anota la información médica esencial, que incluya otros problemas médicos para los que recibes tratamiento y los nombres de todos los medicamentos, vitaminas, suplementos y otros remedios naturales que tomas.
  • Pide a un familiar o amigo que te acompañe si tienes síntomas de bajo sodio en la sangre. La persona que te acompaña puede ayudarte a recordar toda la información y darte apoyo si necesitas atención médica de inmediato.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Para la hiponatremia, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué causa la hiponatremia?
  • ¿Qué tan grave es la enfermedad?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Qué tan pronto espera que mejoren mis síntomas?
  • ¿Estoy en riesgo de tener problemas a largo plazo?
  • ¿Cómo puedo evitar que regrese esta enfermedad?
  • ¿Debo hacer cambios en la cantidad de líquido que suelo tomar?

Qué esperar del médico

Estar preparado para responder las preguntas del médico te permitirá reservar tiempo para repasar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuáles son tus síntomas y cuándo comenzaron?
  • ¿Has comenzado a tomar medicamentos nuevos?
  • ¿Los síntomas mejoraron o empeoraron desde que aparecieron por primera vez?
  • ¿Los síntomas incluyen cambios mentales, como la sensación de desorientación, agitación o depresión?
  • ¿Has tenido náuseas, vómitos o diarrea?
  • ¿Te has sentido desfallecer, has tenido convulsiones o pérdida de la consciencia?
  • ¿Has tenido dolor de cabeza? De ser así ¿ha empeorado de forma progresiva?
  • ¿Tus síntomas incluyen debilidad, cansancio o letargia?
  • ¿Consumes drogas recreativas? De ser así ¿cuáles?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use