Hipospadias

Perspectiva general

El hipospadias es un defecto de nacimiento (enfermedad congénita) por el cual la abertura de la uretra (meato urinario) se encuentra en la parte inferior del pene, en lugar de la punta. La uretra es el conducto por el cual se vacía la orina de la vejiga y sale del cuerpo.

El hipospadias es una afección frecuente y no causa dificultades en los cuidados de tu hijo. La cirugía generalmente restablece el aspecto normal del pene de tu hijo. Con un tratamiento exitoso del hipospadias, la mayoría de los hombres pueden orinar y reproducirse con normalidad.

Imagen de un caso de hipospadias

El hipospadias es una afección debido a la cual la abertura de la uretra (meato urinario) se encuentra en la parte inferior del pene, en lugar de la punta. La ubicación de la abertura puede variar y encontrarse en cualquier punto de la parte inferior del pene, desde la punta (más frecuente) hasta la base (menos frecuente).

Síntomas

En casos de hipospadias, la abertura de la uretra se encuentra en la parte inferior del pene, en lugar de la punta. En la mayoría de los casos, la abertura de la uretra se ubica dentro de los límites de la cabeza del pene. Con menor frecuencia, la abertura se encuentra en el medio o en la base del pene. Rara vez, la abertura se ubica dentro o debajo del escroto.

Los signos y síntomas del hipospadias pueden incluir:

  • Abertura de la uretra fuera de la punta del pene
  • Curvatura descendente del pene (encordamiento)
  • Aspecto «encapuchado» del pene debido a que solo la mitad superior del pene está cubierta con el prepucio
  • Rociado anormal de la orina

Cuándo consultar con el médico

A la mayoría de los bebés con hipospadias se los diagnostica poco tiempo después del nacimiento, cuando todavía se encuentran en el hospital. Sin embargo, un desplazamiento leve de la abertura de la uretra (meato urinario) puede ser sutil y más difícil de identificar. Habla con el médico si tienes inquietudes acerca del aspecto del pene de tu hijo o si notas problemas cuando orina.

Causas

El hipospadias está presente en el momento del nacimiento (es congénito). A medida que el pene de un feto se desarrolla, determinadas hormonas estimulan la formación de la uretra y el prepucio. El hipospadias es el resultado de un malfuncionamiento en la acción de estas hormonas, lo que deriva en el desarrollo anormal de la uretra.

En la mayoría de los casos, la causa exacta del hipospadias se desconoce. A veces, el hipospadias se debe a factores genéticos, pero el medio ambiente también puede desempeñar un rol.

Factores de riesgo

Aunque por lo general la causa del hipospadias no se conoce, estos factores pueden estar asociados con la afección:

  • Los antecedentes familiares. Esta afección es más frecuente en los bebés con antecedentes familiares de hipospadias.
  • La genética. Determinadas variaciones genéticas pueden desempeñar un rol en la alteración de las hormonas que estimulan la formación de los genitales masculinos.
  • Edad de la madre que supera los 35 años. Algunas investigaciones sugieren que los bebés cuyas madres son mayores de 35 años pueden tener un riesgo más alto de tener hipospadias.
  • La exposición a determinadas sustancias durante el embarazo. Hay cierto grado de especulación respecto de una asociación entre el hipospadias y la exposición de la madre a ciertas hormonas o compuestos, por ejemplo, pesticidas y sustancias químicas industriales; sin embargo, es necesario realizar más estudios para confirmar esta conjetura.

Complicaciones

Si el hipospadias no se trata, puede causar lo siguiente:

  • Apariencia anormal del pene
  • Problemas para aprender a usar un inodoro
  • Curvatura anormal del pene con la erección
  • Problemas de alteraciones de la eyaculación

Diagnóstico

El pediatra de tu hijo puede diagnosticar el hipospadias sobre la base de una exploración física. Es probable que te derive a un cirujano que se especializa en afecciones genitales y urinarias (urólogo pediátrico) para más evaluaciones. Los centros médicos que cuentan con equipos especializados pueden ayudarte a evaluar las opciones y brindarte tratamiento experto.

Cuando el orificio de la uretra es anormal y no se pueden palpar los testículos en el examen, tal vez sea difícil determinar si los genitales son claramente masculinos o femeninos (genitales ambiguos). En este caso, es recomendable que un equipo multidisciplinario realice más evaluaciones.

Tratamiento

Algunos tipos de hipospadias son muy leves y no requieren cirugía. Sin embargo, el tratamiento generalmente incluye cirugía para reubicar el orificio de la uretra y, si es necesario, enderezar el cuerpo del pene. Por lo general, la cirugía se realiza cuando el niño tiene entre 6 y 12 meses.

Si el pene tiene una apariencia anormal, no se debe realizar la circuncisión. Si el hipospadias se detecta durante la circuncisión, se debe completar el procedimiento. En cualquier caso, es recomendable la derivación a un urólogo pediátrico.

Cirugía

La mayoría de los tipos de hipospadias se pueden corregir en una única cirugía que se realiza de manera ambulatoria. En algunos tipos de hipospadias, será necesario realizar más de una cirugía para corregir el defecto.

Cuando el orificio uretral está cerca de la base del pene, es posible que el cirujano tenga que usar injertos de tejido del prepucio o de la parte interior de la boca para reconstruir el conducto urinario en la posición correspondiente y corregir el hipospadias.

Resultados de la cirugía

En la mayoría de los casos, la cirugía da resultados muy satisfactorios. Casi siempre, el pene luce normal después de la cirugía, y también se normalizan la función urinaria y la sexual.

En ocasiones, se hace un agujero (fístula) a lo largo de la parte inferior del pene, donde se creó la nueva vía urinaria, lo que produce la pérdida de orina. Rara vez, se presenta algún problema con la cicatrización. Estas complicaciones pueden requerir una cirugía adicional para la reparación.

Atención de seguimiento

Tu hijo necesitará ir a un par de consultas con el cirujano después de la cirugía. Después de eso, se recomienda el seguimiento regular con el urólogo pediátrico de tu hijo una vez que haya aprendido a ir al baño y en la pubertad, a fin de verificar la cicatrización y detectar posibles complicaciones.

Preparación antes de la cita

En la mayoría de los casos, a tu hijo se le diagnostica el hipospadias mientras aún está en el hospital después del nacimiento. Es probable que te deriven a un urólogo pediátrico. A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta:

  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe: un acompañante de confianza puede ayudarte a recordar información y brindarte apoyo.
  • Haz una lista de preguntas para hacerle al médico.

Las preguntas podrían incluir las siguientes:

  • ¿Mi hijo necesita cirugía?
  • ¿Cuál es el mejor momento para cirugía?
  • ¿Cuáles son los riesgos asociados con esta cirugía?
  • ¿Qué ocurre si mi hijo no se somete a la cirugía?
  • ¿Esta afección afectará la fecundidad o la función sexual de mi hijo posteriormente en la vida?
  • ¿Qué probabilidades hay de que los futuros hijos tengan la misma afección?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda consultar?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Prepárate para responder las preguntas del médico de tu bebé, por ejemplo:

  • ¿A alguien más de tu familia le diagnosticaron hipospadias?
  • ¿El pene de tu hijo se curva hacia abajo durante una erección?
  • ¿Notaste un rociado anormal cuando tu hijo orina?

Last Updated Mar 29, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use