Insuficiencia de cuello uterino

Perspectiva general

El cuello del útero incompetente, que también se llama insuficiencia cervical, sucede cuando el tejido cervical débil causa un parto prematuro o la pérdida de un embarazo que, fuera de esto, sería saludable; o bien el tejido contribuye a esto.

Antes del embarazo, el cuello del útero (la parte más baja del útero que se abre hacia la vagina) se suele encontrar cerrado y firme. A medida que avanza el embarazo y te preparas para dar a luz, el cuello del útero se ablanda, disminuye en longitud (borramiento) y se abre (dilatación). Si tienes un cuello del útero incompetente, este puede comenzar a abrirse demasiado pronto y causar un parto prematuro.

El cuello del útero incompetente puede ser difícil de diagnosticar y tratar. Si el cuello del útero comienza a abrirse de manera prematura, o si tienes antecedentes de insuficiencia cervical, el médico quizás recomiende el consumo de medicamentos preventivos durante el embarazo, la realización de ecografías frecuentes o un procedimiento para cerrar el cuello del útero mediante suturas resistentes (cerclaje cervical).

Ubicación de los órganos reproductores femeninos

Los ovarios, las trompas de Falopio, el útero, el cuello del útero y la vagina (canal vaginal) forman el aparato reproductor femenino.

Síntomas

Si tienes el cuello del útero incompetente, es posible que no tengas signos o síntomas durante el principio del embarazo. Algunas mujeres presentan molestias leves o flujo de sangre durante varios días o semanas desde la semana 14 y la semana 20 de embarazo.

Presta atención a lo siguiente:

  • Una sensación de presión en la pelvis
  • Un dolor de espalda nuevo
  • Calambres abdominales leves
  • Un cambio en el flujo vaginal
  • Sangrado vaginal leve

Factores de riesgo

Muchas mujeres no tienen un factor de riesgo conocido. Entre los factores de riesgo para la insuficiencia cervical se incluyen los siguientes:

  • Traumatismo cervical. Algunos procedimientos quirúrgicos utilizados para tratar las anomalías cervicales que se encontraron en una prueba de Papanicolau anormal pueden dar como resultado una insuficiencia cervical. Otros procedimientos quirúrgicos, como la dilatación y el raspado del útero, también pueden estar relacionados con la insuficiencia cervical. Muy pocas veces, una ruptura cervical durante un parto o trabajo de parto previos puede estar relacionada con un cuello del útero incompetente.
  • Raza. Las mujeres afroamericanas parecen tener un riesgo mayor de desarrollar insuficiencia cervical. El motivo no es claro.
  • Enfermedades congénitas. Las anomalías uterinas y los trastornos genéticos que afectan a un tipo fibroso de proteína que compone los tejidos conectivos del cuerpo (colágeno) pueden provocar un cuello del útero incompetente. La exposición a dietilestibestrol antes del nacimiento, una forma sintética de la hormona estrógeno, también se ha relacionado con la insuficiencia cervical.

Complicaciones

La insuficiencia de cuello uterino supone riesgos para tu embarazo —en especial, durante el segundo trimestre—, como:

  • Nacimiento prematuro
  • Pérdida del embarazo

Prevención

No es posible evitar un cuello uterino incompetente, pero hay muchas cosas que puedes hacer para favorecer un embarazo a término saludable. Por ejemplo:

  • Busca atención prenatal frecuente. Las consultas prenatales pueden ayudar a tu médico a controlar tu salud y la salud de tu bebé. Menciona cualquier signo o síntoma que te preocupe, incluso si parecen tontos o insignificantes.
  • Mantén una alimentación sana. Durante el embarazo, necesitarás más ácido fólico, calcio, hierro y otros nutrientes esenciales. Una vitamina prenatal diaria, que idealmente debería comenzar a tomarse unos meses antes de la concepción, puede ayudar a suplir cualquier brecha alimentaria.
  • Aumenta de peso con prudencia. Aumentar la cantidad adecuada de peso puede contribuir a la salud de tu bebé. Generalmente se recomienda un aumento de peso de entre 25 y 35 libras (aproximadamente 11 a 16 kilogramos) para las mujeres que tienen un peso saludable antes del embarazo.
  • Evita las sustancias riesgosas. Si fumas, deja de hacerlo. El alcohol y las drogas ilícitas también están prohibidos. Además, obtén la aprobación de tu médico antes de tomar cualquier medicamento o suplemento, incluso aquellos disponibles de venta libre.

Si has tenido un cuello uterino incompetente durante un embarazo, corres el riesgo de tener un parto prematuro o de sufrir un aborto espontáneo en embarazos posteriores. Si estás considerando quedar embarazada nuevamente, habla con tu médico para entender los riesgos y lo que puedes hacer para favorecer un embarazo saludable.

Diagnóstico

Un cuello del útero incompetente puede detectarse solamente durante el embarazo. Incluso en ese momento el diagnóstico puede ser difícil, particularmente durante el primer embarazo.

El médico te preguntará sobre los síntomas que tengas y tu historia clínica. Asegúrate de comunicarle a tu médico si tuviste un aborto espontáneo durante el segundo trimestre o si te sometiste a un procedimiento en el cuello del útero.

El médico te puede diagnosticar un cuello del útero incompetente si presentas lo siguiente:

  • Antecedentes de dilatación cervical sin dolor y partos en el segundo trimestre
  • Borramiento y dilatación cervical avanzada antes de la semana 24 del embarazo sin contracciones dolorosas, sangrado vaginal, ruptura de la fuente (ruptura de membranas) o infección

Las pruebas y los procedimientos para ayudar a diagnosticar un cuello del útero incompetente durante el segundo trimestre incluyen los siguientes:

  • Ecografía transvaginal. Tu médico puede usar una ecografía transvaginal para evaluar la longitud del cuello del útero y verificar si las membranas sobresalen a través del cuello del útero. Durante este tipo de ecografía, se introduce un transductor delgado en la vagina que emite ondas de sonido para generar imágenes en un monitor.
  • Examen pélvico. Tu médico examinará el cuello del útero para ver si el saco amniótico ha comenzado a sobresalir a través de la abertura (membranas fetales prolapsadas). Si las membranas fetales están en el canal cervical o la vagina, esto indica insuficiencia cervical. Tu médico también verificará si hay contracciones y, de ser necesario, las controlará.
  • Análisis de laboratorio. Si las membranas fetales son visibles y una ecografía muestra signos de inflamación, pero no tienes síntomas de una infección, tu médico puede analizar una muestra de líquido amniótico (amniocentesis) para diagnosticar o descartar una infección del saco y el líquido amnióticos (corioamnionitis).

No hay análisis que se puedan hacer antes del embarazo para predecir de forma confiable un cuello del útero incompetente. Sin embargo, ciertas pruebas que se realizan antes del embarazo, como una resonancia magnética o una ecografía, pueden ayudar a detectar anomalías uterinas que puedan causar un cuello del útero incompetente.

Ecografía transvaginal

Durante una ecografía transvaginal, mientras usted está acostada de espalda sobre una mesa de exploración, su médico o un técnico médico introduce en su vagina un dispositivo parecido a una varita mágica llamado transductor. El transductor emite ondas sonoras que generan imágenes de sus órganos pélvicos.

Tratamiento

Los tratamientos o los enfoques para controlar un cuello uterino incompetente podrían incluir los siguientes:

  • Suplementos de progesterona. Si tienes antecedentes de parto prematuro, tu médico podría recomendar que te apliques inyecciones semanales de una forma de la hormona progesterona denominada caproato de hidroxiprogesterona (Makena) durante el segundo y el tercer trimestre. Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones para determinar la mejor forma de usar la progesterona en la incompetencia cervical.
  • Ecografías reiteradas. Si tienes antecedentes de parto prematuro, o tienes antecedentes que podrían aumentar tu riesgo de padecer incompetencia cervical, el médico podría comenzar a controlar cuidadosamente la longitud del cuello uterino mediante ecografías cada dos semanas desde la semana 16 hasta la semana 24 de embarazo. Si el cuello uterino comienza a abrirse o se acorta más de una determinada longitud, el médico podría recomendar cerclaje cervical.
  • Cerclaje cervical. Si tienes menos de 24 semanas de embarazo o tienes antecedentes de parto prematuro y una ecografía muestra que el cuello uterino se está abriendo, un procedimiento quirúrgico conocido como cerclaje cervical podría ayudar a prevenir un parto prematuro. Durante este procedimiento, el cuello del útero se cierra con suturas fuertes. Las suturas pueden quitarse en el último mes del embarazo o durante el trabajo de parto.

    Si tienes antecedentes de partos prematuros que probablemente se deban a incompetencia cervical, el médico también podría recomendar el cerclaje cervical antes de que el cuello del útero comience a abrirse (cerclaje profiláctico). Este procedimiento generalmente se realiza antes de la semana 14 de embarazo.

    El cerclaje cervical no es adecuado para todas las pacientes que presenten riesgo de tener un parto prematuro. El procedimiento no se recomienda para mujeres embarazadas de mellizos o más bebés. Habla con el médico acerca de los riesgos y beneficios del cerclaje cervical.

El médico también puede recomendar el uso de un dispositivo que se coloca en la vagina y que está diseñado para mantener el útero en su lugar (pesario). El pesario puede usarse para ayudar a reducir la presión sobre el cuello del útero. Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones para determinar si un pesario es un tratamiento eficaz para la incompetencia cervical.

Ilustración que muestra el cerclaje cervical

En el caso de un cerclaje cervical, se realizan puntos fuertes (suturas) para cerrar el cuello uterino durante el embarazo y ayudar a prevenir el parto prematuro. Por lo general, los puntos se quitan el último mes de embarazo.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes un cuello uterino incompetente, el médico podría recomendarte restringir la actividad sexual o limitar determinadas actividades físicas.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Puede ser difícil enterarte de que tienes un cuello del útero incompetente. Esto puede ponerte ansiosa acerca de tu embarazo y temerosa de pensar en el futuro. Pídele sugerencias al médico acerca de maneras seguras para relajarte.

Si das a luz antes de tiempo, también podría parecerte que hiciste algo para causar el nacimiento prematuro o que podrías haberte esforzado para prevenirlo. Si tienes sentimientos de culpa, habla con tu pareja y tus seres queridos, así como con el médico. Trata de enfocar tu energía en conocer a fondo a tu hijo y cuidar de él.

Preparación antes de la cita

Si estás embarazada y presentas factores de riesgo de cuello del útero incompetente o padeces síntomas durante el segundo trimestre del embarazo que indiquen que sea posible que tengas cuello del útero incompetente, consulta con tu médico de inmediato. Según las circunstancias, es posible que necesites atención médica de inmediato.

A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte para tu consulta y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Lo que puedes hacer

A continuación, se incluyen algunos consejos útiles antes de la consulta con el médico:

  • Pregunta sobre las restricciones previas a la consulta. En la mayoría de los casos, te atenderán de inmediato. Si no es así, pregunta si debes limitar tus actividades mientras esperas la consulta.
  • Busca a un ser querido o amigo que pueda acompañarte a la consulta. El miedo y la ansiedad podrían impedir que te concentres en lo que dice el médico. Lleva a alguien para que te ayude a recordar toda la información.
  • Anota preguntas para hacerle al médico. De ese modo, no te olvidarás de ninguna pregunta importante que quieras hacer y así podrás aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

A continuación, encontrarás algunas preguntas básicas para hacerle al médico acerca del cuello uterino incompetente. Si se te ocurren otras preguntas durante la consulta, no dudes en hacerlas.

  • ¿El cuello uterino comenzó a abrirse? Si es así, ¿en qué medida?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a prolongar el embarazo?
  • ¿Existe algún tratamiento que pueda prolongar el embarazo o ayudar al bebé?
  • ¿Necesito hacer reposo en cama? Si es así, ¿durante cuánto tiempo? ¿Qué tipos de actividades podré realizar? ¿Necesitaré quedarme en el hospital?
  • ¿Ante qué signos o síntomas debo llamarlo?
  • ¿Ante qué signos o síntomas debo ir al hospital?
  • ¿Qué le sucederá a mi bebé si nace ahora? ¿Qué puedo esperar?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, como, por ejemplo:

  • ¿Cuándo notaste tus signos o síntomas por primera vez?
  • ¿Has tenido alguna contracción o cambios en la secreción vaginal?
  • ¿Has tenido algún embarazo anterior, algún aborto espontáneo o alguna cirugía cervical de los que yo no esté al tanto?
  • ¿Cuánto tiempo te llevaría llegar al hospital en una emergencia, incluido el tiempo para organizar cualquier cuidado de niños que sea necesario, transporte, etc.?
  • ¿Vives cerca de amigos o seres queridos que podrían cuidarte si necesitas reposo en cama?

Last Updated Jul 25, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use