Insuficiencia renal aguda

Perspectiva general

La insuficiencia renal aguda ocurre cuando los riñones pierden de repente la capacidad de filtrar los desechos de la sangre. Cuando los riñones pierden la capacidad de filtración, pueden acumularse niveles nocivos de deshechos, y puede desequilibrarse la composición química de la sangre.

La insuficiencia renal aguda, también llamada lesión renal aguda, se desarrolla rápidamente, por lo general en menos de unos días. La insuficiencia renal aguda es más común en personas que ya están hospitalizadas, sobre todo, en aquellas personas con enfermedades críticas que necesitan de cuidados intensivos.

La insuficiencia renal aguda puede ser fatal y requiere de tratamiento intensivo. Sin embargo, la insuficiencia renal aguda puede ser reversible. Si, en cambio, gozas de buena salud, es posible que recuperes una función renal normal o casi normal.

Sección transversal del riñón

La sangre entra a los riñones a través de las arterias renales. Los riñones eliminan de la sangre el exceso de líquido y los materiales de desecho a través de unidades llamadas nefronas. Cada nefrona contiene un filtro (glomérulo) que está compuesto por una red de vasos sanguíneos diminutos llamados capilares. Los glomérulos filtran los desechos que tu cuerpo necesita (como sodio, fósforo y potasio), que luego pasan a través de túbulos diminutos. Las sustancias que el cuerpo necesita se reabsorben en el torrente sanguíneo. Los desechos circulan por los uréteres, los tubos que conducen a la vejiga.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la insuficiencia renal aguda se incluyen los siguientes:

  • Disminución del volumen de orina excretado (diuresis), aunque a veces se mantiene estable
  • Retención de líquido, que causa hinchazón en las piernas, los tobillos o los pies
  • Falta de aire
  • Fatiga
  • Desorientación
  • Náuseas
  • Debilidad
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Convulsiones o coma en casos severos

A veces, la insuficiencia renal aguda no provoca signos ni síntomas y se detecta a través de pruebas de laboratorio que se realizan por otros motivos.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico de inmediato o busca ayuda de urgencia si tienes signos o síntomas de insuficiencia renal aguda.

Causas

La insuficiencia renal aguda puede producirse cuando:

  • Tienes una enfermedad que reduce el flujo normal de circulación de sangre hacia los riñones.
  • Experimentas una lesión directa en los riñones.
  • Los tubos de drenaje de orina (uréteres) de los riñones se obstruyen y los deshechos no pueden eliminarse del cuerpo a través de la orina.

Deficiencia del flujo sanguíneo hacia los riñones

Las enfermedades y trastornos que pueden reducir a velocidad del flujo sanguíneo hacia los riñones y provocar lesión en los riñones incluyen:

  • Pérdida de sangre o líquidos
  • Medicamentos para la presión arterial
  • Ataque cardíaco
  • Enfermedad cardíaca
  • Infección
  • Insuficiencia hepática
  • Consumo de aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), naxopreno sódico (Aleve, otros) o medicamentos relacionados
  • Reacción alérgica severa (anafilaxia)
  • Quemaduras severas
  • Deshidratación grave

Lesión en los riñones

Las siguientes enfermedades, trastornos y agentes pueden dañar los riñones y causar insuficiencia renal aguda:

  • Coágulo de sangre en las venas y arterias dentro y alrededor de los riñones.
  • Depósitos de colesterol que obstruyen la circulación de la sangre hacia los riñones.
  • Glomerulonefritis (glo·me·ru·lo·ne·FRI·tis), inflamación de los filtros diminutos en los riñones (glomérulos).
  • Síndrome urémico hemolítico, enfermedad causada por la destrucción prematura de glóbulos rojos
  • Infección
  • Lupus, trastorno del sistema inmunológico que causa glomerulonefritis.
  • Medicamentos, tales como algunos medicamentos de quimioterapia, antibióticos y tintes usados en estudios de diagnóstico por imágenes
  • Esclerodermia, un conjunto de enfermedades extrañas que afectan la piel y los tejidos conjuntivos
  • Púrpura trombocitopénica trombótica: trastorno sanguíneo extraño.
  • Toxinas, como el alcohol, comidas pesadas y la cocaína.
  • Ruptura del tejido muscular (rabdomiólisis) que genera daño renal causado por las toxinas liberadas a partir de la destrucción del tejido muscular
  • Ruptura de células tumorales (síndrome de lisis tumoral), lo que produce la liberación de toxinas que pueden provocar una lesión en los riñones

Obstrucción que evita que la orina salga de los riñones

Las enfermedades y afecciones que obstruyen el paso de la orina hacia afuera del cuerpo (obstrucciones urinarias) y que pueden ocasionar insuficiencia renal aguda incluyen las siguientes:

  • Cáncer de vejiga
  • Coágulos de sangre en el tracto urinario
  • Cáncer cervical
  • Cáncer de colon
  • Agrandamiento de la próstata
  • Cálculos renales
  • Lesiones nerviosas de los nervios que controlan la vejiga
  • Cáncer de próstata

Factores de riesgo

La insuficiencia renal aguda casi siempre ocurre junto con otra enfermedad o cuadro médico. Los factores que pueden aumentar el riesgo de insuficiencia renal aguda incluyen los siguientes:

  • Estar hospitalizado, sobre todo por una enfermedad grave que requiere de cuidados intensivos
  • Edad avanzada
  • Obstrucciones en los vasos sanguíneos de los brazos y las piernas (enfermedad arterial periférica)
  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Insuficiencia cardíaca
  • Enfermedades renales
  • Enfermedades hepáticas
  • Algunos tipos de cáncer y sus tratamientos

Complicaciones

Estas son algunas posibles complicaciones de la insuficiencia renal aguda:

  • Acumulación de líquido. La insuficiencia renal aguda puede desarrollar acumulación de líquido en los pulmones, lo que puede provocar dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho. Si se inflama la capa que cubre al corazón (pericardio), es posible que sientas dolor en el pecho.
  • Debilidad muscular. Cuando los fluidos corporales y los electrolitos (la química de la sangre de tu cuerpo) están desequilibrados, puede desarrollarse debilidad muscular.
  • Lesión permanente de riñón. A veces, la insuficiencia renal aguda provoca la pérdida permanente de las funciones del riñón, o la enfermedad renal terminal. Las personas con la enfermedad renal terminal requieren tanto de diálisis permanente (proceso mecánico de filtración usado para eliminar del cuerpo toxinas y deshechos) como de un trasplante de riñón para sobrevivir.
  • Muerte. La insuficiencia renal aguda puede provocar la pérdida de las funciones del riñón y, en última instancia, la muerte.

Prevención

La insuficiencia renal aguda puede ser difícil de predecir o prevenir. Pero puedes reducir el riesgo si cuidas tus riñones. Intenta lo siguiente:

  • Presta atención a las etiquetas de los analgésicos de venta libre. Sigue las instrucciones para analgésicos de venta libre como la aspirina, el paracetamol (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y el naproxeno sódico (Aleve u otros). Demasiada ingesta de estos medicamentos puede incrementar el riesgo de manifestar una lesión en los riñones. Esto sucede especialmente si tienes una enfermedad renal preexistente, diabetes o presión arterial alta.
  • Trabaja con el médico para controlar tus problemas renales y otros trastornos crónicos. Si tienes una enfermedad renal o de otro tipo que incremente el riesgo de manifestar insuficiencia renal aguda, como diabetes o presión arterial alta, cumple las recomendaciones para lograr los objetivos de los tratamientos y sigue las recomendaciones del médico para controlar la enfermedad.
  • Haz que un estilo de vida saludable sea tu prioridad. Mantente activo; sigue una dieta adecuada y balanceada; si bebes alcohol, que sea con moderación.

Diagnóstico

Si los signos y síntomas que tienes sugieren que sufres insuficiencia renal aguda, es posible que tu médico te recomiende hacerte algunos análisis y procedimientos para verificar tu diagnóstico. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Control del volumen de excreción de orina. La medición de la cantidad de orina que produces en 24 horas puede ayudar al médico a determinar la causa de la insuficiencia renal.
  • Análisis de orina. El análisis de una muestra de orina, (urianálisis) puede revelar anomalías que sugieran insuficiencia renal.
  • Análisis de sangre. Una muestra de sangre puede revelar un aumento acelerado de los niveles de urea y creatinina, dos sustancias usadas para medir el funcionamiento renal.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Los estudios de diagnóstico por imágenes como ultrasonido y tomografía computarizada pueden ser usados para ayudar a tu médico a ver tus riñones.
  • Extirpación de una muestra de tejido de riñón para realizar pruebas. En algunas ocasiones, puede que tu médico te recomiende una biopsia para extraer una pequeña muestra del tejido de tu riñón para analizarla en el laboratorio. El médico inserta a través de la piel una aguja en el riñón para extraer una muestra.
Procedimiento de la biopsia renal

Durante una biopsia renal, el médico utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido renal para análisis de laboratorio. La aguja de la biopsia se inserta a través de la piel y, por lo general, se dirige a destino usando un dispositivo de diagnóstico por imágenes como guía, por ejemplo, un ecógrafo.

Tratamiento

El tratamiento para la insuficiencia renal aguda normalmente requiere hospitalización. La mayoría de las personas ya están hospitalizadas cuando desarrollan insuficiencia renal aguda. El tiempo de hospitalización depende del motivo de la insuficiencia renal aguda y de la rapidez con la que los riñones se recuperen.

En algunos casos, puede que realices el proceso de recuperación en tu casa.

Tratamiento para la causa de base de la lesión renal

El tratamiento para la insuficiencia renal aguda implica identificar la enfermedad o la lesión que originalmente dañó los riñones. Las opciones de tratamiento dependen de lo que esté causando la insuficiencia renal.

El tratamiento de las complicaciones hasta que tus riñones se recuperen

El médico también trabajará para prevenir complicaciones y darle tiempo a que tus riñones sanen. Los tratamientos que ayudan a prevenir complicaciones incluyen:

  • Tratamientos para equilibrar la cantidad de líquidos en sangre. Si la insuficiencia renal aguda es provocada por falta de líquidos en sangre, puede que tu médico recomiende líquidos por administración intravenosa (IV). En otros casos, la insuficiencia renal aguda puede hacer que retengas demasiado líquido, lo que te puede provocar hinchazón en los brazos y las piernas. En estos casos, puede que tu médico te recomiende medicamentos (diuréticos) para hacer que tu cuerpo elimine el exceso de líquido.
  • Medicamentos para controlar el potasio en sangre Si tus riñones no están filtrando adecuadamente el potasio de tu sangre, es posible que el médico te recete calcio, glucosa o sulfonato de poliestireno sódico (Kionex) para evitar que se acumulen altos niveles de potasio en la sangre. El exceso de potasio en la sangre puede causar latidos cardíacos peligrosamente irregulares (arritmias) y debilidad muscular.
  • Medicamentos para restablecer los niveles de calcio en sangre. Si los niveles de calcio en sangre son demasiado bajos, es posible que tu médico te recete una infusión de calcio.
  • Diálisis para eliminar toxinas de la sangre. Si se acumulan toxinas en tu sangre, es posible que necesites hemodiálisis temporal, a menudo conocida simplemente como diálisis, para ayudar a eliminar de tu cuerpo las toxinas y el exceso de líquido mientras el estado de tus riñones mejora. La diálisis puede ayudar también a eliminar el exceso de potasio de tu cuerpo. Durante la diálisis, una máquina bombea sangre fuera del cuerpo a través de un riñón artificial (dializador) que filtra los deshechos. Luego, se regresa la sangre al cuerpo.

Estilo de vida y remedios caseros

Durante la recuperación de la insuficiencia renal aguda, es posible que el médico te recomiende una dieta especial para ayudarte a fortalecer los riñones y limitar el trabajo que tienen que hacer. Es posible que el médico te derive a un nutricionista que pueda analizar tu dieta actual y te sugiera formas de hacer una dieta que sea beneficiosa para los riñones.

Según la situación, es posible que el nutricionista te recomiende:

  • Elegir alimentos con bajo contenido de potasio. Es posible que el nutricionista te recomiende elegir alimentos con bajo contenido de potasio. Los alimentos con alto contenido de potasio incluyen plátanos, naranjas, papas, espinaca y tomates. Ejemplos de alimentos con bajo contenido de potasio incluyen manzanas, coliflor, pimientos, uvas y fresas.
  • Evitar los productos con sal agregada. Reduce la cantidad de sodio que consumes por día al evitar productos con sal agregada, lo que incluye muchos alimentos precocidos como comidas congeladas, sopas enlatadas y comidas rápidas. Otros alimentos con sal agregada incluyen refrigerios salados, verduras enlatadas y carnes y quesos procesados.
  • Limitar el fósforo. El fósforo es un mineral que se encuentra en alimentos como el pan integral, la avena, los cereales de salvado, las bebidas cola de color oscuro, los frutos secos y la mantequilla de maní. Demasiada cantidad de fósforo en la sangre puede debilitar tus huesos y causar picazón (urticaria). El nutricionista puede aconsejarte acerca del fósforo y de cómo limitar la ingesta en tu situación particular.

Una vez que tus riñones se recuperen, es posible que ya no necesites seguir una dieta especial, aunque una alimentación saludable sigue siendo importante.

Preparación antes de la cita

La mayoría de las personas ya están hospitalizadas cuando manifiestan insuficiencia renal aguda. Si tú o un ser querido desarrolla signos y síntomas de insuficiencia renal, consulta con tu médico o enfermera.

Si no te encuentras hospitalizado pero tienes signos o síntomas de insuficiencia renal, consulta a tu médico de cabecera o a un médico clínico. Si tu médico sospecha que quizás tengas problemas renales, puede que te derive a un especialista en enfermedades renales (nefrólogo).

Antes de la consulta con tu médico, toma nota de tus preguntas. Considera preguntar lo siguiente:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Mis riñones han dejado de funcionar? ¿Qué pudo haber causado la insuficiencia renal?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento y los riesgos?
  • ¿Necesito ir al hospital?
  • ¿Se recuperarán mis riñones o tendré que someterme a diálisis?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?
  • ¿Necesito comenzar una dieta especial? De ser así ¿me puede derivar con un nutricionista que me ayude a planificar lo que debo comer?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene algún material impreso con información que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use