Juanetes

Perspectiva general

Un juanete es una protuberancia ósea que se forma en la articulación en la base del dedo gordo del pie. Ocurre cuando algunos de los huesos de la parte frontal del pie se salen de su lugar. Esto hace que la punta del dedo gordo del pie apunte hacia los dedos más pequeños y obliga a que la articulación en la base del dedo gordo sobresalga. La piel sobre el juanete puede estar enrojecida y adolorida.

El uso de zapatos apretados y estrechos puede causar juanetes o empeorarlos. Los juanetes también se pueden desarrollar como resultado de la forma del pie, una deformidad del pie o una enfermedad, como la artritis.

Se pueden desarrollar juanetes más pequeños en la articulación del dedo pequeño del pie.

Un juanete

Cuando tienes un juanete, la punta del dedo gordo del pie se desplaza hacia los dedos más pequeños, apiñándolos. Esto también fuerza a la articulación en la base del dedo gordo del pie a sobresalir.

Juanete pequeño

Se pueden desarrollar juanetes de menor tamaño (juanetes pequeños) en la articulación, en la base del dedo pequeño del pie.

Síntomas

Los signos y síntomas de un juanete incluyen los siguientes:

  • Un abultamiento en la parte exterior de la base del dedo gordo del pie
  • Hinchazón, enrojecimiento o dolor alrededor de la articulación del dedo gordo del pie
  • Callos o callosidades: a menudo se forman donde el primer y segundo dedo del pie se rozan entre sí
  • Dolor continuo o dolor que aparece y desaparece
  • Movimiento limitado del dedo gordo del pie

Cuándo consultar al médico

Aunque los juanetes a menudo no requieren tratamiento médico, consulta a tu médico o a un médico que se especialice en el tratamiento de trastornos de los pies (podiatra u ortopédico especialista en pies) si tienes lo siguiente:

  • Dolor continuo en el dedo gordo del pie o en el pie
  • Una protuberancia visible en la articulación del dedo gordo del pie
  • Disminución del movimiento del dedo gordo del pie o del pie
  • Dificultad para encontrar zapatos que te queden bien debido a un juanete

Causas

Existen muchas teorías sobre cómo se producen los juanetes, pero se desconoce la causa exacta. Probablemente las causas incluyan:

  • Tipo de pie heredado
  • Estrés o lesiones en los pies
  • Deformidades presentes al nacer

Los expertos no están de acuerdo en si los zapatos apretados, de taco alto o demasiado angostos son la causa de los juanetes o si el calzado simplemente contribuye a su aparición.

Los juanetes podrían estar relacionados con ciertos tipos de artritis, en particular con los tipos inflamatorios, como la artritis reumatoide.

Factores de riesgo

Estos factores podrían aumentar tu riesgo de tener juanetes:

  • Tacones altos. El uso de tacones altos empuja a los dedos de los pies a la parte delantera de los zapatos, a menudo apiñándolos.
  • Zapatos que no le quedan bien. Las personas que usan zapatos demasiado apretados, demasiado estrechos o demasiado puntiagudos son más propensas a desarrollar juanetes.
  • Artritis reumatoide Tener esta afección inflamatoria puede aumentar la probabilidad de desarrollar juanetes.
  • Herencia. La tendencia a desarrollar juanetes puede ser el resultado de un problema hereditario de la estructura o anatomía del pie.

Complicaciones

Las posibles complicaciones de los juanetes incluyen:

  • Bursitis. Esta afección dolorosa ocurre cuando las pequeñas almohadillas llenas de líquido que amortiguan los huesos cerca de las articulaciones se inflaman.
  • Dedo en martillo. Una curvatura anormal que ocurre en la mitad de la articulación de un dedo del pie, por lo general el dedo junto al dedo gordo, puede causar dolor y presión.
  • Metatarsalgia. Esta afección causa dolor e hinchazón en la bola del pie.

Prevención

Para ayudar a prevenir los juanetes, escoge cuidadosamente los zapatos. Deben tener una caja ancha para los dedos, sin dedos que sobresalgan, y debe haber espacio entre la punta del dedo más largo y la punta del zapato.

Tus zapatos deben ajustarse a la forma de tus pies sin apretar ni presionar ninguna parte del pie.

Diagnóstico

Tu médico puede identificar un juanete examinando el pie. Después del examen físico, una radiografía del pie puede ayudar a tu médico a determinar la mejor manera de tratarlo.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento varían de acuerdo con la gravedad del juanete y de cuánto dolor te causa.

Tratamiento conservador

Los tratamientos no quirúrgicos que pueden aliviar el dolor y la presión de un juanete incluyen los siguientes:

  • Nuevos zapatos. Usa zapatos espaciosos y cómodos que brinden suficiente espacio para los dedos de los pies.
  • Amortiguación. El relleno o las almohadillas de venta libre para juanetes no medicados podrían resultarte útiles. Actúan como un amortiguador entre el pie y el zapato, y alivian el dolor.
  • Medicamentos. El acetaminofén (Tylenol, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o naproxeno sódico (Aleve) pueden ayudarle a controlar el dolor de un juanete. Las inyecciones de cortisona también podrían ayudar.
  • Plantillas de zapatos. Las plantillas acolchadas pueden ayudar a distribuir la presión de manera uniforme cuando mueves los pies, lo que reduce los síntomas y evita que el juanete empeore. Los soportes de venta libre pueden brindar alivio a algunas personas; otras requieren dispositivos ortopédicos con receta médica.
  • Aplicación de hielo. Aplicar hielo en el juanete después de haber estado de pie demasiado tiempo o si se inflama puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Si tienes problemas de sensibilidad o de circulación en los pies, consulta con tu médico antes de aplicar hielo.

Opciones quirúrgicas

Si el tratamiento conservador no alivia tus síntomas, podrías necesitar cirugía. La cirugía no se recomienda por razones estéticas; solo cuando un juanete te causa dolor frecuente o interfiere en tus actividades diarias.

Existen muchos procedimientos quirúrgicos para los juanetes y ninguna técnica es la mejor para cada problema.

Los procedimientos quirúrgicos para los juanetes se pueden realizar como procedimientos únicos o en combinación. Podrían implicar lo siguiente:

  • Extirpar el tejido inflamado de alrededor de la articulación del dedo gordo del pie
  • Enderezar el dedo gordo del pie mediante la extirpación de parte del hueso
  • Realinear uno o más huesos en el antepié a una posición más normal para corregir el ángulo anómalo en la articulación del dedo gordo del pie
  • Unir los huesos de la articulación afectada de manera permanente

Es posible que puedas caminar con el pie justo después de un procedimiento de juanete. Sin embargo, la recuperación completa puede tomar de semanas a meses.

Para prevenir una recurrencia, necesitarás usar zapatos adecuados después de la recuperación. Para la mayoría de las personas, no es realista esperar usar zapatos más estrechos después de la cirugía.

Habla con tu médico acerca de lo que puedes esperar después de la cirugía de juanete.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con un médico de atención primaria o un especialista en pies (podólogo o especialista ortopédico).

Qué puedes hacer

Para aprovechar al máximo el tiempo que dura la consulta con el médico, prepara una lista de preguntas antes de la visita. Estas son algunas de las preguntas que podrías hacer:

  • ¿Qué está causando mis problemas en los pies?
  • ¿Es probable que esta afección sea temporal o permanente?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Soy candidato para una cirugía? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Existen otros pasos de autocuidado que podrían ayudarme?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta.

Qué esperar del médico

Algunas de las preguntas que tu médico podría hacerte incluyen:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener problemas en los pies?
  • ¿Cuánto dolor tienes en el pie?
  • ¿Dónde sientes el dolor?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Qué tipo de calzado usas?

Last Updated Oct 22, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use