Laringitis

Perspectiva general

La laringitis es la inflamación de la glotis (laringe) por uso excesivo, irritación o infección.

Dentro de la laringe se encuentran las cuerdas vocales, dos pliegues de membrana mucosa que cubren el músculo y el cartílago. Normalmente, las cuerdas vocales se abren y cierran suavemente, formando así sonidos a partir del movimiento y la vibración.

Pero con la laringitis, tus cuerdas vocales se inflaman o irritan. Esta inflamación provoca una distorsión en los sonidos producidos por el aire que pasa a través de ellas. Como resultado, la voz suena ronca. En algunos casos de laringitis, la voz puede ser casi imperceptible.

La laringitis puede ser de corta duración (aguda) o de larga duración (crónica). En la mayoría de los casos, la laringitis se desencadena a causa de una infección viral temporal o por un esfuerzo vocal, y no es grave. La ronquera persistente algunas veces puede ser señal de una enfermedad no diagnosticada más grave.

Ilustración de las cuerdas vocales

El habla se produce cuando el aire pasa desde los pulmones, por las vías respiratorias (tráquea) y a través de la caja laríngea (laringe). Esto provoca una vibración en las cuerdas vocales vibren, y se crea sonido. El sonido se convierte en palabras gracias a los músculos que controlan el paladar blando, la lengua y los labios.

Ilustración de las cuerdas vocales

Síntomas

En la mayoría de los casos, los síntomas de la laringitis duran menos de un par de semanas y los causa algo menor, como un virus. Con menos frecuencia, los síntomas de la laringitis tienen una causa más grave o mayor duración. Los signos y síntomas de la laringitis pueden incluir lo siguiente:

  • Ronquera
  • Debilidad o pérdida de la voz
  • Sensación de cosquilleo o aspereza en la garganta
  • Dolor de garganta
  • Sequedad de garganta
  • Tos seca

Cuándo debes consultar con un médico

Puedes controlar la mayoría de los casos agudos de laringitis con medidas de cuidado personal, como descansar la voz y beber mucho líquido. El uso extenuante de la voz durante un episodio de laringitis aguda puede dañar las cuerdas vocales.

Solicita una consulta con tu médico si los síntomas de tu laringitis duran más de dos semanas.

Busca atención médica inmediata si te sucede lo siguiente:

  • Dificultades para respirar
  • Tos con sangre
  • Fiebre que no desaparece
  • Dolor en aumento
  • Dificultad para tragar

Busca atención médica inmediata si tu hijo tiene lo siguiente:

  • Respira en forma ruidosa haciendo un silbido agudo al inhalar (estridor)
  • Babea más de lo habitual
  • Tiene dificultad para tragar
  • Tiene problemas para respirar
  • Tiene fiebre de 103 °F (39,4 °C) o más

Estos signos y síntomas pueden indicar crup: inflamación de la laringe y de las vías respiratorias debajo de esta. Si bien el crup generalmente puede tratarse en casa, los síntomas graves requieren atención médica. Estos síntomas también pueden indicar epiglotitis, una inflamación del tejido que actúa como tapa (epiglotis) para cubrir la tráquea, que puede poner en riesgo la vida de niños y adultos.

Causas

Laringitis aguda

La mayoría de los casos de laringitis son temporales y mejoran luego de que la causa de base mejora. Entre las causas de la laringitis aguda se encuentran las siguientes:

  • Infecciones virales similares a las que causan resfríos
  • Tensión vocal, causada por gritar o usar la voz en exceso
  • Infecciones bacterianas, como la difteria, aunque es poco frecuente, en gran parte debido a las tasas altas de vacunación

Laringitis crónica

La laringitis que dura más de tres semanas se conoce como laringitis crónica. Este tipo de laringitis generalmente se debe a la exposición a irritantes durante un tiempo. La laringitis crónica puede causar tensión de las cuerdas vocales y lesiones o crecimientos en las cuerdas vocales (pólipos o nódulos). Estas lesiones pueden ser provocadas por:

  • Irritantes inhalados, como vapores químicos, alérgenos o humo
  • Reflujo ácido, también llamado enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Sinusitis crónica
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • Uso excesivo habitual de la voz (por ejemplo, los cantantes o las porristas)
  • Tabaquismo

Las causas menos frecuentes de laringitis crónica incluyen:

  • Infecciones bacterianas o micóticas
  • Infecciones con determinados parásitos

Otras causas frecuentes de ronquera crónica se incluyen las siguientes:

  • Cáncer
  • Parálisis de las cuerdas vocales, que puede deberse a una lesión, un accidente cerebrovascular, un tumor de pulmón u otras enfermedades
  • Curvatura de las cuerdas vocales en la vejez

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la laringitis se incluyen los siguientes:

  • Tener una infección respiratoria, como un resfriado, bronquitis o sinusitis
  • Exposición a sustancias irritantes, como el humo del cigarrillo, el consumo excesivo de alcohol, el ácido estomacal o los productos químicos del lugar de trabajo
  • Abusar de la voz, al hablar demasiado, hablar demasiado alto, gritar o cantar

Complicaciones

En algunos casos de laringitis provocada por una infección, la infección puede propagarse a otras partes de las vías respiratorias.

Prevención

A fin de prevenir la sequedad y la irritación de las cuerdas vocales, puedes hacer lo siguiente:

  • No fume y evite la exposición al humo de segunda mano. El humo seca la garganta e irrita las cuerdas vocales.
  • Limita tu consumo de bebidas alcohólicas y cafeína. Esto provoca que pierdas el agua corporal total.
  • Bebe mucha agua. Los líquidos ayudan a mantener una cantidad escasa de mucosidad en la garganta y facilitan su expulsión.
  • Evita comer alimentos picantes. Los alimentos picantes pueden hacer que el ácido estomacal pase a la garganta o el esófago, lo que produce acidez estomacal o enfermedad por reflujo gastroesofágico.
  • Incluye granos integrales, frutas y verduras en tu dieta. Estos alimentos contienen vitaminas A, E y C, y ayudan a mantener saludables las membranas mucosas que recubren la garganta.
  • Evita aclarar la garganta. Esto produce más daño que beneficios, porque causa una vibración anormal de las cuerdas vocales y aumenta la inflamación. Aclarar la garganta también hace que secretes más mucosidad y la sientas más irritada, por lo cual deseas volver a aclararla.
  • Evita las infecciones de las vías respiratorias superiores. Lávate las manos con frecuencia y evita el contacto con personas que tienen infecciones de las vías respiratorias superiores, como resfríos.

Diagnóstico

El signo más frecuente de la laringitis es la ronquera. Los cambios en la voz pueden variar según el grado de la infección o la irritación, desde una ronquera leve hasta la pérdida casi total de la voz. Si tienes ronquera crónica, es posible que el médico te pida que hables para examinar tus cuerdas vocales y te derive a un especialista en otorrinolaringología.

Algunas veces, se utilizan estas técnicas para diagnosticar la laringitis:

  • Laringoscopia. El médico puede examinar visualmente las cuerdas vocales con un procedimiento llamado “laringoscopia”, en el que usa una luz y un pequeño espejo para observar la parte trasera de la garganta. O bien, puede realizar una laringoscopia de fibra óptica. En este procedimiento, se coloca un tubo delgado y flexible (endoscopio) con una pequeña cámara y una luz a través de la nariz o la boca hasta la parte trasera de la garganta. De este modo, el médico puede observar los movimientos de las cuerdas vocales cuando hablas.
  • Biopsia. Si el médico observa un área sospechosa, puede realizar una biopsia, es decir, tomar una muestra de tejido para examinarla en un microscopio.

Tratamiento

La laringitis aguda generalmente mejora por sí sola aproximadamente en una semana. Las medidas de cuidado personal pueden ayudar a mejorar los síntomas.

Los tratamientos para la laringitis crónica están orientados a tratar las causas ocultas, como ardor de estómago, tabaquismo o uso excesivo de alcohol.

Estos son los medicamentos utilizados en algunos casos:

  • Antibióticos. En la mayoría de los casos de laringitis, un antibiótico no servirá de nada porque la causa generalmente es viral. Pero si tienes una infección bacteriana, es posible que el médico te recomiende un antibiótico.
  • Corticoesteroides. A veces, los corticoesteroides pueden ayudar a reducir la inflamación de las cuerdas vocales. Sin embargo, este tratamiento solo se usa cuando hay una necesidad urgente de tratar la laringitis —por ejemplo, cuando necesitas usar la voz para cantar o dar un discurso o una presentación oral, o en algunos casos cuando un niño pequeño padece laringitis diftérica—.

Estilo de vida y remedios caseros

Algunos métodos de cuidado personal y tratamientos en el hogar pueden aliviar los síntomas de la laringitis y reducir el esfuerzo de la voz:

  • Respira aire húmedo. Utiliza un humidificador para mantener húmedo el aire dentro de tu hogar u oficina. Inhala vapor de un bol con agua caliente o una ducha caliente.
  • Descansa la voz lo más que puedas. Evita hablar o cantar en voz demasiado alta o durante mucho tiempo. Si necesitas hablar ante grupos numerosos, trata de usar un micrófono o un megáfono.
  • Bebe mucho líquido para prevenir la deshidratación (evita el alcohol y la cafeína).
  • Humedécete la garganta. Puedes chupar una pastilla, hacer gárgaras con agua salada o masticar goma de mascar.
  • Evita los descongestivos. Estos medicamentos pueden secar la garganta.
  • Evita susurrar. Esto supone un mayor esfuerzo de la voz que el habla normal.

Preparación antes de la cita

En primera instancia, es probable que tengas que realizar una consulta con tu médico de cabecera, un profesional de la salud general o un pediatra. Quizás te deriven a un médico que se especialice en trastornos de otorrinolaringología.

A continuación, presentamos información para ayudarte a prepararte para la consulta, y para que sepas qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes una consulta, pregunta si tienes que hacer algo por anticipado.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como situaciones de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. La persona que te acompañe podría recordar información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con tu médico. Para la laringitis, las siguientes son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Qué puede haber causado mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué otras causas posibles hay?
  • ¿Qué análisis debo hacerme, si es necesario que me haga alguno?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debo ver a un subespecialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No tengas miedo de hacer otras preguntas que puedas tener.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga muchas preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
  • ¿Fumas?
  • ¿Bebes alcohol?
  • ¿Tienes alergias? ¿Has tenido un resfriado recientemente?
  • ¿Has exigido tus cuerdas vocales recientemente (por ejemplo, cantando o gritando)?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use