Úlcera péptica

Perspectiva general

Las úlceras pépticas son llagas abiertas que aparecen en el revestimiento interno del estómago y la parte superior del intestino delgado. El síntoma más común de la úlcera péptica es el dolor de estómago.

Las úlceras pépticas incluyen:

  • Úlceras gástricas que se producen en el interior del estómago
  • Úlceras duodenales que se producen en el interior de la parte superior del intestino delgado (duodeno)

Las causas más comunes de las úlceras pépticas son la infección por la bacteria helicobácter pylori (H. pylori) y el uso prolongado de antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) y el naproxeno sódico (Aleve). El estrés y las comidas picantes no producen úlceras pépticas. Sin embargo, pueden empeorar los síntomas.

Úlceras

Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago, el intestino delgado o el esófago. Una úlcera péptica en el estómago se denomina úlcera gástrica. Una úlcera duodenal es una úlcera péptica que se manifiesta en la primera parte del intestino delgado (duodeno). La úlcera de esófago se produce en la parte inferior del esófago.

Síntomas

  • Dolor de estómago ardiente
  • Sensación de plenitud, hinchazón o eructos
  • Intolerancia a los alimentos grasos
  • Acidez estomacal
  • Náuseas

El síntoma más común de la úlcera péptica es el dolor de estómago ardiente. La acidez estomacal empeora el dolor, al igual que tener el estómago vacío. A menudo el dolor puede aliviarse comiendo ciertos alimentos que amortiguan el ácido estomacal o tomando un medicamento para reducir el ácido, pero luego puede volver a aparecer. El dolor puede ser peor entre las comidas y por la noche.

Muchas personas con úlceras pépticas ni siquiera tienen síntomas.

Con menos frecuencia, las úlceras pueden causar signos o síntomas graves como los siguientes:

  • Vomitar o vomitar sangre, que puede verse roja o negra
  • Sangre oscura en las heces, o heces que son negras o alquitranadas
  • Dificultad para respirar
  • Sentirse débil
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Cambios en el apetito

Cuándo consultar con el médico

Consulta con tu médico si presentas los signos o síntomas graves enumerados más arriba. También consulta con tu médico si los antiácidos y bloqueadores de ácido te alivian, pero el dolor reaparece.

Causas

Las úlceras pépticas se presentan cuando el ácido del aparato digestivo corroe la superficie interior del estómago y del intestino delgado. El ácido puede crear una llaga abierta que duele y puede sangrar.

El aparato digestivo está cubierto por una capa mucosa que normalmente lo protege del ácido. Sin embargo, si la cantidad de ácido aumenta o la mucosidad disminuye, es posible que se te desarrolle una úlcera.

Estas son las causas más comunes:

  • Una bacteria. La bacteria helicobácter pylori suele vivir en la capa mucosa que cubre y protege los tejidos que recubren el estómago y el intestino delgado. Muchas veces, esta bacteria no causa problemas, pero puede inflamar el recubrimiento interior del estómago y producir una úlcera.

    No está claro cómo se disemina la infección con helicobácter pylori. Se puede contagiar de una persona a otra por contacto cercano, por ejemplo, al besarse. Las personas también se pueden contagiar helicobácter pylori por la comida y el agua.

  • Uso frecuente de determinados analgésicos. Tomar aspirina, al igual que determinados analgésicos de venta libre o con receta, llamados antiinflamatorios no esteroides, puede irritar o inflamar el recubrimiento del estómago y del intestino delgado. Entre estos medicamentos se incluyen el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros), el naproxeno sódico (Aleve, Anaprox DS, otros), el ketoprofeno y otros. No incluyen acetaminofén (Tylenol, otros).
  • Otros medicamentos. Tomar determinados medicamentos, como esteroides, anticoagulantes, aspirina en dosis baja, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, alendronato (Fosamax), y risedronato (Actonel) junto con antiinflamatorios no esteroides puede aumentar significativamente la posibilidad de tener úlceras.

Factores de riesgo

Además de tener riesgos relacionados con tomar antiinflamatorios no esteroides, puedes tener un mayor riesgo de sufrir úlceras pépticas si haces lo siguiente:

  • Fumas. Fumar puede aumentar el riesgo de las úlceras pépticas en las personas infectadas con Helicobácter pylori.
  • Consumes alcohol. El alcohol puede irritar y corroer el revestimiento mucoso del estómago, y aumenta la cantidad de ácido estomacal que se produce.
  • Tienes un estrés no tratado.
  • Comes alimentos picantes.

Por sí solos, estos factores no causan úlceras, pero pueden empeorarlas y hacerlas más difíciles de curar.

Complicaciones

Si no se trata, se pueden producir úlceras pépticas:

  • Sangrado interno. El sangrado puede ocurrir como una pérdida de sangre lenta que conduce a la anemia o como una pérdida de sangre severa que puede requerir hospitalización o una transfusión de sangre. La pérdida severa de sangre puede causar vómitos negros o con sangre o heces negras o con sangre.
  • Un agujero (perforación) en la pared de tu estómago. Las úlceras pépticas pueden perforar la pared del estómago o el intestino delgado, y provocar una infección grave de la cavidad abdominal (peritonitis).
  • Obstrucción. Las úlceras pépticas pueden bloquear el paso de los alimentos a través del tracto digestivo, y provocar que te llenes fácilmente, que vomites y que pierdas peso, ya sea por la hinchazón de la inflamación o por las cicatrices.
  • Cáncer de estómago. Los estudios han demostrado que las personas infectadas con helicobácter pylori tienen un mayor riesgo de cáncer de estómago.

Prevención

Puedes reducir el riesgo de presentar úlceras pépticas si sigues las mismas estrategias recomendadas como remedios caseros para tratar úlceras. También puede ser útil para lo siguiente:

  • Protegerte de infecciones. No se sabe cómo se propaga el helicobácter pylori, pero hay pruebas que sostienen que podría transmitirse de una persona a otra, o mediante el consumo de agua o alimentos.

    Puedes tomar precauciones para protegerte de las infecciones, como por ejemplo el helicobácter pylori, al lavarte las manos de manera frecuente con agua y jabón, y al comer alimentos que hayan sido cocidos por completo.

  • Ten cuidado con los analgésicos. Si utilizas regularmente analgésicos que aumentan el riesgo de presentar úlceras pépticas, toma medidas para reducir el riesgo de tener problemas estomacales. Por ejemplo, toma los medicamentos con las comidas.

    Colabora con el médico para encontrar la dosis más baja posible que pueda aliviar el dolor. Evita consumir alcohol cuando tomas medicamentos, ya que la combinación de ambos puede aumentar el riesgo de tener malestar estomacal.

    Si necesitas un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, es posible que también debas tomar medicamentos adicionales como un antiácido, un inhibidor de la bomba de protones, un bloqueador de ácidos o un agente citoprotector. Un tipo de medicamento antiinflamatorio no esteroideo, que se llama inhibidor de la COX-2, puede tener menos probabilidades de causar úlceras pépticas, pero puede aumentar el riesgo de tener un ataque cardíaco.

Diagnóstico

Para detectar una úlcera, el médico primero puede anotar tus antecedentes médicos y hacer una exploración física. Es posible que debas someterte a pruebas de diagnóstico, como por ejemplo, las siguientes:

  • Pruebas de laboratorio para detectar bacterias helicobácter pylori. El médico puede recomendar pruebas para determinar si la bacteria helicobácter pylori está presente en tu cuerpo. Puede buscarla mediante un análisis de sangre, de heces o de aliento. La prueba de aliento es la más precisa.

    Para la prueba del aliento, bebes o comes algo que contiene carbono radioactivo. La bacteria helicobácter pylori descompone la sustancia en el estómago. Luego, soplas dentro de una bolsa, que luego se sella. Si estás infectado con helicobácter pylori, la muestra de aliento contendrá el carbono radioactivo en forma de dióxido de carbono.

    Si tomas un antiácido antes de la prueba de helicobácter pylori, debes decírselo al médico. Según la prueba que se utilice, quizás sea necesario suspender el medicamento durante un tiempo porque los antiácidos pueden dar resultados falsos negativos.

  • Endoscopia. El médico puede usar un endoscopio para examinar la parte superior del aparato digestivo (endoscopia). Durante la endoscopia, el médico introduce un tubo hueco equipado con una lente (endoscopio) por la garganta y hacia el esófago, el estómago y el intestino delgado. Con el endoscopio, el médico busca úlceras.

    Si detecta alguna, puede extirpar una pequeña muestra de tejido (biopsia) para examinarla en un laboratorio. Con una biopsia también se puede identificar la presencia de la bacteria helicobácter pylori en el revestimiento del estómago.

    Es más probable que el médico te recomiende una endoscopia si eres mayor, tienes signos de sangrado o dificultades para comer y tragar, o si has perdido peso en los últimos tiempos. Si la endoscopia muestra una úlcera en el estómago, se debe realizar una endoscopia de seguimiento después del tratamiento para determinar si se ha curado, incluso si los síntomas mejoran.

  • Serie gastrointestinal superior. Esta serie de rayos X del sistema digestivo superior, que a veces se llama "estudio de la deglución con bario", genera imágenes del esófago, el estómago y el intestino delgado. Durante los rayos X, tragas un líquido blanco (que contiene bario) que recubre el tubo digestivo y hace más visible una úlcera.
Endoscopia

En una endoscopia, se inserta un largo tubo flexible (endoscopio) a través de la garganta hasta el esófago. Una cámara diminuta colocada en el extremo del endoscopio le permite al médico examinar el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

Tratamiento

El tratamiento de las úlceras pépticas depende de la causa. Por lo general, el tratamiento consistirá en eliminar la bacteria H. pylori si está presente, eliminar o reducir el uso de los antiinflamatorios no esteroideos, AINE si es posible, y ayudar a la úlcera a curarse con los medicamentos.

Entre los medicamentos, se incluyen los siguientes:

  • Medicamentos antibióticos para eliminar el helicobácter pylori. Si se encuentra H. pylori en el tubo digestivo, el médico puede recomendar una combinación de antibióticos para eliminar la bacteria. Estos antibióticos pueden ser la amoxicilina (Amoxil), la claritromicina (Biaxin), el metronidazol (Flagyl), el tinidazol (Tindamax), la tetraciclina y la levofloxacina.

    Los antibióticos se elegirán según tu lugar de residencia y los índices de resistencia a los antibióticos actuales. Es probable que tengas que tomar antibióticos durante dos semanas, así como medicamentos adicionales para reducir la acidez estomacal, incluido un inhibidor de la bomba de protones y posiblemente subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol).

  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido y promueven la recuperación. Los inhibidores de la bomba de protones (PPI, por sus siglas en inglés), reducen el ácido del estómago bloqueando la acción de las partes de las células que producen el ácido. Estos medicamentos incluyen los de venta libre y los de venta bajo receta médica, como el omeprazol (Prilosec), el lansoprazol (Prevacid), el rabeprazol (Aciphex), el esomeprazol (Nexium) y el pantoprazol (Protonix).

    El uso prolongado de los inhibidores de la bomba de protones, especialmente en dosis altas, puede aumentar el riesgo de fractura de cadera, muñeca y columna vertebral. Pregúntale al médico si un suplemento de calcio podría reducir ese riesgo.

  • Medicamentos para reducir la producción de ácido. Los bloqueadores de ácido, también llamados antagonistas de los receptores de histamina H2, disminuyen la cantidad de ácido estomacal que se libera en el tubo digestivo, lo que alivia el dolor provocado por la úlcera y favorece la recuperación.

    Entre los bloqueadores de ácido de venta libre y los de venta bajo receta médica disponibles se incluyen medicamentos como la famotidina (Pepcid AC), la cimetidina (Tagamet HB) y la nizatidina (Axid AR).

  • Antiácidos que neutralizan el ácido estomacal. Es posible que el médico también agregue un antiácido a tu régimen de medicamentos. Los antiácidos neutralizan el ácido estomacal existente y pueden brindar un rápido alivio del dolor. Algunos de los efectos secundarios pueden ser estreñimiento o diarrea, según los ingredientes principales.

    Los antiácidos pueden proporcionar un alivio de los síntomas, pero generalmente no se utilizan para curar la úlcera.

  • Medicamentos que protegen el revestimiento del estómago y el intestino delgado. En algunos casos, el médico puede recetar medicamentos llamados agentes citoprotectores que ayudan a proteger los tejidos que recubren el estómago y el intestino delgado.

    Las opciones incluyen sucralfato (Carafate) y misoprostol (Cytotec), ambos medicamentos de venta con receta.

Seguimiento después del tratamiento inicial

El tratamiento para úlceras pépticas suele ser exitoso y, por lo general, permite la curación de la úlcera. No obstante, si los síntomas son graves, o si continúan pese al tratamiento, el médico podría recomendarte una endoscopía para descartar otras causas posibles de los síntomas.

Si se detecta una úlcera durante la endoscopía, el médico podría recomendarte realizar otra endoscopía después del tratamiento para asegurarse de que la úlcera se ha curado. Pregúntale al médico si debes realizarte pruebas de seguimiento después del tratamiento.

Úlceras que no cicatrizan

Las úlceras pépticas que no se curan con tratamiento se llaman úlceras refractarias. Hay muchas razones por las que una úlcera podría no sanar, incluidas las siguientes:

  • No tomar los medicamentos según las instrucciones
  • El hecho de que algunos tipos de helicobácter pylori sean resistentes a los antibióticos
  • El uso frecuente de tabaco
  • El uso frecuente de analgésicos, como los antiinflamatorios no esteroideos, que aumentan el riesgo de úlceras

Con menor frecuencia, las úlceras refractarias pueden ser el resultado de:

  • La sobreproducción extrema de ácido estomacal, como ocurre en el síndrome de Zollinger-Ellison
  • Una infección que no sea helicobácter pylori
  • Cáncer de estómago
  • Otras enfermedades que pueden causar úlceras en el estómago y el intestino delgado, como la enfermedad de Crohn

El tratamiento de las úlceras refractarias suele consistir en la eliminación de los factores que pueden interferir en la recuperación, junto con el uso de distintos antibióticos.

Si tienes una complicación grave por una úlcera, como un sangrado agudo o una perforación, es posible que necesites cirugía. Sin embargo, actualmente, la necesidad de cirugía es menos frecuente debido a la disponibilidad de muchos medicamentos eficaces.

Estilo de vida y remedios caseros

Para calmar el dolor de una úlcera de estómago, puedes probar lo siguiente:

  • Cambiar los analgésicos. Si tomas analgésicos periódicamente, pregúntale a tu médico si el acetaminofén (Tylenol, otros) puede ser una opción para ti.
  • Controlar el estrés. El estrés puede empeorar los signos y síntomas de una úlcera péptica. Piensa en cuáles son las fuentes de tu estrés y haz lo que puedas para abordarlas. Un poco de estrés es inevitable, pero puedes aprender a manejarlo con el ejercicio, pasando tiempo con amigos o escribiendo en un diario.
  • No fumar. Fumar puede interferir en el revestimiento protector del estómago, haciendo que sea más susceptible al desarrollo de una úlcera. Fumar también aumenta la acidez estomacal.
  • Limitar o evitar el alcohol. El consumo excesivo de alcohol puede irritar y erosionar el revestimiento mucoso del estómago y los intestinos, lo que provoca inflamación y sangrado.

Medicina alternativa

Los productos que contienen bismuto pueden ayudar con los síntomas de una úlcera péptica. También hay algunas pruebas que indican que el zinc puede ayudar a curar las úlceras. La masilla en polvo, que es el producto de un arbusto perenne, también puede contribuir a mejorar los síntomas y a acelerar la cicatrización de las úlceras pépticas.

Si bien ciertos medicamentos de venta libre y alternativos pueden ser útiles, faltan pruebas sobre su eficacia. Por lo tanto, no se recomiendan como tratamiento primario de las úlceras pépticas.

Preparación antes de la cita

Haz una cita con tu médico habitual si tienes signos o síntomas que te preocupen. Tu médico puede remitirte a un especialista en el sistema digestivo (gastroenterólogo).

Es una buena idea estar bien preparado para tu cita. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta. Hay ciertos medicamentos que pueden afectar los resultados de los exámenes para diagnosticar la úlcera péptica, por eso tu médico puede pedirte que dejes de tomarlos. El médico puede recomendarte otras alternativas de esos medicamentos.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, como así también los alimentos que comes. Las personas con úlcera péptica muchas veces tienen más síntomas cuando su estómago está vacío.
  • Anota tu información personal más importante, como cualquier otro problema médico que tengas, cualquier situación que te haya generado mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, incluidos los medicamentos de venta libre, las vitaminas o los suplementos que tomes. Es muy importante que indiques si usas algún analgésico y la dosis que tomas.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Entre las preguntas que le puedes hacer a tu médico sobre úlcera péptica, se incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Cómo me tengo que preparar para ellas?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Hay riesgo de que surjan complicaciones relacionadas con esta enfermedad?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • Si el tratamiento inicial no funciona, ¿qué recomiendas hacer después?
  • ¿Hay algún tipo de dieta que debo seguir?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos junto con las úlceras?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Es buena idea que te prepares para responderlas y de esa manera tendrás tiempo para repasar los puntos que quieras cubrir. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o intermitentes?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Tus síntomas empeoran cuando tienes hambre?
  • ¿Qué has tomado, si es que tomaste algo, para aliviar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Tomas analgésicos o aspirina? Si tomas, ¿con qué frecuencia lo haces?
  • ¿Tienes náuseas o has vomitado?
  • ¿Alguna vez vomitaste sangre o el vómito contenía material negro?
  • ¿Has notado sangre en las heces o heces muy oscuras?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas la consulta con tu médico, evita fumar, consumir alcohol, comer comidas picantes y las situaciones de estrés, y así podrás aliviar tu malestar.

Last Updated Aug 6, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use