Lesión del manguito de los rotadores

Perspectiva general

El manguito de los rotadores es un grupo de músculos y tendones que rodea la articulación del hombro, mientras mantienen la cabeza del hueso superior del brazo firme dentro de la cavidad poco profunda del hombro. Una lesión del manguito de los rotadores puede causar un dolor sordo en el hombro, que a menudo empeora cuando intentas dormir del lado afectado.

Las lesiones del manguito de los rotadores ocurren con mayor frecuencia en personas que realizan repetidamente movimientos generales en sus trabajos o deportes. Algunos ejemplos incluyen a los pintores, los carpinteros y las personas que juegan al béisbol o al tenis. El riesgo de sufrir una lesión del manguito de los rotadores también aumenta con la edad.

Muchas personas se recuperan de la enfermedad del manguito de los rotadores con ejercicios de fisioterapia que mejoran la flexibilidad y la fuerza de los músculos que rodean la articulación del hombro.

A veces, los desgarros del manguito de los rotadores pueden ocurrir como resultado de una sola lesión. En esas circunstancias, se debe proporcionar atención médica lo antes posible. Los desgarros extensos del manguito de los rotadores podrían requerir una reparación quirúrgica, una transferencia de tendones alternativos o un reemplazo de articulación.

Ilustración de tres tipos de lesiones del manguito rotatorio.

Las lesiones del manguito rotatorio pueden tener una variedad de niveles de gravedad, desde una simple inflamación hasta un desgarro completo.

Síntomas

El dolor que se relaciona con una lesión en el manguito de los rotadores puede:

  • Describirse como un dolor sordo en lo profundo del hombro
  • Alterar el sueño, especialmente si duermes sobre el hombro afectado
  • Hacer que peinarte o tocarte la espalda sea difícil
  • Estar acompañado por debilidad en el brazo

Cuándo debes consultar con un médico

El médico familiar puede evaluar el dolor en el hombro que es breve. Consulta al médico de inmediato si presentas debilidad en el brazo justo después de sufrir una lesión.

Causas

La enfermedad del manguito de los rotadores puede ser el resultado de una lesión importante en el hombro, o una degeneración progresiva o un desgaste del tejido del tendón. La actividad repetitiva por encima de la cabeza o levantar objetos pesados durante un período de tiempo prolongado puede irritar o dañar el tendón.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores:

  • Edad. Con la edad, aumenta el riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores. Los desgarros del manguito de los rotadores son más frecuentes en personas mayores de 40 años.
  • Determinados deportes. Los atletas que realizan movimientos repetitivos con los brazos regularmente, como lanzadores de béisbol, arqueros y jugadores de tenis, corren un mayor riesgo de tener una lesión del manguito de los rotadores.
  • Trabajos de construcción. Algunas ocupaciones, como la carpintería o la pintura de casas, requieren movimientos de brazos repetitivos, a menudo por encima de la cabeza, que pueden dañar el manguito de los rotadores con el tiempo.
  • Antecedentes familiares. Puede haber un componente genético en las lesiones del manguito de los rotadores, ya que es más común que aparezcan en determinadas familias.

Complicaciones

Sin tratamiento, los problemas del manguito rotatorio podrían provocar debilidad o la pérdida permanente de la capacidad de movimiento y la posible degeneración progresiva de la articulación del hombro. Aunque es necesario descansar el hombro para la recuperación, mantenerlo inmovilizado durante un tiempo prolongado puede hacer que el tejido conectivo que contiene la articulación se vuelva grueso y tenso (hombro congelado).

Prevención

Si tienes riesgo de padecer una lesión del manguito de los rotadores o si te lo lesionaste antes, hacer ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para los hombros puede ayudar a prevenir lesiones futuras.

La mayoría de las personas ejercitan los músculos frontales del pecho, de los hombros y de la parte superior de los brazos, pero es igualmente importante fortalecer los músculos de la parte trasera de los hombros y alrededor del omóplato para mejorar el equilibrio muscular de los hombros. El médico o un fisioterapeuta pueden ayudarte a crear una rutina de ejercicios.

Ejercicios isométricos del hombro

Los ejercicios que consisten en presionar el brazo contra una pared pueden ayudar a fortalecer los músculos que conforman la articulación de rotación del hombro. Con el codo en un ángulo de 90 grados, coloca la palma de la mano sobre la superficie de la pared o el marco de la puerta que se encuentra delante de ti (A). Coloca una toalla doblada entre tu costado y la parte superior del brazo. El objetivo consiste en mantener la toalla en el lugar a medida que presionas la palma contra la pared o el marco de la puerta durante varios segundos. Para el segundo ejercicio, sostén la toalla en el lugar (no se muestra) y mueve el cuerpo de modo que quedes parado al lado de la pared (B). Con el codo en un ángulo de 90 grados, presiona el codo y el antebrazo contra la pared durante varios segundos. Repite cada ejercicio 10 veces en cinco grupos.

Diagnóstico

Durante el examen físico, el médico te presionará distintas partes del hombro y te moverá el brazo en diferentes posiciones. También controlará la fuerza de los músculos que están alrededor del hombro y en los brazos.

En algunos casos, puede recomendar estudios de diagnóstico por imágenes, como los siguientes:

  • Radiografías. Aunque un desgarro del manguito de los rotadores no aparecerá en una radiografía, esta prueba puede visualizar espolones óseos u otras posibles causas del dolor, como la artritis.
  • Ecografía. Este tipo de prueba utiliza ondas sonoras para producir imágenes de estructuras dentro del cuerpo, particularmente tejidos blandos como músculos y tendones. Permite realizar pruebas dinámicas mientras evalúa las estructuras del hombro a medida que se mueven. También permite realizar una comparación rápida entre el hombro afectado y el hombro sano.
  • Imagen mediante resonancia magnética (IRM). Esta tecnología utiliza ondas de radio y un imán fuerte. Las imágenes que se obtienen muestran todas las estructuras del hombro con gran detalle. La calidad de las imágenes depende en gran medida de la calidad del equipo que se utiliza.

Tratamiento

Los tratamientos conservadores, como el descanso, el frío y la terapia física, a veces, son todo lo que se necesita para recuperarse de una lesión en el manguito de los rotadores. Si la lesión es grave e implica un desgarro completo del músculo o tendón, es posible que necesites cirugía.

Inyecciones

Si los tratamientos tradicionales no han reducido el dolor, el médico te podría recomendar una inyección de esteroides en la articulación del hombro, en especial si el dolor interfiere con el sueño, las actividades diarias o el ejercicio. Aunque estas inyecciones por lo general son útiles por un tiempo, se deben utilizar con sensatez, ya que pueden contribuir con el debilitamiento del tendón.

Terapia

La fisioterapia suele ser uno de los primeros tratamientos que recomienda el médico. Los ejercicios orientados a la ubicación específica de la lesión del manguito rotatorio pueden ayudar a restaurar la flexibilidad y a fortalecer el hombro. La fisioterapia también es una parte importante del proceso de recuperación posterior a la cirugía realizada en el manguito rotatorio.

Cirugía

Hay disponibles distintos tipos de cirugía para tratar las lesiones del manguito rotatorio, que incluyen las siguientes:

  • Reparación artroscópica del tendón. En este procedimiento, los cirujanos insertan una cámara (artróscopo) y herramientas minúsculas a través de pequeñas incisiones para volver a unir el tendón al hueso.
  • Reparación abierta del tendón. En algunas situaciones, puede ser mejor reparar de forma abierta el tendón. En este tipo de cirugías, el cirujano trabaja con una incisión más grande para volver a fijar el tendón dañado al hueso. En comparación con los procedimientos artroscópicos, las reparaciones abiertas de tendón cicatrizan en el mismo período pero la recuperación puede ser un poco más incómoda.
  • Transferencia de tendón. Si el tendón desgarrado tiene demasiado daño como para poder unirlo nuevamente con el hueso del brazo, es posible que los cirujanos decidan usar un tendón cercano como reemplazo.
  • Reemplazo del hombro. Las lesiones extensas del manguito rotatorio pueden hacer necesaria una cirugía de reemplazo del hombro. Con el propósito de mejorar la estabilidad de la articulación artificial, un procedimiento innovador (artroplastia inversa del hombro) instala la parte esférica de la articulación artificial en los omóplatos y la parte de la cavidad en el hueso del brazo.
Ilustración de reparación artroscópica de tendón

Durante una reparación artroscópica de un tendón del manguito rotatorio, el cirujano inserta una cámara diminuta y herramientas a través de pequeñas incisiones en el hombro.

Estilo de vida y remedios caseros

Por lo general, una lesión menor en el manguito rotatorio se cura sola, con atención adecuada. Si crees que te has lesionado el manguito rotatorio, intenta realizar los siguientes pasos:

  • Descasa el hombro. No realices lo que causó el dolor e intenta evitar movimientos dolorosos. Limita levantar objetos pesados o realizar actividades por encima de la cabeza hasta que el dolor en el hombro desaparezca.
  • Aplica hielo y calor. Al aplicar hielo en el hombro, se reduce la inflamación y el dolor. Usa una compresa fría durante 15 a 20 minutos cada tres o cuatro horas. Luego de unos días, cuando el dolor y la inflamación hayan mejorado, puede ser útil colocar una bolsa caliente o una compresa caliente para relajar los músculos tensionados y adoloridos.
  • Toma analgésicos. Los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB), el naproxeno sódico (Aleve) o el acetaminofeno (Tylenol u otros) pueden ser útiles.

Preparación antes de la cita

Al principio, probablemente consultes a tu médico de cabecera. Si tu lesión es grave, podría derivarte a un cirujano ortopédico. Si ya te trataron por un problema similar en el pasado, es posible que tengas que llevar a la consulta registros y estudios de diagnóstico por imágenes previos.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es aconsejable que hagas una lista con las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo tuviste dolor en el hombro por primera vez?
  • ¿Qué movimientos y actividades empeoran tu dolor en el hombro?
  • ¿Alguna vez te lesionaste el hombro?
  • ¿Has tenido algún otro síntoma además del dolor de hombro?
  • ¿El dolor se irradia al brazo hasta debajo del codo?
  • ¿El dolor de hombro está asociado con dolor en el cuello?
  • ¿Tu trabajo o pasatiempo empeora el dolor de hombro?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Dónde se ubica exactamente el dolor?
  • ¿Qué tan intenso es el dolor?
  • ¿Qué movimientos y actividades agravan o alivian tu dolor de hombro?
  • ¿Sientes debilidad o entumecimiento en el brazo?

Last Updated May 17, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use