Leucoplasia

Perspectiva general

Con la leucoplasia, se forman parches blancos y espesos en las encías, en la parte interna de los pómulos, en la parte inferior de la boca y, a veces, en la lengua. Se pueden eliminar los parches raspándolos.

Los médicos no saben qué causa la leucoplasia, pero consideran que la irritación crónica por tabaco, ya sea fumado, humedecido o masticado, es la causa principal de su desarrollo.

Si bien la mayoría de los parches de la leucoplasia no son cancerosos (son benignos), algunos presentan signos iniciales de cáncer. Algunos tipos de cáncer de la parte inferior de la boca pueden ocurrir cerca de los focos de leucoplasia. Y los focos blancos mezclados con focos rojos (leucoplasia moteada) pueden indicar el potencial de que aparezca el cáncer. Por lo tanto, es mejor que consultes con tu dentista o profesional de atención primaria si tienes cambios inusuales y persistentes en la boca.

Un tipo de leucoplasia denominada «leucoplasia pilosa», en ocasiones, también llamada «leucoplasia pilosa oral», afecta principalmente a las personas cuyo sistema inmunitario se ha debilitado a causa de una enfermedad, en especial, el VIH o sida.

Leucoplasia

La leucoplasia se manifiesta como parches blancos y gruesos que aparecen en las superficies internas de la boca. Tiene varias causas posibles, incluidas lesiones o irritación repetidas. También puede ser un signo de cambios precancerosos en la boca o cáncer de boca.

Síntomas

Por lo general, la leucoplasia se presenta en las encías, el interior de las mejillas, la parte inferior de la boca (debajo de la lengua) y, a veces, en la lengua. No suele ser dolorosa y puede pasar desapercibida durante un tiempo.

La leucoplasia puede presentarse:

  • Como parches blancos o grisáceos que no desaparecen al limpiar la zona
  • Con textura plana o irregular
  • Como zonas engrosadas o endurecidas
  • Junto con lesiones rojas y abultadas (leucoplasia moteada o eritroplasia), las cuales tienen más probabilidades de mostrar cambios precancerígenos

Leucoplasia pilosa

La leucoplasia pilosa causa parches borrosos y blancos que se asemejan a pliegues o rugosidades, generalmente a los lados de la lengua. A menudo, se la confunde con la candidosis oral, infección que se caracteriza por presentar parches blancos cremosos que pueden limpiarse y que también es frecuente en personas con un sistema inmunitario debilitado.

Cuándo consultar al médico

Aunque la leucoplasia no suele provocar molestias, a veces, puede indicar una afección más grave.

Consulta con tu dentista o profesional de atención primaria si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Placas blancas o llagas en la boca que no sanan por sí mismas en un período de dos semanas
  • Bultos o parches blancos, rojos u oscuros en la boca
  • Cambios persistentes en los tejidos de la boca
  • Dolor de oído al tragar
  • Reducción progresiva de la capacidad para abrir la boca

Causas

Aunque se desconoce la causa de la leucoplasia, se cree que la irritación crónica, como la que provoca el consumo de tabaco, ya sea en cigarrillos o tabaco para mascar, es el factor responsable en la mayoría de los casos. A menudo, los usuarios habituales de productos de tabaco sin humo tarde o temprano presentan leucoplasia en el lugar en el que sostienen el tabaco contra las mejillas.

Otras causas de la irritación crónica son:

  • Dientes irregulares, partidos o filosos que se frotan contra la superficie de la lengua
  • Dentaduras postizas rotas o que no calzan correctamente
  • Consumo de alcohol a largo plazo

El dentista puede conversar contigo sobre la posible causa de la leucoplasia en tu caso.

Leucoplasia pilosa

La leucoplasia pilosa se produce a causa de una infección que ocasiona el virus de Epstein-Barr (VEB). Si has contraído la infección por el VEB, el virus permanece en el cuerpo de por vida. Normalmente, el virus se encuentra inactivo, pero si tu sistema inmunitario está debilitado, especialmente debido al VIH o al sida, el virus puede volver a activarse, lo que provoca enfermedades como la leucoplasia pilosa.

Factores de riesgo

El consumo de tabaco, en especial, el que no tiene humo, supone un riesgo elevado de contraer leucoplasia y cáncer bucal. El consumo prolongado de alcohol aumenta el riesgo, y la combinación de bebidas alcohólicas y tabaquismo lo incrementan aún más.

Leucoplasia pilosa

Las personas que tienen VIH/sida son particularmente propensas a contraer leucoplasia pilosa. A pesar de que el uso de medicamentos antirretrovíricos ha reducido la cantidad de casos, la leucoplasia pilosa aún afecta a algunas personas con VIH positivo y podría ser uno de los primeros signos de infección por VIH.

Complicaciones

Generalmente, la leucoplasia no causa daños permanentes en los tejidos de la boca. Sin embargo, la leucoplasia aumenta el riesgo de sufrir cáncer bucal. Los distintos tipos de cáncer bucal a menudo se forman cerca de los parches de la leucoplasia y los mismos parches pueden presentar cambios cancerosos. Incluso después de que se extraigan los parches de la leucoplasia, el riesgo de contraer cáncer bucal continúa.

Leucoplasia pilosa

Hay pocas probabilidades de que la leucoplasia pilosa provoque cáncer, pero puede ser un indicio de infección por VIH o sida.

Prevención

Es posible que puedas prevenir la leucoplasia si evitas todos los productos a base de tabaco o el consumo de alcohol. Habla con el médico acerca de los métodos para ayudarte a dejar de fumar. Si continúas fumando o mascando tabaco, o bebiendo alcohol, hazte controles dentales frecuentes. Por lo general, los tipos de cáncer bucal son indoloros hasta que están bastante avanzados, así que dejar de fumar y de consumir alcohol es una de las mejores estrategias de prevención.

Leucoplasia pilosa

Si tienes un sistema inmunitario debilitado, tal vez, no puedas prevenir la leucoplasia pilosa, pero identificarla en una etapa temprana puede ayudarte a recibir el tratamiento adecuado.

Diagnóstico

En muchos casos, el medico diagnostica la leucoplasia al realizar lo siguiente:

  • Examinar los parches en la boca
  • Intentar limpiar los parches blancos
  • Analizar tu historia clínica y los factores de riesgo
  • Descartar otras causas posibles

Análisis del cáncer

Si tienes leucoplasia, es probable que el médico haga las siguientes pruebas para detectar señales tempranas de cáncer:

  • Biopsia por cepillado oral. Esto implica tomar células de la superficie de la lesión con un pequeño cepillo giratorio. Es un procedimiento no invasivo, pero no siempre tiene como resultado un diagnóstico definitivo.
  • Biopsia por escisión. Esto implica extirpar quirúrgicamente tejido del parche de leucoplasia, o bien extirpar todo el parche de leucoplasia si es pequeño. Una biopsia por escisión es un procedimiento más integral y, por lo general, tiene como resultado un diagnóstico definitivo.

Si la biopsia arroja un resultado positivo de cáncer y el médico realizó una biopsia por escisión en la que se extirpó todo el parche de leucoplasia, es posible que no necesites un tratamiento posterior. Si el parche es grande, es posible que te deriven a un cirujano bucal o a un especialista en oídos, nariz y garganta para que te brinde tratamiento.

Leucoplasia pilosa

Si tienes leucoplasia pilosa, es probable que debas realizarte una evaluación para determinar la presencia de afecciones que pueden contribuir al debilitamiento del sistema inmunitario.

Tratamiento

El tratamiento de la leucoplasia es más eficaz cuando se encuentra la lesión y se la trata temprano, mientras es pequeña. Los controles regulares son importantes, como también lo es la inspección rutinaria de la boca en busca de zonas que no se vean normales.

Para la mayoría de las personas, suprimir la causa de la irritación, como dejar de fumar o de tomar alcohol, elimina el trastorno.

Cuando esto no da resultado o las lesiones muestran signos tempranos de cáncer, el plan de tratamiento podría comprender lo siguiente:

  • Extracción de parches de leucoplasia. Los parches pueden extraerse con bisturí, láser o con una sonda extremadamente fría que congela y destruye las células cancerosas (criosonda).
  • Consultas de seguimiento para controlar la zona. Cuando has tenido leucoplasia, las recurrencias son frecuentes.

Tratamiento de la leucoplasia pilosa

En general, no se necesita tratamiento para la leucoplasia pilosa. A menudo, la enfermedad no provoca síntomas y es probable que no produzca cáncer bucal.

Los tratamientos que el médico puede recomendarte son los siguientes:

  • Medicamentos. Puedes tomar una pastilla que afecta todo el sistema (medicamentos sistémicos), como medicamentos antivirales. Estos medicamentos pueden inhibir el virus de Epstein-Barr que causa la leucoplasia pilosa. También se pueden usar tratamientos tópicos.
  • Consultas de seguimiento. Una vez que suspendes el tratamiento, los parches blancos de leucoplasia pilosa pueden regresar. El médico puede recomendar consultas de seguimiento regulares para controlar los cambios en la boca, o bien un tratamiento continuo para evitar que los parches de leucoplasia vuelvan a aparecer.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar con el dentista o con el profesional de atención médica primaria. Sin embargo, es posible que te deriven a un cirujano bucal o a un especialista en oídos, nariz y garganta para obtener un diagnóstico y tratamiento.

Qué puedes hacer

Para prepararte para la consulta, haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso si parecen no estar relacionados con tu enfermedad
  • Información médica y dental clave, como síntomas y tratamientos anteriores, si los hubo
  • Todos los medicamentos las vitaminas, los medicamentos a base de hierbas y otros suplementos que tomas de manera regular
  • Preguntas para hacerle al médico para aprovechar al máximo el tiempo de la consulta

Estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Qué puede estar causando mi enfermedad?
  • ¿Existen otras causas posibles de mi enfermedad?
  • ¿Necesito pruebas especiales?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o duradera (crónica)?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Cuál me recomiendas?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Tienes algún material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez estos cambios?
  • ¿Sientes algún dolor o presentas sangrado en la zona problemática?
  • ¿Eres fumador?
  • ¿Consumes tabaco para mascar?
  • ¿Qué cantidad de alcohol bebes?
  • ¿Tienes alguna dificultad al tragar?
  • ¿Has notado algún bulto o alguna protuberancia en el cuello?
  • ¿Sientes algún dolor?
  • ¿Sientes entumecimiento en alguna parte de la lengua o los labios?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use