Liquen escleroso

Perspectiva general

Liquen escleroso es un trastorno poco frecuente que provoca manchas blancas en la piel y hace que luzca más delgada de lo normal. Suele afectar la zona de los genitales y el ano.

Cualquier persona puede contraer liquen escleroso, pero las mujeres posmenopáusicas corren un riesgo mayor.

El médico puede recomendar tratamientos con cremas o ungüentos que ayuden a devolver un aspecto más normal a la piel y disminuir la predisposición a formar cicatrices. La enfermedad puede volver a aparecer, por lo que se puede requerir atención de seguimiento a largo plazo. En raras ocasiones, liquen escleroso mejora sin tratamiento.

Síntomas

Las personas que tienen liquen escleroso podrían no presentar signos o síntomas.

Los signos y síntomas, por lo general, afectan la piel de los genitales y la zona anal, pero también pueden afectar la piel de la parte superior del cuerpo y de los brazos, y las mamas. Pueden ser algunos de los siguientes:

  • Enrojecimiento
  • Picazón (prurito), que puede ser grave
  • Malestar o dolor
  • Parches blancos y lisos en la piel
  • Parches arrugados o enrojecidos
  • Desgarro o sangrado
  • En casos graves, sangrado, ampollas o llagas ulceradas
  • Relaciones sexuales dolorosas

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si tienes signos y síntomas frecuentes de liquen escleroso.

Si ya has sido diagnosticado con liquen escleroso, consulta con tu médico cada seis a doce meses para que controle que no haya cambios en la piel o efectos secundarios a los tratamientos.

Liquen escleroso

El liquen escleroso es una rara afección de la piel caracterizada por áreas de piel blancas con manchas.

Liquen escleroso en el área genital

El liquen escleroso puede afectar la piel de cualquier parte del cuerpo, pero por lo general afecta la piel de la vulva, el prepucio del pene o la piel de la zona anal.

Causas

Se desconoce la causa del liquen escleroso y atrófico. Es posible que un sistema inmunitario hiperactivo o un desequilibrio hormonal incidan en el desarrollo de esta enfermedad. Las lesiones previas en un lugar determinado de la piel pueden aumentar las probabilidades de contraer liquen escleroso y atrófico en ese lugar.

El liquen escleroso y atrófico no es contagioso y no se disemina a través de las relaciones sexuales.

Esta enfermedad generalmente se presenta en las mujeres posmenopáusicas, pero también en los hombres y niños. En las mujeres, el liquen escleroso y atrófico suele afectar la vulva. En los niños y hombres, aquellos no circuncidados presentan el mayor riesgo, porque la enfermedad generalmente afecta el prepucio.

En los niños, los signos y síntomas pueden mejorar en la pubertad; de todos modos, deberán realizarse controles de la actividad de la enfermedad.

Complicaciones

Las complicaciones del liquen escleroso comprenden tener relaciones sexuales dolorosas, retención urinaria, estreñimiento y la incapacidad de retraer el prepucio. Las personas con liquen escleroso también presentan un mayor riesgo de tener carcinoma de células escamosas en el área afectada.

Diagnóstico

El médico puede diagnosticar el liquen escleroso basándose en:

  • Un examen físico
  • La extracción de una pequeña porción de tejido afectado (biopsia) para examinarla con un microscopio

El médico puede derivarte a un especialista en afecciones de la piel (dermatólogo) o del sistema reproductor femenino.

Tratamiento

Si tienes liquen escleroso en o alrededor de los genitales o el ano, o tienes un caso más avanzado en otras partes del cuerpo, el médico te recomendará tratamiento. El tratamiento ayuda a reducir la picazón, mejorar la apariencia de la piel y disminuir las cicatrices. La reaparición es frecuente. En pocas ocasiones, el liquen escleroso mejora por sí solo.

Corticoesteroides

Los ungüentos o cremas de corticoesteroides suelen recetarse para el liquen escleroso. Al comienzo, por lo general deberás utilizar cremas o ungüentos con cortisona sobre la piel afectada dos veces al día. Luego de varias semanas, es probable que el médico te recomiende que uses estos medicamentos solo dos veces a la semana para impedir que vuelva a aparecer.

El médico te hará un monitoreo debido a los efectos secundarios asociados con el uso de corticoesteroides tópicos, como un mayor adelgazamiento de la piel.

Otras opciones de tratamiento

Si el tratamiento con corticosteroides no funciona o si se necesitan meses de terapia con corticosteroides, el médico puede recetarte un ungüento como el tacrolimus (Protopic).

La extirpación del prepucio (circuncisión) en los hombres es un tratamiento frecuente en casos resistentes a otras terapias o en casos más avanzados. La cirugía en el área genital o anal, por lo general, no se recomienda para mujeres con liquen escleroso porque la enfermedad puede reaparecer después de la cirugía.

Pregúntale al médico con qué frecuencia debes regresar para los exámenes de seguimiento. Generalmente se recomienda cada seis a doce meses.

Estilo de vida y remedios caseros

Estos consejos de cuidado personal pueden ayudar, ya sea que estés en tratamiento o no:

  • Aplica lubricante (vaselina, ungüento A y D, Aquaphor, entre otros) en el área afectada.
  • Lava suavemente el área afectada todos los días y sécala con toques delicados. Evita los jabones abrasivos y el lavado excesivo.
  • Alivia la quemadura y el dolor con soluciones de avena, baños de asiento, bolsas de hielo o compresas frías.
  • Toma un antihistamínico oral a la hora de dormir para ayudar a controlar la picazón mientras intentas dormir.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos y síntomas del liquen escleroso, pide una consulta con el médico de atención primaria. El médico quizás te derive con un especialista en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades de la piel (dermatólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas y desde cuándo los tienes.
  • Tu información médica esencial, como otras enfermedades diagnosticadas y cualquier medicamento con receta o de venta libre que tomes, incluso las vitaminas y los suplementos.
  • Preguntas para hacerle al médico.

Con respecto a un posible liquen escleroso, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda, si recomienda alguno?
  • Si el primer tratamiento no es eficaz, ¿qué recomienda como siguiente paso?
  • ¿Cuánto espera que mejoren mis síntomas con el tratamiento, y en cuánto tiempo?
  • ¿Debo tratar esta enfermedad por el resto de mi vida?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal puedo adoptar para aliviar los síntomas?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar que vuelva a suceder?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Qué tan grave es el malestar que sientes?
  • ¿Has notado sangrado?
  • ¿Los síntomas incluyen dolor al orinar o defecar?
  • ¿Los síntomas incluyen dolor durante las relaciones sexuales?
  • ¿Has sufrido lesiones en el área afectada anteriormente?
  • ¿Qué medidas has tomado por tu cuenta para tratar esta enfermedad?
  • ¿Has recibido tratamientos con receta para esta enfermedad?
  • ¿Te han diagnosticado otras enfermedades?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use