Los dolores de cabeza en los niños

Perspectiva general

Los dolores de cabeza en los niños son comunes y generalmente no son graves. Al igual que los adultos, los niños pueden desarrollar diferentes tipos de dolores de cabeza, entre ellos migrañas o dolores de cabeza relacionados con el estrés (tensión). Los niños también pueden tener dolores de cabeza diarios crónicos.

En algunos casos, los dolores de cabeza en los niños son causados por una infección, altos niveles de estrés o ansiedad, o traumatismo craneal menor. Es importante que prestes atención a los síntomas de dolor de cabeza de tu hijo y que consultes a un médico si empeoran o se presentan con frecuencia.

Los dolores de cabeza en los niños generalmente se pueden tratar con analgésicos de venta libre y hábitos saludables, como un horario regular para dormir y comer.

Síntomas

Los niños tienen los mismos tipos de dolores de cabeza que los adultos, pero sus síntomas pueden ser un poco diferentes. Por ejemplo, el dolor de la migraña en los adultos suele durar al menos cuatro horas, pero en los niños, el dolor puede ser mucho menor.

Las diferencias en los síntomas pueden dificultar la identificación del tipo de dolor de cabeza en un niño, especialmente en un niño pequeño que no puede describir los síntomas. En general, sin embargo, ciertos síntomas tienden a caer con mayor frecuencia en ciertas categorías.

Migraña

Las migrañas pueden causar:

  • Dolor de cabeza pulsante, punzante o palpitante
  • Dolor que empeora con el esfuerzo
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Sensibilidad extrema a la luz y al sonido

Incluso los bebés pueden tener migrañas. Un niño que es demasiado pequeño para decirte lo que está mal puede llorar y sostenerse la cabeza para indicar dolor intenso.

Cefalea tensional

Las cefaleas tensionales pueden causar lo siguiente:

  • Una opresión en los músculos de la cabeza o el cuello
  • Dolor leve o moderado, no pulsátil en ambos lados de la cabeza
  • Dolor que no empeora con la actividad física
  • Dolor de cabeza que no está acompañado de náuseas o vómitos, como suele suceder con la migraña

Los niños más pequeños pueden dejar el juego regular y querer dormir más. Las cefaleas tensionales pueden durar de 30 minutos a varios días.

Cefalea en brotes

Las cefaleas en brotes son poco frecuentes en niños menores de 10 años. Características generales de las cefaleas en brotes:

  • Ocurren en grupos de cinco o más episodios, que van desde un dolor de cabeza cada dos días hasta ocho al día.
  • Implican un dolor agudo y punzante en un lado de la cabeza que dura menos de tres horas.
  • Están acompañadas de lagrimeo, congestión, secreción nasal, inquietud o agitación.

Dolor de cabeza diario crónico

Los médicos usan la frase "dolor de cabeza diario crónico" (CDH) para las migrañas y los dolores de cabeza de tipo tensional que ocurren más de 15 días al mes. El CDH puede ser causado por una infección, por un traumatismo craneal leve o por tomar medicamentos para el dolor, incluso medicamentos de venta libre, con demasiada frecuencia.

Cuándo debes consultar con un médico

La mayoría de los dolores de cabeza no son graves, pero busca atención médica de inmediato si los dolores de cabeza de tu hijo:

  • Despiertan a tu hijo del sueño
  • Empeoran o se vuelven más frecuentes
  • Cambian la personalidad de tu hijo
  • Siguen a una lesión, como un golpe en la cabeza
  • Presentan vómitos persistentes o cambios visuales
  • Están acompañados de fiebre y dolor o rigidez en el cuello

Habla con el médico de tu hijo si estás preocupado o tienes preguntas sobre los dolores de cabeza de tu hijo.

Causas

Distintos factores pueden causar que tu hijo sufra de dolores de cabeza. Los factores incluyen:

  • Enfermedad e infección. Las enfermedades comunes como resfriados, gripe e infecciones en los oídos y los senos paranasales son algunas de las causas más frecuentes de los dolores de cabeza en los niños. En muy raras ocasiones, la meningitis o la encefalitis pueden causar dolores de cabeza.
  • Traumatismo craneal. Las protuberancias y los moretones pueden causar dolores de cabeza. Aunque la mayoría de los traumatismos craneales son menores, busca atención médica inmediata si tu hijo se cae con fuerza sobre la cabeza o recibe un golpe fuerte en la cabeza. Además, comunícate con un médico si el dolor de cabeza de tu hijo empeora constantemente después de un traumatismo craneal.
  • Factores emocionales. El estrés y la ansiedad, quizás provocados por problemas con los compañeros, los maestros o los padres, pueden desempeñar un papel en los dolores de cabeza de los niños. Los niños con depresión pueden quejarse de dolores de cabeza, particularmente si tienen dificultad para reconocer los sentimientos de tristeza y soledad.
  • Predisposición genética. Los dolores de cabeza, particularmente las migrañas, tienden a ser hereditarios.
  • Ciertos alimentos y bebidas. Los nitratos (un conservante alimenticio que se encuentra en las carnes curadas, como el tocino, la mortadela y los perros calientes) pueden desencadenar dolores de cabeza, al igual que el aditivo alimenticio MSG. Además, demasiada cafeína, contenida en refrescos, chocolates, cafés y tés, puede causar dolores de cabeza.
  • Problemas en el cerebro. En raras ocasiones, un tumor cerebral o un absceso o sangrado en el cerebro pueden ejercer presión sobre áreas del cerebro y causar un dolor de cabeza crónico que empeora. Sin embargo, generalmente en estos casos hay otros síntomas, como problemas visuales, mareos y falta de coordinación.

Factores de riesgo

Cualquier niño puede tener dolores de cabeza, pero son más comunes en estos grupos:

  • Niñas después de llegar a la pubertad
  • Niños que tienen antecedentes familiares de dolores de cabeza o migrañas
  • Adolescentes más grandes

Prevención

Lo siguiente puede ayudarte a prevenir los dolores de cabeza o a reducir la gravedad de los dolores de cabeza en los niños:

  • Practica comportamientos saludables. Los comportamientos que promueven la buena salud general también pueden ayudar a prevenir los dolores de cabeza en tu hijo. Estas medidas de estilo de vida incluyen dormir lo suficiente, mantenerse físicamente activo, comer comidas y bocadillos saludables, beber de cuatro a ocho vasos de agua al día y evitar la cafeína.
  • Reduce el estrés. El estrés y los horarios ocupados pueden aumentar la frecuencia de los dolores de cabeza. Mantente alerta ante las cosas que puedan causar estrés en la vida de tu hijo, tales como dificultad para hacer las tareas escolares o relaciones tensas con sus compañeros. Si los dolores de cabeza de tu hijo están relacionados con ansiedad o depresión, considera hablar con un consejero.
  • Mantén un diario sobre dolores de cabeza. Un diario puede ayudarte a determinar qué causa los dolores de cabeza de tu hijo. Anota cuándo comienzan los dolores de cabeza, cuánto duran y qué, si es el caso, proporciona alivio.

    Registra la respuesta de tu hijo a tomar cualquier medicamento para aliviar el dolor de cabeza. Con el tiempo, los elementos que tú anotas en el diario sobre dolores de cabeza deben ayudarte a entender los síntomas de tu hijo para que puedas tomar medidas preventivas específicas.

  • Evita los desencadenantes de los dolores de cabeza. Evita cualquier alimento o bebida, como los que contienen cafeína, que parezca desencadenar los dolores de cabeza. Tu diario sobre dolores de cabeza puede ayudarte a determinar qué es lo que provoca los dolores de cabeza de tu hijo, para que sepas qué debes evitar.
  • Sigue el plan del médico. El médico puede recomendar medicamentos preventivos si los dolores de cabeza son intensos, ocurren diariamente e interfieren en el estilo de vida normal de tu hijo. Ciertos medicamentos que se toman en intervalos regulares, como ciertos antidepresivos o anticonvulsivos, pueden reducir la frecuencia y gravedad de los dolores de cabeza.

Diagnóstico

Para saber de dónde proviene el dolor de cabeza de tu hijo, es probable que el médico se fije en estos datos:

  • Historia clínica de dolores de cabeza. El médico les pedirá a ti y a tu hijo que describan los dolores de cabeza en detalle para saber si hay un patrón o un desencadenante común. También puede pedirte que lleves un diario de los dolores de cabeza durante un tiempo para que registres más detalles sobre los dolores de cabeza de tu hijo, como la frecuencia, la gravedad del dolor y los posibles desencadenantes.
  • Examen físico. El médico realiza un examen físico, que incluye medir la estatura, el peso, la circunferencia de la cabeza, la presión arterial y el pulso del niño, y examina sus ojos, cuello, cabeza, hombros y columna vertebral.
  • Examen neurológico. El médico revisa cualquier problema con el movimiento, la coordinación o la sensibilidad.

Si tu hijo está sano y los dolores de cabeza son el único síntoma, por lo general no se necesitan más pruebas. Sin embargo, en unos pocos casos, las exploraciones por imágenes y otras evaluaciones pueden ayudar a realizar un diagnóstico o descartar otras afecciones médicas que podrían estar causando los dolores de cabeza. Estas son algunas de las pruebas:

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Las resonancias magnéticas utilizan un poderoso imán para producir imágenes detalladas del cerebro. Las resonancias magnéticas ayudan a los médicos a diagnosticar tumores, accidentes cerebrovasculares, aneurismas, enfermedades neurológicas y otras anomalías cerebrales. Una resonancia magnética también se puede utilizar para examinar los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Este procedimiento de imágenes utiliza una serie de rayos X dirigidos por computadora que proporcionan una imagen transversal del cerebro de tu hijo. Esto ayuda a los médicos a diagnosticar tumores, infecciones y otros problemas médicos que pueden causar dolores de cabeza.
  • Punción lumbar (punción medular). Si el médico sospecha que una afección preexistente, como la meningitis bacteriana o viral, está causando los dolores de cabeza de tu hijo, puede recomendar una punción lumbar (punción medular). En este procedimiento, se inserta una aguja fina entre las dos vértebras que se encuentran en la parte inferior de la espalda para extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo que se analizará en el laboratorio.

Tratamiento

Por lo general, los dolores de cabeza que experimenta tu hijo se pueden tratar en el hogar a través del descanso, la disminución del ruido, la incorporación de una cantidad abundante de líquidos y de comidas equilibradas, y analgésicos de venta libre. Si tu hijo ya es grande y experimenta dolores de cabeza frecuentes, también podría resultarle beneficioso aprender a relajarse y a controlar el estrés.

Medicamentos

  • Analgésicos de venta libre. El acetaminofeno (Tylenol, otros) o el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros) generalmente pueden aliviar los dolores de cabeza de tu hijo. Se deben tomar ante la primera señal de un dolor de cabeza.

    Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina. La aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común pero potencialmente mortal, en estos niños. Si tienes alguna inquietud, consulta con el médico.

  • Medicamentos recetados. Los triptanos, medicamentos recetados que se usan para tratar las migrañas, son efectivos y se pueden usar de manera segura en niños mayores de 6 años de edad.

    Si tu hijo tiene náuseas y vómitos con migrañas, el médico puede recetarle un medicamento contra las náuseas. Sin embargo, la estrategia de medicación difiere de un niño a otro. Pregúntale al médico o farmacéutico sobre el alivio de las náuseas.

Precaución: El uso excesivo de medicamentos es en sí mismo un factor que contribuye a los dolores de cabeza (dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos). Con el tiempo, los analgésicos y otros medicamentos pueden perder su efectividad. Además, todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Si tu hijo toma medicamentos regularmente, tales como productos que tú compras sin receta, analiza los riesgos y beneficios con el médico.

Terapias

Aunque el estrés no parece causar dolores de cabeza, puede actuar como un desencadenante de los dolores de cabeza o empeorarlos. La depresión y otros trastornos de salud mental también pueden jugar un papel. Para estas situaciones, el médico puede recomendar una o más terapias de comportamiento, tales como:

  • Entrenamiento de relajación. Las técnicas de relajación incluyen respiración profunda, yoga, meditación y relajación muscular progresiva, en la que se tensa un músculo a la vez. Luego se libera completamente la tensión, hasta que cada músculo del cuerpo se relaja. Un niño mayor puede aprender técnicas de relajación en clases o en casa usando libros o videos.
  • Capacitación en biorretroalimentación. La biorretroalimentación le enseña a tu hijo a controlar determinadas respuestas corporales que ayudan a reducir el dolor. Durante una sesión de biorretroalimentación, conectan a tu hijo a dispositivos que lo controlan y dan retroalimentación sobre las funciones corporales, como la tensión muscular, la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

    Luego, tu hijo aprende a reducir la tensión muscular y a disminuir la frecuencia cardíaca y la respiración. El objetivo de la biorretroalimentación es ayudar a tu hijo a entrar en un estado de relajación para lidiar mejor con el dolor.

  • Terapia cognitiva conductual. Esta terapia puede ayudar a tu hijo a aprender a controlar el estrés y a reducir la frecuencia y gravedad de los dolores de cabeza. Durante este tipo de terapia de conversación, un consejero ayuda a tu hijo a aprender maneras de ver y lidiar con los acontecimientos de la vida de manera más positiva.

Estilo de vida y remedios caseros

Los analgésicos de venta libre, como el acetaminofeno (Tylenol, otros) y el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), generalmente son efectivos para reducir el dolor de cabeza. Antes de administrarle analgésicos a tu hijo, ten en cuenta estos puntos:

  • Lee atentamente los prospectos y usa solo las dosis recomendadas para tu hijo.
  • No administres las dosis con más frecuencia de la recomendada.
  • No le des a tu hijo analgésicos de venta libre más de dos o tres días a la semana. El uso diario puede desencadenar un dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos, un tipo de dolor de cabeza causado por el uso excesivo de analgésicos.
  • Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina. Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente fatal, en estos niños. Si tienes alguna inquietud, consulta con el médico.

Además de los analgésicos de venta libre, lo siguiente puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza de tu hijo:

  • Descanso y relajación. Haz que tu hijo descanse en un cuarto oscuro y tranquilo. Dormir a menudo resuelve los dolores de cabeza en los niños.
  • Usa una compresa fría y húmeda. Mientras tu hijo descansa, colócale un paño fresco y húmedo en la frente.
  • Ofrece un tentempié saludable. Si tu hijo no ha comido en mucho tiempo, ofrécele un trozo de fruta, galletas saladas de trigo integral o queso bajo en grasa. No comer puede empeorar los dolores de cabeza.

Medicina alternativa

Aunque no han sido bien estudiados, se ha sugerido un número de suplementos dietéticos para ayudar a aliviar los dolores de cabeza de los niños, como los siguientes:

  • Riboflavina
  • Magnesio
  • Coenzima Q10
  • Vitamina D
  • Melatonina

Consulta con el médico de tu hijo antes de probar cualquier producto a base de hierbas o suplementos dietéticos para asegurarte de que no interactuarán con los medicamentos de tu hijo ni tendrán efectos secundarios perjudiciales.

Varios tratamientos alternativos también pueden ser útiles para los dolores de cabeza en los niños, como los siguientes:

  • Acupuntura. Los profesionales de la acupuntura utilizan agujas desechables extremadamente delgadas que generalmente causan poco dolor o molestias. Algunas investigaciones han sugerido que este tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas del dolor de cabeza.
  • Masajes. Los masajes pueden ayudar a reducir el estrés y aliviar la tensión, y pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza.

Preparación antes de la cita

Generalmente, pedirás una consulta con tu médico de cabecera o el pediatra de tu hijo. En función de la frecuencia y la intensidad de los síntomas de tu hijo, podrían derivarlos a un médico especialista en afecciones del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Aquí tienes información para ayudarte a prepararte para la consulta de tu hijo y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Escribe los signos y síntomas de tu hijo, cuándo ocurrieron y cuánto tiempo duraron. Puede ser útil llevar un diario de los dolores de cabeza, con una lista de cada dolor de cabeza, cuándo ocurre, cuánto tiempo dura y qué puede haber sido lo que lo causó.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tu hijo esté tomando.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Para los dolores de cabeza en los niños, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen lo siguiente:

  • ¿Cuál es la causa más probable de los síntomas?
  • ¿Se necesitan pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Necesita mi hijo medicamentos recetados, o funcionaría un medicamento de venta libre?
  • ¿Qué seguimiento, en caso de haberlo, es necesario?
  • ¿Qué podemos hacer en casa para disminuir el dolor?
  • ¿Qué podemos hacer en casa para prevenir los dolores de cabeza?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas? ¿Han cambiado con el tiempo?
  • ¿Cada cuánto tu hijo presenta estos síntomas?
  • ¿Cuánto duran generalmente las cefaleas?
  • ¿En dónde se produce el dolor?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o intermitentes?
  • ¿Tu hijo tiene otros síntomas, como náuseas o mareos?
  • ¿Hay algo que alivie los síntomas de tu hijo?
  • ¿Hay algo que empeore los síntomas?
  • ¿Qué tratamientos has probado?
  • ¿Qué medicamentos toma tu hijo?
  • ¿Otros familiares tienen dolores de cabeza?

Qué puede hacer mientras tanto

Hasta que vea al pediatra, si tu hijo tiene dolor de cabeza, coloca un paño fresco y húmedo en la frente de tu hijo y haz que descanse en un cuarto oscuro y tranquilo.

Considera administrar a tu hijo analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol u otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin u otros) para aliviar los síntomas.

Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina.

Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente fatal, en estos niños. Si tienes alguna inquietud, consulta con el médico.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use