Ludopatía

Perspectiva general

La adicción patológica a los juegos de azar, también llamada ludopatía, es el deseo irrefrenable de seguir apostando a pesar de los estragos que esto causa en tu vida. Apostar significa que estás dispuesto a arriesgar algo que valoras con la esperanza de recibir algo que tiene un valor aún mayor.

Las apuestas pueden estimular los sistemas cerebrales de recompensa al igual que las drogas o el alcohol, y causar adicción. Si tienes un problema de ludopatía, puedes hacer apuestas continuamente, ocultar tu comportamiento, consumir los ahorros, acumular deudas o, incluso, recurrir al robo o al fraude para sostener tu adicción.

La ludopatía es un trastorno grave que puede destruir vidas. Aunque el tratamiento de la ludopatía puede ser complejo, muchas personas que luchan contra este trastorno han encontrado ayuda a través del tratamiento profesional.

Síntomas

Los signos y síntomas de ludopatía incluyen los siguientes:

  • Estar preocupado por las apuestas, por ejemplo, planificar continuamente cómo ganar más dinero con las apuestas
  • Sentir necesidad de apostar sumas de dinero cada vez más altas para lograr la misma emoción
  • Intentar controlar, reducir o detener las apuestas, sin éxito
  • Sentirte inquieto o irritable al intentar reducir las apuestas
  • Apostar para escapar de los problemas o aliviar los sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad o depresión
  • Intentar recuperar el dinero perdido con más apuestas (recuperación de las pérdidas)
  • Mentirles a los miembros de la familia o a otras personas para ocultar la magnitud de las apuestas
  • Poner en peligro o perder relaciones importantes, un trabajo u oportunidades académicas o laborales debido a las apuestas
  • Recurrir al robo o al fraude para recuperar el dinero de las apuestas
  • Pedirles a otras personas que se hagan cargo de tus problemas económicos porque apostaste tu dinero

A diferencia de la mayoría de los apostadores ocasionales que se detienen cuando pierden o que establecen un límite para perder, las personas con ludopatía no pueden evitar seguir jugando para recuperar su dinero, un patrón que se vuelve cada vez más destructivo con el tiempo.

Algunas personas con ludopatía pueden tener períodos de remisión en los que no apuestan o apuestan menos durante un tiempo. Sin embargo, sin tratamiento, la remisión generalmente no es permanente.

Cuándo consultar con un médico o un profesional de salud mental

¿Tus familiares, amigos o compañeros de trabajo expresaron su preocupación por tus apuestas? Si es así, escucha sus preocupaciones. Dado que la negación casi siempre es una característica de las conductas compulsivas o adictivas, tal vez te resulte difícil darte cuenta de que tienes un problema.

Si reconoces tus propias conductas de la lista de signos y síntomas de ludopatía, busca ayuda profesional.

Causas

No se comprende bien qué lleva a una persona a apostar de manera compulsiva. Al igual que muchos problemas, el origen de la ludopatía puede ser una combinación de factores biológicos, genéticos y ambientales.

Factores de riesgo

Si bien la mayoría de las personas que juegan a las cartas o que apuestan nunca llegan a tener un problema con el juego y las apuestas, ciertos factores están más asociados a la ludopatía:

  • Trastornos de salud mental. Las personas que juegan y apuestan de manera compulsiva a menudo tienen problemas de abuso de sustancias, trastornos de personalidad, depresión o ansiedad. La ludopatía también puede estar asociada al trastorno bipolar, al trastorno obsesivo compulsivo o al trastorno por déficit de atención con hiperactividad.
  • Edad. La ludopatía es más frecuente en personas jóvenes y de mediana edad. El juego y las apuestas durante la infancia o los años de la adolescencia aumentan el riesgo de sufrir ludopatía más adelante. Sin embargo, la ludopatía en la población de adultos mayores también puede ser un problema.
  • Sexo. La ludopatía es más frecuente en hombres que en mujeres. Las mujeres que juegan por lo general empiezan más tarde en la vida y pueden volverse adictas con mayor rapidez. Sin embargo, los patrones de juego entre hombres y mujeres son cada vez más similares.
  • Influencia de familiares o amigos. Si tienes familiares o amigos con problemas de juego, las probabilidades de que tú también los tengas son mayores.
  • Medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson y el síndrome de las piernas inquietas. Ciertos medicamentos llamados agonistas dopaminérgicos pueden tener un efecto secundario raro que produce conductas compulsivas, como la ludopatía, en algunas personas.
  • Ciertas características de la personalidad. Ser una persona muy competitiva, adicta al trabajo, impulsiva, inquieta o que se aburre fácilmente puede aumentar el riesgo de padecer ludopatía.

Complicaciones

La ludopatía (adicción al juego) puede tener consecuencias profundas y duraderas en tu vida, por ejemplo:

  • Problemas en las relaciones
  • Problemas económicos, como la bancarrota
  • Problemas legales o encarcelamiento
  • Mal desempeño laboral o pérdida del empleo
  • Mal estado de salud general
  • Suicidio, intentos de suicidio o pensamientos suicidas

Prevención

Aunque no se ha demostrado que exista una forma de prevenir la ludopatía, los programas educativos dirigidos a las personas y los grupos con mayor riesgo pueden resultar de utilidad.

Si tienes factores de riesgo de sufrir ludopatía, considera la posibilidad de evitar las apuestas de todo tipo, las personas que apuestan y los lugares donde estas se realizan. Busca tratamiento ante el primer signo de un problema para ayudar a evitar que la ludopatía empeore.

Diagnóstico

Si admites que puedes tener un problema de adicción a las apuestas, habla con el médico de atención primaria acerca de la posibilidad de someterte a una evaluación o busca la ayuda de un profesional de salud mental.

Para evaluar tu problema de adicción a las apuestas, probablemente el médico o el profesional de salud mental hará lo siguiente:

  • Te hará preguntas sobre tus hábitos en cuanto a las apuestas. También puede pedir tu autorización para hablar con los miembros de tu familia o tus amigos. Sin embargo, las leyes de confidencialidad le impiden al médico revelar toda tu información sin tu consentimiento.
  • Revisará tu información médica. Hay medicamentos que pueden causar efectos secundarios fuera de lo común que tienen como resultado conductas compulsivas, entre ellas la adicción a las apuestas, en algunas personas. Una exploración física puede identificar problemas de tu salud que a veces se asocian con la ludopatía.
  • Realizará una evaluación psiquiátrica. Esta evaluación incluye preguntas sobre tus síntomas, pensamientos, sentimientos y patrones de conducta que se relacionan con las apuestas. En función de los signos y los síntomas, tal vez te haga una evaluación para detectar trastornos de salud mental que a veces se relacionan con las apuestas excesivas.
  • Usará el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5). EL DSM-5, publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), enumera los criterios para el diagnóstico de la ludopatía.

Tratamiento

El tratamiento de la ludopatía puede ser complejo. En parte, eso se debe a que la mayoría de las personas tienen dificultades para admitir que tienen un problema. Sin embargo, un componente importante del tratamiento es trabajar para reconocer que eres un ludópata.

Si tu familia o tu empleador te presionaron para que empieces terapia, tal vez te resistas al tratamiento. Sin embargo, el tratamiento de la ludopatía puede ayudarte a recuperar el sentido del control y, tal vez, a salvar una relación dañada o a sanear tus finanzas.

El tratamiento de la ludopatía puede incluir los siguientes enfoques:

  • Terapia. La terapia conductual o la terapia cognitiva conductual pueden ser útiles. La terapia conductual utiliza la exposición sistemática a la conducta que deseas olvidar y te enseña estrategias para disminuir tu necesidad de apostar. La terapia cognitiva conductual se enfoca en identificar las creencias enfermizas, irracionales y negativas, y a reemplazarlas por las que son positivas y sanas. La terapia familiar también puede ser de ayuda.
  • Medicamentos. Los antidepresivos y los estabilizadores del estado de ánimo pueden ayudar a solucionar los problemas que a menudo acompañan la ludopatía, como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Algunos antidepresivos pueden ser eficaces en la disminución de las conductas ludopáticas. Los medicamentos llamados antagonistas de los estupefacientes, útiles en el tratamiento del abuso de sustancias, pueden ayudar a tratar la ludopatía.
  • Grupos de autoayuda. Algunas personas descubren que hablar con otras que tienen ludopatía puede ser un aspecto beneficioso del tratamiento. Pídele consejo al profesional del cuidado de la salud respecto de los grupos de autoayuda, como Apostadores anónimos y otros recursos.

El tratamiento de la ludopatía puede incluir un programa ambulatorio, un programa de pacientes hospitalizados o uno de tratamiento residencial, en función de tus necesidades y recursos. El tratamiento para el abuso de sustancias, la depresión, la ansiedad o cualquier otro trastorno mental puede ser parte de tu plan de tratamiento para la ludopatía.

Relapse prevention

Even with treatment, you may return to gambling, especially if you spend time with people who gamble or you're in gambling environments. If you feel that you'll start gambling again, contact your mental health professional or sponsor right away to head off a relapse.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Estas estrategias de recuperación pueden ayudar a que te concentres en oponer resistencia a las necesidades que te produce la ludopatía:

  • Mantente enfocado en tu objetivo n.º 1: no apostar.
  • Repítete a ti mismo que es muy riesgoso apostar. Normalmente, una apuesta lleva a otra y a otra.
  • Permítete pedir ayuda, ya que la fuerza de voluntad no es suficiente para superar la ludopatía. Pídele a un familiar o a un amigo que te alienten a seguir tu plan de tratamiento.
  • Reconoce y luego evita las situaciones que desencadenan tu necesidad de apostar.

Para los familiares de las personas que sufren ludopatía, la terapia psicológica puede ser beneficiosa, incluso si el ludópata no desea participar en ella.

Preparación antes de la cita

Si tomaste la decisión de buscar ayuda para la ludopatía, has dado un primer paso importante.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Todos los sentimientos que tienes, incluso los que no parezcan estar relacionados con el problema. Toma nota de los factores que desencadenan la ludopatía, si has intentado resistirte a la necesidad de apostar y el efecto que la ludopatía ha tenido en tu vida.
  • Información personal clave, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en la vida.
  • Todos los medicamentos, vitaminas, suplementos a base de hierbas o de otra clase que tomes, incluidas las dosis.
  • Otros trastornos físicos o de salud mental que tengas y los tratamientos.
  • Preguntas para hacerle al médico para aprovechar al máximo el tiempo de la consulta.

Las preguntas para hacerle al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Cuál es el mejor enfoque para mi ludopatía?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me sugiere?
  • ¿Debo consultar con un psiquiatra, psicólogo, asesor en adicciones u otro profesional de salud mental?
  • ¿El seguro médico cubrirá las consultas con estos profesionales?
  • ¿Puedo recibir ayuda como paciente ambulatorio o tendré que recibir tratamiento hospitalario?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda darme?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Es buena idea que te prepares para responderlas y de esa manera tendrás tiempo para repasar cualquier punto que te interese durante la consulta. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener problemas de juego?
  • ¿Con qué frecuencia juegas y apuestas?
  • ¿Cómo el juego afecta tu vida?
  • ¿Tus amigos y familiares están preocupados por la forma en que juegas?
  • Cuando juegas, ¿cuánto sueles apostar?
  • ¿Intentaste dejarlo por tu cuenta? ¿Qué ocurrió cuando lo hiciste?
  • ¿Alguna vez recibiste tratamiento por un problema de juego?
  • ¿Estás listo para recibir el tratamiento necesario para tu problema de juego?

Last Updated Oct 22, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use