Macroglobulinemia de Waldenström

Perspectiva general

La macroglobulinemia de Waldenström es un tipo de cáncer poco frecuente que comienza en los glóbulos blancos.

Si tienes macroglobulinemia de Waldenström, tu médula ósea produce demasiados glóbulos blancos anormales que desplazan a las células sanguíneas sanas. Los glóbulos blancos anormales producen una proteína que se acumula en la sangre, dificulta la circulación y causa complicaciones.

Se considera que la macroglobulinemia de Waldenström es un tipo de linfoma no hodgkiniano. A veces se la llama «linfoma linfoplasmocítico».

Síntomas

La macroglobulinemia de Waldenström tiene un crecimiento lento y puede que no provoque signos y síntomas durante muchos años.

Cuando aparecen los signos y síntomas, algunos de ellos son los siguientes:

  • Tendencia a la formación de hematomas
  • Sangrado de la nariz o las encías
  • Fatiga
  • Adelgazamiento
  • Entumecimiento en las manos o en los pies
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Falta de aire
  • Cambios en la visión
  • Confusión

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes signos y síntomas persistentes que te preocupen.

Causas

La causa de la macroglobulinemia de Waldenström no es clara.

Los médicos saben que la enfermedad comienza con un glóbulo blanco anormal que presenta errores (mutaciones) en su código genético. Los errores le ordenan a la célula que continúe multiplicándose rápidamente.

Las células cancerosas no maduran y mueren como lo hacen las células normales, sino que se acumulan y, con el tiempo, sobrepasan la producción de células sanas. En la médula ósea (el tejido blando que produce células sanguíneas y se encuentra en el interior de la mayoría de los huesos), las células de la macroglobulinemia de Waldenström desplazan a las células sanguíneas sanas.

Las células de la macroglobulinemia de Waldenström continúan intentando producir anticuerpos, como lo hacen los glóbulos blancos sanos, pero producen proteínas anormales que el cuerpo no puede usar. La proteína inmunoglobulina M (IgM) se acumula en la sangre, afecta la circulación y causa complicaciones.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer macroglobulinemia de Waldenström comprenden los siguientes:

  • Ser adulto mayor. La macroglobulinemia de Waldenström puede ocurrir a cualquier edad, pero la mayoría de los casos se diagnostican en adultos de 65 años de edad en adelante.
  • Ser hombre. Es más probable que se diagnostique macroglobulinemia de Waldenström en los hombres que en las mujeres.
  • Ser de raza blanca. Las personas de raza blanca son más propensas a presentar la enfermedad en comparación con personas de otras razas.
  • Tener antecedentes familiares de linfoma. Si tienes un familiar a quien se le ha diagnosticado macroglobulinemia de Waldenström u otro tipo de linfoma de linfocitos B, es posible que presentes un mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Diagnóstico

Algunas de las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar la macroglobulinemia de Waldenström son las siguientes:

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden revelar cantidades bajas de células sanguíneas sanas. Además, los análisis de sangre se utilizan para detectar las proteínas IgM que producen las células cancerosas.

    Los análisis de sangre también miden la función de los órganos, lo que le puede confirmar al médico si las proteínas IgM están afectando tus órganos, tales como los riñones y el hígado.

  • Recolección de una muestra de médula ósea para análisis. En una biopsia de médula ósea, el médico utiliza una aguja para extraer una muestra de médula ósea del hueso de la cadera. La muestra se examina para buscar células cancerosas. Si se detectan, los análisis de laboratorio avanzados pueden ayudar al médico a entender sus características, como las mutaciones genéticas.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de diagnóstico por imágenes le pueden ayudar al médico a determinar si el cáncer se ha extendido a otras zonas del cuerpo. Estas pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ser una tomografía computarizada o una tomografía por emisión de positrones.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la macroglobulinemia de Waldenström pueden comprender las siguientes:

  • Observación. Si tienes proteínas IgM en la sangre, pero no presentas ningún signo ni síntoma puedes decidir esperar para empezar con el tratamiento. El médico podría recomendarte análisis de sangre cada tantos meses para controlar tu enfermedad. Pueden pasar años sin que necesites tratamiento adicional.
  • Intercambio de plasma. Si presentas signos y síntomas ocasionados por tener demasiadas proteínas IgM en la sangre, es posible que el médico te recomiende un intercambio de plasma (plasmaféresis) para extraer las proteínas y reemplazarlas con plasma sanguíneo sano.
  • Quimioterapia. La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos que destruye las células de crecimiento rápido, tales como las células sanguíneas anormales producidas por la macroglobulinemia de Waldenström.

    La quimioterapia se puede usar sola o combinada con otros tratamientos con medicamentos como tratamiento inicial para personas que presentan signos y síntomas de macroglobulinemia de Waldenström. Las dosis altas de quimioterapia también pueden usarse para inhibir la producción de médula ósea cuando te preparan para un trasplante de médula ósea.

  • Terapia dirigida. Los medicamentos de la terapia dirigida destruyen las células cancerosas concentrándose en sus anomalías específicas que les permiten sobrevivir. Los medicamentos de terapia dirigida se pueden utilizar solos o combinados con otros medicamentos, como la quimioterapia o la terapia biológica, como tratamiento inicial para la macroglobulinemia de Waldenström o en los casos en que el cáncer regresa a pesar del tratamiento.
  • Terapia biológica. Los medicamentos de la terapia biológica utilizan el sistema inmunitario para destruir células cancerosas. Los medicamentos de la terapia biológica se pueden utilizar solos o combinados con otros medicamentos como tratamiento inicial, o como tratamiento de la macroglobulinemia de Waldenström recurrente.
  • Trasplante de médula ósea. En algunas situaciones muy específicas, se puede utilizar un trasplante de médula ósea, también conocido como «trasplante de células madre», para tratar la macroglobulinemia de Waldenström. Durante este procedimiento, se usan grandes dosis de quimioterapia para eliminar la médula ósea enferma. Te inyectan células madre sanas en el cuerpo, donde podrán volver a generar una médula ósea sana.
  • Ensayos clínicos. Los ensayos clínicos te dan la oportunidad de probar lo último en tratamientos para la macroglobulinemia de Waldenström.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te esté preocupando.

Si te diagnostican macroglobulinemia de Waldenström, es probable que te deriven a un médico especializado en el tratamiento de trastornos de la sangre y de la médula ósea (hematólogo) o a un médico que se especialice en el tratamiento del cáncer (oncólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tienes. Si has tenido signos y síntomas de una enfermedad o simplemente no te sientes bien, anota esos detalles antes de la consulta. El médico también querrá saber cuándo notaste por primera vez estos síntomas y si han cambiado con el tiempo.
  • Haz una lista de los medicamentos. Incluye todos los medicamentos recetados o de venta libre que estés tomando, así como también vitaminas, suplementos o remedios herbales.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Algunas preguntas que le puedes hacer al médico en la consulta inicial son las siguientes:

  • ¿Cuál puede ser la causa de los síntomas o de la enfermedad que padezco?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son las próximas medidas que recomiendas para determinar mi diagnóstico y tratamiento?
  • ¿Debo respetar alguna restricción mientras tanto?

Algunas de las preguntas a considerar si el médico te deriva a un especialista son las siguientes:

  • ¿Tengo macroglobulinemia de Waldenström?
  • ¿Cuáles son los objetivos del tratamiento en mi caso?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Es necesario que comience el tratamiento de inmediato?
  • Tengo estos otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de tratarlos de forma conjunta?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del tratamiento?
  • Si el primer tratamiento no da resultado, ¿qué probaremos después?
  • ¿Soy candidato para un trasplante de médula ósea?
  • ¿Cuál es el pronóstico de mi enfermedad?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Pensar en las respuestas con antelación puede ayudarte a aprovechar al máximo la consulta. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Tienes síntomas? ¿Cuáles son?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿De qué manera cambiaron los síntomas con el tiempo?
  • ¿Te han diagnosticado cualquier otra enfermedad o recibiste tratamiento para ella?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use