Malestar matutino

Perspectiva general

Las náuseas matutinas son náuseas y vómitos que se producen durante el embarazo. Y, a pesar de su nombre, las náuseas matutinas pueden ocurrir en cualquier momento del día o de la noche.

Muchas mujeres embarazadas tienen náuseas matutinas, especialmente durante el primer trimestre. Pero algunas mujeres tienen náuseas matutinas durante todo el embarazo. Las opciones de tratamiento incluyen varios remedios caseros, como comer bocadillos a lo largo del día y beber ginger ale o tomar medicamentos de venta libre para ayudar a aliviar las náuseas.

Rara vez, las náuseas matutinas son tan graves que progresan hasta convertirse en un trastorno llamado hiperémesis gravídica. Esto ocurre cuando una persona con náuseas y vómitos durante el embarazo tiene síntomas graves que pueden causar una deshidratación grave o la pérdida de más del 5 por ciento del peso corporal previo al embarazo. La hiperémesis gravídica puede requerir hospitalización y tratamiento con líquidos intravenosos (IV), medicamentos y, rara vez, alimentación por sonda.

Síntomas

Los signos y los síntomas comunes de las náuseas matutinas incluyen náuseas y vómitos, a menudo provocados por ciertos olores, comidas picantes, calor, exceso de salivación o, a menudo, no tienen desencadenantes. Las náuseas matutinas son más comunes durante el primer trimestre y generalmente aparecen nueve semanas después de la concepción. En la mayoría de los casos, los síntomas mejoran a mediados o finales del segundo trimestre.

Cuándo debes consultar con un médico

Comunícate con tu profesional de salud si sucede lo siguiente:

  • Las náuseas o los vómitos son intensos
  • Puedes orinar solamente una pequeña cantidad de orina o esta tiene un color oscuro
  • No puedes mantener líquidos en el estómago
  • Te sientes mareado o débil cuando te pones de pie
  • Tu corazón se acelera

Causas

No queda claro lo que causa el malestar matutino, pero se cree que los cambios hormonales del embarazo podrían influir. En raras ocasiones, una enfermedad no relacionada con el embarazo, como tiroides o enfermedad hepática, puede provocar náuseas o vómitos intensos o persistentes.

Factores de riesgo

Las náuseas matutinas pueden afectar a cualquier mujer embarazada, pero podría ser más probable que se presenten en los siguientes casos:

  • Si antes del embarazo, tuviste náuseas o vómitos a causa de mareos por movimiento, migrañas, determinados olores o sabores, o exposición a estrógenos (por ejemplo, en pastillas anticonceptivas).
  • Si tuviste náuseas matutinas durante un embarazo anterior.
  • Si estás embarazada de mellizos o tienes otro tipo de embarazo múltiple.

Podrías tener más probabilidades de presentar hiperemesis gravídica en los siguientes casos:

  • Si estás embarazada de una niña.
  • Si tienes antecedentes familiares de hiperemesis gravídica.
  • Si tuviste hiperemesis gravídica durante un embarazo anterior.

Complicaciones

Las náuseas y los vómitos leves del embarazo no suelen causar complicaciones para la madre o el bebé.

Si no se tratan, las náuseas y los vómitos intensos pueden provocar deshidratación, desequilibrio de electrolitos, disminución de la micción y hospitalización. Las conclusiones de las investigaciones son mixtas en cuanto a la relación entre la hiperémesis gravídica y el bajo peso del bebé durante el embarazo.

Prevención

No hay manera de prevenir completamente las náuseas matutinas. Sin embargo, evitar los desencadenantes como olores fuertes, fatiga excesiva, comidas picantes y comidas con alto contenido de azúcar puede ayudar.

Diagnóstico

Las náuseas matutinas normalmente se diagnostican en función de los signos y síntomas. Si el profesional de salud sospecha de hiperémesis gravídica, es posible que necesites un examen clínico y distintos análisis de sangre y orina.

Tratamiento

Si persisten los síntomas de las náuseas matutinas, el profesional de la salud quizás recomiende suplementos de vitamina B-6 (piridoxina), jengibre y opciones de medicamentos de venta libre tales como doxilamina (Unisom) para controlarlos. Si los síntomas continúan, el profesional de salud quizás recomiende que consumas medicamentos para combatir las náuseas.

Las náuseas y los vómitos de moderados a graves durante el embarazo pueden provocar deshidratación y desequilibrio en los electrolitos (como el sodio o el potasio). Se recomienda el consumo de líquido adicional y de medicamentos cuando se presentan náuseas matutinas graves.

El médico te preguntará con qué frecuencia tienes náuseas, cuántas veces has vomitado, si puedes retener los líquidos y si has tomado remedios caseros. Hay varios medicamentos recetados que son seguros durante el embarazo para tratar las náuseas y los vómitos. El médico puede recomendar una opción segura en función de la gravedad de los síntomas.

Consulta al médico antes de tomar cualquier medicamento o suplemento de venta libre durante el embarazo.

Si tienes hiperémesis gravídica, es posible que necesites tratamiento con líquidos intravenosos (I. V.) y medicamentos para combatir las náuseas en el hospital.

Estilo de vida y remedios caseros

Estrategias para aliviar las náuseas del embarazo:

  • Elije los alimentos con cuidado. Selecciona alimentos que tengan alto contenido de proteínas, bajo contenido de grasas y que sean fáciles de digerir, y evita alimentos grasosos, picantes y grasos. Los alimentos blandos, como bananas, arroz, compota de manzana y tostadas pueden ser fáciles de digerir. En ocasiones, los alimentos salados son de ayuda, como también los que contienen jengibre, como paletas de jengibre.
  • Come refrigerios con frecuencia. Antes de levantarte de la cama por la mañana, come algunas galletas de agua o una porción de tostada. Ingiere refrigerios todo el día, en lugar de comer tres comidas grandes para que el estómago no se llene demasiado. Además, tener el estómago vacío puede empeorar las náuseas.
  • Bebe mucho líquido. Toma agua o refresco de jengibre. Intenta beber entre seis y ocho tazas de líquidos sin cafeína por día.
  • Presta atención a lo que provoca las náuseas. Evita alimentos u olores que parezcan empeorar las náuseas.
  • Respira aire fresco. Si el tiempo lo permite, abre las ventanas en tu casa o espacio de trabajo. Toma un paseo al aire libre una vez al día.
  • Cuídate con vitaminas prenatales. Si sientes náuseas luego de tomar vitaminas prenatales, toma las vitaminas con un refrigerio o antes de ir a la cama. Si estos pasos no ayudan, pregúntale a tu proveedor de atención médica sobre otras maneras de obtener el hierro y las vitaminas que necesitas durante el embarazo.
  • Enjuaga tu boca luego de vomitar. El ácido del estómago puede dañar el esmalte de los dientes. Si es posible, enjuágate la boca con una taza de agua mezclada con una cucharadita de bicarbonato de sodio. Esto ayudará a neutralizar el ácido y proteger los dientes.

Medicina alternativa

Se han sugerido diversos remedios alternativos para las náuseas matutinas, por ejemplo:

  • Acupresión. Las bandas de acupresión para la muñeca están disponibles sin receta en la mayoría de las farmacias. Los estudios sobre las bandas de acupresión para la muñeca han tenido resultados dispares; sin embargo, a algunas mujeres estas bandas les han resultado útiles.
  • Acupuntura. En esta práctica, un profesional de salud capacitado introduce agujas finas como un cabello en la piel. No se ha demostrado que las náuseas matutinas puedan tratarse con la acupuntura, pero a algunas mujeres les ha resultado útil.
  • Jengibre. Al parecer, los suplementos a base de jengibre alivian las náuseas matutinas en algunas mujeres. La mayoría de las investigaciones sugieren que el jengibre puede utilizarse de forma segura durante el embarazo; sin embargo, existe la preocupación de que el jengibre pueda afectar las hormonas sexuales del feto.
  • Hipnosis. Si bien se ha investigado poco sobre el tema, en algunas mujeres la hipnosis ha contribuido a aliviar las náuseas matutinas.
  • Aromaterapia. Si bien tampoco se ha investigado mucho sobre el tema, ciertos perfumes, normalmente creados mediante el uso de aceites esenciales (aromaterapia) pueden ayudar a algunas mujeres a aliviar las náuseas matutinas.

Algunas mujeres pueden verse tentadas a probar la marihuana como una forma de aliviar las náuseas si viven en un estado en el que es legal. Sin embargo, American College of Obstetricians and Gynecologists advierte que las mujeres embarazadas no deben consumir marihuana, dado que no se han estudiado en profundidad los efectos de la droga en la madre y el bebé. Además, el consumo crónico de marihuana puede causar un síndrome de náuseas y vómitos que se denomina síndrome de hiperemesis cannabinoide.

Consulta con un profesional de salud antes de utilizar remedios a base de hierbas o tratamientos alternativos para aliviar las náuseas matutinas.

Preparación antes de la cita

Por lo general, puedes esperar hasta una consulta prenatal de rutina para hablar con el médico acerca de las náuseas matutinas.

Lo que puedes hacer

Cómo prepararte para la consulta:

  • Anota los síntomas que estás teniendo. Incluye todos los síntomas, incluso si crees que no se relacionan.
  • Haz una lista de los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomes. Anota las dosis del medicamento y la frecuencia con que lo tomas.
  • De ser posible, pídele a algún familiar o amigo cercano que te acompañe. Puede que recibas mucha información en tu visita y que sea difícil acordarse de todo.
  • Lleva contigo un cuaderno o una libreta. Úsalo para anotar la información importante durante la consulta.
  • Piensa en qué preguntas harás. Anótalas y enumera las preguntas más importantes primero.

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacer sobre las náuseas matutinas:

  • ¿El embarazo está causando mis síntomas o podría ser otra cosa?
  • ¿Tengo que hacerme algunas pruebas?
  • ¿Tendré náuseas y vómitos durante todo mi embarazo?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda tomar para ayudar a aliviar mis síntomas?
  • ¿Las náuseas matutinas presentan algún riesgo para el bebé?
  • ¿Qué puedo comer o beber para aliviar mi mareo?

No dudes en formular preguntas de seguimiento que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Entre las posibles preguntas que podría hacerte el médico se incluyen las siguientes:

  • ¿Hace cuánto tiempo que tienes los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia experimentas episodios de náuseas o vómitos?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas? ¿Puedes retener la comida?
  • ¿Observas algún factor desencadenante para las náuseas o los vómitos?
  • ¿Experimentas síntomas en determinados momentos del día o todo el tiempo?
  • ¿Tomas alguna vitamina prenatal? ¿Tomas otros medicamentos con regularidad?
  • ¿Hay algo que te haga sentir mejor?
  • ¿Qué te hace sentir peor, si es el caso?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use