Mano fracturada

Perspectiva general

La fractura de la mano es una fractura o quebradura de uno o más huesos de la mano. Esta lesión puede producirse por golpes directos o caídas. Los accidentes automovilísticos pueden provocar la fractura de los huesos de la mano, a veces en varias partes, y a menudo requieren la reparación quirúrgica.

El riesgo de fracturarse la mano es mayor si haces deporte de contacto como el fútbol americano o el hockey, o si padeces un trastorno que hace que los huesos sean más delgados y frágiles (osteoporosis).

Es importante tratar la fractura de la mano tan pronto como sea posible. De lo contrario, los huesos podrían soldarse en la alineación incorrecta, lo que podría afectar tu capacidad para realizar actividades cotidianas, como escribir o abotonar una camisa. El tratamiento oportuno también ayuda a minimizar el dolor y la rigidez.

Huesos de la mano y de la muñeca

La muñeca posee ocho huesos pequeños (huesos carpianos) y dos huesos largos en el antebrazo (radio y cúbito). Cada dedo consiste en un hueso de la mano (metacarpo) y tres huesos de los dedos (falanges), mientras que el pulgar consiste en un metacarpo y dos falanges.

Síntomas

Una mano quebrada puede causar estos signos y síntomas:

  • Dolor intenso que puede empeorar al cerrar apretar o mover la mano
  • Hinchazón
  • Sensibilidad
  • Hematomas
  • Deformidad aparente, como un dedo torcido
  • Rigidez o incapacidad para mover los dedos o el pulgar
  • Entumecimiento en la mano o los dedos

Cuándo tienes que llamar a un médico

Si crees que podrías tener la mano fracturada, consulta con un médico de inmediato, especialmente si tienes entumecimiento, inflamación y dificultad para mover los dedos. Un retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede impedir que la fractura sane correctamente, disminuir el rango de movimiento y reducir la fuerza de sujeción.

Factores de riesgo

Las fracturas en las manos pueden producirse por un golpe directo o una lesión por aplastamiento. Los accidentes automovilísticos pueden provocar la fractura de los huesos de la mano, a veces en varias partes, y a menudo requieren la reparación quirúrgica.

El riesgo de sufrir una fractura en la mano aumenta si practicas deportes tales como el fútbol americano, el sóccer, el rugby o el hockey. La osteoporosis, un trastorno que debilita los huesos, también aumenta el riesgo de sufrir fracturas de la mano.

Complicaciones

Las complicaciones de una mano fracturada son poco frecuentes, pero pueden incluir las siguientes:

  • Rigidez, dolor o discapacidad continuos. La rigidez, el dolor o la molestia en la zona afectada generalmente desaparecen después de que te retiran el yeso o después de la cirugía. Sin embargo, algunas personas tienen rigidez o dolor de forma permanente. Sé paciente con tu recuperación y habla con el médico sobre los ejercicios que podrían ayudarte o para obtener una derivación para realizar terapia física u ocupacional.
  • Osteoartritis. Las fracturas que se extienden dentro de una articulación pueden causar artritis años más tarde. Si la mano comienza a doler o hincharse mucho después de un descanso, consulta a tu médico para que te evalúe.
  • Daño a los nervios o vasos sanguíneos. El traumatismo en la mano puede lesionar nervios y vasos sanguíneos adyacentes. Busca atención inmediata si experimentas entumecimiento o problemas de circulación.

Prevención

Es imposible prevenir los acontecimientos imprevistos que a menudo causan una fractura en la mano. No obstante, estos consejos pueden ofrecer alguna protección.

Fortalece los huesos

Para desarrollar huesos fuertes:

  • Lleva una alimentación rica en calcio y vitamina D
  • Haz mucho ejercicio con pesas, como caminar a paso ligero
  • Si fumas, abandona el hábito

Previene caídas.

Las fracturas de las manos pueden producirse cuando las personas se caen hacia delante sobre una mano extendida. Para prevenir esta lesión frecuente:

  • Usa calzado práctico
  • Retira las cosas con las que puedas tropezarte en casa, como las alfombras.
  • Ilumina el espacio donde vives.
  • Haz que te revisen la vista y, si lo necesitas, que te la corrijan.
  • Instala barras de apoyo en tu baño.
  • Instala pasamanos en tus escaleras.
  • Evita superficies resbalosas, si fuera posible, como veredas cubiertas de nieve o hielo.

Diagnóstico

El diagnóstico de una fractura en la mano generalmente incluye un examen físico de la mano afectada y una radiografía.

Tratamiento

Si los extremos quebrados del hueso no se encuentran alineados, podrían generarse espacios entre las piezas óseas o los fragmentos se podrían superponer. El médico deberá manipular las piezas y colocarlas en su lugar mediante un procedimiento que se denomina reducción. Según el dolor y la inflamación que tengas, es posible que necesites una anestesia local o general antes de este procedimiento.

Independientemente del tratamiento, es fundamental que muevas tus dedos de manera regular mientras la fractura se cura para prevenir la rigidez. Pregúntale a tu médico cómo debes moverlos. Si fumas, deja de hacerlo. Fumar puede retrasar o impedir que los huesos se curen.

Inmovilización

Es fundamental restringir el movimiento del hueso quebrado de la mano para que se suelde de manera adecuada. Para hacer esto, es probable que necesites una tablilla o un yeso. Te recomendarán que mantengas la mano por encima del nivel del corazón tanto como puedas para reducir la hinchazón y el dolor.

Medicamentos

Para reducir el dolor, es posible que el médico indique el consumo de un analgésico de venta libre. Si el dolor es intenso, quizás debas tomar un medicamento opioide, como la codeína.

Los AINE pueden ayudar a aliviar el dolor pero también dificultan la curación del hueso, en especial si se consumen a largo plazo. Pregunta al médico si puedes tomarlos para aliviar el dolor.

Si tienes una fractura expuesta, en la cual hay una herida o ruptura de la piel cerca del lugar de la lesión, es posible que te indiquen antibióticos para evitar que la infección llegue al hueso.

Terapia

Después de que te retiren el yeso o la férula, es probable que necesites realizar ejercicios de rehabilitación o terapia física para reducir la rigidez y restablecer el movimiento de la mano. La rehabilitación puede ayudar, pero puede llevar varios meses o más completar la curación.

Cirugía y otros procedimientos

Es posible que necesites cirugía para implantar pernos, placas, varillas o tornillos para mantener los huesos en su lugar mientras estos se curan. Podría utilizarse un injerto óseo para favorecer la recuperación. Estas opciones podrían ser necesarias si padeces lo siguiente:

  • Una fractura expuesta
  • Una fractura en la que partes del hueso se mueven antes de curarse
  • Fragmentos de hueso sueltos que podrían ingresar en una articulación
  • Daño en los ligamentos, los nervios o los vasos sanguíneos circundantes
  • Fracturas que se extienden a una articulación

Incluso después de la reducción y la inmovilización con yeso o férula, los huesos pueden desplazarse. Por eso, probablemente el médico controle tu progreso con radiografías. Si los huesos se mueven, es posible que necesites cirugía.

Preparación antes de la cita

Es posible que primero busques tratamiento para una fractura de mano en una sala de emergencia o en una clínica de atención inmediata. Si las partes de hueso fracturado no están alineadas correctamente para permitir la curación con la inmovilización, es posible que te remitan a un médico especialista en cirugía ortopédica.

Lo que puedes hacer

Puedes elaborar una lista que incluya lo siguiente:

  • una descripción de tus síntomas y cómo, dónde y cuándo se produjo la lesión;
  • información sobre tu historia clínica y tus antecedentes familiares;
  • todos los medicamentos y suplementos nutricionales que tomas, con las dosis correspondientes;
  • preguntas que desees hacerle al médico.

En el caso de una mano fracturada, estas son preguntas para hacerle al médico:

  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • ¿Tendré que usar yeso? Si es así, ¿durante cuánto tiempo?
  • ¿Necesitaré fisioterapia cuando me saque el yeso?
  • ¿Existen restricciones que deba seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?

Qué esperar de tu médico

El médico podría preguntarte lo siguiente:

  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Tu mano se dobló hacia atrás o hacia adelante cuando ocurrió el impacto?
  • ¿Eres diestro o zurdo?
  • ¿Dónde te duele, y qué movimientos hacen que duela más o menos?
  • ¿Has sufrido tenido lesiones o te han realizado cirugía en la mano anteriormente?

Last Updated Feb 5, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use