Mastitis

Perspectiva general

La mastitis es una inflamación del tejido mamario que, a veces, conlleva una infección. La inflamación provoca dolor, hinchazón, calor y enrojecimiento en los pechos. Es posible que también tengas fiebre y escalofríos.

La mastitis comúnmente afecta a las mujeres que está amamantando (mastitis asociada con la lactancia). Pero esta puede ocurrir en las mujeres que no están en período de lactancia y en los hombres.

La mastitis asociada con la lactancia puede provocar que sientas que ya no tienes leche, lo que dificulta el cuidado del bebé. A veces la mastitis puede ocasionar que la madre destete al bebé antes de lo deseado. Pero continuar con la lactancia, incluso mientras se toman antibióticos para tratar la mastitis, es lo mejor para ti y el bebé.

Una mujer con mastitis

La mastitis, que afecta principalmente a las mujeres que amamantan, causa enrojecimiento, hinchazón y dolor en una o ambas mamas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la mastitis pueden aparecer de forma repentina. Pueden incluir los siguientes:

  • Sensibilidad en las mamas o sensación de calor al tacto
  • Hinchazón de las mamas
  • Engrosamiento del tejido mamario o un bulto en la mama
  • Dolor o sensación de ardor de forma continua o durante la lactancia
  • Enrojecimiento de la piel, a menudo en forma de cuña
  • Sentir malestar general
  • Fiebre de 101 °F (38,3 °C) o más

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si tienes síntomas en las mamas que te preocupan.

Causas

La leche que queda retenida en la mama es la causa principal de la mastitis. Otras causas incluyen las siguientes:

  • Obstrucción del conducto mamario. Si la mama no se vacía completamente en cada toma, se puede obstruir uno de los conductos mamarios. La obstrucción hace que la leche regrese, lo que genera una infección mamaria.
  • Bacterias que ingresan en la mama. Las bacterias de la superficie de la piel y de la boca del bebé pueden ingresar en los conductos mamarios a través de una grieta en la piel del pezón o una abertura en el conducto mamario. La leche estancada en una mama que no se vacía se convierte en un caldo de cultivo para las bacterias.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la mastitis se incluyen los siguientes:

  • Episodio de mastitis anterior durante la lactancia
  • Pezones lastimados o agrietados, aunque la mastitis se puede manifestar sin que la piel esté lastimada
  • Uso de un sostén ajustado o presión que se ejerce en el pecho por usar el cinturón de seguridad o una cartera pesada que puede limitar la circulación de leche
  • Técnica de lactancia inadecuada
  • Cansancio o estrés excesivos
  • Nutrición deficiente
  • Tabaquismo

Complicaciones

Una mastitis que no se trata adecuadamente o que se produce por un conducto bloqueado puede provocar una acumulación de pus (absceso) en la mama. Por lo general, un absceso requiere un drenaje quirúrgico.

Para evitar esta complicación, habla con el médico apenas desarrolles signos o síntomas de una mastitis.

Prevención

Para comenzar la relación de amamantamiento con tu lactante de la mejor manera, y para evitar complicaciones como mastitis, considera realizar una consulta con un consultor de amamantamiento. Un consultor de amamantamiento puede ofrecerte consejos y asesoramiento invaluable para realizar las técnicas de amamantamiento adecuadas.

Minimiza las probabilidades de padecer mastitis al seguir estos consejos:

  • Drena por completo la leche de los senos mientras amamantas.
  • Permite que tu bebé vacíe por completo uno de los senos antes de cambiar al otro seno durante el amamantamiento.
  • Cambia la posición que utilizas para amamantar entre una alimentación y otra.
  • Asegúrate de que tu bebé se prenda de forma correcta durante el amamantamiento.
  • Si fumas, pregúntale al médico sobre dejar de fumar.

Diagnóstico

El médico te hará un examen físico completo y te preguntará acerca de tus signos y síntomas. El cultivo de leche materna ayudará al médico a determinar cuál es el mejor antibiótico para ti, especialmente si tienes una infección grave.

El cáncer de mama inflamatorio, un tipo de cáncer de mama poco común, también puede causar enrojecimiento e inflamación que al principio puede confundirse con mastitis. El médico puede recomendarte una mamografía, una ecografía o ambos estudios. Si tus signos y síntomas persisten aún después de completar un ciclo de antibióticos, puede ser necesario realizar una biopsia para descartar cáncer de mama.

Tratamiento

El tratamiento de la mastitis podría implicar lo siguiente:

  • Antibióticos. Si tienes una infección, por lo general, se requiere un ciclo de antibióticos de 10 días. Es importante tomar todos los medicamentos para minimizar la posibilidad de recurrencia. Si la mastitis no desaparece después de tomar antibióticos, realiza un seguimiento con el médico.
  • Analgésicos. El médico puede recomendar que tomes un analgésico de venta libre, como paracetamol (Tylenol, otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros).

Es seguro continuar la lactancia si tienes mastitis. De hecho, la lactancia ayuda a eliminar la infección. Es probable que los signos y los síntomas empeoren si dejas de amamantar de golpe a tu bebé.

El médico podría derivarte a un especialista en lactancia para que te ayude y brinde apoyo continuo. Entre las sugerencias para ajustar las técnicas de lactancia se pueden incluir las siguientes:

  • Evitar la sobrecarga prolongada de las mamas con leche antes de amamantar.
  • Tratar de asegurarte de que el bebé se prenda correctamente, lo que puede ser difícil cuando las mamas están congestionadas. Extraer manualmente una cantidad pequeña de leche antes de amamantar podría ayudar.
  • Masajear las mamas durante la lactancia o el bombeo, desde la zona afectada hacia el pezón.
  • Asegurarte de que las mamas se drenen por completo durante la lactancia. Si tienes dificultades para vaciar una porción de la mama, aplica calor tibio y húmedo a la mama antes de amamantar o extraer leche.
  • Amamantar primero del lado afectado, cuando el bebé tenga más hambre y succione con más fuerza.
  • Variar las posiciones para amamantar.

Estilo de vida y remedios caseros

Medidas para aliviar el malestar:

  • Evita que las mamas estén demasiado llenas de leche durante un tiempo prolongado antes de amamantar
  • Aplica compresas frías o compresas de hielo en las mamas después de amamantar
  • Usa un sostén que brinde una buena sujeción
  • Descansa todo el tiempo que sea posible

Preparación antes de la cita

Es posible que te deriven a un obstetra o ginecólogo. En caso de problemas relacionados con la lactancia, es posible que te deriven a un asesor en lactancia.

Lo que puedes hacer

  • Anota los síntomas que tengas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Anota tu información médica clave, incluidas otras enfermedades.
  • Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿La mastitis desaparecerá sola o necesito tratamiento?
  • ¿Qué puedo hacer en casa para aliviar los síntomas?
  • ¿Cómo puede la enfermedad afectar a mi bebé?
  • Si continúo con la lactancia, ¿el medicamento recetado es seguro para mi bebé?
  • ¿Durante cuánto tiempo tendré que tomar medicamentos?
  • ¿Cuáles son las posibilidades de que la infección reaparezca? ¿Cómo puedo minimizar los riesgos de que reaparezca?

Además de las preguntas que has preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. Es posible que te pregunten lo siguiente:

  • ¿Cuánto tiempo hace que experimentas estos signos y síntomas? ¿Los tienes en una o ambas mamas?
  • ¿Qué tan intenso es tu dolor?
  • ¿Cuál es tu técnica de amamantamiento?
  • ¿Has tenido mastitis anteriormente?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use