Metástasis cerebral

Perspectiva general

Las metástasis cerebrales se producen cuando las células cancerosas se propagan desde su lugar original al cerebro. Si bien cualquier tipo de cáncer puede propagarse al cerebro, los tipos con mayor probabilidad de causar metástasis cerebrales son los de pulmón, mama, colon y riñón, y el melanoma.

Las metástasis cerebrales, o tumores cerebrales secundarios, ocurren en entre el 10 y el 30 por ciento de los adultos con cáncer. A medida que crecen, los tumores cerebrales metastásicos ejercen presión sobre el tejido cerebral que los rodea y alteran su funcionamiento. Las metástasis cerebrales pueden provocar muchos signos y síntomas.

El tratamiento para las personas con cáncer que se ha propagado al cerebro suele ser la cirugía, la radioterapia o ambas. En algunos casos, la quimioterapia y la inmunoterapia resultan útiles. Con frecuencia, el tratamiento se centra en reducir el dolor y los síntomas relacionados con el cáncer.

Metástasis cerebrales

Aquí se ven tumores que se formaron a raíz de la propagación del cáncer de un tumor ubicado en otra parte del cuerpo (metástasis) al cerebro.

Síntomas

Los síntomas de los tumores cerebrales varían según el tamaño, la cantidad, la ubicación y la velocidad de crecimiento de los tumores.

Los signos y síntomas de metástasis cerebrales pueden ser:

  • Dolor de cabeza y, algunas veces, vómitos o náuseas
  • Cambios mentales, como aumento de problemas de la memoria
  • Convulsiones
  • Mareos

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes signos y síntomas persistentes que te preocupan. Si recibiste tratamiento oncológico anteriormente, infórmale tu historia clínica al médico.

Causas

Las metástasis cerebrales se producen cuando las células cancerosas se desplazan por el torrente sanguíneo o el sistema linfático y se diseminan (metastatizan) del tumor original al cerebro. Allí comienzan a multiplicarse. El cáncer metastásico que se disemina desde su ubicación original se conoce como «cáncer primario». Por ejemplo, el cáncer que se disemina de las mamas al cerebro se denomina «cáncer de mama metastásico» en lugar de «cáncer cerebral».

Hay muchas teorías acerca de las causas por las cuales ciertos tipos de cáncer se diseminan y los motivos por los que algunos se desplazan al cerebro. Las metástasis cerebrales del cáncer de pulmón se suelen detectar en las primeras etapas de la enfermedad y las del cáncer de mama se presentan en una etapa posterior.

Factores de riesgo

Cualquier tipo de cáncer se puede extender al cerebro, pero si padeces uno de los siguientes, corres más riesgo de sufrir una metástasis cerebral:

  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de mama
  • Cáncer de colon
  • Cáncer de riñón
  • Melanoma

Diagnóstico

Si se sospecha que tienes metástasis cerebrales, el médico puede recomendarte una serie de pruebas y procedimientos.

  • Un examen neurológico. Un examen neurológico puede comprender, entre otras cosas, control de la visión, audición, equilibrio, coordinación, fuerza y reflejos. La dificultad en una o más áreas puede arrojar pistas sobre la parte del cerebro que puede verse afectada por un tumor cerebral.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Por lo general, se utilizan imágenes por resonancia magnética para ayudar a diagnosticar metástasis cerebrales. Es posible que te inyecten un tinte a través de una vena del brazo durante un estudio de imágenes por resonancia magnética.

    Existe una cantidad de componentes especializados en la exploración por medio de imágenes por resonancia magnética, como la RM funcional y de perfusión, y la espectroscopia de resonancia magnética, que pueden ayudar al médico a evaluar el tumor y el plan de tratamiento.

    Otras pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ser la tomografía computarizada (TC) y la tomografía por emisión de positrones (TEP). Por ejemplo, si se desconoce el tumor original que provoca la metástasis cerebral, es posible que te hagan una exploración por TC torácica para determinar si padeces cáncer de pulmón.

  • Recolección y análisis de una muestra de tejido anormal (biopsia). Se puede realizar una biopsia como parte de una operación para extraer el tumor cerebral o se puede realizar mediante una aguja.

    Luego, la muestra de la biopsia se visualiza con un microscopio para determinar si es cancerosa (maligna) o no cancerosa (benigna), y si las células presentan cáncer metastásico o si son de un tumor original. Esta información es fundamental para establecer un diagnóstico y un pronóstico, así como para indicar un tratamiento.

Tratamiento

Si se diagnostican y se tratan a tiempo, las metástasis cerebrales suelen responder a las terapias. Estas terapias pueden ayudar a aliviar los síntomas, enlentecer el crecimiento del tumor y alargar la vida.

Las opciones de tratamiento para las personas que padecen metástasis cerebrales comprenden medicamentos, cirugía, radiocirugía estereotáctica, radioterapia total del cerebro o una combinación de ellos. En algunos casos, la quimioterapia y la inmunoterapia resultan útiles. Los tumores pueden reaparecer después del tratamiento.

El tratamiento más apropiado para ti depende del tamaño, la cantidad y la ubicación de los tumores, así como de los signos y síntomas que presentes, tu estado de salud general y tus preferencias. Habla con tu médico sobre tus objetivos de tratamiento.

Medicamentos

Pueden utilizarse corticoesteroides en altas dosis para aliviar la inflamación alrededor de los tumores y reducir tanto los signos como los síntomas neurológicos.

Cirugía

Si la cirugía es una opción para ti porque tienes metástasis cerebrales en un lugar accesible para una operación, el cirujano trabajará para extraer la mayor cantidad posible del cáncer. Incluso extirpar una parte del tumor puede ayudar a reducir los signos y síntomas.

La cirugía para extirpar metástasis cerebrales conlleva riesgos, como déficits neurológicos, infecciones y sangrado. Otros riesgos pueden depender de la parte del cerebro en la que estén localizados los tumores. Por ejemplo, la cirugía sobre un tumor que se encuentra cerca de los nervios que están conectados a los ojos podría implicar un riesgo de pérdida de la visión.

Radioterapia

En la radioterapia, se usan haces de alta energía, como rayos X, para matar las células tumorales. Para las metástasis cerebrales, el tratamiento puede comprender uno o los dos métodos de radioterapia que se indican a continuación:

  • Radioterapia total del cerebro. En la radioterapia total del cerebro, se aplica radiación a todo el cerebro para matar las células tumorales. Las personas que se someten a radioterapia total del cerebro suelen necesitar entre 10 y 15 sesiones de tratamiento en un período de dos a tres semanas.

    Los efectos secundarios pueden comprender fatiga, náuseas y caída del cabello. A largo plazo, la radioterapia total del cerebro puede producir deterioro cognitivo.

  • Radiocirugía estereotáctica. En la radiocirugía estereotáctica, cada haz de radiación no es particularmente poderoso, pero el punto en donde todos los haces se encuentran, en el tumor cerebral, recibe una dosis muy grande de radiación para matar las células tumorales. La radiocirugía estereotáctica se suele realizar en un tratamiento, y los médicos pueden tratar varios tumores en una sola sesión. En la mayoría de los casos, puedes volver a tu casa el mismo día.

    Los efectos secundarios pueden comprender náuseas, dolores de cabeza, convulsiones y mareos o vértigo. Se cree que el riesgo de deterioro cognitivo a largo plazo después de la radiocirugía estereotáctica es menor que el de la radioterapia total del cerebro.

    En los últimos años, médicos e investigadores realizaron avances significativos en la comprensión de la radioterapia total del cerebro, la radiocirugía estereotáctica y la manera en la que estos dos métodos afectan la supervivencia, la capacidad cognitiva y la calidad de vida de las personas. Al decidir qué tipo de radioterapia utilizar, tú y tu médico tendrán en cuenta varios factores, entre ellos, qué otros tratamientos realizas y la posibilidad de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.

Rehabilitación después del tratamiento

Debido a que los tumores cerebrales pueden desarrollarse en partes del cerebro que controlan las habilidades motoras, el habla, la vista y el pensamiento, podría necesitarse rehabilitación como parte de la recuperación. Es posible que el médico te derive a servicios que pueden ser útiles, como los siguientes:

  • La fisioterapia sirve para recuperar las habilidades motoras o la fuerza muscular perdidas.
  • La terapia ocupacional se usa para que puedas retomar las actividades diarias normales, entre ellas, el trabajo, después de un tumor cerebral u otra enfermedad.
  • La terapia del habla con especialistas en dificultades del habla (logopedas) puede ser útil si tienes dificultades para hablar.

Cuidados paliativos (atención compasiva)

Los cuidados paliativos son un tipo de atención médica especializada que se centra en brindar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, tu familia y tus médicos para proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente los demás tratamientos.

Los cuidados paliativos los brinda un equipo de especialistas en medicina, psicología, atención espiritual y trabajo social. Este equipo trabaja para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y de sus familias.

Medicina alternativa

No se ha demostrado que ningún enfoque de medicina alternativa cure las metástasis cerebrales. No obstante, las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del tratamiento si las combinas con la atención médica. Habla con el médico sobre tus opciones.

Los ejemplos de enfoques de medicina complementaria son:

  • Ejercicios moderados. Si el médico te da el visto bueno, comienza con ejercicios moderados unas pocas veces por semana y aumenta la frecuencia si sientes que puedes hacerlo. Una buena idea es caminar, o hacer yoga o taichí.
  • Controla el estrés. Controla el estrés en tu vida diaria. Prueba técnicas de reducción del estrés, como la relajación muscular, la visualización y la meditación.
Radiocirugía estereotáctica para tratar metástasis cerebrales

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Hacer frente a una metástasis cerebral requiere algo más que soportar los síntomas. También implica aceptar la noticia de que el cáncer se ha diseminado más allá de su lugar original.

El cáncer que se disemina puede ser muy difícil de curar. Las personas con una sola metástasis cerebral que se someten a un tratamiento eficaz tienen mejores probabilidades de supervivencia a largo plazo que las personas que tienen múltiples tumores metastásicos. El médico trabajará para minimizar el dolor y mantener tu actividad para que puedas continuar con tus tareas diarias.

Cada persona encuentra su propia manera de enfrentar un diagnóstico de cáncer. Hasta que encuentres lo que te funciona mejor, considera intentar lo siguiente:

  • Busca información suficiente acerca de la metástasis cerebral para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pregúntale al médico los detalles de tu cáncer y las opciones de tratamiento. Pídele fuentes de confianza para obtener más información. Si haces la investigación por tu cuenta, el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) y la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) son buenos lugares para comenzar.
  • Ten en cuenta los posibles límites para conducir. Habla con el médico para saber si está bien que conduzcas, si es algo que haces con frecuencia. La decisión puede depender de si el examen neurológico demuestra que tu juicio y reflejos no se ven afectados en gran medida.
  • Expresa tus sentimientos. Busca una actividad que te permita escribir o hablar sobre tus emociones, como escribir un diario, hablar con un amigo o asesor, o participar en un grupo de apoyo. Comunícate con tu delegación local de la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) para encontrar grupos de apoyo para el cáncer en tu zona.
  • Acepta tu enfermedad. Si el tratamiento no te sirve para controlar las metástasis cerebrales, se recomienda que junto con tu familia hablen con el médico sobre las opciones de atención terminal, como los cuidados terminales.

Puede ser difícil aceptar el hecho de que el cáncer ya no puede curarse. Para algunas personas, tener una fe fuerte o creer en una fuerza superior a ellas facilita el proceso.

Otras buscan el apoyo psicológico de alguien que entienda las enfermedades potencialmente mortales, como un asistente social médico, un psicólogo o un capellán. Muchas personas también toman medidas para asegurarse de que su última voluntad se conozca y se respete, redactando sus deseos y discutiéndolos con sus seres queridos.

Preparación antes de la cita

Comienza haciendo una consulta con tu médico de atención primaria si tienes algún signo o síntoma que te preocupa. Infórmale al médico si recibiste tratamiento contra el cáncer anteriormente, incluso si recibiste tratamiento oncológico muchos años atrás.

Si te diagnostican metástasis cerebrales, te derivarán a un médico especializado en metástasis cerebrales (neurooncólogo) o en trastornos del sistema nervioso (neurólogo). En función de la gravedad de los síntomas, es posible que también necesites ver a un oncólogo radioterápico o un cirujano cerebral (neurocirujano).

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta. Anota cuánto tiempo has tenido los síntomas, y qué los empeora o mejora.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes y las dosis.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Haz una lista de preguntas para el médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico sobre las metástasis cerebrales son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Cuál es mi pronóstico médico?
  • ¿Qué tratamientos experimentales o ensayos clínicos tengo a mi disposición?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo afectarán mi tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, entre ellas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o son ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore los síntomas?

Last Updated Mar 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use