Microcefalia

Perspectiva general

La microcefalia es un trastorno neurológico poco frecuente en el que la cabeza de un bebé es bastante más pequeña que la de otros niños de la misma edad y sexo. La microcefalia, a veces detectada al momento del nacimiento, suele ser el resultado de un desarrollo anormal del cerebro en el vientre materno, o de un desarrollo inadecuado después del nacimiento.

La microcefalia puede ser causada por una variedad de factores genéticos y ambientales. A menudo, los niños con microcefalia tienen problemas de desarrollo. Por lo general, no hay ningún tratamiento para la microcefalia, pero intervenir lo antes posible con terapias de apoyo, como terapia del lenguaje y terapias ocupacionales, puede ayudar a mejorar el desarrollo de tu hijo y su calidad de vida.

Síntomas

El principal signo de microcefalia es el siguiente:

  • Un tamaño de cabeza significativamente más pequeño que el de otros niños de la misma edad y sexo

El tamaño de la cabeza se mide en función de la distancia alrededor de la parte superior de la cabeza del niño (circunferencia). Se utilizan gráficos de crecimiento estandarizados para comparar en percentiles las medidas con otros niños.

Algunos niños simplemente tienen cabezas pequeñas, cuyas medidas alcanzan el primer percentil. En niños con microcefalia, la medida del tamaño de la cabeza está por debajo del promedio de manera significativa, posiblemente incluso por debajo del primer percentil correspondiente a la edad y el sexo de tu bebé.

Un niño con una microcefalia más grave también puede tener la frente inclinada hacia atrás.

Cuándo debes consultar con un médico

Es posible que el médico detecte microcefalia al momento del nacimiento del bebé o durante un control de bienestar de rutina. Sin embargo, si piensas que la cabeza de su bebé es más pequeña de lo normal o que no crece como debiera, habla con el médico.

Causas

Por lo general, la microcefalia se debe al desarrollo anormal del cerebro, que puede producirse cuando el feto está en el útero (congénita) o durante la lactancia. La microcefalia puede ser genética. Otras causas pueden incluir las siguientes:

  • Craneosinostosis. La fusión prematura de las articulaciones (suturas) entre las placas óseas que forman el cráneo de un bebé impide que el cerebro crezca. Por lo general, el tratamiento de la craneosinostosis consiste en una cirugía para separar los huesos fusionados del bebé. Si no existen problemas no diagnosticados en el cerebro, esta cirugía permite que el cerebro tenga el espacio adecuado para crecer y desarrollarse.
  • Anomalías cromosómicas. El síndrome de Down y otras afecciones pueden ocasionar microcefalia.
  • Suministro reducido de oxígeno al cerebro del feto (anoxia cerebral). Ciertas complicaciones del embarazo o del parto pueden afectar el suministro de oxígeno al cerebro del feto.
  • Infecciones del feto durante el embarazo. Algunas de estas infecciones son la toxoplasmosis, el citomegalovirus, el sarampión alemán (rubéola), la varicela y el virus del Zika.
  • Exposición a medicamentos, alcohol o determinados productos químicos tóxicos en el útero. Cualquiera de estas sustancias pone al bebé en riesgo de padecer anomalías cerebrales.
  • Desnutrición grave. La falta de nutrición adecuada durante el embarazo puede afectar el desarrollo del bebé.
  • Fenilcetonuria (o PKU) no controlada en la madre. La fenilcetonuria es un defecto congénito que lentifica la capacidad del organismo de metabolizar el aminoácido fenilalanina.

Complicaciones

Algunos niños con microcefalia tienen inteligencia y desarrollo normales, a pesar de que siempre tendrán la cabeza pequeña para su edad y sexo. Según la causa y la gravedad de la microcefalia, las complicaciones pueden comprender:

  • Retrasos en el desarrollo, como en el habla y en el movimiento
  • Dificultades con la coordinación y el equilibrio
  • Enanismo o baja estatura
  • Distorsiones faciales
  • Hiperactividad
  • Discapacidades intelectuales
  • Convulsiones

Prevención

Descubrir que tu hijo tiene microcefalia puede plantear interrogantes acerca de futuros embarazos. Trabaja con tu médico para determinar la causa de la microcefalia. Si la causa es genética, quizás desees hablar sobre el riesgo de microcefalia en futuros embarazos con un asesor en genética.

Diagnóstico

Para determinar si tu hijo tiene microcefalia, es probable que el médico analice minuciosamente antecedentes prenatales, de nacimiento y familiares, y realice una exploración física. Medirá la circunferencia de la cabeza de tu hijo, la comparará con una tabla de crecimiento, y volverá a medirla y graficará el crecimiento en visitas futuras. También puede medirse la cabeza de los padres para determinar si se trata de una característica familiar.

En algunos casos, en particular si tu hijo presenta un retraso en el desarrollo, el médico puede pedir pruebas, como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM) de la cabeza y análisis de sangre, para determinar la causa de fondo del retraso.

Tratamiento

Excepto por la cirugía por craneosinostosis, en general, no hay ningún tratamiento que permita agrandar la cabeza de tu hijo o que revierta las complicaciones de la microcefalia. El tratamiento se centra en las maneras de controlar la enfermedad de tu hijo. Los programas de intervención en la infancia temprana que comprenden terapia del habla, fisioterapia y terapia ocupacional pueden ayudar a que tu hijo fortalezca sus capacidades.

El médico podría recomendarte medicamentos para ciertas complicaciones de la microcefalia, tales como las convulsiones o la hiperactividad.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Cuando te enteras de que tu hijo tiene microcefalia, es probable que tus emociones comprendan ira, miedo, preocupación, tristeza y culpa. Es posible que no sepas qué esperar, y que te preocupes por el futuro de tu hijo. Los mejores antídotos para evitar el miedo y la preocupación son la información y el apoyo.

Prepárate:

  • Busca un equipo de profesionales de confianza. Deberás tomar decisiones importantes acerca de la educación y el tratamiento de tu hijo. Crea un equipo de médicos, maestros, terapeutas y otros profesionales que puedan ayudarte a evaluar los recursos disponibles donde vives y explicarte los programas estatales y federales para niños con discapacidades.

    Las especialidades médicas que puede requerir tu hijo comprenden la pediatría y la pediatría del desarrollo, las enfermedades infecciosas, la neurología, la oftalmología, la genética y la psicología.

  • Busca a otras familias que estén afrontando los mismos problemas. Es posible que tu comunidad cuente con grupos de apoyo para padres de niños con discapacidades del desarrollo. También podrás encontrar grupos de apoyo virtuales.

Preparación antes de la cita

Si te acabas de enterar de que tu hijo tiene microcefalia o sospechas que la cabeza de tu hijo es demasiado pequeña, es probable que comiences por consultar a tu pediatra. Sin embargo, en algunos casos, tu pediatra puede derivarte a un neurólogo pediátrico.

A continuación, te presentamos información que te ayudará a prepararte para la consulta.

Lo que puedes hacer

  • Anota las inquietudes que tengas acerca de tu hijo, incluso aquellas relacionadas con el tamaño pequeño de la cabeza o el retraso del desarrollo. Si te preocupa el tamaño de la cabeza de tu hijo, averigua el talle de gorra o mide la circunferencia de la cabeza de tantos parientes de primer grado (por ejemplo, padres y hermanos) como sea posible, para compararlos con los de tu hijo.
  • Si es posible, pídele a un familiar o un amigo que te acompañen. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar la información que te dé el médico.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Para la microcefalia, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de la enfermedad de mi hijo?
  • ¿Necesita mi hijo pruebas adicionales? Si es así, ¿requieren las pruebas alguna preparación especial?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles?
  • ¿Qué medidas considera que son las mejores para mi hijo?
  • ¿Existe algún tratamiento que haga que la cabeza de mi hijo vuelva a tener un tamaño normal?
  • Si tengo otros hijos, ¿cuáles son las probabilidades de que tengan microcefalia?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use