Migraña

Perspectiva general

La migraña puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmente de un solo lado. A menudo suele estar acompañada de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz y al sonido. Los ataques de migraña pueden durar de horas a días, y el dolor puede ser tan intenso que interfiere en tus actividades diarias.

Algunas personas experimentan un síntoma de advertencia conocido como aura que ocurre antes o con el dolor de cabeza. Un aura puede incluir alteraciones visuales, como destellos de luz o puntos ciegos, u otras alteraciones, como hormigueo en un lado de la cara o en un brazo o pierna y dificultad para hablar.

Los medicamentos pueden ayudar a prevenir algunas migrañas y hacerlas menos dolorosas. Los medicamentos correctos en combinación con medidas de autoayuda y cambios en el estilo de vida pueden ayudarte.

Síntomas

Las migrañas, que a menudo comienzan en la infancia, la adolescencia o la edad adulta temprana, pueden pasar por cuatro etapas: pródromo, aura, ataque y posdromo. No todas las personas que tienen migrañas pasan por todas las etapas.

Pródromo

Uno o dos días antes de una migraña, podrías notar cambios sutiles que advierten de una migraña próxima, entre otros:

  • Estreñimiento
  • Cambios de estado de ánimo, de depresión a euforia
  • Antojos de comida
  • Rigidez en el cuello
  • Aumento de la sed y de la micción
  • Bostezos frecuentes

Aura

Para algunas personas, el aura puede ocurrir antes o durante las migrañas. El aura es un síntoma reversible del sistema nervioso. Generalmente, son visuales, pero también pueden incluir otras alteraciones. Por lo general, cada síntoma comienza de forma gradual, se incrementa durante unos minutos y dura entre 20 y 60 minutos.

Ejemplos de aura de migraña:

  • Fenómenos visuales, como la visualización de varias formas, puntos brillantes o destellos de luz
  • Pérdida de la visión
  • Sensaciones de hormigueo en un brazo o una pierna
  • Entumecimiento o debilidad en el rosto o en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar
  • Sensación de oír ruidos o música
  • Sacudidas u otros movimientos incontrolables

Ataque

Una migraña suele durar de cuatro a 72 horas si no se trata. La frecuencia con la que ocurren las migrañas varía de una persona a otra. Las migrañas pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes.

Durante una migraña, podrías presentar estos síntomas:

  • Dolor generalmente en un lado de la cabeza, pero a menudo en ambos lados
  • Dolor que palpita o late
  • Sensibilidad a la luz, al sonido y, a veces, al olfato y al tacto
  • Náuseas y vómitos

Postdromo

Después de un ataque de migraña, es posible que te sientas agotado, confundido y sin fuerzas hasta por un día. Algunas personas indican sentirse eufóricas. El movimiento repentino de la cabeza podría provocar dolor de nuevo brevemente.

Cuándo debes consultar con un médico

Las migrañas a menudo no se diagnostican ni se tratan. Si tienes signos y síntomas de migraña con regularidad, lleva un registro de los ataques y cómo los trataste. Luego, programa una consulta con el médico para hablar sobre tus dolores de cabeza.

Incluso si tienes antecedentes de dolores de cabeza, consúltale al médico si el patrón cambia o si los dolores de cabeza repentinamente se sienten diferentes.

Consulta al médico inmediatamente o dirígete a la sala de emergencias si presentas cualquiera de los siguientes signos y síntomas, que podrían indicar un problema médico más grave:

  • Un dolor de cabeza abrupto e intenso como un trueno
  • Dolor de cabeza con fiebre, rigidez en el cuello, confusión mental, convulsiones, visión doble, debilidad, entumecimiento o dificultad para hablar
  • Dolor de cabeza después de un traumatismo craneal, especialmente si el dolor de cabeza empeora
  • Un dolor de cabeza crónico que empeora después de toser, hacer un esfuerzo o un movimiento repentino
  • Dolor de cabeza nuevo después de los 50 años

Causas

Aunque las causas de la migraña no se entienden completamente, la genética y los factores ambientales parecen jugar un papel importante.

Los cambios en el tronco encefálico y sus interacciones con el nervio trigémino, una importante vía de dolor, podrían estar involucrados. También podrían existir desequilibrios en las sustancias químicas cerebrales, incluida la serotonina, que ayuda a regular el dolor en el sistema nervioso.

Los investigadores están estudiando el papel de la serotonina en las migrañas. Otros neurotransmisores juegan un papel en el dolor de la migraña, como el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP).

Desencadenantes de la migraña

Hay una serie de factores que desencadenan la migraña, entre otros:

  • Cambios hormonales en las mujeres. Las fluctuaciones en el estrógeno, que se producen antes o durante los períodos menstruales, el embarazo y la menopausia, parecen desencadenar dolores de cabeza en muchas mujeres.

    Los medicamentos hormonales, como los anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal, también pueden empeorar las migrañas. Sin embargo, algunas mujeres encuentran que sus migrañas ocurren con menos frecuencia cuando toman estos medicamentos.

  • Bebidas. Entre ellas se incluyen las bebidas alcohólicas, especialmente el vino, y las bebidas con demasiada cafeína, como el café.
  • Estrés. El estrés en el trabajo o en casa puede causar migrañas.
  • Estímulos sensoriales. Las luces brillantes y el resplandor del sol pueden provocar migrañas, al igual que los sonidos fuertes. Los olores fuertes, provenientes de perfumes, disolventes de pintura, el humo de segunda mano y otros, desencadenan migrañas en algunas personas.
  • Cambios en el sueño. La falta de sueño, dormir demasiado o el desfase horario pueden desencadenar migrañas en algunas personas.
  • Factores físicos. El esfuerzo físico intenso, incluida la actividad sexual, podría provocar migrañas.
  • Cambios climáticos. Un cambio de clima o de presión barométrica puede provocar una migraña.
  • Medicamentos. Los anticonceptivos orales y los vasodilatadores, como la nitroglicerina, pueden agravar las migrañas.
  • Alimentos. Los quesos maduros, al igual que los alimentos salados y procesados, pueden desencadenar migrañas. Saltearse comidas o ayunar también pueden ser factores desencadenantes.
  • Aditivos alimentarios. Entre ellos se incluyen el edulcorante aspartamo y el conservante glutamato monosódico, que se encuentra en muchos alimentos.

Factores de riesgo

Hay varios factores que te predisponen a tener migrañas, entre ellos:

  • Antecedentes familiares. Si tienes un familiar con migrañas, entonces tienes bastante probabilidad de desarrollarlas también.
  • La edad. Las migrañas pueden comenzar a cualquier edad, aunque la primera suele ocurrir durante la adolescencia. Las migrañas tienden a llegar a su máxima intensidad a los 30 años de edad y, en forma gradual, se tornan menos intensas y frecuentes en las siguientes décadas.
  • Sexo. Las mujeres tienen tres veces más probabilidades de padecer migrañas.
  • Cambios hormonales. En el caso de las mujeres que tienen migrañas, los dolores de cabeza pueden comenzar justo antes del inicio de la menstruación o poco después. También pueden cambiar durante el embarazo o la menopausia. Por lo general, las migrañas mejoran después de la menopausia.

Complicaciones

Tomar analgésicos combinados, como Excedrin Migraine durante más de 10 días al mes durante tres meses o en dosis mayores, puede desencadenar serios dolores de cabeza por el uso excesivo de medicamentos. Sucede lo mismo si tomas aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) durante más de 15 días al mes o triptanos, sumatriptán (Imitrex, Tosymra) o rizatriptán (Maxalt) durante más de nueve días al mes.

Los dolores de cabeza por el uso excesivo de medicamentos se producen cuando los medicamentos dejan de aliviar el dolor y comienzan a causar dolores de cabeza. Por lo tanto, usas más medicamentos para el dolor, lo cual continúa el ciclo.

Diagnóstico

Si tienes migrañas o antecedentes familiares de migrañas, un médico capacitado en el tratamiento de dolores de cabeza (neurólogo) probablemente diagnosticará las migrañas basándose en tus antecedentes médicos, síntomas y un examen físico y neurológico.

Si tu afección es inusual, compleja o se vuelve grave repentinamente, las pruebas para descartar otras causas del dolor podrían incluir las siguientes:

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza un potente campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas del cerebro y los vasos sanguíneos. Las resonancias magnéticas ayudan a los médicos a diagnosticar tumores, accidentes cerebrovasculares, hemorragias cerebrales, infecciones y otras afecciones cerebrales y del sistema nervioso (neurológicas).
  • Tomografía computarizada. Una tomografía computarizada utiliza una serie de radiografías para crear imágenes transversales detalladas del cerebro. Esto ayuda a los médicos a diagnosticar tumores, infecciones, daño cerebral, sangrado en el cerebro y otros posibles problemas médicos que pueden estar causando dolores de cabeza.

Tratamiento

El tratamiento de la migraña está destinado a detener los síntomas y prevenir ataques futuros.

Se han diseñado muchos medicamentos para tratar las migrañas. Los medicamentos usados para combatir las migrañas se dividen en dos grandes categorías:

  • Analgésicos. También conocidos como "tratamiento agudo" o "abortivo", estos tipos de medicamentos se toman durante los ataques de migraña y están diseñados para detener los síntomas.
  • Medicamentos preventivos. Estos tipos de medicamentos se toman regularmente, a menudo todos los días, para reducir la intensidad o la frecuencia de las migrañas.

Tus opciones de tratamiento dependen de la frecuencia e intensidad de los dolores de cabeza, si tienes náuseas y vómitos con los dolores de cabeza, el grado de discapacidad que te causan los dolores de cabeza y otros trastornos que tengas.

Medicamentos para el alivio

Los medicamentos usados para aliviar el dolor de la migraña actúan mejor cuando se toman ante el primer síntoma de una nueva migraña, en cuanto comienzan los signos y síntomas de una migraña. Algunos de los medicamentos que se pueden usar para tratarla son los siguientes:

  • Analgésicos. Algunos de estos analgésicos de venta libre o recetados son la aspirina o el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros). Cuando se toman durante mucho tiempo, pueden causar dolores de cabeza por el uso excesivo de medicamentos, y posiblemente úlceras y hemorragia en el tracto gastrointestinal.

    Los medicamentos para aliviar la migraña que combinan cafeína, aspirina y paracetamol (Excedrin Migraine) pueden ser útiles, pero por lo general solo para el dolor leve de migraña.

  • Triptanes. Estos medicamentos recetados como el sumatriptán (Imitrex, Tosymra) y el rizatriptán (Maxalt) se usan para la migraña porque bloquean las vías del dolor en el cerebro. Tomados en forma de píldoras, inyecciones o aerosoles nasales, pueden aliviar muchos de los síntomas de la migraña. Es posible que no sean seguros para quienes están en riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.
  • Dihidroergotaminas (D.H.E. 45, Migranal). Disponibles en forma de aerosol nasal o inyección, son más eficaces cuando se toman poco después del inicio de los síntomas de migraña para las migrañas que tienden a durar más de 24 horas. Algunos de los efectos secundarios pueden ser el empeoramiento de los vómitos y náuseas relacionados con la migraña.

    Las personas con enfermedad de las arterias coronarias, presión arterial alta o enfermedad renal o hepática deben evitar las dihidrogergotaminas.

  • Medicamentos opioides. Los narcóticos opioides, especialmente los que contienen codeína, podrían ser de utilidad para las personas con migraña que no pueden tomar otros medicamentos para combatirla. Dado que pueden ser altamente adictivos, usualmente solo se usan cuando ningún otro tratamiento es eficaz.
  • Medicamentos contra las náuseas. Estos pueden ayudar si la migraña con aura está acompañada de náuseas y vómitos. Algunos de los medicamentos contra las náuseas son la clorpromazina, la metoclopramida (Reglan) o la proclorperazina (Compro). Por lo general, se toman con analgésicos.

Medicamentos preventivos

Los medicamentos pueden ayudar a prevenir las migrañas frecuentes. Si tienes dolores de cabeza frecuentes, duraderos o severos que no responden bien al tratamiento, el médico podría recomendarte medicamentos preventivos.

Los medicamentos preventivos tienen como objetivo reducir la frecuencia con la que se presenta una migraña, la gravedad de los ataques y su duración. Algunas opciones son:

  • Medicamentos para reducir la presión arterial. Estos incluyen betabloqueadores, como el propranolol (Inderal, Innopran XL, otros) y el tartrato de metoprolol (Lopressor). Los bloqueadores de los canales de calcio, como el verapamilo (Calan, Verelan, otros), pueden ser útiles para prevenir las migrañas con aura.
  • Antidepresivos. Un antidepresivo tricíclico (amitriptilina) puede prevenir las migrañas. Debido a los efectos secundarios de la amitriptilina, como somnolencia y aumento de peso, se pueden recetar otros antidepresivos en su lugar.
  • Medicamentos anticonvulsivos. El valproato (Depacon) y el topiramato (Topamax) podrían ayudarte a reducir la frecuencia de las migrañas, pero pueden causar efectos secundarios, como mareos, cambios de peso, náuseas y más.
  • Inyecciones de bótox. Las inyecciones de onabotulinumtoxina A (bótox) aproximadamente cada 12 semanas ayudan a prevenir las migrañas en algunos adultos.
  • Anticuerpos monoclonales que inhiben el péptido relacionado con el gen de la calcitonina. El erenumab-aooe (Aimovig), el fremanezumab-vfrm (Ajovy) y el galcanezumab-gnlm (Emgality) son medicamentos más nuevos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar las migrañas. Se administran mensualmente por inyección. El efecto secundario más común es una reacción en el sitio de la inyección.

Estilo de vida y remedios caseros

Cuando los síntomas de la migraña comiencen, intenta ir a una habitación silenciosa y oscura. Cierra los ojos y descansa o toma una siesta. Colócate un paño frío o una bolsa de hielo envuelta en una toalla o paño en la frente o en la nuca.

Otras prácticas que podrían aliviar la migraña con dolor de aura incluyen las siguientes:

  • Intenta aprender técnicas de relajación. La biorretroalimentación y otras técnicas de relajación te enseñan maneras de lidiar con situaciones estresantes, lo cual podría ayudar a que tengas menos migrañas.
  • Desarrolla una rutina para dormir y comer. No duermas demasiado o muy poco. Establece y sigue un horario de sueño y vigilia constante todos los días. Trata de comer a la misma hora todos los días.
  • Bebe mucho líquido. Mantenerte hidratado, en particular con agua, podría ayudar.
  • Mantén un diario de cefaleas. Continúa registrando los dolores de cabeza en el diario incluso después de consultar con el médico. Esto te ayudará a saber más acerca de los factores que desencadenan tus migrañas y cuál es el tratamiento más eficaz.
  • Haz ejercicio regularmente. Hacer ejercicios aeróbicos de forma regular reduce la tensión y puede ayudar a prevenir la migraña. Si tu médico está de acuerdo, elige una actividad aeróbica que disfrutes, como caminar, nadar y andar en bicicleta. Calienta los músculos lentamente, porque el ejercicio repentino e intenso puede causar dolores de cabeza.

    El ejercicio regular también puede ayudarte a perder peso o a mantener un peso corporal saludable, y se cree que la obesidad es un causante de las migrañas.

Medicina alternativa

Las terapias no tradicionales podrían ayudar con el dolor crónico de la migraña.

  • Acupuntura. Los ensayos clínicos han demostrado que la acupuntura puede aliviar el dolor de cabeza. En este tratamiento, un profesional inserta muchas agujas delgadas y desechables en varias áreas de su piel en puntos definidos.
  • Biorretroalimentación. La biorretroalimentación parece ser eficaz para aliviar el dolor de la migraña. Esta técnica de relajación utiliza equipos especiales para enseñarte cómo monitorear y controlar ciertas respuestas físicas relacionadas con el estrés, como la tensión muscular.
  • Terapia cognitiva conductual. La terapia cognitiva conductual puede beneficiar a algunas personas con migraña. Este tipo de psicoterapia te enseña cómo los comportamientos y los pensamientos afectan la forma en que percibes el dolor.
  • Hierbas, vitaminas y minerales. Existe alguna evidencia de que la matricaria y la petasita podrían prevenir las migrañas o reducir su gravedad, aunque los resultados de los estudios son desiguales. La petasita no se recomienda por razones de seguridad.

Una dosis alta de riboflavina (vitamina B-2) también puede evitar las migrañas o reducir la frecuencia de los dolores de cabeza. Los suplementos de coenzima Q10 podrían disminuir la frecuencia de las migrañas, pero se necesitan estudios más amplios.

Debido a los bajos niveles de magnesio en algunas personas con migraña, se han utilizado suplementos de magnesio para tratar la migraña, pero con resultados desiguales.

Pregúntale al médico si estos tratamientos son adecuados para ti. No uses matricaria, riboflavina ni petasita si estás embarazada o sin consultar primero a tu médico.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes a un proveedor de atención primaria, pero pueden remitirte a un médico especializado en la evaluación y el tratamiento de dolores de cabeza (neurólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

  • Lleva un registro de tus síntomas. Lleva un diario de los dolores de cabeza. Escribe una descripción de cada incidente de alteraciones visuales o sensaciones inusuales, incluso cuándo ocurrieron, cuánto tiempo duraron y qué los desencadenó. Un diario de los dolores de cabeza puede ayudar al médico a diagnosticar tu afección.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes, incluidas las dosis. Es particularmente importante que anotes todos los medicamentos que has usado para tratar tus dolores de cabeza.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Si es posible, lleva a un familiar o a un amigo, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Algunas de las preguntas para hacerle al médico acerca de las migrañas son las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente esté desencadenando mis migrañas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas de migraña?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Son mis migrañas temporales o crónicas?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • ¿Qué cambios en mi estilo de vida o dieta me sugiere que haga?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Hay algún material impreso que pueda darme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Con qué frecuencia se presentan los dolores de cabeza?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Alguien más en tu familia tiene migrañas?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use