Mold allergy

Perspectiva general

Si tienes alergia al moho, tu sistema inmunitario reacciona exageradamente cuando respiras las esporas de moho. Una alergia al moho puede hacerte toser, producir picazón en los ojos y causar otros síntomas que te generan un gran malestar. En algunas personas, la alergia al moho está relacionada con el asma, y la exposición produce problemas para respirar y otros síntomas de las vías respiratorias.

Si tienes alergia al moho, la mejor defensa es reducir tu exposición a todos los tipos de moho que provocan tu reacción. Los medicamentos pueden ayudar a controlar las reacciones alérgicas al moho.

Síntomas

La alergia al moho provoca los mismos signos y síntomas que otros tipos de alergias de las vías respiratorias superiores. Entre los signos y síntomas de la rinitis alérgica causada por la alergia al moho se incluyen:

  • Estornudos
  • Nariz congestionada o con moqueo
  • Tos y goteo nasal posterior
  • Picazón en los ojos, la nariz y la garganta
  • Ojos llorosos
  • Piel seca y escamosa

Los síntomas de la alergia al moho varían de una persona a otra y pueden oscilar entre leves e intensos. Puedes tener síntomas todo el año o solo durante ciertas épocas. Puedes notar los síntomas cuando el clima es húmedo o si te encuentras en espacios interiores o exteriores con alta concentración de moho.

Alergia al moho y asma

Si tienes alergia al moho y asma, los síntomas del asma se pueden desencadenar por la exposición a las esporas del moho. En algunas personas, la exposición a ciertos tipos de moho puede causar un ataque de asma grave. Los signos y síntomas del asma incluyen:

  • Tos
  • Respiración sibilante
  • Dificultad para respirar
  • Presión en el pecho

Cuándo consultar con el médico

Consulta a tu médico si tienes nariz congestionada, estornudos, ojos llorosos, dificultad para respirar, respiración sibilante, u otros síntomas molestos.

Causas

Como sucede con cualquier alergia, la respuesta de un sistema inmunitario hipersensible desencadena los síntomas de la alergia al moho. Al inhalar diminutas esporas de moho transmitidas por el aire, el cuerpo las reconoce como invasoras y genera anticuerpos que causan alergia con el fin de combatirlas.

Cuando la exposición finaliza, el cuerpo sigue produciendo anticuerpos que «recuerdan» a este invasor, de modo que cualquier contacto posterior con el moho hace que el sistema inmunitario reaccione. Esta reacción desencadena la liberación de sustancias como la histamina, que causa picazón y lagrimeo en los ojos, moqueo, estornudos y otros síntomas de la alergia al moho.

El moho es muy frecuente, tanto en los ambientes internos como externos. Hay muchos tipos de moho, pero solo determinadas clases de moho causan alergias. Ser alérgico a una clase de moho no significa necesariamente que uno será alérgico a otra clase. Algunos de los mohos más frecuentes que causan alergias incluyen Alternaria, aspergilo, Cladosporium y Penicillium.

Factores de riesgo

Estos son algunos factores que posibilitan que desarrolles una alergia al moho o que empeores tus síntomas de alergia al moho:

  • Tener antecedentes familiares de alergias. Si las alergias y el asma son comunes en tu familia, tienes más probabilidades de padecer alergia al moho.
  • Tener un trabajo que te exponga al moho. Los trabajos en los que la exposición al moho es mayor incluyen tareas de granja, en establos, madereros, panificación, molinos, carpintería, invernadero, viñedos y reparaciones de muebles.
  • Vivir en una casa con mucha humedad. Si la humedad en el interior de tu casa es superior al 50 por ciento, tienes más exposición al moho.

    El moho puede crecer casi en cualquier lugar si las condiciones son las apropiadas: en sótanos, en las paredes detrás de los marcos, en las juntas de los azulejos cubiertas de jabón y otras superficies húmedas, en los rellenos de la alfombra y en las mismas alfombras. La exposición a altos niveles de moho doméstico puede provocar síntomas de alergia al moho.

  • Trabajar o vivir en un edificio que ha sido expuesto a mucha humedad. Los ejemplos incluyen cañerías que gotean, filtraciones de agua cuando llueve y daños producidos por una inundación. En algún momento, casi todos los edificios tienen algún tipo de exposición a la humedad. Esta humedad permite que crezca el moho.
  • Vivir en una casa con poca ventilación. Las ventanas y puertas con aislamiento hermético pueden atrapar la humedad en el interior e impedir una ventilación adecuada, y así crear las condiciones óptimas para el crecimiento del moho. Los ambientes húmedos, como baños, cocinas y sótanos, son los más vulnerables.

Complicaciones

La mayoría de las respuestas alérgicas al moho incluyen síntomas parecidos a la rinitis alérgica (fiebre del heno) que pueden hacerte sentir muy mal pero no son graves. Sin embargo, ciertas afecciones alérgicas causadas por moho son más graves. Estas incluyen:

  • Asma provocada por moho. En las personas alérgicas al moho, respirar las esporas puede provocar un ataque de asma. Si tienes alergia al moho y asma, asegúrate de tener un plan de urgencia en caso de que tengas un ataque grave de asma.
  • Sinusitis fúngica alérgica. Esto resulta de una reacción inflamatoria a hongos en los senos paranasales.
  • Aspergilosis broncopulmonar alérgica. Esta reacción a hongos en los pulmones puede ocurrir en personas con asma o fibrosis quística.
  • Neumonitis hipersensible Esta afección poco frecuente ocurre cuando la exposición a partículas en el aire, como las esporas de moho, provocan inflamación en los pulmones. En el trabajo, puede desencadenarla la exposición al polvo que causa alergia.

Otros problemas causados por el moho

Además de los alérgenos, el moho puede causar otros riesgos para la salud de las personas propensas. Por ejemplo, el moho puede causar infecciones en la piel o en las membranas mucosas. Pero en general el moho no causa infecciones sistémicas excepto a las personas con sistemas inmunitarios deteriorados, como aquellas que tienen VIH/SIDA o que toman medicamentos inmunosupresores.

Prevención

Para reducir el moho en tu casa, considera estos consejos:

  • Elimina las fuentes de humedad en los sótanos, como ser las fugas en las tuberías o la filtración de aguas subterráneas.
  • Usa un deshumidificador en cualquier área de tu casa donde haya olor a humedad. Mantén el nivel de humedad a menos de 50 por ciento. Recuerda limpiar con regularidad el recipiente recolector y las bobinas de condensación.
  • Usa un acondicionador de aire y considera instalar aire acondicionado central que tenga un accesorio para filtro para aire con partículas de alta eficiencia. Este filtro puede atrapar las esporas de moho del aire exterior antes de que circulen dentro de tu casa.
  • Cambia con regularidad los filtros de la calefacción y los aparatos de aire acondicionado. Pide hacer una inspección de los ductos de la calefacción y, si es necesario, que los limpien.
  • Asegúrate de que todos los baños estén bien ventilados, y pon el ventilador durante e inmediatamente después de ducharte o bañarte para secar el aire. Si no hay un ventilador en el baño, abre la ventana o la puerta mientras te duchas o te bañas.
  • No pongas alfombras en los baños y los sótanos.
  • Fomenta que el drenaje de las aguas subterráneas se realice más lejos de tu casa quitando las hojas y las plantas de alrededor de los cimientos, y limpia con frecuencia los canalones de lluvia.
  • Mantén los recipientes orgánicos para plantas limpios y secos, como ser, los que están hechos de paja, mimbre, o cáñamo.
  • Deshazte de los libros y periódicos viejos, o recíclalos. Si se dejan en lugares húmedos, como los sótanos, se pueden poner mohosos rápidamente.

Diagnóstico

Besides considering your signs and symptoms, your doctor may want to conduct a physical examination to identify or exclude other medical problems. He or she may also recommend one or more tests to see if you have an allergy that can be identified. Estos incluyen:

  • Prueba cutánea con punción This test uses diluted amounts of common or suspected allergens, such as molds found in the local area. During the test, these substances are applied to the skin in your arm or back with tiny punctures. If you're allergic, you develop a raised bump (hive) at the test location on your skin.
  • Análisis de sangre. A blood test, sometimes called the radioallergosorbent test, can measure your immune system's response to mold by measuring the amount of certain antibodies in your bloodstream known as immunoglobulin E (IgE) antibodies. A blood sample is sent to a medical laboratory, where it can be tested for evidence of sensitivity to specific types of mold.
Superficie de la piel con una reacción positiva a una prueba de alergia

Un signo típico de una prueba de alergia de piel positivo es la hinchazón de un área pequeña con bordes rojizos.

Tratamiento

El mejor tratamiento para cualquier alergia es tomar medidas para evitar la exposición a sus desencadenantes. Sin embargo, el moho es común y no puedes evitarlo por completo. Aunque no hay una manera segura de curar la rinitis alérgica causada por una alergia al moho, hay varios medicamentos que pueden aliviar tus síntomas. Algunas de ellas son:

  • Corticoesteroides nasales. Estos aerosoles nasales ayudan a prevenir y tratar la inflamación causada por una alergia al moho de las vías respiratorias superiores. Para muchas personas, son los medicamentos más efectivos contra la alergia y a menudo son los primeros que se recetan.

    Los ejemplos incluyen ciclesonida (Omnaris, Zetonna), fluticasona (Xhance), mometasona (Nasonex), triamcinolona y budesonida (Rhinocort). El sangrado nasal y la sequedad nasal son los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos, que generalmente son seguros para su uso a largo plazo.

  • Antihistamínicos. Estos medicamentos pueden ayudar con la comezón, los estornudos y la secreción nasal. Funcionan bloqueando la histamina, una sustancia química inflamatoria liberada por el sistema inmunitario durante una reacción alérgica.

    Los antihistamínicos de venta libre incluyen loratadina (Alavert, Claritin), fexofenadina (Allegra Allergy) y cetirizina (Xyzal Allergy 24Hrs, Zyrtec Allergy). Causan poca o ninguna somnolencia o sequedad en la boca. Los antihistamínicos más antiguos, como la clemastina, también funcionan, pero pueden provocar somnolencia, afectar el desempeño en el trabajo y en la escuela y causar sequedad en la boca.

    Los aerosoles nasales de azelastina (Astelin, Astepro) y olopatadina (Patanase) están disponibles con receta médica. Los efectos secundarios de los aerosoles nasales pueden incluir un sabor amargo en la boca y sequedad nasal.

  • Anticongestivos orales. Los anticongestivos orales de venta libre incluyen Sudafed y Drixoral. Como los anticongestivos orales pueden elevar la presión arterial, evítalos si tienes presión arterial alta (hipertensión). Los posibles efectos secundarios incluyen presión arterial alta, insomnio, pérdida de apetito, latidos fuertes del corazón (palpitaciones), ansiedad e inquietud.
  • Aerosoles nasales descongestionantes. Estos incluyen oximetazolina (Afrin, otros). No uses estos medicamentos por más de tres o cuatro días, ya que pueden hacer que la congestión vuelva con síntomas aún peores cuando dejes de usarlos. Otros posibles efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, insomnio y nerviosismo.
  • Montelukast. Montelukast (Singulair) es un comprimido que se toma para bloquear la acción de los leucotrienos, químicos del sistema inmunitario que causan síntomas de alergia, como el exceso de moco. Ha demostrado ser efectivo en el tratamiento del asma alérgica y también es efectivo en el tratamiento de la alergia al moho.

    Al igual que los antihistamínicos, este medicamento no es tan efectivo como los corticosteroides inhalados. A menudo se utiliza cuando no se toleran los aerosoles nasales o cuando se presenta asma leve.

Otros tratamientos de la alergia al moho incluyen los siguientes:

  • Inmunoterapia. Este tratamiento, una serie de inyecciones contra alergias, puede ser muy efectivo para algunas alergias, como la fiebre del heno. Las inyecciones contra alergias se usan solo para ciertos tipos de alergia al moho.
  • Lavado nasal. Para aliviar los síntomas nasales irritantes, el médico puede recomendarte que te enjuagues la nariz diariamente con agua salada. Usa una botella exprimible especialmente diseñada, como la que se incluye en los kits de solución salina (Sinus Rinse y otros), una pera de goma o un rinocornio para irrigar los conductos nasales. Este remedio casero, denominado lavaje nasal, puede ayudar a eliminar los agentes irritantes de la nariz.

    Usa agua destilada, estéril, previamente hervida y fría, o filtrada mediante un filtro con un tamaño de poro absoluto de 1 micrón o más pequeño para hacer la solución para la irrigación. Además, asegúrate de enjuagar el dispositivo de irrigación, después de cada uso, con agua igualmente destilada, estéril, previamente hervida y enfriada o agua filtrada y déjalo secar al aire libre.

Estilo de vida y remedios caseros

Toma estas medidas para mantener a raya los síntomas de alergia al moho:

  • Duerme con las ventanas cerradas para que no entre moho del exterior. La concentración de esporas de moho en el aire tiende a ser mayor por la noche, cuando el tiempo está fresco y húmedo.
  • Ponte una mascarilla para el polvo que cubra la nariz y la boca para evitar las esporas de moho si tienes que rastrillar las hojas, cortar el césped, o trabajar con abono orgánico.
  • Evita salir afuera en ciertos momentos, como inmediatamente después de una lluvia, cuando el tiempo está neblinoso o húmedo, o cuando se ha publicado un recuento alto de moho.

Preparación antes de la cita

Muchas veces, son los médicos de atención primaria quienes diagnostican y tratan las alergias. Sin embargo, según la gravedad de la alergia, el médico de atención primaria puede derivarte a un médico que se especializa en el tratamiento de las alergias.

Puedes tomar medidas para asegurarte de cubrir todo lo que es importante durante la consulta. A continuación, te proporcionamos información que te ayudará a prepararte y saber qué esperar de tu médico.

Qué puedes hacer

  • Pregunta si hay restricciones previas al pedir la consulta. Por ejemplo: si te realizan pruebas de alergia, es probable que el médico te ordene suspender la toma de medicamentos para la alergia durante varios días antes del examen.
  • Anota cualquier síntoma que tengas y dónde estabas y qué estabas haciendo cuando comenzaron los síntomas.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes, y lleva esa lista a la consulta.
  • Anota cualquier pregunta que tengas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En el caso de alergia al moho, las siguientes son preguntas que quizás desees realizar:

  • ¿Cuál es la causa de mis síntomas?
  • ¿Hay alguna prueba disponible que pueda confirmar una alergia específica? ¿Debo prepararme para estas pruebas?
  • ¿Cómo debo tratar la alergia al moho?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar de los medicamentos para la alergia?
  • ¿Cómo puedo hacer para eliminar el moho de mi casa?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • Tengo otras enfermedad. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Para determinar si las alergias u otras posibles causas son las responsables por tus síntomas, tu médico puede hacerte varias preguntas, como por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron exactamente tus síntomas?
  • ¿Qué parece desencadenar tus síntomas o empeorarlos?
  • ¿Los síntomas empeoran durante ciertas épocas del año o ciertos momentos del día?
  • ¿Los síntomas brotan cuando te encuentras en ciertos lugares, como en el exterior de la casa o en el sótano?
  • ¿Qué medicamentos tomas, incluidos los remedios herbales?
  • ¿Qué otros problemas de salud tienes?
  • ¿Hay otros miembros de tu familia que tengan alergias? ¿De qué clase?
  • ¿Estás expuesto al moho, al polvo, a vapores o a químicos en el trabajo?
  • ¿Sabes si tienes moho en tu casa?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas ir a la consulta con tu médico, hay muchos medicamentos de venta libre que pueden ayudarte a aliviar los síntomas.

Si tienes moho visible en tu hogar, le puedes pedir a alguien que no sea alérgico al moho que limpie el área con una solución de 1 onza (28 g) de blanqueador diluido en un cuarto de agua o con un producto para limpiar moho disponible comercialmente. Si tienes que limpiar tú mismo el moho, asegúrate de usar guantes de goma largos, anteojos de seguridad y una máscara para reducir tu exposición al moho.

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use